NBA

Las 10 conclusiones reales del comienzo de la temporada NBA 2020-2021

Uno de los mayores desafíos de las primeras jornadas de cada temporada NBA es no sobrereaccionar a lo que se vea alrededor de la liga. Pero mientras que es muy probable que el 6-2 actual del Orlando Magic no signifique que se han transformado en una potencia, hay otras historias de las que sí pueden empezar a sacarse conclusiones mucho más firmes y sostenibles en el tiempo.

A continuación, nos enfocamos en 10 de esas conclusiones reales, tanto desde el nivel colectivo de algunos equipos, como desde el rendimiento individual de diferentes jugadores.

Más | La primera semana de NBA fue la más vista desde 2012

KD está de regreso

Empezamos por la conclusión más importante y positiva de este comienzo de temporada: el nivel de Kevin Durant. Luego de estar un año y medio alejado de las canchas, el alero tuvo unas primeras semanas superlativas, mostrando un nivel muy similar al que tenía en el momento de su lesión en el Aquiles. Puede que no esté al 100% y es lógico... pero está realmente cerca.

Durant anotó 22 puntos en 25 minutos en el cómodo debut ante Golden State, luego sumó 29 contra Boston, otros 29 contra Charlotte y 33 en un partidazo ante Atlanta, para luego sumar 28 unidades tanto frente a Washington como en la revancha frente a los Hawks. Y todo con excelentes porcentajes de tiro: lleva un 51,4% de campo y un 45,5% en triples. 28,2 tantos de media, 7 rebotes, 4,8 asistencias... enorme.

Más allá de su récord irregular (4-4), Brooklyn ha lucido como uno de los mejores equipos de la liga cuando logra juntar a sus mejores hombres y la producción de Durant ha sido fundamental para eso. Mientras esté así, no hay motivo para no tenerlo en cuenta como uno de los contendientes al MVP de esta Fase Regular, especialmente si los Nets se suben a los primeros lugares del Este. Eso sí: a su gran inicio hubo que ponerle un freno, ya que se perderá algunos días por los protocolos de salud y seguridad de la liga.

Acierto de los Warriors

Más allá de su irregular inicio desde lo colectivo, vamos con una nota positiva para los de Kerr: lo mostrado por James Wiseman, elegido con el número dos del pasado Draft.

Wiseman era una de las grandes incógnitas que presentaba este inicio de temporada, ya que casi no había jugado en el último año y medio. Y si bien está claro que es un pivote con muchísimo por seguir madurando, el potencial que ha mostrado en estos primeros juegos es suficiente como para decir que los Warriors acertaron con su selección. Puede salir mejor o peor con el paso del tiempo, pero Golden State se quedó con un jugador que tiene claramente techo de súperestrella.

Y es que no solo ha mostrado sus ya conocidas herramientas físicas y atléticas, sino un nivel técnico muy superior al esperado: creando algunas situaciones desde el drible y mostrando un interesante lanzamiento a media y larga distancia. Al punto que ya lleva anotados cinco triples.

La 2020-2021 puede ser larga para Golden State... pero la satisfacción de ir observando la evolución de Wiseman estará presente durante toda la campaña, siempre y cuando el pivote se mantenga en cancha. Estas semanas iniciales ha mostrado a muchos novatos interesantes (LaMelo Ball y Tyrese Haliburton, los otros más destacados) pero nos quedamos con el ex Memphis por lo relevante que puede ser su aparición para un equipo como los Warriors, comparados con otros aún en formación como Charlotte o Sacramento.

Denver y su defensa permeable

No había que ser demasiado perspicaz para imaginar que los Nuggets iban a tener problemas defensivos en esta 2020-2021. Después de todo hablamos de un conjunto que ya sufrió durante la 2019-2020 en ese aspecto y que en el mercado perdió a tres de sus marcadores más confiables (Grant, Craig y Plumlee), sin reemplazarlos por jugadores de un impacto similar.

Las primeras presentaciones de Denver no han hecho más que confirmar esa proyección. Tras siete encuentros, los de Malone están permitiendo 116 puntos por partido y tienen el segundo peor rating de la liga: 115,5 por cada 100 posesiones.

La muestra es muy pequeña, pero repasando el potencial del plantel, no parece haber demasiados caminos para una mejoría demasiado considerable. Sacando un traspaso, los Nuggets deberán convivir con sus problemas en el campo propio durante toda la campaña.

Otro San Antonio

En el caso de los Spurs no hablaremos de su récord de victorias o del rendimiento específico de sus jugadores, sino de la configuración del equipo. Y es que un puñado de partidos han sido suficientes para entender que los de Popovich han comenzado una nueva era, con un estilo de juego muy distinto al de los últimos años.

