);
Miami Heat

Bam Adebayo conduce a Miami Heat a las Finales de la NBA: "Es la razón por la que vamos a ganar un campeonato"

A toda mala actuación de un jugador importante suele sucederle una reacción en positivo en el siguiente partido y Bam Adebayo llevó esta norma a la máxima expresión para conducir al Miami Heat a las Finales de la NBA tras seis temporadas de sequía. El producto de Kentucky fue el protagonista principal de un encuentro en el que los de Florida tuvieron que sufrir para cerrar la serie con Jaylen Brown y Jayson Tatum acechando desde las alas y combinándose para 50 puntos. Todo ello en un partido en el que volvió a reivindicarse como una figura providencial y sin la que no puede entenderse el éxito de los Heat: resolutivo, determinante y con una variedad de recursos casi infinita.

Adebayo revirtió de este modo el 5 de 11 en tiros de campo y la mejorable velada que tuvo en el quinto partido de la serie realizando una demostración individual y colectiva que hace de él un jugador de un valor incalculable para Spoelstra. El pivote fue el máximo anotador del encuentro con 32 puntos en 11 de 15 tiros de campo a lo que añadió 14 rebotes y 5 asistencias en casi 40 minutos de juego.

MÁS | El largo camino de Erik Spoelstra para devolver a Miami Heat a las Finales

En un abrir y cerrar de ojos hizo olvidar el quinto partido de la serie para hacer posible algo que hace justo un año parecía un sueño irrealizable como era optar por el anillo. En apenas 365 días Adebayo ha pasado de ser un jugador bajo el radar a uno de los mejores jugadores altos de toda la competición y una de las estrellas emergentes más interesantes de toda la NBA.

Sin Adebayo el éxito de estos Heat habría sido imposible, al igual que sin Butler, pues de sus manos han nacido la mayor parte de los ataques del equipo, haciendo fluir el juego y permitiendo que otros brillasen aprovechándose de su visión ofensiva. A todo esto cabe sumar un compromiso en el costado defensivo que le ha llevado a poder desempeñar a las mil maravillas el plan marcado por el staff técnico que ha ido desde la zona al cambio en los bloqueos, respondiendo a las perfección frente a un conjunto tan imprevisible como los Celtics.

Bam es una realidad tangible en los que son sus segundos Playoffs, donde ha demostrado que no es flor de un día, dejando atrás a los máximos aspirantes del Este como Milwaukee Bucks y a un equipo temible como los Boston Celtics promediando 21,8 puntos, 11 rebotes y 5 asistencias con un 60% de acierto en tiros de campo. Unos números en Finales de Conferencia por parte de un interior solo a la altura de Shaquille O'Neal (2000), Hakeem Olajuwon (1995) y Alvan Adams (1976).

"Es un gran competidor de élite. Amo todo lo que él representa", dijo su entrenador Erik Spoelstra. "Se convertirá en uno de los grandes ganadores de la historia solo porque es tan competitivo. Mueve la aguja todos los días. No se le puede poner analítica a su juego y probablemente por eso fue pasado por alto en la universidad. Compite cada posesión. Realmente está asumiendo un papel de liderazgo. Mucho más allá de sus años. Su juego ofensivo crece día a día".

MÁS | Jimmy Butler, finalista de la NBA por primera vez: "Yo sé que podemos ganar cuatro más, no estamos satisfechos"

"Es un talento increíble. Es nuestro motor", dijo Goran Dragic. "Esta noche hizo todas las jugadas. Anotó, reboteó y asistió. Cuando juega a ese alto nivel, es realmente difícil vencernos. Luego tenemos gente que puede unirse a él y hacer tiros. Es increíble. Esperamos eso de él. Tenía mucha presión sobre sus hombros, pero estamos aquí para ayudarlo. Estoy feliz por él por cómo jugó esta noche".

De las manos de Adebayo surgieron 20 de los 37 puntos que los Heat anotaron en el último cuarto a base de asistencias para sus compañeros o bien de canastas propias. Butler, Herro y Robinson fueron quienes más se beneficiaron de la gravedad ofensiva del interior que consiguió conectar con ellos del modo que se ha convertido en una costumbre llegados a este punto, generando a base de manos a manos, cortes y bloqueos directos.

"Eso es lo que hacen las estrellas. Encuentran una forma de ganar. Impactan ganando", dijo Jimmy Butler. "Lo ha hecho todo el año, junto con muchos otros compañeros. Me encanta estar cerca de él, es un buen tipo, se preocupa por ganar, se preocupa por sus compañeros de equipo. Es el corazón y el alma de esto, realmente lo es. Lo sigo diciendo, va a ser la razón por la que vamos a ganar un campeonato".

La evolución del jugador del Heat ha sido constante desde que fuese elegido en el pick número 14 del Draft de 2017, pasando de ser un facilitador a través de sus bloqueos a un creador de juego en términos absolutos y dando pie a un cambio de dinámica tangible en Miami. Con mucho camino por recorrer todavía, en este curso se ha destapado a ojos del gran público, consiguiendo ser All-Star por primera vez, ganando el Concurso de habilidades y entrando en el segundo mejor quinteto defensivo de este curso.

"Solo tengo que seguir siendo agresivo y hacer lo mío", comentó el jugador a los medios. "Mis compañeros de equipo quieren que yo sea genial y yo quiero que mis compañeros de equipo sean grandes. Al final del día, nos presionamos mutuamente para ser mejores, y eso es lo que me encanta de esta organización. No tienes un día libre. Esta en nuestro ADN, a los muchachos del vestuario les encanta trabajar. Eso es lo que amo de este equipo".

A sus 23 años Adebayo se encuentra a las puertas de su carrera con unas Finales de la NBA en el horizonte y la posibilidad de consagrarse como un jugador que puede marcar una época y ser diferencial.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Nikola Jokic, Facundo Campazzo
Jokic, entusiasmado con Facu: "Un gran jugador"
Leandro Fernández
Goran Dragic
Dragic y el título: "Sueño con eso; por eso volví"
Juan Estevez
Mavericks
Previa de los Mavericks rumbo a la 2020-2021
Juan Estevez
Brogdon
Brogdon se llevó el Premio Walter Kennedy
NBA.com Staff
Wall Harden
A diferencia de Russ, Wall encaja junto a Harden
Juan Estevez
Damian Lillard
Lillard y la ambición de un título con los Blazers
Leandro Fernández
Más noticias