);
Regreso NBA

Evaluamos las novedades y cambios tácticos para el reinicio: ¿aprobados o desaprobados?

Este martes, con el duelo entre Philadelphia y Dallas, se dio por terminada la mini-pretemporada que la NBA llevó a cabo antes del comienzo de los seeding games, en la que los 22 equipos presentes en el campus de Disney disputaron tres juegos amistosos.

En ellos, pudimos observar todo tipo de novedades: cambios tácticos, ingresos forzados por lesiones, debuts de incorporaciones recientes y algunos experimentos por demás curiosos. Lo que les proponemos a continuación, es evaluar cómo le fue a los más relevantes de ellos, poniéndolos a examen, de acuerdo a lo visto en la preparación: ¿aprobaron o desaprobaron su primera prueba?

Para el artículo, solo se tuvo en cuenta a aquellos movimientos que hay chances de observar en los partidos oficiales. Por ende, no hablaremos del quinteto de Denver con Nikola Jokic como base, ya que apenas se trató de un recurso de urgencia, debido a la falta de perimetrales disponibles.

Más | Cinco observaciones de los partidos de preparación antes del regreso de la NBA

Carmelo y su vuelta al tres

Sin Trevor Ariza disponible, Portland quedó extremadamente desprotegido en la posición del alero, a punto tal que tuvieron que recurrir a Carmelo Anthony para ocupar un puesto en el que no jugaba desde su época en los Knicks.

El ser marcado por perimetrales le dio normalmente a Melo ventajas desde lo físico, las cuales trató de explotar llevando a su defensor al poste bajo. Sin embargo, esas acciones tuvieron muy poco éxito, normalmente recurriendo a un tiro en media-vuelta que ya no parece dominar como en sus mejores años.

Anthony tuvo tres partidos flojos en la preparación y terminó promediando 10,3 puntos, 3,7 rebotes y 1,3 asistencias en 21,1 minutos, lanzando un 33% de campo y un 29% en triples. Su +/- en cancha fue de -7,7... el tercero peor entre los 13 jugadores que vieron minutos.

Claro que además del factor ofensivo, hay que hablar del defensivo, donde lógicamente Anthony tuvo problemas para mantenerse con externos más veloces, más allá de su mejorado físico. De hecho, Portland recibió 113,6 puntos por 100 posesiones cuando él estuvo en cancha, siendo el tercer peor registro entre los miembros habituales de la rotación de Stotts.

Por ahora, la decisión no ha traido absolutamente ninguna certeza para Portland, que sigue teniendo un hueco indisimulable en ese puesto.

Resultado: Desaprobado

Cambios en Philadelphia

Los Sixers tuvieron tres cambios importantes en esta pretemporada, todos con el mismo objetivo: mejorar el spacing de una ofensiva que solía lucir congestionada, especialmente cuando tenía a su quinteto titular en cancha. ¿Las variantes? Ben Simmons como ala pivote, Al Horford al banco y Shake Milton como base titular.

Empecemos por Milton. El joven de segundo año cumplió una sólida actuación en 20 minutos por partido, promediando 7,3 puntos y destacándose en lo que mejor sabe hacer: lanzó un 45,5% de tres.

Sin embargo, Milton fue bastante poco participativo y no generó demasiado juego para sus compañeros (2,7 asistencias) ni le dio a los Sixers la cuota de pick and roll que su ofensiva necesita. Cuando el base estuvo en cancha, Philadelphia tuvo un rating ofensivo bajísimo de 95,7 puntos por 100 posesiones. Su rol básicamente se limitó a subir la bola, dársela a Simmons en el poste alto y estacionarse como tirador.

A la hora de evaluar al australiano, vale aclarar algo: Milton subió la bola como base ante cada conversión del rival, pero cuando Philadelphia recuperó el balón (rebote o robo), el encargado de cumplir con esa función siguió siendo Simmons, buscando aprovechar su talento para jugar en transición.

Como es costumbre, Simmons fue capaz de volar en los ataques rápidos y marcar diferencias allí, especialmente a la hora de encontrar tiradores abiertos (su química con Furkan Korkmaz es ideal). Sin embargo, y aún cuando en el primer amistoso fue capaz de anotar un triple, el oceánico siguió mostrando sus habituales problemas para anotar en la media-cancha: promedió 9 puntos y lanzó un 38% de campo, a pesar de tomar casi todos sus disparos cercanos al aro. Muy, muy bajo.

Además, exceptuando alguna jugada aislada, Simmons tampoco fue factor como cortinador en el pick and roll, algo en lo que Brett Brown había hecho hincapié durante la previa a las exhibiciones. Ese juego en parejas siguió brillando por su ausencia en la ofensiva de los 76ers.

