);
NBA

Las cinco mejores estrellas de la ABA que jamás vimos en la NBA: Roger Brown, Warren Jabali y más

La NBA de los '70 y '80 estuvo repleta de jugadores que en sus antecedentes tuvieron pasos por la ABA, incluyendo a leyendas como Julius Erving, George Gervin, Rick Barry, Moses Malone, Artis Gilmore y tantos más.

Sin embargo, de los que mucho menos se conoce es de aquellas figuras específicas de la ABA, torneo paralelo que se disputó desde 1967 hasta 1976. Jugadores que supieron brillar en ese certamen, pero que jamás pusieron un pie en un equipo NBA.

Hoy, justamente en el día que se cumplen 44 años de la fusión que envió a Pacers, Spurs, Nuggets y Nets a la NBA, disolviendo para siempre a la ABA, armamos nuestro Top 5 con esas estrellas olvidadas.

5) Cincinnatus Powell

Formado en la Universidad de Portland, Cincinnatus Powell fue elegido en la posición 66 del Draft NBA de 1965 por los St. Louis Hawks. Sin embargo, no solo no llegó a quedar en el roster definitivo del equipo, sino que además jamás volvió a tener relación alguna con la NBA.

Este alero de 2,01 nacido en Batoun Rouge, encontró en 1969 su lugar dentro de la flamante ABA, torneo en el que disputaría ocho de las nueve campañas totales. Sus primeros tres años fueron de la mano de los Dallas Chaparrals, asentándose allí cerca del 20-10 de promedio: combinando esos tres torneos, tuvo una media de nada menos que 19,3 puntos y 9 rebotes, con un 48% de campo.

Luego de ser elegido para su primer All-Star en 1970, ese mismo año pasó a los Kentucky Colonels donde jugó dos campañas, promediando 17,2 puntos y 9,5 rebotes. Lo mejor lo dio en la 1970-1971, en la que junto a Dan Issel y Louie Dampier lideraron al equipo hacia la final de la competencia, cayendo allí ante los Utah Stars de Zelmo Beaty por 4-3.

Al año siguiente, el alero pasó justamente al campeón Utah, donde solo jugó un certamen, promediando 12,2 puntos y 5,1 rebotes. Powell jugó dos temporadas más en la ABA, ambas con los Virginia Squires (12,9 puntos y 5,1 rebotes de promedio). En su última campaña fue compañero de un novato George Gervin, que empezaba a demostrar todo su talento anotador.

Powell aparece rankeado 15° en cuanto a rebotes y puntos totales en la historia de la ABA, además de registrar la 20° cifra más alta de win shares en esa competencia (41,1).

4) John Beasley

La historia de John Beasley es bastante similar a la de Powell. El ala pivote de 2,06 metros se destacó en la NCAA con Texas A&M y fue tomado con el 45° pick del Draft NBA de 1966 por los Baltimore Bullets. Sin embargo, no logró quedar en el roster de aquel conjunto y tras pasar por ligas menores de los Estados Unidos, se unió a los Dallas Chaparrals en la 1967-1968 (allí fue compañero de Powell).

Rápidamente Beasley se transformó en una de las mayores revelaciones de la competencia y en uno de sus internos más productivos. El texano combinaba una gran capacidad rebotera, con una muy buena mano: anotó 81 triples en su carrera ABA y lanzó un 83% en tiros libres.

Sus primeros cinco años los pasó con los Chaparrals, promediando 17,9 puntos, 11 rebotes y un 49% de campo. En ese tiempo formó parte de tres All-Star Games, llegando a ganar el MVP en 1969, por encima de futuros miembros del Salón de la Fama como Ricky Barry o Mel Daniels. Además, fue elegido a dos quintetos All-ABA.

Su protagonismo se cayó a pique una vez que fue traspasado a Utah, donde volvió a ser compañero de Powell y promedió 5,4 puntos y 3,4 rebotes a lo largo de dos temporadas y media.

3) Bob Netolicky

El siguiente nombre de nuestra lista es Bob Netolicky. Neto. Un ala pivote de 2,06 que surgió de la Universidad de Drake y que en 1967 fue elegido tanto en el Draft de la NBA (Rockets) como en el de la ABA (Pacers). Finalmente, optó por esta segunda vía y lo cierto es que no eligió nada mal.

Netolicky se transformó inmediatamente en un All-Star, llegando a ese evento en sus primeros años en la liga y ayudando a que los Pacers se consolidaran como uno de los grandes animadores de la competencia. Allí jugó cinco años, promediando 18 puntos y 10,2 rebotes y siendo fundamental para la obtención de dos anillos de campeón: 1970 y 1972.

La carrera de Neto continuó en Dallas en la 1972-1973, manteniéndose como un interno de enorme producción: 18,7 puntos y 10,1 rebotes. Finalmente, volvió a Indiana, donde jugó tres campañas más, ahora como suplente de George McGinnis (8,7 puntos y 4,6 rebotes de media).