Repitiendo lo hecho durante el reinicio en Disney, estamos viendo a unos texanos apostando fuerte por un básquet dinámico, de muchas posesiones, con ofensivas abiertas y repletas de perimetrales. Al punto que salen con cuatro externos claros en el cuadro inicial como Dejounte Murray, Lonnie Walker, Keldon Johnson y DeMar DeRozan.

La selección de tiro también refleja la transformación: San Antonio lideró la liga en dobles largos en la 2019-2020, con casi 22 por partido, mientras que en estas primeras semanas han tomado menos de 15. Incluso DeRozan y Aldridge, normalmente especialistas en eso de la media distancia, han dado un paso atrás en el campo y están probando mucho más desde el perímetro.

Puede que los Spurs no terminen siendo un equipo de Playoffs en esta temporada, pero el básquet dinámico que mostraron en estos primeros encuentros llegó para quedarse.

Oladipo recupera la forma

Siete partidos es una muestra algo pequeña para determinar si Victor Oladipo volverá a ser el jugador que fue entre 2017 y 2019, llegando a ser elegido para dos All-Star Games. consecutivos. Pero lo que es seguro es que la versión que estamos viendo es una muy superior a la que mostró en la 2019-2020, volviendo de su prolongada lesión en el cuádriceps derecho.

Dipo promedió 14,5 puntos, 3,9 rebotes y 2,9 asistencias, lanzando un 39,4% de campo y un 31,7% en triples durante la campaña anterior. ¿En estos primeros juegos? 20,4 puntos, 6 rebotes, 4,3 asistencias, 44,1% de cancha y un 41,2% en triples.

La imagen que está dejando Oladipo es la de un jugador recuperado y con una combinación de explosión y confianza muy superior a la del torneo pasado. El tiempo dirá hasta qué punto volvemos a verlo al 100% (algo probable teniendo en cuenta que solo tiene 28 años), pero que los Pacers han recuperado a un jugador determinante, no hay dudas.

La confirmación de Wood

Christian Wood había mostrado un nivel interesantísimo en el cierre de la 2019-2020 con Detroit, promediando 22,8 puntos y 9,9 rebotes en los 13 partidos desde que tomó la titularidad tras la salida de Andre Drummond. Sin embargo, entre la muestra pequeña y lo poco por lo que jugaba Detroit en ese momento, restaba saber si el pivote sería capaz de mantener cifras semejantes durante un torneo entero.

Si bien cinco partidos con Houston puede parecer demasiado poco para encontrar una respuesta a ese interrogante, todo apunta a que lo del ex Detroit no ha sido casualidad. Más bien por el contrario: estamos viendo una versión incluso mejorada, que muchos ya apuntan como el máximo favorito para el premio al Mayor Progreso de la 2020-2021.

Wood promedió 23,6 puntos y 10 rebotes en sus primeros cinco encuentros, y aunque los promedios pueden ir cambiando, la imagen que muestra en cancha es clara. Se ve a un interior repleto de recursos y talento ofensivo, que no debería tener problemas en promediar por encima de los 20 tantos en esta campaña. Especialmente mientras tenga a James Harden a su lado, generándole tiros cómodos. Su pick and roll (o pop) con La Barba, ya es una amenaza enorme para cualquier rival que tengan adelante.

Los 13 millones que ganará en esta temporada cada día lucen como un mayor negocio para los Rockets y aumentan las preguntas de por qué los Pistons lo dejaron ir.

Encaje ideal

Sacando a los nombres más conocidos de la liga, pocos movimientos han tenido un impacto mayor en esta primera semana que el de Seth Curry en los 76ers. No porque el ex Dallas se haya transformado de pronto en una estrella, sino porque sus características encajan a la perfección en lo que Philadelphia necesitaba.

Curry ya está mostrando una química en desarrollo para el juego en parejas con Joel Embiid y ha sido clave para que los Sixers tengan el mejor récord de la liga (6-1). El oriundo de Charlotte está siendo el tirador confiable de una ofensiva sin demasiado poder de fuego perimetral. Su mano llega como agua en el desierto para los de Rivers, promediando 17 puntos y un ¡59,5% de tres!

La importancia de Curry para estos Sixers es real y no producto de una muestra pequeña. El escolta lleva años siendo uno de los mejores tripleros de la NBA y sería raro que eso cambie. Mientras que a la vez, las deficiencias ofensivas de Philadelphia también lucen permanentes, sobre todo en términos de sus problemas de spacing y tiradores.

Los 76ers necesitarán a Curry durante toda la 2020-2021... y el menor de los hermanos, está capacitado para hacerse cargo de esa presión.

