);
Chicago Bulls

¿Cómo se hicieron los Chicago Bulls con Michael Jordan en el Draft de 1984?

"Nunca tuvimos ni una conversación con él hasta que lo drafteamos", le contó Rod Thorn, GM de los Chicago Bulls en 1984, a The Athletic.

La historia detrás de la elección de Michael Jordan por los Bulls esconde el cambio que han vivido las franquicias y la NBA desde hace casi 40 años. Los avances tecnológicos, una mayor capacidad económica, el seguimiento intenso de estos días. Ahora nada se escapa al estudio y la globalización alcanza todo. Entonces, bastaba con una llamada telefónica sincera semanas antes del evento para saber que hacer.

MÁS | ¿Cuánto sabes de "The Last Dance"?

Fred Katz y Darnell Mayberry escribieron en The Athletic el relato de la selección de Jordan por Chicago. El documental "The Last Dance" muestra el terrible estado de la franquicia hasta la llegada del 23, jugador que cambiaría para siempre la percepción de los Bulls y la ciudad. Pero, ¿qué secretos esconde esa noche?, ¿qué otros equipos se interesaron por MJ y lanzaron ideas de traspaso?

El ejecutivo principal de los Dallas Mavericks en 1984, Rick Sund, quería hacerse con Michael Jordan en el Draft. Tenían ya la cuarta elección que pertenecía a Cleveland. Su plan era seleccionar a Sam Perkins, pívot y compañero de MJ en North Carolina, para formar su pareja de novatos. Ofreció a Mark Aguirre a Thorn, le dijo que estaba dispuesto a desprenderse de Aguirre por conseguir el pick 3.

Por situarnos en escena, Aguirre había sido el número 1 de su Draft apenas unos años antes, en 1981. El alero de 1,98 metros venía de ser All-Star esa misma temporada y liderar la NBA con 29,5 puntos por partido. A sus 24 años ya era uno de los mejores exteriores de la competición. Thorn rechazó la oferta porque quería a Michael, aunque evidentemente no esperaba todo en lo que se convertiría.

MÁS | Construyendo un equipo campeón alrededor de Michael Jordan, con jugadores de la 2019-2020

"La gente se sorprendía. No sabíamos que Jordan iba a ser tan bueno. Bueno, nosotros sabíamos que era bueno, pero ¿el mejor jugador de todos los tiempos? Nadie lo vio venir. Pero todo el mundo sabía, y si estabas cerca de Carolina más, lo que estaba sucediendo en Chapel Hill. Y nosotros lo sabíamos por Billy", dijo el GM de la época de Philadelphia, Pat Williams.

Y es que los 76ers fueron otro de los equipos que llamaron a las oficinas de la Ciudad del Viento interesados en ese jovencito delgado y atlético que jugaba en la Universidad de Carolina del Norte. ¿Quién era el enlace de Philly al que hacía referencia Williams? Billy Cunningham, mítico entrenador del equipo y alumno de UNC. Cunningham guardaba gran relación con Dean Smith, entrenador de la universidad, y los Sixers estaban convencidos de que Smith haría todo lo posible para que Cunningmahn seleccionase a Jordan. Incluso si terminaban con la primera elección del Draft.

Williams recuerda que ofrecieron su quinta elección y otro jugador por conseguir el número 2 de Portland. La respuesta de los Blazers fue negativa. En aquel entonces era mucho más complicado ver traspasos de elecciones muy altas del Draft, a las que las franquicias se agarraban con brazos de acero, más si la suerte había sido esquiva hasta la fecha. Confiaban en ese joven para cambiarlo todo. Y eso hicieron los Bulls.

"Lo repetiré las veces que haga falta", contó Sund. "Thorn estaba muy emocionado con Michael". El ejecutivo de los Bulls dice que nunca llegaron a considerar su traspaso. Querían a Jordan.

"Nunca consideramos a Bowie"

Solo había una garantía para este Draft: Hakeem Olajuwon sería el número 1. Era un pivote que apuntaba a ser talento generacional, de esos que aparecen en contadas ocasiones, y así fue. Un jugador histórico y el más recordado de los Houston Rockets, liderando una década más tarde a los anillos de 1994 y 1995 mientras Michael Jordan vivía su primera retirada.

Thorn llamó a Stu Inman, GM de Portland, equipo que seleccionaría por detrás de Houston, un mes antes del Draft para conocer sus intenciones. Inman ya tenía en su plantilla a Clyde Drexler, exterior comparable por perfil y juego a Jordan, y le contestó de manera clara: si pasaba las pruebas físicas, el pivote de Kentucky Sam Bowie sería su elección. Esa era la cuestión, si pasaba las pruebas físicas. Las superó en su día, pero su cuerpo no aguantó el ritmo de una carrera NBA.

MÁS | LeBron James habló tras el final de The Last Dance: "Creo que mis fortalezas funcionarían bien con Michael Jordan"

"Nunca hubiera considerado a Bowie porque los doctores lo habían marcado en rojo. Nunca consideramos su elección", explicó Thorn.

