);
The Last Dance

Charles Barkley, The Last Dance, las Finales entre Chicago Bulls y Phoenix Suns y el mayor arrepentimiento de su carrera

Charles Barkley es de esas personalidades que cada vez que habla merece atención. Por lo gracioso que es, por su estatus de haber sido uno de los mejores jugadores de la NBA en su época y porque no tiene filtro alguno.

Esta vez "Chuck" estuvo de invitado en el podcast "The Lowe Post" de Zach Lowe, periodista de ESPN, y entre varios temas tocados comenzó analizando las Finales disputadas entre sus Phoenix Suns y los Chicago Bulls en 1993, cuando Barkley llegaba como MVP y ponía en disputa el dominio de Jordan, pero un triple increíble de John Paxson en el final del sexto partido terminó con los sueños de los de Arizona, como se ve en "The Last Dance".

El problema principal de los Suns fue que comenzaron la serie perdiendo 2-0 y quedó complicada de remontar. El segundo juego fue cerrado y Chicago apenas ganó por 111-108, pero en el primer partido el triunfo de los Bulls había sido más holgado: 100-92, con Barkley quedando en 21 puntos (promediaría 28 en el resto de la serie). Para el "Chuckster" allí se encuentra el mayor arrepentimiento de su carrera:

"Las Finales fueron increíbles, pero probablemente mi mayor arrepentimiento es que no tuve a mi equipo listo para jugar en el primer partido. Las luces fueron muy grandes para nosotros y me echo la culpa a mí mismo por ello. Algo interesante que descubrí viendo el documental es que Michael piensa exactamente lo mismo, aunque nunca hablamos de ello, del primer partido de sus Bulls contra los Lakers en 1991. Es loco que los dos hayamos tenido esa sensación de "wow, las cosas son diferentes". Debí haber sido más agresivo en el primer partido, ese es quizá el mayor arrepentimiento de mi carrera".

El sexto partido también fue algo duro: Phoenix tenía la ventaja en el final y una gran chance de llevar todo a un séptimo juego en casa, pero dejó escapar ese tren:"Errar tiros es una parte del juego. Lo único que me duele de esa serie es que no los paramos al final del sexto partido. Nos anotaron en tres posesiones consecutivas. Íbamos ganando y anotaron en tres posesiones consecutivas, incluido el tiro de Paxson.", afirmó Barkley, que estaba totalmente enfocado en la previa.

"Había estudiado a los Bulls toda la temporada. Yo sabía que si llegábamos a las Finales íbamos a jugar contra los Bulls. Le dije a Jerry Colangelo (dueño y manager del equipo): 'No veo una lucha pareja en la Conferencia Oeste. Tengo a Dan Majerle y Kevin Johnson, vamos a ir a las Finales y vamos a enfrentar a los Bulls'. Entonces veía los partidos de Chicago e iba guardando cosas en mi cabeza. Ya había visto esa jugada del final, la conocía. Entonces cuando se la dan a Scottie y vi que venía Michael de frente dije: no voy a permitir que reciba. Pensaba: tienen dos tipos en la cancha con el coraje para tomar un tiro ahora. MJ y Pax. Nadie más. No me preocupaba Pippen. Si se la pasaba a Grant tampoco iba a tirar. El único error fue, teniendo una ventaja de dos puntos, dejar a Paxson para un triple y que pase lo que pase".

MÁS | La posesión: los detalles que hicieron al tiro ganador de John Paxson en las Finales de 1993

Otro momento clave de la trayectoria de Barkley fue algo que lo tiene de protagonista indirecto. Fue drafteado por Philadelphia 76ers en 1984, un año después de que la franquicia se consagre campeona de la mano de Julius Erving y Moses Malone, y jugó allí hasta ser traspasado a Phoenix Suns en 1992, pero durante sus últimos años no tuvo un equipo realmente competitivo alrededor. La culpa de todo se la echa a un traspaso que es recordado como uno de los peores de la historia de la NBA: enviaron el primer pick del Draft de 1986 a Cleveland Cavaliers a cambio de Roy Hinson y dinero, mientras que Malone se fue, junto a Terry Catledge y dos primeras rondas del Draft, a Washington Bullets por Jeff Ruland y Cliff Robinson.

MÁS | Las mejores y peores elecciones de Philadelphia 76ers en la historia del NBA Draft

Cleveland eligió a Brad Daugherty, pivote cinco veces All-Star, con el primer pick de aquel Draft, mientras que Roy Hinson apenas disputó 105 partidos en los Sixers. En tanto, Malone, de 31 años, fue tres veces más All-Star, mientras que Ruland jugó apenas cinco partidos en los Sixers antes de una lesión que lo llevó al retiro momentáneo, y Robinson se marchó a Italia en 1989. Los Sixers, que habían estado a un triunfo de las Finales del Este en 1986 con Barkley como estrella, no volverían a ser grandes contendientes.

