);
NBA

Los 5 mejores jugadores de la historia de la NBA que aún no fueron elegidos al Salón de la Fama

Premios de MVP y otras ternas, nominaciones al All-Star Game, a los quintetos All-NBA, All-Defensive. Más allá de los logros colectivos, los pergaminos de los grandes jugadores de la NBA se nutren a lo largo de su trayectoria profesional con diversas distinciones individuales ganadas mientras el jugador está en activo. Pero hay un reconocimiento, además del retiro de la camiseta o la construcción de una estatua o busto, que llega después del retiro: el ingreso al Salón de la Fama del Básquetbol.

Puede parecer anecdótico y en muchos casos ya es esperable por lo obvio, pero no deja de ser un momento muy emotivo para todo ex atleta. Su nombre pasa a estar ubicado entre el de otros grandes y reconocido por un amplio comité, no por la decisión de una franquicia o de sus fanáticos. Es una muestra más del legado construido en todos los años previos.

MÁS | Historia de la NBA: ¿Cómo hizo Boston Celtics para quedarse con Robert Parish y Kevin McHale?

Todas las grandes leyendas de la NBA tienen su lugar allí. Las que aún no son porque todavía están en activo, como LeBron James, o porque aún no cumplen el requisito de llevar al menos tres temporadas completas sin actividad, como Dirk Nowitzki y Dwyane Wade, que recién serán elegibles en el año 2023.

La polémica que suele girar en torno al Salón de la Fama va más sobre jugadores que, sin llegar a esa categoría de figuras históricas indiscutibles, pueden justificar su candidatura con sólidos argumentos. Por ejemplo, cuando tengan su oportunidad, ¿deberían entrar Manu Ginóbili o Tony Parker al Salón de la Fama? ¿Qué harán cuando llegue el momento de jugadores aún en activo pero cerca del retiro como Andre Iguodala o Dwight Howard?

Esos cuatro mencionados aún no pueden ser votados, pero hay varios que ya fueron ignorados una o más veces, lo que no signifique que en algún año no tengan su chance: en la última oportunidad se reconoció a jugadores que fueron elegidos a la primera chance, como Tim Duncan, Kobe Bryant y Kevin Garnett, pero en 2019 la distinción fue para Vlade Divac, Bobby Jones, Sidney Moncrief, Carl Braun, Chuck Cooper y Jack Sikma, ex jugadores con mucho tiempo en el retiro.

En mi opinión, los siguientes son los cinco mejores jugadores que actualmente están "ignorados" por el Salón de la Fama. Mención especial también a otros como Grant Hill, Chris Bosh, Shawn Kemp, Toni Kukoc, Shawn Marion, Marques Johnson o Rasheed Wallace.

Tim Hardaway

Uno de los mejores bases de la década del 90 y emblema de dos equipos que, sin un éxito supremo marcaron huella (Los Golden State Warriors del "Run TMC" y los Miami Heat de Pat Riley), Hardaway lleva casi 15 años sin ser votado al Salón de la Fama con un currículum que lo merece. Cinco veces All-NBA (primer quinteto en 1997), cinco veces All-Star, campeón olímpico con Estados Unidos en Sydney 2000, dos temporadas con al menos 21 puntos y 10 asistencias por partido y un promedio de 19 puntos, 8,9 asistencias, 3,5 rebotes y 1,8 robos por juego en sus primeras 10 temporadas en la NBA.

Además, su versión del crossover fue la que popularizó este movimiento en la NBA que hoy es algo ya clásico. Magic Johnson, uno de los mejores jugadores del mundo a principios de la década del 90, afirmó que ese crossover de Hardaway era "imparable".

MÁS | Los mejores dúos de padres e hijos en la historia de la NBA

Penny Hardaway

No hubo solamente un gran base de apellido Hardaway en los 90. Entre los años de esplendor de Tim en Golden State a principios de la década y en Miami al final, Penny (de ningún vínculo familiar) fue una megaestrella en Orlando Magic, al lado de Shaquille O'Neal.