El único que pareció beneficiarse de los cambios fue Al Horford, a quien se lo vio bastante más cómodo en su función de pivote, prácticamente sin compartir minutos con Joel Embiid. El dominicano promedió 10,7 puntos, 5,3 rebotes y 3,3 asistencias en 21,6 minutos, lanzando un 43% de campo y un excelente 54% en triples. Su +/- de +8,3 marca a las claras lo bien que rindió en cada una de sus participaciones.

A la larga, las decisiones de Brown se llevaron a cabo para mejorar la ofensiva y al menos en estos tres partidos, lejos estuvo de verse a un Philadelphia mejorado en ese costado. Por el contrario, evidenciaron problemas aún mayores que en la Fase Regular, teniendo el peor rating ofensivo de los 22 equipos participantes en el campus: apenas 95 puntos por 100 posesiones, con números similares entre los miembros de su primera y segunda unidad.

Resultado: Desaprobado

La nueva rotación Laker

Los Lakers también tuvieron varias novedades en su rotación, empezando por una obligada: la presencia de Kentavious Caldwell-Pope en el cinco inicial, ante la baja de Avery Bradley. ¿Cómo le fue a KCP? Alternó buenas y malas, teniendo un muy mal primer partido (0 puntos), destacándose en el segundo (17 tantos) y siendo preservado durante buena parte del tercero (4 puntos). En general, promedió 7 puntos y un 60% de campo, aunque no estuvo derecho con el tiro de tres (25%).

Las otras dos novedades importantes pasaron por los debuts de Dion Waiters y JR Smith. Y fue allí donde los Lakers encontraron un balance más que interesante.

Waiters terminó con el tercer mejor promedio anotador del equipo (13 puntos), siendo además bastante eficaz (49% de campo). Ante la baja de Rajon Rondo, los Lakers necesitan un playmaker en la segunda unidad y el ex Miami hizo todo lo posible para demostrar que puede ser ese hombre. Si bien Quinn Cook también tuvo una buena pretemporada (11,3 puntos, 55% de campo), Waiters se mostró como un jugador mucho más dinámico a la hora de operar desde el pick and roll.

La otra gran noticia para los angelinos fue el nivel de JR Smith, quien promedió 10,7 puntos en 20,4 minutos y estuvo extremadamente certero: 47% de campo y 64% en triples. El tercer encuentro del equipo, ante los Wizards, fue una muestra clara de lo que puede ofrecer Smith cuando está en un buen nivel: anotó 20 puntos en 25 minutos, convirtiendo 6-7 triples y tomando las riendas de la ofensiva ante las bajas de LeBron, Davis y Kuzma.

No hay dudas, la nueva rotación de Vogel ha pasado la primera prueba y por ahora, logró despejar las dudas que podía haber sobre su profundidad, especialmente en la media-cancha.

Resultado: Aprobado

Las torres del campeón

Una de las decisiones más sorpresivas en esta preparación pasó por la alineación titular de los Toronto Raptors: en dos de sus tres juegos salieron con Serge Ibaka y Marc Gasol al mismo tiempo, en una formación enorme que también incluía a Pascal Siakam y OG Anunoby, todos bien por encima de los dos metros de altura.

Más allá del enorme potencial físico y defensivo que tiene la denominada formación jumbo de los Raptors, lo cierto es que en la preparación no ha dado buenos resultados: Ibaka tuvo buenos números, promediando 15 puntos y un excelente 63% de campo, pero lo de Gasol estuvo bastante por debajo, con una media de 4 tantos y un 33% de campo, a pesar de lo bien que se lo observa físicamente.

Cuando compartieron campo, la ofensiva de Toronto no tuvo la fluidez y dinámica habitual, registrando un rendimiento pobrísimo de apenas 71,9 puntos por cada 100 posesiones. Y aún peor: tampoco dieron ninguna seguridad en defensa, con un rating defensivo de 122,6. El Net Rating de ¡-50,7! en los 14 minutos que jugaron juntos, lo dice absolutamente todo.

Sería extraño que veamos este quinteto titular una vez que comiencen los seeding games. Norman Powell o Fred VanVleet seguramente volverán al mismo.

Resultado: Desaprobado

El small-ball Spur

Así como Toronto apostó por esa formación grande, San Antonio (en gran parte por no tener otra alternativa), utilizó una alineación pequeña, en la que por fin juntaron a Derrick White con Dejounte Murray, además de Lonnie Walker y DeMar DeRozan, con Jakob Poeltl como único interno natural en cancha.

Murray y White solo habían compartido 103 minutos totales durante la Fase Regular, mientras que en dos partidos de preparación ya sumaron 34. Los resultados no fueron los ideales (Net Rating de -2,5) pero hay que tener en cuenta que buena parte de esos minutos llegaron enfrentando al quinteto titular de los Milwaukee Bucks en el debut.

