Denver Nuggets

Cuatro detalles preocupantes del rendimiento de Denver Nuggets antes del duro duelo frente a Utah Jazz

"No dolió la derrota en si, sino la forma de ella". Las palabras de Michael Malone son claras para reflejar la sensación alrededor de Denver Nuggets después de la caída de este lunes, en casa y frente a Cleveland Cavaliers. No, lo que pesa no es ese 99-87 que es bastante gráfico por sí mismo, sino la manera en que llegó ese resultado, producto no sólo de una sólida tarea de los de Ohio, sino de una producción muy por debajo de lo que se espera de los de Colorado. Sí, han ganado dos de tres partidos en este inicio de curso, pero mostrando algunas falencias que no son propias de alguien que quiere ser candidato al título. Y vaya que tendrán que solucionarlas rápido, ya que este martes cierran un back-to-back durísimo visitando a Utah Jazz.

Más | Cleveland Cavaliers sacó provecho de una noche olvidable de Denver Nuggets

Sí, un rival de peso, que ganó sus dos presentaciones y que llegó a esta 2021-2022 con sed de revancha tras unos Playoffs de eliminación temprana (Semifinales) luego de quedarse con el mejor récord de la Fase Regular pasada. Un rival que demandará la mejor versión posible para poder estar a la altura de salir victorioso de la visita a Salt Lake City, en un partido que comenzará a las 21.00 de CDMX y 23.00 de Argentina (NBA League Pass).

¿Qué está preocupando a los Nuggets? Resaltamos cuatro aspectos que están prendiendo una alarma dentro de su rendimiento.

Las pérdidas, una tortura

"Las pérdidas sigan siendo en un gran problema. Hemos permitido 99 puntos, pero 32 fueron de nuestros errores. Y de esa manera no podemos ganar. Lo dije antes del partido: estábamos jugando un juego de mucho riesgo y en algún momento nos iba a morder eso. Nos pasó esta noche. Así no vamos a ganar". El análisis de Malone es muy claro: el 32,3% de los puntos anotados por los Cavs en la noche fueron después de errores de los Nuggets, que totalizaron 21 pérdidas en la noche. Un número elevado y que viene de arrastre.

Y es que Denver está promediando 20,7 pérdidas en este inicio de temporada, la peor cifra de toda la NBA, que están derivando en 24,7 puntos para los rivales (sólo los Rockets entregan más unidades tras errores, 26,7). Pero claro, la diferencia es que Houston es un equipo joven y en reconstrucción y Denver, de nuevo, quiere pelear por el título.

Los de Colorado necesitan empezar a cuidar el balón cuanto antes, sobre todo en la noche de este martes ante un equipo como Utah que tiene una de las mejores estructuras defensivas de la competencia, una que no perdonará errores para castigar.

Un ataque sin mucho rumbo

Salvo un pasaje en el estreno ante los Suns, la sensación ha sido la misma con la ofensiva de los Nuggets: ideas poco claras y una dependencia extrema de la excelencia de un Jokic que no ha alcanzado en soledad. "Lo que no me gustó esta noche es que fuimos blandos ofensivamente. Llegábamos y sacábamos triples de la nada. Sé que ellos tienen mucho tamaño con (Evan) Mobley y (Jarrett) Allen, pero nunca pensamos en atacar, nos conformamos toda la noche. Fuimos solo 12 veces a la línea, no les pusimos presión de ningún tipo. Estoy preocupado por el ataque, por las pérdidas, por la selección de lanzamientos, por lo letárgicos que parecemos muchas veces", describió Malone.

Si bien la muestra es chica, el dato es representativo del momento y las palabras del entrenador: los Nuggets tienen el 4º peor rating ofensivo de toda la liga en este inicio de temporada, anotando apenas 99,0 puntos cada 100 posesiones. La ineficiencia desde el triple es un punto que se suma en la ecuación y que debe mejorar: Denver acumula un pobre 32,7% de acierto a distancia (20° en la NBA) en 35,7 intentos (13º). El problema, más allá de los números, es la calidad de esos triples: no llegan en su mayoría por buena generación.