"Lo que realmente arruinó toda mi carrera fue ese traspaso", afirmó Barkley. "Recuerdo que yo estaba comenzando a ser una estrella, fui un All-Star ese año, me sentía con mucha confianza para los próximos 10 años. Doc se retiraba, Moses ya estaba más viejo. Teníamos el pick número 1 del Draft. Si hubiese tenido a Brad Daugherty como compañero por 10 años hubiésemos sido contendientes al título. La noche anterior al Draft ya estaba festejando, hubiese sido genial jugar con Brad".

"Recuerdo que el día del Draft me llegó una llamada a las seis de la mañana, de un hombre de Philadelphia. Me dice 'Charles, ¿podés hablar? Los Sixers hicieron un traspaso, necesito tu opinión'. '¿Qué traspaso?', le pregunté. 'Enviaron el pick número uno del Draft'. Le contesté: 'Phil, este no es momento para bromear, estúpido. Dejame darme una ducha y te llamaré de nuevo'. Corté, me di una ducha y lo llamé de nuevo. Entonces me dice 'se puso peor'. '¿Qué tan peor puede ponerse que traspasar al pick número 1 del Draft?'. 'Cambiaron el pick número uno con Cleveland por Roy Hinson'. '¿Qué, eso sacamos por el pick número uno?'. Y después me dice 'oh, y también traspasaron a Moses a Washington'. Moses era como mi padre, era mi mentor, y también iba a ser un gran mentor para Daugherty. Eso fue el principio del fin. Perder a Daugherty e incluso a Moses arruinó el resto de mi paso por Philadelphia. Fue el desastre más grande de mi carrera", dijo Chuck, muy terminante.

Luego continuó varios años más en los Sixers, ganando partidos y llegando a las semifinales del Este un par de veces, pero viviendo una situación que no lo tenía del todo feliz. Barkley contó que en un momento casi tiene la posibilidad de juntarse con Magic Johnson en los Lakers, pero todo se frustró.

"Ganamos un par de series de Playoffs con Rick Mahorn, con Mike Gminski. Y de pronto dejan irse a Gminski, dejan irse a Mahorn, Johnny Dawkins se arruinó una rodilla. Por tres años seguidos estuve en la tapa de cada revista deportiva, con rumores de que me traspasarían. Era frustrante. Una mañana me llama mi agente y me dice 'Hey, hoy te traspasarán a los Lakers'. Salí con un amigo al mediodia a festejar, estaba en una nube. Tres horas después me llama mi agente de nuevo y me dice 'los Sixers se arrepintieron'. Y yo ya estaba totalmente borracho desde el mediodía y tenía un partido esa noche. No podía entender qué pasaba. Ni siquiera recuerdo como jugué esa noche, creo que debo haber jugado mal, porque estaba tan enojado"...

Otra franquicia para la que Sir Charles contó que estuvo cerca de jugar fue Portland Trail Blazers, finalista de la NBA en 1990 y 1992 con Clyde Drexler como líder. Drexler y Barkley serían compañeros en Houston entre 1996 y 1998, en el final de sus carreras, pero a principios de los 90 podrían haber sido una gran amenaza para Jordan y los Bulls, o para Hakeem Olajuwon y los Rockets.

"Mi primera elección para irme de Philadelphia era Portland", dijo Barkley, "tenían tanto talento que podían dar algo a cambio por mi y aún así seguíriamos siendo contendientes. Habían perdido las Finales con los Bulls pero era un gran equipo. Lo único que les faltaba era juego de media cancha. Yo era la pieza que faltaba allí. Viajé a Portland y pasé tres horas hablando con el General Manager, pero al otro día me llamó y me dijo que se quedarían con lo que tenían. Traté de convencerlo diciéndole que yo les serviría para jugar en el poste bajo en el último cuarto y para mejorar las transiciones con mis rebotes, pero esa fue la única vez que me metí en mis propias negociaciones".

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Russell Westbrook, John Wall
Westbrook, traspasado a Washington por Wall
Leandro Fernández
NBA
La NBA y los resultados de los testeos por COVID-19
NBA.com Staff
stephen curry
Curry: "Va a ser grandioso volver a jugar"
Juan Estevez
Luka Doncic Steph Curry LeBron James
Motivos para disfrutar de la Navidad NBA 2020
Agustín Aboy
Mundo NBA Podcast
🎙️Mundo NBA: ganadores y perdedores del mercado
NBA.com Staff
Connelly
Connelly y el fichaje de Campazzo: "Dureza e IQ"
Juan Estevez
Más noticias