La ofensiva de Toronto, en problemas

Los Raptors arrancaron la temporada con marca de 1-6. Y si bien quizá este inicio olvidable no entra en la categoría de las conclusiones reales, para un equipo que eventualmente encontrará el rumbo, hay algunos indicios negativos que sí deberían preocupar. Especialmente en la ofensiva de mediacancha, donde los canadienses lucen ciertamente limitados.

Toronto ya tuvo sus inconvenientes en la 2019-2020, donde a pesar de ser uno de los conjuntos más peligrosos a la hora de anotar en transición, terminaron rankeados 14° en rating ofensivo, con un rendimiento que bajó un par de escalones en la serie ante Boston por las Semifinales del Este. Su inicio en este certamen, sin embargo, ha sido muchísimo peor: figuran 25° en rating, anotando solo 105 puntos por 100 posesiones.

Varias de sus figuras están lanzando por debajo de sus porcentajes habituales y cuando los recuperen, Toronto dará un paso adelante ofensivamente. Pero la baja de Marc Gasol está siendo bastante más determinante de lo esperada en ataque, al haber perdido a ese pasador y generador de puntos fáciles para sus compañeros, que ayudaba a compensar ciertas deficiencias para el juego de uno contra uno. Hoy cada conversión de los Raptors debe ser trabajada y el equipo sencillamente no tiene los mejores recursos o profundidad para ello.

Los de Nurse pueden terminar la campaña con un rating ofensivo cercano al promedio (15°), pero cuando lleguen los Playoffs y tengan que enfrentar a defensas como la de los Celtics en el 2020, todo hace pensar que volverán a encontrarse en serias dificultades.

Un salto de calidad

Uno de los equipos sobre los que más expectativas había puesta en la previa eran los Phoenix Suns. Los motivos para ello eran claros: su enorme paso por Disney con un 8-0, sumado a la incorporación de Chris Paul. ¿Podían los de Monty Williams tomar el impulso ganado en el reinicio y potenciarlo con la llegada del experimentado base? Tras ocho partidos, la sensación es que han hecho exactamente eso.

Aún si CP3 no ha brillado desde la anotación, está claro que le ha dado un salto de calidad fenomenal al equipo. Los Suns aparecen hoy empatados con los Lakers con el mejor récord del Oeste (6-2) y se los ve sólidos en todos los rubros: tienen el noveno mejor rating ofensivo, pero a la vez, el sexto mejor defensivo. Y eso que su calendario no ha sido nada sencillo, enfrentando a rivales complicados como Dallas, New Orleans, Utah, Denver, Clippers y Toronto, además de dos enfrentamientos contra Sacramento.

¿Candidato a avanzar lejos en los Playoffs? Para eso es prematuro... pero que son un equipo de postemporada no parece haber dudas. De no ocurrir ninguna lesión grave, todo apunta a que Phoenix volverá a clasificarse luego de una década entera de ausencias en dichas instancias.

La profundidad de Atlanta

Más allá del bajón que ha tenido el equipo en sus últimas presentaciones, la conclusión más importante que ha dejado este inicio para los Hawks es el largo de su rotación. Algo especialmente meritorio si tenemos en cuenta que ha afrontado varios partidos con múltiples bajas y aún así, Lloyd Pierce ha sido capaz de recurrir a 9 o 10 hombres de sólido aporte, noche tras noche.

No solo tienen piezas probadas y confiables como Young, Collins, Bogdanovic, Gallinari, Rondo o Capela, sino que también sus jóvenes (Huerter, Reddish y Hunter) han dado un paso adelante... hasta un two-way novato como Nathan Knight ha producido en sus pocas chances.

Los Hawks tienen a siete jugadores diferentes en doble dígito en este inicio y eso no incluye a Danilo Gallinari, quien ha podido jugar muy poco por sus lesiones. Y ni siquiera han debutado Kris Dunn, Tony Snell y el sexto pick del Draft, Onyeka Okongwu. No es el mejor plantel... pero en términos de profundidad del 1 al 15, pocos equipos como este Atlanta, al que hay que contarlo como un claro candidato a Playoffs. Aún si viene de sufrir algunas caídas inesperadas.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Game 4
Clippers vs. Jazz ¡el cuarto partido en vivo!
Agustín Aboy
Trae Young
Trae Young brillante: 2-2 entre Hawks y 76ers
Agustín Aboy
#Gobert
Se presentaron los quintetos All-Defensive 2020-2021
Agustín Aboy
TOP 5 WNBA
La carrera por el MVP de la WNBA: vol II
Agustín Aboy y Carlan Gay
nba-plain--2804e72f-a65d-4164-bee9-ab55dcfddc4c.jpeg
Philadelphia y una baja que puede doler
Juan Estevez
#Mitchell
Mitchell y los mejores inicios de carrera en Playoffs
Juan Estevez
Más noticias