);
Cleveland Cavaliers

Informe de despedida: ¿Qué nos perderemos de Cleveland Cavaliers en el cierre de la temporada 2019-2020?

El anunció que realizó la NBA este jueves 4 de junio, con la aprobación de la Junta de Gobernadores sobre el formato a usar para reiniciar la temporada y ponerle un cierre a la 2019-2020, luego de la suspensión del 11 de marzo por al avance del coronavirus COVID-19, hará que 22 equipos vuelvan a la acción (sería desde el 31 de julio) para la reanudación. Es decir que ocho conjuntos, los que se encontraban en la parte de abajo de las posiciones, entrarán en vacaciones a la espera de la 2020-2021.

Más | La NBA anuncia la aprobación de su formato de regreso

El parate por la pandemia cortó ocho realidades diferentes que, por más que estaban relacionadas a equipos del fondo, nos dejarán sin algunas historias interesantes que íbamos a ver en el cierre de la Fase Regular de haber seguido su curso normal. Y aquí estamos para hacer una especie de informe de despedida de cada uno de esos ocho equipos.

Tras haber empezado por los Golden State Warriors, Minnesota Timberwolves y Atlanta Hawks es el momento de analizar qué habría ocurrido en la temporada de Cleveland Cavaliers. Un año extraño donde la salida de John Beilein y la inconsistencia ha impedido sacar todo el potencial de un grupo tan joven.

Sexton como líder indiscutible

El base formado en la Universidad de Alabama ha aterrizado en la NBA convirtiéndose en un auténtico torbellino en ataque. Rápido, vertical y atlético Sexton ha dejado claro que su sitio es esta liga y que puede llegar a ser uno de los nombres propios del proyecto de los Cavs si este acaba encontrando pronto un rumbo.

A sus 21 años ha experimentado una considerable mejora respecto al pasado curso, mejorando su toma de decisiones con balón así como el lanzamiento en suspensión en un rango de tiro que cada vez se va alejando más de la media distancia.

La incorporación de última hora de Sexton en el equipo del Rising Stars Challenge del NBA All-Star Weekend inyectó la motivación necesaria en el joven Sexton para ayudarle a alcanzar el siguiente escalón en su trayectoria. Si hasta ese momento sus promedios eran positivos, con 19 puntos y un 46% de acierto en tiros de campo, pero sin un traslado real en términos de resultados para el equipo, desde el paso por Chicago el base experimentó un cambio de tendencia que le llevó a superar la barrera de los 30 tantos en tres ocasiones incluyendo una actuación de 41 puntos frente a Celtics. De este modo, en apenas 11 encuentros bajo las órdenes de J.B. Bickerstaff los Cavs mejoraron su registro para obtener un balance de 5-6 con Sexton como pilar fundamental del ataque.

En el momento de la suspensión de la temporada el nativo de Georgia se encontraba en el mejor tramo de todo el curso y quizás de su carrera con un calendario de 17 partidos más con visitas a Hawks, Magic, Nets y Warriors donde poder lucirse y redondear su gran año.

Un Love asentado y sin lesiones

Desde que LeBron James partiese de Ohio en el verano de 2018 la carrera de Kevin Love ha dado muchas vueltas sin encontrar un rumbo claro. El continuo fantasma de los problemas físicos ha acechado su rendimiento desde el curso anterior y en esta 2019-2020 todo parecía apuntar a que veríamos todo el potencial del ala pivote.

No obstante, el no disponer de un grupo lo suficientemente competitivo y un sistema adaptado a sus necesidades ha hecho del año de Love una auténtica montaña rusa que se ha traducido en un fantástico curso en lo numérico (17,6 puntos, 9,8 rebotes) pero con grandes altibajos. El año de Love ha estado marcado por el contexto de los Cavs y su proyecto centrado en los jóvenes, ayudando a estos a fluir mejor en ambos extremos del campo y resintiéndose el rendimiento del grupo en su ausencia.

