);
Oklahoma City Thunder

Cinco historias de Oklahoma City Thunder en la temporada 2019-2020

Con la temporada 2019-2020 suspendida de forma indefinida por la pandemia del coronavirus COVID-19, desde NBA Global miramos hacia atrás para recordar qué estábamos viendo en una campaña repleta de condimentos. Por lo tanto, seguimos con esta serie de artículos en la que recordamos cinco historias, momentos u observaciones de cada uno de los 30 equipos que componen la mejor liga del mundo. En esta entrega, nos adentramos en el rendimiento y el camino del Oklahoma City Thunder.

Más | Cinco historias de Phoenix en la 2019-2020

5 historias de Toronto | Lakers | Denver | Phoenix | Philadelphia | Dallas

Chris Paul sonríe de nuevo

Cuando se conoció su traspaso a Oklahoma, el sentir general era que los años de competir por el título del bueno de CP3 habían terminado. Y si bien es cierto que esta afirmación es correcta, por lo menos hasta que salga del Thunder, nadie esperaba ver de nuevo al base en el All-Star.

Su compromiso con este equipo es enorme. Aunque tiene menos balón y peso en el juego que desde su año rookie, Paul aporta puntos y una capacidad de decisión valiosísimas. Un nivel consistente que alcanzó su pico en las semanas previas al Partido de las Estrellas. Aunque debatible, su elección es merecida.

Paul es el líder del equipo y tiene la pelota cuando quema, en los momentos importantes. Los promedios de 17,7 puntos, 6,8 asistencias, 4,9 rebotes y 1,6 robos no impresionan, pero en el directo siempre gana. CP3 saca a relucir una versión muy eficiente, en la que reduce las pérdidas y sube porcentajes con respecto a la pasada temporada.

Lejos de la brillantez del pasado, cuando era el base referencia de la liga, Chris Paul conduce de nuevo a un equipo a los puestos acomodados del Oeste. Parece que esa ira contenida que vimos el año pasado en Houston queda a un lado. Paul vuelve a sonreír con el baloncesto pese a que esté fuera de la carrera por el anillo.

Shai y el trío de bases

Parte del peso positivo de Paul en el equipo es su excelente relación con Shai Gilgeous-Alexander, la promesa joven del equipo. Shai y Chris se conocían desde antes del debut del canadiense en la NBA, hablaron en verano antes de ser traspasados y ahora ambos comparten equipo.

"Chris es un alfa. Es un líder natural. No toma prisioneros. No aguanta tonterías. Él está allí para ganar y Timmy (Duncan) fue de la misma manera. Cuando tienes a alguien así, realmente influye en toda la multitud", decía Gregg Popovich.

La relación actual de Shai y Chris puede definirse incluso como de padre e hijo. Lo guía, lo aconseja, le enseña. Comparte vídeos suyos en redes sociales para promocionarle. De lo que hace el veterano, sin duda lo más valioso es todo lo que puede enseñar al joven más brillante de Oklahoma.

Se esperaba un salto de Shai, pero no uno tan marcado ya en su primer año con más minutos. Lanza más en este Thunder que en su año rookie con los Clippers, pero es que la eficiencia del jugador se mantiene: de 10,8 puntos en 8,7 tiros (47,6%) a 19,3 en 14,8 intentos (47,3%). Progresa en tiro sobre pique, defensa y penetraciones, aspecto en el que es uno de los mejores. Debe trabajar como creador de juego.

Con él y con Paul de titulares, Billy Donovan guarda otro as bajo su manga: Dennis Schroder. El alemán siempre ha sido un perfil de verso libre en ataque, caótico en el juego. La toma de decisiones siempre ha sido cuanto menos cuestionable, aspecto en el que muestra mucha mejora.

Esta tabla muestra lo que ocurre cuando Donovan usa a sus tres bases juntos. Ocurre en pequeñas dosis, en los momentos en los que Oklahoma necesita marcar parciales. Tienen ciertos problemas de estancamiento ofensivo y operar con los tres a la vez les permite tener a tres jugadores que funcionan con y sin balón.

El éxito de Paul como líder se extiende sobre Shai y sobre Schroder, que vive su mejor año como profesional y es claro candidato al Sexto Hombre del Año con sus 19 puntos, 4,1 asistencias y 3,7 rebotes de promedio.

Gallinari y la madurez

Consistencia y madurez, respetado por las lesiones y en una versión similar a la que enseñó con los Clippers en la temporada pasada. Quizás lo más sorprendente sea que las lesiones permiten al italiano tener continuidad, algo que en muy pocas ocasiones ha ocurrido en su carrera.