San Antonio lució como un equipo más dinámico de lo que lo había hecho en lo que llevábamos de 2019-2020 y por fin parece listo para explotar la mayor virtud de su plantel: la profundidad de variantes en el perímetro.

El hecho de que hayan tenido a siete guardias o aleros (White, Johnson, Walker, Gay, Forbes, DeRozan y Murray) promediando en doble dígito durante la pretemporada, habla a las claras de que todos ellos tendrán minutos y oportunidades en este reinicio. Incluso Marco Belinelli también se quedó cerca de esas cifras, con una media de 9 tantos en 19,5 minutos.

A San Antonio le falta presencia interior, pero lejos de tratar de mantener un esquema tradicional como el que venía usando Popovich, se ha sumergido de lleno en el small-ball. Veremos hasta dónde lo sostiene y cómo le va con él.

Resultado: Aprobado

El small-ball Pacer

Así como los Spurs tuvieron que recurrir a un equipo pequeño ante las bajas de LaMarcus Aldridge y Trey Lyles, Indiana debió hacer lo propio debido a la salida de Domantas Sabonis y la lesión de Goga Bitadze. Los Pacers ya eran de por si un conjunto con muy pocas opciones en el juego interior, pero han llegado a un punto en el que Myles Turner es su único pivote disponible probado, con TJ Leaf y Jakarr Sampson, un alero improvisado como cinco, siendo las variantes para la segunda unidad.

McMillan abrió la preparación con Alize Johnson en el cuadro titular, pero una vez que recuperó a Turner (no jugó el primer encuentro), decidió optar por rodearlo con cuatro perimetrales, incluyendo tres jugadores que pueden jugar de base: Aaron Holiday, Malcolm Brogdon y Victor Oladipo, además de TJ Warren como cuatro.

¿Cómo le fue a ese equipo? En los dos primeros cuartos que utilizaron a ese quinteto, los Pacers promediaron 29 puntos a favor, con una gran eficacia triplera (43%), pero tuvieron lógicos problemas defensivos, permitiendo 31 tantos.

De todas maneras, hay un dato que termina de darle un aprobado a esa táctica: a pesar de la desventaja de altura, Indiana promedió 13 rebotes en esos dos primeros cuartos, contra solo 11 de su rival. Y mejor aún: promediaron la misma cantidad de puntos en la pintura que los contrarios (ambos 14). Nada mal, teniendo en cuenta las circunstancias y las posibilidades a mano.

Eso sí: van a precisar de un Holiday bastante más certero desde el perímetro (lanzó 2-13 en triples).

Resultado: Aprobado

Ingles por Bogdanovic

El último tema a repasar tiene que ver con el ingreso de Joe Ingles al quinteto inicial de Utah, tomando el lugar dejado vacante por la lesión de Bojan Bogdanovic. La gran pregunta que nacía a partir de la baja del croata pasaba por ver cómo haría el Jazz para compensar su aporte ofensivo. Y lo cierto es que en la preparación, esa compensación prácticamente no llegó.

Mientras Ingles estuvo en el campo, la ofensiva de Utah tuvo un rating bajo de solo 100 puntos por cada 100 posesiones. Para poner en contexto, el peor ataque de toda la NBA, el de los Golden State Warriors, anota normalmente 105,2 puntos por 100 posesiones.

El rendimiento individual de Ingles tampoco fue nada bueno: promedió 4 puntos, 4,3 asistencias y 1,7 rebotes en 21,8 minutos, lanzando un 26,3% de campo. Y si bien es cierto que el Jazz tuvo un buen rendimiento defensivo con el australiano, las dudas sobre cómo responderá su ofensiva se mantienen, aún cuando se ha visto una versión mejorada de Mike Conley.

El +/- de Ingles terminó siendo un exacto 0 en 65 minutos de acción. Lo cual para un equipo con aspiraciones de avanzar en los Playoffs, no es la mejor señal.

Resultado: Desaprobado

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Miami Heat
El uno por uno de Miami Heat
Agustín Aboy
Phil Jackson, Pat Riley y Erik Spoelstra
Entrenadores con más Finales NBA disputadas
Carlos Herrera Luyando
Doc Rivers
Doc Rivers dejó de ser el DT de los Clippers
Agustín Aboy
Adebayo Howard
Adebayo, el alumno que no siguió al maestro
Juan Estevez
jayson tatum jaylen brown gordon hayward
El panorama de Boston para la 2020-2021
Nacho Losilla
Pat Riley, Udonis Haslem y Chris Bosh
Haslem, el veterano y líder de este exitoso Heat
Carlos Herrera Luyando
Más noticias