);
Playoffs 2020

Fanáticos NBA: la pasión de Portland Trail Blazers en Argentina que llegó a unir a Mario Hezonja con Boca Juniors

Cuando la pasión no conoce de fronteras, las historias suelen encontrar capítulos por demás interesantes que sirven para entender un poco esa magia que genera el deporte en las personas. Para este pequeño cuento, primero vamos a lo último (si se permite el juego de palabras). Este lunes, Mario Hezonja llegó al estadio dentro del ESPN Wide World of Sports Complex de Disney para el cuarto partido de la serie ante Los Angeles Lakers como cualquier otro día en el campus, pero con un detalle que, para el ojo argentino, llamó la atención: el alero de Portland Trail Blazers llevaba puesta una camiseta alternativa de Boca Juniors, símbolo absoluto del país (y de la pasión, por supuesto).

Bien, entonces tenemos sobre la mesa a un croata de un equipo NBA usando una camiseta de un club de Argentina en la previa de otra jornada de Playoffs. ¿Llamativo? Sin dudas, pero lo será aún más al saber que para generar esta conexión, más allá del gusto del europeo por Boca, hay que sumar a un protagonista también argentino, nacido en Posadas (Misiones) y con el fanatismo por los Trail Blazers a flor de piel.

Más | Fanáticos NBA: Una pasión desde Mar del Plata hasta Boston

Lucas tiene 29 años y está al frente de @TrailBlazersArg, una cuenta de Twitter que sigue la actualidad del equipo de Terry Stotts desde hace casi siete años, cuando decidió pasar su seguimiento de los partidos desde su cuenta personal a un lugar exclusivo del equipo por recomendación de un amigo. Una cuenta que, según define el propio Lucas en diálogo con NBA Argentina, "es de los fans y para los fans, pero lineal en su forma de comunicar, tratando de ser lo más informativo y educado posible, llevando la información de la manera más objetiva posible". Tanto su cuenta como su teléfono explotaron de notificaciones este lunes cuando Hezonja apareció por la camiseta xeneize. Y para entender las razones hay que viajar al pasado.

De los videojuegos al Moda Center

Después de terminar el secundario, Lucas decidió dejar posadas para irse a Buenos Aires y estudiar una carrera que después de mucho esfuerzo pudo terminar, la de Licenciado de Administración de Empresas. Pero para ese entonces, el bichito de Portland ya había picado estando en el norte del país. "Siempre me gustó la NBA y siempre, por suerte, tuve una PlayStation. Y ahí nació. Un día estábamos jugando con mi hermano, él eligió a Philadelphia por Iverson y a mí me gustó Portland. No te voy a mentir, para la final de Conferencia del 2000 era muy chico, tenía 10 años. Pero desde 2003 para adelante me puse a mirar y nunca dejé de seguir a los Blazers. Me gustaba mucho Rasheed Wallace, Scottie Pippen, aquel equipo que también tenía a Sabonis", recuerda Lucas.

Para ese momento, el alcance de la NBA a la hora de ver partidos era muy reducido comparado con el actual, así que había que apelar al ingenio (y la imaginación). "En mi casa en Posadas tengo hojas impresas con los boxscores de la serie contra Dallas, donde Portland perdía 3-0 y lo llevó al séptimo. En ese momento no tenías cómo verlo, así que lo seguía con la canchita para ver desde dónde se tiraba, con las cruces y los círculos", cuenta Lucas, quien nunca siguió el básquet ni lo jugó, pero le tomó un encanto especial a aquel equipo que descubrió en la Play.

Después, por supuesto, llegó el momento de descubrir el League Pass, de la cuenta de Twitter y las noches y madrugadas mirando partidos de Portland. Una y otra vez. Encuentros que le permitieron incluso conocer más en profundidad y aprender del deporte y del equipo hasta llegar a un viaje por demás especial. "Después de recibirme yo tenía la idea de conocer Estados Unidos, es un país que me llamaba mucho la atención. Desde 2014 que me metía en grupos de argentinos en Portland, miraba mapas de allá... Estaba metida en mi cabeza la idea de que tenía que ir, pero primero debía recibirme. Cuando lo hice, mi papá me preguntó qué quería de regalo, y yo quería un viaje a Estados Unidos para aprender inglés".

"Estaba mirando institutos en Boston, New York, Miami. Y en el medio dije 'yo tengo que ir a Portland'. Así fue que conseguí uno, y el 8 de febrero de este año me fui. Ahí comenzó la aventura", relata Lucas. Eran ocho semanas en Oregon que se extendieron un poco más de la cuenta por la explosión de la pandemia del COVID-19 en el medio. Un tiempo donde exploró, conoció gente, la cultura y se acercó mucho más a los Blazers. "Conocí la ciudad y es hermosa. Fue un viaje tremendo. El estado de Oregon es hermoso, la gente es muy amable, es todo muy verde", recuerdo. Y por supuesto, llegó la primera experiencia NBA.

