);
Cleveland Cavaliers

La olvidada defensa de Kevin Love a Stephen Curry en el séptimo partido de las Finales de 2016

Kevin Love siempre ha recibido críticas por sus problemas defensivos y su falta de dureza en el juego. Es otro tipo de jugador. Ofensivo y de posicionarse bien sobre la cancha antes que sacar rápido los brazos para la batalla física. Presenta mejor lucha para el rebote, aunque ahí con Cleveland Cavaliers ha dejado momentos de duda.

MÁS | El anillo de Cavs de 2016: la remontada imposible

Dispone de cinco presencias en el All-Star, dos de ellas con los Cavs, y del mítico anillo de 2016, aunque las apariciones de Love en Playoffs durante la segunda etapa de LeBron James en Cleveland pueden definirse como decepcionantes. Bajo acierto en el tiro, fragilidad defensiva y un bajón de producción notorio en el último año, ya sin Kyrie Irving, cuando más se le necesitaba.

Love tiene cifras muy similares de promedio en sus cuatro apariciones en Playoffs, acumulando unas cifras de 15,3 puntos, 9,7 rebotes y 1,8 asistencias en 31,1 minutos con un 40% en triples. La cuestión con Love es cuál era su rendimiento real, ya que las cifras no siempre muestran todo y las suyas destacan poco para ser la tercera fuerza ofensiva de aquellos Cavs.

Los Playoffs de 2015 se vieron cortados por la lesión que sufrió en la primera ronda contra Boston Celtics. Los de 2016 terminaron en triunfo colectivo, aunque Love estuvo muy flojo en las Finales. Promedió 8,5 puntos y 6,8 rebotes en 26,3 minutos con un 26% en triples. Jugaba menos porque la defensa del equipo sufría más con él en la cancha y el ataque giraba alrededor de LeBron y Kyrie, tanto por el estado de forma de estos dos, como por sistema y pésimo rendimiento de Love.

En 2017 ofreció su mejor versión y tuvo varios partidos muy destacados (16,8 puntos, 10,6 rebotes y 45% en triples), aunque en 2018 sin Kyrie apenas produjo 14,9 tantos con un 34% en triples y un 39% en tiros de campo. No supo dar el paso al frente que necesitaban los Cavs para tener un escudero fiable al lado de James, ni los Cavs ni el propio LeBron consiguieron involucrarlo mejor en el sistema.

Eso sí, en las Finales de 2016 Kevin Love dejó una jugada para el recuerdo. La impresionante y olvidada defensa sobre Stephen Curry cuando apenas quedaban 30 segundos en el marcador y los Cavs amenazaban con celebrar el título en casa de los Warriors.

El tapón de LeBron James y el triple de Kyrie Irving. Así se recuerda el final del séptimo partido, pero debería añadirse un tercer elemento: la defensa de Kevin Love. Conocido por sus falta de velocidad y atletismo, por ser el cambio que buscaba siempre el rival para atacar por su vía, un Love desesperado se entregó al ejercicio de intensidad de manos y movimiento de pies más veloz y acertado que ha dejado en toda su carrera.

Los Warriors quisieron el cambio para que Curry se quedase con Love. Es una situación que firmarían el 100% de las veces, por mucho que signifique renunciar al movimiento de balón y fluidez inicial característicos de su juego. Curry contra Love en el perímetro era un mismatch automático para Golden State. Prácticamente cualquier uno contra uno frente a Love es un mismatch automático.

Quizás sorprende que los Warriors dejaron escapar tres buenas ocasiones. Seguramente por orden de Steve Kerr tenían que buscar el triple para ir a por el empate. En esta primera imagen vemos como Andre Iguodala, tirador nivel medio pero que tiende a aparecer en finales apretados, se queda solo en el alero contrario al pasar la defensa de Cleveland un par de bloqueos. Puede que, al igual que los Warriors, dejar a Iggy liberado fuese intencionado al estar pendientes del MVP unánime.

Después, tras otro movimiento, era Harrison Barnes el que quedaba liberado, aunque por menos tiempo y ante un LeBron más pendiente. El pase a la esquina hubiese sido un riesgo, por lo que esta situación no es tan clara como las otras dos.

La última se genera al regresar el balón a las manos de Curry, cuando Love ha superado la primera parte de la prueba. Klay corta al aro y realmente tienen la opción de un pase claro para que Thompson buscase una canasta fácil. Prefirieron ir por el triple.

Sí, Kevin Love es uno de los All-Star del Siglo XXI con más problemas en defensa. En el presente sus problemas físicos, el gran contrato que tiene con 31 años y los problemas defensivos dificultan un hipotético traspaso del veterano, que todavía dispone de ese combo de tiro exterior y rebote muy valioso en la liga. Y pese a sus carencias atrás supo asumir un emparejamiento que cualquiera decantaría en contra suya.

El tapón de LeBron, el triple de Kyrie y la defensa de Love. Las tres jugadas que sustentan el cierre del Game 7 de las Finales de 2016. Las tres estrellas de los Cavs apareciendo en momentos clave para decantar una eliminatoria absurda que forma parte de las hojas doradas de la historia de la liga. Ese trabajo defensivo de Kevin sobre Steph merece más reconocimiento, quizás no al nivel del tapón y del triple, pero sí más crédito. La desesperación de Love, frente a los intentos de Curry por esquivar sus manos y lanzar de tres. La defensa más importante de la carrera de Love.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Caruso
Caruso, la historia de la sorpresa de la 2019-20
Juan Estevez
jokic, davis, adebayo
El renacimiento del pivote en la NBA
Sergio Rabinal
Heat, Celtics Game 4
La indignación sobre el caso de Breonna Taylor
Sergio Rabinal
stevens
Stevens: "No debemos ganar tres partidos sino uno"
Sergio Rabinal
miami heat
Miami, a tiro de las Finales: "Jugamos para ganar"
Sergio Rabinal
Andrés Nocioni
Andrés Nocioni, analista en la previa de las Finales
NBA.com Staff
Más noticias