Una semana antes del Draft Inam llamó a Thorn para confirmarle que Bowie había pasado los exámenes y que irían con él en el Draft. Inman era un tipo honesto, considerado uno de los grandes líderes de las oficinas de la liga. Así Thorn supo que tenía el camino libre para elegir a ese chico espigado de North Carolina.

Los viajes a Chapel Hill

Aunque jamás hablaron con Jordan el trabajo de scouting lo habían realizado. Los encargados principales fueron Gene Tormohlen y Mike Thibault, dos scouts de la franquicia. Viajaban a Chapel Hill para ver a Jordan. Thibault recuerda con ciertos problemas de exactitud que bajó a UNC unas seis o siete veces para ver a Michael durante su último año de universidad.

"Creo que Rod y yo estábamos en la misma página en nuestro amor hacia Olajuwon y hacia Michael", dijo Thibault. "En ese Draft eran ellos dos y luego el resto".

Dean Smith permitía a los scouts de la NBA acudir a los entrenamientos, así podrían conocer mejor al jugador y tener una imagen más clara. Además, no solo era Jordan, incluso tampoco Sam Perkins. El joven exterior se acostumbró a las visitas de los ojeadores de la liga desde su primer año, cuando compartía equipo con James Worthy y el propio Thibault acudía a verlo como scout de los Lakers.

Pero esa NBA era la NBA de los hombres grandes. Ciertas voces de la organización aparecieron para decir que quizás lo mejor era elegir a un pivote, precisamente el camino que iban a tomar los Blazers al seleccionar a Bowie.

"Nunca lo olvidaré", contó Thibault. "Era como, ´¿por qué no hacemos un traspaso, vamos con un interior más abajo y sacamos algo por el pick 3?´ Gente en la organización sacaba el nombre de Mel Turpin". Este pivote, Melvin Turpin, salió con el pick 6, jugó cinco temporadas entre Cavs, Jazz y Bullets y se marchó a Europa.

"Rod y yo, en broma, hicimos un pacto el día antes del Draft de que si alguien entraba en nuestro cuarto para tratar de convencernos de lo contrario, lo encerraríamos fuera de la habitación hasta que se hiciera la selección (de Jordan)", recuerda Thibault. "O encerrarlos en un armario si era necesario".

"Tienen que venir a verlo"

Además ese verano era muy importante para la franquicia, que iba a cambiar de manos para pasar a formar parte del grupo liderado por el joven empresario Jerry Reinsdorf. Y, al evaluar el mercado, vieron que Jordan no era la opción más popular. Los grandes legados en la liga se construían con grandes jugadores. Michael distaba de la concepción del momento.

"Nadie lo había visto con el uniforme de los Bulls", dijo Reinsdorf. "Así que no tenía idea de lo bueno que iba a ser. Los dueños anteriores no tenían idea de lo bueno que iba a ser. Si hubieran sabido que acababan de reclutar al tipo que iba a ser el mejor jugador de todos los tiempos, creo que no habrían vendido la franquicia".

Esto aparece recopilado en "The Last Dance". Cuando los Bulls empezaron a preparar la temporada, Mark Pfeil, entrenador del equipo, llamó para que la gente de la franquicia acudiera a verlo. Uno de los asistentes, John Ligmanowski, lo recuerda.

"Fue un soplo de aire fresco en cuanto llegó".

Del Draft del 84 se recuerda la elección de Jordan, pero sobre todo la de Bowie por ser uno de los mayores fallos de todos los tiempos. Por detrás de MJ salieron otros jugadores interiores de largas y fructíferas carreras, como son los casos de Perkins y, sobre todo, Charles Barkley.

"Pienso en Inman como una de las mejores mentes del baloncesto. Realmente lo hago", dijo Norm Sonju, que dirigía junto a Sund las operaciones de Dallas, responsables de la elección de Perkins. "Pero realmente no hay genios en este trabajo, porque cuando lo analizas, cada persona ha cometido errores, especialmente en el Draft".

Todo se quedará en los "y si" que tanto gustan y divierten sobre la NBA. Y si Portland hubiese ganado en el desempate por la moneda y hubiesen juntado a Drexler y Olajuwon. Y si Chicago hubiese aceptado a Aguirre, alero mediático, All-Star y de 29 puntos por noche con 24 años. Y si los Blazers hubiesen ido contracorriente para seleccionar a MJ. Y si los Bulls hubiesen seleccionado a un pivote como mandaban los cánones.

Quedará para los debates. La única realidad es que Rod Thorn quería a Michael Jordan y jamás valoró ninguna oferta.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

shot clock
La historia del reloj de posesión en la NBA
Sergio Rabinal
Silas
Silas, quintos padre-hijo en dirigir un equipo NBA
Juan Estevez
Okoro
Cinco representantes del "Morey Ball" en el Draft
Juan Estevez
allison feaster
Allison Feaster: de trotamundos a pionera en Boston
Sergio Rabinal
Klay Thompson
Klay, en el training camp: "Fue divertido ser parte"
Leandro Fernández
Elleby
Draft 2020: CJ Elleby, externo con tiro y rebote
Juan Estevez
Más noticias