Fueron cuatro partidos para Lucas en el Moda Center, que le permitieron de cierta manera cerrar un círculo personal. "El hecho que me impactó mucho y me causó lágrimas, sin vender humo lo digo, es pensar que había pasado tantas madrugadas siguiendo los partidos y ahora estaba ahí. Fue algo más personal, fue hablarme a mí mismo, muy loco. Era la primera vez que veía básquet en vivo, más allá de alguna vez de básquet local. La sensación fue espectacular", describe quien vio los duelos frente a Miami, Boston, New Orleans y Washington. En el medio, un sinfín de anécdotas, como juntarse y conocer a fans de los Blazers con cuentas de miles y miles de seguidores que le permitieron conocer un poco más el lugar, o hasta cruzarse en una tienda deportiva a Lonzo Ball, base de los Pelicans. También logró estar en una firma de autógrafos de Jusuf Nurkic en la ciudad. Pero con Hezonja fue más allá.

Hezonja y un contacto unido por Boca

Lucas nació siendo hincha de Boca, una herencia familiar que viene de su padre. Se hizo socio al llegar a Buenos Aires, viajó a seguir al equipo de fútbol en el exterior y hasta colaboró un tiempo con la parte política dentro del club, tratando de ponerle énfasis al llevar a Boca por todo el mundo. "Somos los más grandes del mundo y queremos representar a Boca a todos lados, así que llevé a mi viaje unas camisetas y chombas que tenía repetidas, más algunas cositas más. Le regalé una chomba a un japonés que vivía conmigo y dejé las camisetas para cuando se diera la ocasión".

Durante el mes de abril, Hezonja publicó un tuit con un GIF de la hinchada de Boca en una postal clásica de La Bombonera. "Esta es mi chance", pensó Lucas.

"Le escribí desde mi cuenta personal, le dije que era un hincha de Boca viviendo en Portland y que quería hacerle llegar una camiseta. Creo que al principio no me creyó. Le insistí y después me terminó dando la dirección de uno de los centros de entrenamiento de los Blazers. Le mandé la camiseta, un banderín y una carta deseándole suerte al equipo", relató Lucas. Y objetivo cumplido, porque Mario la recibió y hasta le agradeció a través de un posteo en Twitter. "Me reventó la cuenta ese día", recuerda. "Le escribí agradeciéndole su respuesta, me dijo que le gustaba mucho Boca y que en algún momento le gustaría conocer la cancha".

"Tener contacto con un jugador NBA es superlativo, más si es de mi equipo. En Portland se vive diferente y creo que ellos lo saben", describe.

Una pasión mundial

Probablemente Lucas no pensó que aquellos inicios con la PlayStation iban a disparar un gusto único y particular por un equipo NBA. Pero una cosa llevó a la otra y terminó generando un vínculo que, en épocas de globalización y redes sociales, se potencia por completo. No sólo conoció gente e hinchas estando en Portland, sino que pudo conectar con fans de los Blazers de diferentes partes del mundo. España, Francia, Italia, Gran Bretaña, Brasil... La lista es amplia.

"Está buena la relación que tenemos con las cuentas de los Blazers de todo el mundo. Con Robert, de Blazers Brasil, armamos un gran vínculo", cuenta Lucas, que comparte una pasión que puede con todo. "Una vez nos quedamos hasta las 7 de la mañana esperando lso resultados de unos rayos x de una lesión de Batum. Lo mismo pasó cuando se rompió el tendón de Aquiles Wesley Matthews... Era acostarse a las 2 de la mañana para después levantarse a las 7 para ir a trabajar. Pero me divierte mucho hacer esto", enfatizó.

La NBA no conoce de fronteras, mucho menos cuando la pasión manda. Lucas es otro ejemplo de ello. ¿Y quizás un amuleto? "Mi cuenta está invicta. Siete temporadas y siete Playoffs, con la final de Conferencia del año pasado que la viví muy fuerte", cierra este argentino que, como pocos, vive y disfruta de la magia de la NBA de la mano de los Trail Blazers.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

LeBron James
LeBron, molesto por la votación del MVP
Agustín Aboy
Anthony Davis
Lakers arrolló a Nuggets con 37 puntos de Davis
Agustín Aboy
Ginobili
🎮 Manu Ginóbili, de regreso en el NBA 2K21
NBA.com Staff
Gordon Hayward
Hayward, cuestionable para el Miami vs. Boston del sábado
Carlos Herrera Luyando
Kobe Bryant Carmelo Anthony
Nuggets y su historia negativa ante los Lakers
Agustín Aboy
Giannis Antetokounmpo
10 datos que definen la temporada MVP de Giannis
Leandro Fernández
Más noticias