La carrera de Netolicky coincidó exactamente con la de la ABA: debutó en la primera campaña del torneo y se retiró en la última, justo en el momento en el que Indiana llegaba a la NBA.

En su palmarés aparecen cuatro convocatorias al All-Star Game, un Quinteto All-ABA, un Quinteto All-Rookie y dos títulos, además de ser el quinto jugador con más rebotes de la historia de la competencia, de figurar 14° en puntos y 15° en win shares.

2) Warren Jabali

Nacido como Warren Edward Armstrong, cambió su apellido a Jabali durante su etapa universitaria en Wichita State. El escolta de 1,88 de estatura también fue tomado por la NBA (Knicks) y la ABA (Oaks) en 1968, eligiendo la segunda opción. Empezaría así una carrera que tuvo absolutamente de todo.

Lo primero que tuvo fue éxito. Tanto en individual como colectivo. Jabali promedió 21,5 puntos y 9,7 rebotes en su temporada de novato, en la que terminó siendo fundamental para guiar a Oakland al campeonato. Su producción en los Playoffs fue excepcional, promediando 28,8 puntos y 12,9 rebotes, para quedarse con el MVP de la postemporada. Un comienzo ideal.

A partir de ahí empezaría un periplo por demás particular: su segunda campaña fue con la misma franquicia, pero ahora llamada Washington Capitols. ¿Sus números? Unos espectaculares 22,8 puntos, 10,4 rebotes y 4,3 asistencias, que lo llevaron a disputar su primer All-Star Game.

La 1970-1971 la pasó con los Pacers, donde perdió bastante protagonismo (11 puntos) debido a la presencia de Freddie Lewis como escolta titular del equipo. Sin embargo, rápidamente volvería a sus mejores años: en la 1971-1972 promedió 19,9 puntos, 8,1 rebotes y 6,1 asistencias con los Floridians, mientras que entre 1972 y 1974 se destacó con los Rockets (16,6 puntos, 6,8 asistencias y 5,1 rebotes).

A pesar de llevar tres campañas al hilo como All-Star, ningún equipo lo contrató para la 1974-1975, pudiendo tener que ver su militancia con el movimiento Black Power. Jabali se fue a vivir a Tanzania y parecía retirado del básquet, hasta que los San Diego Conquistadors golpearon literalmente a su puerta (fueron a buscarlo a Tanzania). El escolta decidió jugar un año más en la ABA, promediando 12,1 puntos y 5,8 asistencias, antes de retirarse definitivamente.

En sus vitrinas aparecen cuatro partidos como All-Star (MVP en 1973), un Quinteto All-Rookie, el ROY y el MVP de los Playoffs de la 1968-1969, un anillo de campeón y un Quinteto All-ABA.

1) Roger Brown

Llegamos así al número uno indiscutido de la lista y una figura que algunos se animan a poner como el mejor jugador de todos los tiempos que no pasó por la NBA. La historia de Roger Brown también es particular, ya que debido a un escándalo de apuestas mientras jugaba en la NCAA con Dayton, fue vetado tanto por el organismo universitario como por la NBA.

Entre las opciones que tenía disponibles, la ABA era claramente la más seductora y fue de hecho el primer jugador que firmaron los Indiana Pacers al momento de su creación.

Brown, un alero de 1,96 con un enorme poder anotador, no tardó en justificar esa confianza y desde el minuto uno, fue una de las mayores estrellas que la ABA tenía para ofrecer en sus filas. Con los Pacers pasó ocho temporadas, promediando 18 puntos, 6,5 rebotes y 4 asistencias. Pero lo más importante pasó por lo importante que resultó para la obtención de tres títulos: 1970, 1972 y 1973.

Lo mejor de su gloriosa carrera en el torneo lo dio durante la obtención del anillo en la 1969-1970: en esos Playoffs promedió 28,5 puntos, 10,1 rebotes y 5,6 asistencias, quedándose con el MVP de aquella postemporada.

Además de Indiana, Brown también tuvo pasos menores por Utah y Memphis en su última campaña como profesional (1974-1975).

El oriundo de Brooklyn se retiró con cuatro All-Star Games en su currículum, tres títulos y tres ingresos al All-ABA. Sin embargo, el mayor honor lo recibió en el año 2013, cuando fue inducido al Salón de la Fama, en una clase en la que curiosamente también apareció otro grande que jamás jugó en la NBA: Oscar Schmidt.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Malone
Malone: "Si no defiendes, quizá no deberías jugar"
Juan Estevez
Jamal Murray y LeBron James
LeBron y su petición para defender a Murray
Carlos Herrera Luyando
John Stockton y Magic Johnson
Los jugadores con más asistencias en Playoffs
Carlos Herrera Luyando
Davis
Los Lakers 3-1 y a un triunfo de las Finales
Juan Estevez
Bam Adebayo
Adebayo dirá presente en el Juego 5
Leandro Fernández
LeBron James, Jamal Murray
¿Qué esperar del Juego 4 entre Lakers y Nuggets?
Leandro Fernández
Más noticias