);
NBA

Cinco jugadores de rol que se mezclaron entre las estrellas del NBA All-Star Game

El NBA All-Star Game es, como su nombre lo indica, el escenario por excelencia para las súperestrellas de la liga. Marcadores exageradamente altos, asistencias increíbles y volcadas espectaculares forman parte del repertorio de un partido que, en su gran mayoría, se toma como la exhibición que es.

Por lo tanto, no hay lugar para que los jugadores de rol de la NBA, los especialistas, puedan lucirse: ser un as de los rebotes, la defensa o los triples no tiene mucho valor para entretener a los fanáticos. Sin embargo, varios "obreros" de la NBA se ganaron su espacio en este partido gracias a hacer una buena temporada en los pequeños detalles, sin necesidad de promediar 20 puntos por partido, y así convencieron a los que los convocaron para este encuentro. Repasamos algunos casos emblemáticos de las últimas décadas.

MÁS | Las mejores actuaciones inesperadas de los cierres de temporada de la NBA en los últimos años

James Donaldson: 1988

Llamado para el All-Star Game de 1988 como reemplazo de Steve Johnson (pivote de Portland Trail Blazers), Steve Donaldson es quizá el All-Star menos conocido de la década del 80. Nacido en Inglaterra, Donaldson era un gigante de 2,18 metros que tenía 30 años y jugaba en Dallas Mavericks a la hora de su primer y única nominación al partido de las estrellas.

Elegido en la cuarta ronda del Draft de 1979, Donaldson realmente explotó en la campaña 1986-1987, la única de su trayectoria NBA en la que promedió un doble-doble: 10,8 rebotes y 11,9 asistencias por partido, con un 55,8% de campo.

En la temporada siguente su protagonismo en ataque se achicó aún más: mejoró la efectividad en dobles a un 57,3% pero promedió menos de cinco lanzamientos por partido, dejando sus estadísticas en 7 puntos y 9,3 rebotes por juego, con más de 31 minutos por partido. Pero su imponente presencia en la pintura a la hora de defender ayudaba a un Dallas de gran campaña (53 victorias y luego finalista del Oeste, llevando a los Lakers del Showtime hasta el séptimo partido) y fue lo que hizo que lo elijan como suplente del All-Star Game, siendo relevo de dos leyendas como Hakeem Olajuwon y Kareem Abdul-Jabbar.

Donaldson apenas tuvo 8 minutos en cancha en aquel encuentro en Chicago y finalizó con dos puntos y seis rebotes en la victoria del equipo del Este por 138-133.

Dennis Rodman: 1990 y 1992

Rodman no era justamente alguien ajeno a las grandes luces: el "Gusano" se transformaría en una súperestrella del deporte mundial años luego por sus excentricidades fuera de la cancha, durante sus pasos por San Antonio Spurs y Chicago Bulls. Pero el Rodman de sus inicios en la NBA era un chico tímido, amado por los fanáticos de Detroit y un defensor excepcional, que a pesar de promediar 8,8 puntos en la temporada 1989-1990 y 9,8 unidades en la 1991-1992 (guarismos que son muy altos comparados con los de años después en los Bulls), se ganó un lugar en dos All-Star Game por su gran nivel logrado a base de un sacrificio enorme.

Rodman fue elegido como el mejor defensor de la NBA en 1990 y 1991, formó parte del quinteto ideal defensivo de forma ininterrumpida entre 1989 y 1993 y hasta fue elegido el mejor jugador de la Conferencia Este en enero de 1992. En esa misma campaña, la de su segundo All-Star, Rodman finalizó décimo en la votación del MVP.a pesar de realizar menos de ocho intentos al aro por partido. Promedió 18,7 rebotes por juego, el mayor número desde los 19,1 de Wilt Chamberlain en 1971-1972 y una cifra que todavía no fue repetida.

Dale Davis: 2000

Indiana Pacers fue una franquicia muy exitosa de la ABA, obteniendo los títulos de 1970, 1972 y 1973, pero desde que se sumó a la NBA en 1976 apenas una vez alcanzó las Finales de la liga: fue en la campaña 1999-2000, cuando finalmente Reggie Miller, el mejor jugador de la historia de los Pacers, pudo dejar a los suyos como reyes del Este en la postemporada.