Su esplendor fue corto: más alto que el de Tim, pero apenas de tres temporadas: tras hacer un buen año como rookie, Penny cuajó una 1995-1996 fantástica: 20,9 puntos, 7,2 asistencias, 4,4 rebotes y 1,7 robos por partido con un 51% de campo. Orlando Magic llegó a las Finales de la NBA y su dupla con Shaq era candidata a ser ganadora de múltiples anillos en el futuro. De hecho, con Hardaway elegido en el primer quinteto All-NBA en 1995 y 1996 (finalizó tercero en la votación de MVP de 1996) y siendo una gran estrella publicitaria de Nike, llegó a poner en duda el status de O'Neal como jugador franquicia del Magic y el pivote se marchó a Los Angeles Lakers.

A la campaña siguiente Penny, después de consagrarse campeón olímpico en Atlanta 96, volvió a poner al Magic en Playoffs y a ser votado como titular para el All-Star Game, pero las lesiones comenzaron a molestarlo. Un aviso de lo que vendría. Su rodilla izquierda dijo basta durante la temporada 1997-1998 y nunca se pudo recuperar del todo. Con 27 años ya había tocado su techo.

Hardaway tuvo un par de años más relativamente dignos en Orlando y en Phoenix Suns, jugando los Playoffs de 1999 y 2000, cuando más lesiones de rodilla hicieron que apenas juegue cuatro partidos en la 2000-2001. Penny recién se retiraría en New York Knicks en la 2005-2006 y luego volvería a la actividad para jugar un par de partidos en Miami Heat en la 2007-2008, siendo ni siquiera una sombra de lo que fue un jugador sumamente espectacular por su control del balón y su capacidad atlética.

Chauncey Billups

Cerramos este trío de bases con un jugador más moderno y menos espectacular, pero un campeón con todas las letras de la palabra. Chauncey Billups era "Mr. Big Shot", el hombre de los grandes tiros, un símbolo de la competitividad, un 1-2 completo que saboreó las mieles del éxito con Detroit Pistons pero que, a los 43 años y ya a seis temporadas de su retiro, todavía no fue elegido para el Salón de la Fama. Él y Cedric Maxwell son los únicos ganadores del premio de MVP de las Finales que todavía no tienen ganado un lugar en Springfield.

Billups explotó su potencial bastante tarde: fue elegido con el tercer pick del Draft de 1997 pero en sus primeros años pasó por Boston Celtics, Toronto Raptors, Denver Nuggets y Minnesota Timberwolves y no pudo hacer pie firme en ninguna de estas franquicias. Las expectativas que tenía Detroit Pistons cuando lo firmó como agente libre en el 2002 a los 26 años no eran enormes. Y terminó siendo un hombre fundamental en la historia de los Pistons, cuya camiseta número 1 hoy se encuentra retirada en Michigan.

Sus Finales del 2004 contra los Lakers fueron top: 21 puntos, 5,2 asistencias y 3,2 rebotes de promedio con un 51% de campo, un 47% en triples y un 93% en tiros libres. Luego Detroit no volvió a ganar el título, pero con Billups fue protagonista del Este durante varios años más. En 2008 lo traspasaron a Denver Nuggets y en su primera postemporada allí los de Colorado estuvieron a dos triunfos de disputar las Finales de la NBA. Entre las temporadas 2002-2003 y 2010-2011 Chauncey promedió 17,3 puntos, 6,2 asistencias, 3,2 rebotes y 1,1 robos por juego con un 39,9% de acierto en tiros de tres puntos. Disputó cinco All-Star Games, fue seleccionado para el segundo mejor quinteto defensivo en 2006 y 2007 y también fue All-NBA en 2006, 2007 y 2009.

