San Antonio Spurs

San Antonio Spurs, ¿el destino ideal para Ben Simmons? Tres razones para un posible traspaso

Ya sabemos lo que, eventualmente, terminará pasando, aunque ahora todo es cuestión de cuándo y, sobre todo, dónde. ¿Dónde jugará Ben Simmons? Esa es una de las grandes preguntas dando vueltas actualmente en la liga, considerando que el australiano y Philadelphia 76ers han entrado en un punto sin retorno. El base no se presentó al training camp mientras aguarda una salida vía traspaso, la organización (según reportes) ha comenzado a apuntar a las cuestiones económicas del caso (como retener una parte del pago de su salario), Joel Embiid ha mostrado su descontento públicamente con su (por ahora) compañero... En definitiva, una novela que tendrá un final en el momento en que los Sixers muevan a su jugador.

Más | Joel Embiid ante la falta de comunicación con Ben Simmons: "Honestamente, le diría que estoy decepcionado"

¿Dónde? Es la gran pregunta. Philly busca un acuerdo que pueda satisfacer sus necesidades para mantenerse en la pelea grande del Oeste, pero ese acuerdo aún no ha aparecido y el tiempo empieza a jugar de manera negativa a la hora de medir el valor de mercado de Simmons. Pero claro, ¿qué pasa si miramos desde el lado del jugador? Tratamos de apuntar a ello ahora, y nos encontramos con un escenario que parece ideal: San Antonio Spurs. No será el mercado más grande para una estrella que podría tener gran cartel, pero desde lo deportivo podría ser el lugar con más sentido para el bueno de Ben. ¿Por qué? Vamos con tres razones...

La necesidad de una estrella

Cuando se encara una reconstrucción, todo equipo quiere (idealmente) acercarse a la construcción de alguien que se pueda transformar en la cara de la organización, en el jugador franquicia. Y siendo totalmente francos, los Spurs podrán tener hoy en día un interesante núcleo joven que puede crecer principalmente a partir de la guía y cultura modelo de los Spurs y Popovich. Pero ninguno de ellos parece tener el material para ser esa cara, para acercarse al terreno All-Star.

Hoy por hoy, la referencia es Dejounte Murray. Un base que empezó a moldearse con los últimos destellos de Tony Parker y Manu Ginóbili, y que estaba llamado desde entonces a tomar el relevo. Una grave lesión de rodilla le puso un freno a su tercera temporada, y tras una de regreso y aclimatación llegó el primer salto con más renponsabilidades en la 2020-2021, donde promedió 15,7 puntos, 7,1 rebotes y 5,4 asistencias en 31,9 minutos. Dio pasos al frente en algunos recursos que necesitaba mejorar como anotador (como la estabilidad y confianza en su tiro de media y larga distancia) y puede ser elite total en defensa. ¿Pero estrella? Parece faltarle bastante (este curso será importante para verlo, ya sin DeRozan y Mills).

Más | Gregg Popovich y la emoción de los jóvenes San Antonio Spurs: "Es un equipo lleno de gran carácter y mucha voluntad"

¿Keldon Johnson? Gran irrupción en el curso pasado, unas cualidades y potencial que lo llevaron hasta el equipo olímpico de Estados Unidos en Tokio, el respeto total de Pop y su staff... ¿Pero estrella? Le falta, de mínima, un par de golpes de horno a su desarrollo.

Después de dos años afuera de los Playoffs tras más de dos décadas de éxito constante, conseguir a Simmons sería resolver por completo esa búsqueda de una referencia sobre la cual hacer girar el proyecto, garantizando cierto nivel de competitividad que, con el tiempo, puede dar paso a algo muy interesante dentro del Oeste.

El sentido de su estilo y el escenario para brillar

¿Popovich con una estrella capaz de mejorar a su entorno, que piensa en lo colectivo y que encima puede ser uno de los mejores jugadores defensivos de toda la NBA? La idea suena perfecta. Que lo disfuncional de los últimos tiempos en Philadelphia no tape el bosque: Simmons tiene cualidades físicas, atléticas y técnicas (sobre todo para el pase y la conducción) que lo hacen único. Supo brillar y ser diferencial con los Sixers, y nada indica que no pueda volver a serlo. Al cabo, hablamos de alguien de apenas 25 años.

San Antonio podría ofrecerle el escenario ideal para aprovechar su talento y calidad, y él podría ofrecerle a los texanos cuestiones que no han sobrado en estos años, como un rejuvenecimiento y potencial físico superior, más un conductor natural que, a su vez, puede ser referencia interior. Los Spurs hoy no tienen un figura fuerte para operar cerca de la pintura, por lo que habría espacio para que el australino explote también ese lado de la cancha.