De hecho, Donovan ha querido usar su potencia física como arma principal del ataque. Uso de su cuerpo para postear y duro atacando el aro, lleva un par de volcadas con la camiseta de OKC bien potentes. Un jugador preparado para ganar ya y que muestra una regularidad impresionante: solo en un partido de la temporada se quedó por debajo de los 10 puntos.

Pudo salir traspasado en febrero a Miami, aunque finalmente el movimiento no se dio porque le pedía una renovación de más años a los Heat. Termina contrato y veremos si decida optar más por el dinero o por competir por el anillo. Esto último es algo que jamás ha sucedido y va tocando. Gallo es un super clase.

Se ve físicamente mejor que nunca a sus 31 años. Tiene carencias atrás, pero sabe jugar duro. A media cancha está entre los mejores, es infalible en el ataque estático. Lanza de tres, se mueve con comodidad y su rol ha crecido con los años. Aunque Oklahoma ha sabido sumar victorias sin él, es la pieza más difícil de sustituir en el equipo.

Utilidades inesperadas

El bloque principal lo forman Chris Paul, Shai y Schroder en el exterior; los dos pivotes en Steven Adams y Nerlens Noel; Gallinari como equilibrio en las alas y un grupo de jóvenes y jugadores por probar entre los que hay sorpresas y decepciones.

La nota positiva es Luguentz Dort. Canadiense de 20 años, alero de 1,98 metros y fuertes capacidades físicas, salió sin ser elegido en el último Draft. Firmó un contrato dual con Oklahoma y poco se esperaba de él, ni siquiera que tuviese minutos.

"Jugar duro es algo que siempre hago. Cada vez que piso el parqué, siempre estoy listo para competir".

Con ese tipo de contrato solo podía pasar 48 días con el equipo, no partidos, sino días. Donovan lo introdujo en la rotación contra Portland el 18 de enero y, desde entonces, acumula 21 titularidades consecutivas. Promedia 7,1 puntos, 2 rebotes y 1 robo con un 35,6% en triples en 23,7 minutos. Aporta un extra defensivo impresionante al equipo y permita dar mayor balance entre titulares y suplentes.

La mejor parte de su historia es que no entrena con el equipo, porque se gastaría un día por cada uno de entrenamiento. Muchos se preguntarán ahora cómo es posible que saliese sin ser seleccionado en el pasado Draft.

Por el contrario, la gran decepción es Terrance Ferguson. Cerca de los 22 años, este perimetral de 1,98 metros, fino y de vuelos sin motor, vive un curso de regresión. Oklahoma invirtió en él su primera ronda del Draft de 2017 y de momento llegan pocos resultados positivos, por no decir ninguno.

El bloque y el saber jugar

Este Thunder mantienenviva la herencia de los Clippers del año pasado. No es solo que Shai y Gallo sean también importantes aquí, como lo fueron con Doc Rivers en Los Angeles, son también las formas del equipo. Sin una estrella del primer nivel de la liga -lo siento Chris- el balón está bien repartido. No existen egoísmos y la química brilla.

Los Clippers de hace un año eran excelentes en el ataque a media pista y este OKC también lo es. Su capacidad para jugar bien al baloncesto en el ataque estático es prodigiosa, pese a ciertos problemas de espaciado y de falta de calidad. No se puede tener todo, claro. Son el tercer mejor ataque a media cancha: anotan 0,99 puntos por posesión.

La dureza interior, el equilibrio, el liderazgo de una antigua estrella de la más pura élite, jugadores de rol trabajadores... Oklahoma es una defensa top 10 y el ataque estático da sus frutos. Tienen recursos que Donovan sabe explotar y, de manera curiosa, a día de hoy están por delante de Houston en la clasificación, equipo que les entregó un arsenal de rondas en verano por Russell Westbrook.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Stephen Silas
Stephen Silas, nuevo entrenador de los Rockets
Agustín Aboy
Oscar Robertson y Russell Westbrook
¿Quién es el jugador con más triple-dobles en la NBA?
Carlos Herrera Luyando
Rajon Rondo
Cinco posibles destinos para Rajon Rondo
Agustín Aboy
Gersson Rosas
Gersson Rosas y la Jr. NBA Week virtual
Juan Estevez
Robert Parish, campeón con los Bulls
Jugador más viejo en ganar un título NBA
Carlos Herrera Luyando
Steve Nash
Nash: defensa como prioridad y el título de objetivo
Agustín Aboy
Más noticias