Chris Webber

Los méritos de Chris Webber para ser elegido al Salón de la Fama no llegaron a partir de su carrera en la NBA. El ala-pivote ya era una gran estrella en la Universidad de Michigan, con la que perdió dos finales de la NCAA en sus dos años allí. En 1993 saltó al profesionalismo con 20 años, fue el pick número uno del Draft y el Rookie del Año, ya siendo un jugador que podía aportar 20 puntos, 5 asistencias y 10 rebotes en cualquier noche. Todo esto con una técnica depuradísima, siendo capaz de actuar como armador en los ataques de su equipo. Podía anotar en el poste, desde el drible, con su tiro de media distancia.

Entre las temporadas 1998-1999 y 2002-2003 tuvo cinco años de gran éxito. Un poco a la sombra de Tim Duncan, pero en esas cinco temporadas fue escogido para los quintetos All-NBA (primer quinteto en 2001) y fue cuatro veces All-Star (ya había sido escogido en 1997). Esa fue la era de C-Webb en Sacramento, promediando 24,1 puntos, 10,9 rebotes, 4,7 asistencias, 1,5 robos y 1,6 tapones por partido, metiendo a los Kings en Playoffs durante esas cinco campañas y llegando al séptimo partido de las Finales del Oeste en el 2002.

Al año siguiente Webber se destruyó la rodilla izquierda en la segunda ronda del Oeste contra Dallas Mavericks, estuvo casi un año completo sin jugar y sus mejores épocas quedaron detrás, pero igual se las arregló para promediar 19,9 puntos, 9,5 rebotes y 4 asistencias por juego entre 2004 y 2006. Marcado como un punto débil en defensa, Webber tenía menos minutos y aún así todavía podía ser productivo gracias a su técnica: se sumó a Detroit Pistons para los Playoffs del 2007 y tuvo cuatro juegos de al menos 15 puntos y 7 rebotes a los 34 años. Se retiró en la temporada siguiente disputando nueve partidos con Golden State Warriors.

Los últimos años taparon un poco su legado, pero Webber alcanzó, con 831 partidos, a estar en el top 100 histórico de la NBA en puntos, rebotes, robos y tapones.

Ben Wallace

Parece que el comité que selecciona a los miembros del Salón de la Fama no tiene demasiado amor por la defensa. O al menos por el juego de Ben Wallace, ya que en 2019 se eligió a especialistas como Sidney Moncrief (mejor jugador defensivo de las temporadas 1982-1983 y 1983-1984) y a Bobby Jones (miembro del quinteto ideal defensivo entre 1977 y 1984) pero Big Ben, retirado desde la temporada 2011-2012, sigue afuera.

Sus pergaminos en ese aspecto lo dicen todo: elegido cuatro veces mejor defensor de la NBA (2001-2002, 2002-2003, 2004-2005 y 2005-2006), Wallace fue fundamental para la hegemonía de los Pistons en la era pre LeBron James y Boston Celtics de la década del 2000. Siendo un jugador que contribuía poco y nada en ataque y un pivote relativamente bajo, Big Ben se las arreglaba para plantar cara contra cualquiera, incluso frente a Shaquille O'Neal en las Finales del 2004. La especialidad de este cuatro veces All-Star y cinco veces All-NBA eran los rebotes: fue el líder de la liga en ese rubro en 2002 (13 por partido) y 2003 (15,4 por juego).

Al marcharse de Detroit no pudo mantener ese nivel, pero en sus seis campañas en los Pistons Wallace puso su nombre entre los mejores de la NBA e incluso terminó tres veces entre los 10 jugadores más votados para el premio MVP.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Eboua
¿Una nueva joya para el Miami Heat?
Juan Estevez
klay-thompson-063019-ftr-getty.jpg
¿Qué pueden hacer los Warriors con la DPE?
Juan Estevez
marc gasol
Gasol: "Lo correcto era ir con los Lakers
Sergio Rabinal
Joel Embiid
Embiid: "Le debo un campeonato a Philadelphia"
Agustín Aboy
Hassan Whiteside
Whiteside, apuesta de Sacramento
Agustín Aboy
LeBron James Lakers
La Agencia Libre de Lakers vs. otros campeones
Agustín Aboy
Más noticias