Miller, All-Star en esa edición del 2000, tenía buena compañía en esos Pacers: Jalen Rose era el máximo anotador del equipo con 18,2 puntos por juego, Mark Jackson integraba el top ten de la NBA en asistencias por partido (8) y el veterano Rik Smits, All-Star en 1998, todavía era titular en la que fue su última temporada como profesional. Pero además había otro hombre que fue All-Star en esa edición del 2000: se trata de Dale Davis.

El oriundo de Georgia, con sus 2,11 metros, se había establecido como el caballo de batalla de los Pacers en la pintura. En esa campaña promedió 10 puntos y 9,9 rebotes por juego y, siendo recién el quinto jugador de los Pacers que más lanzamientos intentaba por partido, se ganó la consideración de los entrenadores de la liga para formar parte de la cita de las estrellas por sobre jóvenes como Elton Brand (20 puntos y 10 rebotes de promedio como novato) o Paul Pierce (19,5 puntos y 5,4 rebotes).

Jamaal Magloire: 2004

El de Jamaal Magloire debe ser uno de los nombres más olvidados entre los de los jugadores internacionales que llegaron al All-Star Game. El pivote canadiense se dio el gusto de participar en la edición del 2004, durante su cuarta temporada en la liga, cuando era un prometedor interno de 25 años que le daba altura a los Hornets en sus primeros años tras la mudanza a New Orleans.

Magloire, elegido con el pick 19 del Draft 2001, fue suplente en sus primeras dos campañas pero se ganó el puesto y llegó a su pico máximo en esa temporada 2003-2004, promediando un doble-doble por única vez: 13,6 puntos y 10,3 rebotes por partido. Así llegó al Juego de las Estrellas, siendo el segundo canadiense en ser nominado para este encuentro luego de Steve Nash. Magloire tuvo la compañía de Baron Davis, el base de esos Hornets.

A pesar de ser un pivote de corte defensivo que nunca llegó a convertir 30 tantos en su carrera profesional, tuvo una buena actuación para el equipo del Este en ese All-Star de 2004: fue el máximo anotador del equipo con 19 tantos y 11 rebotes, sumando más que jugadores talentosos como Allen Iverson, Tracy McGrady o Vince Carter.

Kyle Korver: 2015

No sólo los pivotes tienen su espacio en esta lista. Kyle Korver, con su presencia en el 2015, se mete gracias a ser elegido en aquella fase regular maravillosa de Atlanta Hawks. El perimetral, siempre una garantía con el tiro externo pero mucho más en esa campaña (49,2% de acierto), apenas promedió 12,1 puntos, 4,1 rebotes y 2,6 asistencias por partido en 32,2 minutos, pero fue elegido como reemplazo de un lesionado Dwyane Wade, sumándose así a sus compañeros Al Horford, Jeff Teague y Paul Millsap en un equipo del Este repleto de Hawks, un mes después de que ellos cuatro junto a DeMarre Carroll, el titular que faltó en el ASG, compartan el premio al mejor jugador del Este de un enero de récord 17-0 para Atlanta.

Korver, que en su carrera nunca llegó a alcanzar los 15 puntos o 5 rebotes de promedio en una temporada, tomaba ocho lanzamientos por partido, siendo seis de ellos tiros de tres puntos. En el All-Star Game esa proporción aumento: intentó 13 lanzamientos y 12 fueron triples, aunque encestó siete de ellos para finalizar con 21 puntos como el segundo máximo anotador del Este, detrás de los 30 tantos de LeBron James.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Jimmy Butler
Butler: "No estamos satisfechos"
Agustín Aboy
Jayson Tatum
Tatum y las oportunidades desaprovechadas
Agustín Aboy
Miami Heat
¡Miami es finalista! Le ganó 125-113 a Boston
Agustín Aboy
LeBron James Jimmy Butler Lakers Heat
El calendario de las Finales 2020
NBA.com Staff
Miami Heat, Jimmy Butler, Erik Spoelstra, Bam Adebayo
5 datos de la clasificación de Miami a las Finales
Leandro Fernández
Seattle Storm
Seattle de nuevo en las Finales de la WNBA
Agustín Aboy
Más noticias