Los Angeles Clippers

Blake Griffin vintage: tercero por el MVP 2014 tras Kevin Durant y LeBron James

La carrera de Blake Griffin está marcada por las lesiones. Pese a sus mejores años en LA Clippers y su breve, pero muy poderosa, etapa como llanero solitario en Detroit Pistons, el ala pivote vio truncado su espectacular inicio en la NBA por las rodillas. De hecho, atrasó su estreno por una lesión en la pretemporada del que debía ser su curso de novato (2009-2010). Es imposible saber qué hubiera sido Griffin de tener mejor salud, aunque en 2014 mostró su enorme capacidad para impactar en el juego.

Más | El panorama de Brooklyn Nets para la temporada NBA 2021-2022 tras sus movimientos en el mercado

En el presente es el pivote titular y pieza de complemento importante de los Brooklyn Nets de Kevin Durant, James Harden y Kyrie Irving. Persigue la opción de anillo que en los Clippers jamás tuvo, en buena parte por sus lesiones y las de Chris Paul. Hubo un momento en el que su pareja y la estructura dirigida por Doc Rivers amenazaban como nueva potencia del Oeste, pero malgastaron sus opciones. No obstante, el nivel de Griffin y su evolución en el juego hasta su traspaso fue encomiable.

Blake fue All-Star en su temporada de novato, honor que pocos jugadores tienen. De hecho, él es el último en conseguirlo. Era más habitual en eras pasadas, cuando Yao Ming (2003), Tim Duncan (1998), Grant Hill (1995), Shaquille O'Neal (1993), Dikembe Mutombo (1992), David Robinson (1990), Patrick Ewing (1986), Hakeem Olajuwon (1985) o Michael Jordan (1985) lo hacían. Griffin promedió 22,5 puntos, 12,1 rebotes y 3,8 asistencias para ser una de las sensaciones de la temporada, Rookie del Año y All-Star.

Tras aquello los Clippers se lanzaron a por CP3 vía traspaso. No podían malgastar los años de Griffin en una franquicia que parecía condenada por su mala suerte. El entonces pelirrojo saltarín se adaptó a las mejoras del equipo, renunció a dosis de tiros y balón, y progresó en áreas como el manejo, la visión de juego o cierto tiro de media distancia. Poco a poco deshacía esa injusta imagen que tenía el aficionado promedio: era visto como un jugador que solo dominaba por las volcadas y el juego por encima del aro. Era falso, pero a ojos del público parecía que aquella faceta era sencilla de ejecutar.

Fue en la 2013-2014 cuando Griffin tiró la puerta abajo. Ya desde el comienzo del curso mostró mayor energía como anotador, pero una lesión de Paul en el hombro derecho lo puso de nuevo como principal eje de la ofensiva de Clippers. Desató su dominio animal como nunca lo había hecho para terminar firmando 24,1 puntos, 9,5 rebotes, 3,9 asistencias y 52,8% en tiros de campo. Se convirtió así en el primer jugador desde Shaq con promedios de 24-9-3 por encima del 50%.

Los mejores números de su carrera en anotación, que solo superó después con Detroit Pistons al regresar al All-Star. Y es que ahí comenzó su propia condena. Griffin terminó tercero en la carrera por el MVP detrás de Kevin Durant y LeBron James. Lo hacía con 24 años y acumulando cuatro All-Star en cuatro temporadas. En la 2014-2015 logró la quinta presencia en cinco años, pero las lesiones lo alejaron de las canchas y tuvo que evolucionar más todavía para, ya reconvertido en un generador y tirador exterior, ser All-Star con los Pistons en 2019, cuatro años después.

Sin embargo, esta no es la historia de los peores años de Griffin. Que los tuvo, y fueron muy oscuros. Esta es la historia de cuando parecía destinado a ser el rostro del primer anillo de los Clippers o, al menos, de su primera presencia en Finales de Conferencia. Quién nos iba a decir que menos de una década más tarde sería el complemento de KD en Brooklyn, mientras Kawhi Leonard y Paul George tratan de dar el tan ansiado título a la franquicia angelina.