Otro punto de preocupación: el ritmo. Malone habló en la pretemporada de querer un equipo más rápido y vertical, pero lejos está de encontrarlo. De hecho, Denver es 21º en ritmo (100,3). "Nuestros titulares se movieron como un grupo muy lento. Tenemos que encontrar la manera de tener un grupo que pueda jugar de esa forma, porque no podemos tener un grupo que esté trotando por la cancha y sintiéndose apenado por sí mismo", reclamó el entrenador.

Michael Porter Jr., apagado

Llamado a dar un gran salto en esta temporada. Para algunos, el gran candidato a ser el Jugador de Mayor Progreso. Hasta aquí, muy poco del joven alero de los Nuggets. En el primer partido ante Phoenix había mostrado una interesante versión como pasador que no pudo sostener. Pero lo que vino después de ese debut fue realmente llamativo (para mal), considerando que MPJ no está encontrando su anotación cuando esa es su principal virtud. Y, curiosamente, los Nuggets están en plena anemia ofensiva.

En estos tres partidos, Porter Jr. promedia apenas 11,0 puntos, 4,0 rebotes y 2,7 asistencias, con un pobrísimo 38,2% de campo y 35,3% de triples (5,7 intentos). Estamos hablando de alguien que promedió 54,2% de campo y 44,5% triples en el curso pasado. Lo que complica aún más su caso es que si no está preciso con su anotación, no suele ser un factor de aporte en otras áreas, algo que Malone siempre ha remarcado.

Está claro que no debería sostenerse toda la temporada en estos bajos guarismos. Pero MPJ necesita despertar más temprano que tarde para el bien de Denver, sobre todo considerando su peso ante la ausencia de Jamal Murray.

¿Retoques en el banco?

La mayor carga del peso de la estructura está en los titulares, pero el banco tiene un trabajo para hacer, que es sostener la intensidad y entregar minutos de calidad mientras los principales descansan. Y en este sentido, hay cuestiones que pueden cambiarse en base a lo que se está viendo, sobre todo en la propuesta de Malone. Principalmente, la decisión de apostar a quintetos íntegros con suplentes o combinarlos con algún/algunos titulares.

Hay un dato totalmente gráfico al respecto que, por más reducida que sea la muestra, es representativo: la combinación Campazzo, Rivers, Dozier, Jeff y JaMychal Green, todos suplentes, es la segunda más usada por Malone en estos tres partidos, un total de 25 minutos (el quinteto titular es el más usado, con 76 minutos). ¿Cómo le fue al grupo de los reservas? Un ratio neto de -52,9. En esos 25 minutos, ese grupo acumula un -27 en cancha, y su producción ofensiva es muy pobre: 76,5 puntos cada 100 posesiones, tirando 42,1% de campo, 30% triples y sumando 12 asistencias contra 11 pérdidas.

La sensación que entrega ese grupo es que por más esfuerzo defensivo que tenga (con Campazzo como líder), carece de capacidad anotadora. Sí, Facu puede ordenar y generar opciones, pero lo más cercano a un anotador consistente desde el drible es Rivers, quien al mismo tiempo no es una pieza súper consistente. ¿Empezará a combinar más Malone? Podrían sumarse Barton o Porter Jr. a esos grupos. O bien apostar a la carta que usó por primera vez ante Cleveland: el rookie Bones Hyland, de enormes poder de fuego ofensivo.

"Bones no ha jugado no porque no esté listo o no sea lo suficientemente bueno, sino porque elegí darle oportunidades a otros. Pero cuando estuvo en cancha demostró lo que puede hacer. Juega duro y con ritmo", valoró Malone tras su debut con 7 puntos en 10 minutos. ¿Se irá ganando su lugar en la rotación? Veremos cómo hace Malone para potenciar un banco que se está quedando corto de respuestas.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Donovan Mitchell
Mitchell le dio alegría a Utah en un partidazo
NBA.com Staff
Evolución dle triple en la NBA: Larry Bird, Reggie Miller, Ray Allen, Stephen Curry y James Harden
Los líderes históricos en triples
Agustín Aboy
Campazzo
Campazzo y su racha más consistente
Juan Estevez
Cousins
Un Cousins renovado y productivo
Juan Estevez
Keldon
La temporada de los Spurs es un éxito: tres motivos
Juan Estevez
Jarrett allen lauri markkanen evan Mobley
¿Cómo está funcionando la apuesta de Cavs?
Nacho Losilla
Más noticias