Las diversas explosiones de frustración del All-Star durante el primer tercio de la temporada por el bajo nivel que presentaba el equipo desaparecieron conforme se produjeron movimientos necesarios en el trade deadline y un cambio de filosofía en el banco, generando un claro momento de catarsis en Love que le dio la oportunidad de sentirse más cómodo y libre en la pista. La tendencia de repente cambió y su compromiso con el equipo fue reforzado, dejando atrás meses y meses de incertidumbre.

De haber continuado la campaña con su curso normal habríamos visto los resultados del experimento formado por Love y Drummond y que en los seis encuentros que habían compartido pista el equipo había rendido a un nivel inédito en toda la temporada con 3 victorias y 3 derrotas.

La conjunción de dos interiores veteranos junto a dos jóvenes muy dispares como Sexton y Garland es la clave para el futuro de Cleveland, todo pasa por hacer funcionar a este atípico cuarteto y explotar al máximo el juego sin balón del ala pivote así como su gran comprensión del espacio ofensivo.

Drummond, el pilar del proyecto

Resulta extraño conjugar Drummond en clave de futuro, pero dada la situación en la que se encuentran los Cavaliers, de nuevo a la cola de la clasificación, sin un rumbo claro, después de que la apuesta por Beilein no haya salido bien y siendo el cuarto peor ataque y la segunda peor defensa de toda la NBA, es de las pocas cosas a las que agarrarse.

Y es que el movimiento por el interior de 26 años fue extraño, en muchos sentidos. Lo primero por parte de Detroit al desprenderse de uno de sus principales valuartes y figuras reconocibles del equipo, segundo por el lote recibido a cambio (Brandon Knight, John Henson y una 2ª ronda) y en tercer lugar por el timing, en pleno deadline.

Lejos de dejarse llevar por la dinámica que arrastraban los Cavs en lo deportivo, Drummond sirvió como revulsivo a las órdenes del nuevo técnico y durante los 8 partidos que tomó parte dejó buenas sensaciones con 17 puntos y 11 rebotes de media. El estilo de juego clásico de Drummond, centrado en el bajo los aros, sin arriesgar a salir lejos de la pintura más que de manera testimonial y sin mucho éxito, encaja en el esquema de futuro que parece intuirse en Cleveland, ocupando la posición que probablemente deje Tristan Thompson que termina contrato y sirviendo como enganche en el juego de bloqueos directos para Sexton y Garland. Un veterano y conocedor de la liga que ocupe funciones menos agradables y en el que invertir una buena parte del espacio salarial si acaba haciendo efectiva su opción de 28 millones de dólares.

La muestra de partidos hasta el momento de la suspensión era muy reducida, pero el impacto fue evidente (4-4) dejando a un lado que se tuviera que ausentar en cinco partidos por lesiones menores. Los Cavs necesitaban una solución para su defensa y Drummond podría haber ayudado enormemente a desarrollar ese apartado como pieza clave del esquema para contrastar con Thompson y Nance Jr.

Su talento para capturar rebotes está fuera de dudas y eso añadido a un contexto en el que se dispone de dos manejadores tan explosivos como Sexton y Garland el inicio de la transición ofensiva tras la captura nos habría permitido ver a un grupo divertido y vistoso en las últimas semanas de competición con la que poner el broche a la temporada de manera positiva.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Russell Westbrook, John Wall
Westbrook, traspasado a Washington por Wall
Leandro Fernández
NBA
La NBA y los resultados de los testeos por COVID-19
NBA.com Staff
stephen curry
Curry: "Va a ser grandioso volver a jugar"
Juan Estevez
Luka Doncic Steph Curry LeBron James
Motivos para disfrutar de la Navidad NBA 2020
Agustín Aboy
Mundo NBA Podcast
🎙️Mundo NBA: ganadores y perdedores del mercado
NBA.com Staff
Connelly
Connelly y el fichaje de Campazzo: "Dureza e IQ"
Juan Estevez
Más noticias