Más | Cuando Joakim Noah fue cuarto en la carrera por el MVP de la NBA

Griffin fue tercero del galardón de 2014, que desde semanas atrás tenía grabado en secreto el nombre de Durant. El ala pivote de los Clippers fue destructivo como ningún otro e incluso parecía capaz de destronar a LeBron del segundo puesto, aunque finalmente el Rey ganó 891 votos -por los 1.232 de KD- y Griffin cayó a 434, más cerca del cuarto puesto de Joakim Noah.

Blake hizo una segunda parte de la 2013-2014 sensacional. Dejó un partido para el recuerdo ante el entonces Miami Heat campeón del Big-Three: 43 puntos, 15 rebotes y 6 asistencias el 5 de febrero de 2014, en una ajustada derrota en el Staples Center, el estadio que más fuerte ha soñado con su apellido.

"Me siento honrado, de verdad", dijo Griffin en mayo de aquel año a ESPN. "Es difícil de creer, pero me siento honrado y humilde por esto. Dije que todo el año fue una carrera de dos hombres y hacia el final fue una obviedad. Es genial estar en esa conversación".

"No obtienes un trofeo por quedar tercero en el MVP, tal vez una medalla de bronce", añadió entre risas, consciente del enorme potencial restante por explotar. "Es bueno que me consideren así, pero tengo muchas áreas para mejorar. Quiero seguir mejorando hasta ser el MVP".

Más | Los momentos que definen Lob City: el mejor equipo de Los Angeles Clippers que terminó sin anillo

Ni Paul ni Doc Rivers fueron sorprendidos por la noticia de encontrar al joven en la lista. De hecho, el base terminó séptimo por el MVP, y así los Clippers se convertían en el cuarto equipo del siglo en tener a dos jugadores en el top 10 (Lakers 2004, Heat 2011, Spurs 2013). Los tres precedentes habían alcanzado -y perdido- las Finales el mismo año, aunque los Clippers no llegaron tan lejos. Durant, Westbrook y el Thunder los mandaron a casa en Segunda Ronda tras eliminar a los Warriors de Stephen Curry, que contratarían por esas fechas a Steve Kerr para potenciar su ofensiva.

"No me sorprende en absoluto después del año que tuvo", dijo Paul en 2014. "Ha sido increíble. Sabemos lo valioso que es para nuestro equipo. Es genial que sea reconocido así, pero conozco a Blake y preferiría tener un campeonato". Rivers se mostró sorprendido al ver a su jugador en tercera posición y no en segunda, por delante de LeBron.

La última e inesperada explosión de Griffin llegó con los Pistons. En la 2018-2019, cuando promedió 24,5 puntos, 7,5 rebotes y 5,4 asistencias, intentó de media 7 triples por encuentro con un 36,2%. ¿Cuántos lanzaba en su año de tercero por el MVP? Tiró 25 en todo el curso.

El anillo de campeón con los Nets daría a Blake la guinda que falta en su brillante palmarés. Son seis All-Star, cinco All-NBA y el Rookie del Año, honores de por sí validos para ser Salón de la Fama, además de considerar su impacto fuera de las canchas y la fiebre mediática que propició a inicios del 2010. Sin embargo, siempre nos quedará la pregunta de qué hubiese sido de ser respetado por las lesiones. Su carrera iba en la dirección de ser uno de los mejores ala pivotes jamás vistos en una cancha de básquet.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

LP
League Pass: 5 partidos que no te puedes perder
Sergio Rabinal
Toscano Campazzo
El resumen de la semana de los latinos
Agustín Aboy
Giannis Antetokounmpo and Kevin Durant
📈 Power Rankings: los primeros líderes
Sergio Rabinal
lebron james Carmelo anthony
Vogel: "Nos sentimos muy bien con el grupo"
Nacho Losilla
jalen green
Green y una actuación histórica para un rookie en Houston
Nacho Losilla
stephen curry
Inicio soñado para Curry y los Warriors
Nacho Losilla
Más noticias