¿Y su falta de triple? Si hay alguien que ha restado importancia o peso a ese recurso en su era de explosión, ése es Pop. En San Antonio no habrá una presión desmedida por verlo desarrollar ese papel como tirador que hace que anotar un triple sea una noticia fuera de lo común. Y eso, sin dudas, será restarle una carga que cláramente lo condicionó en los últimos tiempos en los Sixers.

Además, Simmons sería un plus automático para potenciar dos aspectos importantes como la defensa (los Spurs fueron 18° en rating defensivo en el último curso, aún lejos de los primeros planos pese a mejorar tras ser 25° en el anterior) y el ritmo (15° en la 2020-2021). Y si luego se pueden sumar piezas a su alrededor para complementar (como algunos tiradores de peligro), todo sería aún mejor para los texanos.

Cualquier otro lugar que se pueda mencionar como destino (Minnesota o Sacramento, por ejemplo) tienen un sentido de urgencia mayor que en San Antonio, lugar que sabrá esperar y llevar a Simmons a su ritmo para poder encontrarse a sí mismo, lo cual termina de cerrar a la hora de dibujar un contexto ideal por ofrecerle una estabilidad que en otro lado no encontrará.

El efecto Popovich

Un último punto y completamente clave. Si alguien que puede potenciar y recuperar a una joven estrella cuya confianza parece haberse roto, ese es Pop. Pocos entrenadores a lo largo de la historia han sabido sacarle el jugo a su personal, guiando a todo tipo de jugadores a una versión cercana al mayor techo posible. La leyenda es de esos que hacen que creas en su palabra, su idea y propuesta. Y, como si fuera poco, desbloquear a alguien como Simmons sería un desafío ideal para el tramo final de su carrera.

Hay que admitirlo: es una tentación para el fan general de la competición el hecho de ver a Simmons al lado de Pop, por el poder de convencimiento que tiene el técnico y por lo curioso que se transforma el ver cómo podrían llegar a funcionar dos personalidades realmente particulares desde varios puntos de vista. ¿Se dará?

¿Cómo podría concretarse el traspaso?

Claro, una parte importante. Para completarlo, más allá de cómo sea para el lado de Simmons, hay que ponerle cierta lógica a la operación. ¿Qué tal una opción así?

Tres jugadores involucrados para el lado de los Sixers (habría que cortar a alguien porque superarían el tope de 15 garantizados para el inicio de la Fase Regular). Un Derrick White (atado por cuatro años) que es un combo ideal para un candidato por su impacto defensivo y mejora en ataque (siempre y cuando lo respeten las lesiones), el veteranísimo y súper rendidor Thad Young (con expiring) para potenciar la segunda unidad con su experiencia, jerarquía, inteligencia y versatilidad (pasó los primeros siete cursos de su carrera en Philly), más un Lonnie Walker que podría ser agente libre en 2022. Anotador irregular pero con rachas interesantes. Además, una primera ronda de 2024 con algunas protecciones, y una segunda de 2023.

¿Es poco para Philly? Quizás lo mejor sería conseguir de alguna manera a Murray, aunque habrá que ver lo dispuesto que están los Spurs a desprenderse de él (vale la pena si es para conseguir a Simmons, claro). Pero, desde la óptica de los texanos, mantener a Dejounte y a Keldon Johnson debería ser la "regla" a la hora de pensar el precio a pagar si debe desprenderse de jóvenes, aunque convengamos que Philly quiere ganar ya, por lo que si busca jóvenes deben ser ya con cierta formación y capacidad para rendir de inmediato (por eso White aparece en el combo).

¿Y Al-Farouq Aminu? Su expiring de 10,1 millones también podría ser interesante para sumar desde ambos lados, ya que para los de Rivers sería otra pieza veterana y rendidora para usar ya mismo (y está lejos de los planes a futuro de los Spurs).

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Ja Morant, Miles Bridges, Harrison Barnes
Las 8 sorpresas del comienzo de temporada
Juan Estevez
james harden
Harden explica su escasez anotadora con los Nets
Nacho Losilla
russell westbrook
¿Hay pánico? 3 conclusiones de la caída de Lakers
Nacho Losilla
NBA 75
NBA 75: las razones para cada jugador en la lista
Sergio Rabinal
Natalia Meléndez
Natalia Meléndez, voz femenina en el League Pass
Agustín Aboy
Dinwiddie
Los Wizards y un triunfo importante en Boston
Agustín Aboy
Más noticias