NBA

La historia de Freeman Williams, ¿entre los mejores anotadores de la historia de la NBA?

Al repasar el listado de los mejores anotadores por minuto de la historia de la NBA uno encuentra jugadores completamente lógicos. En el Top 8 vemos a Michael Jordan, LeBron James, Kevin Durant, Steph Curry, George Gervin, James Harden, Joel Embiid... varios de los nombres más fuertes de los que se tengan registro, sobre todo a la hora de la producción ofensiva. Sin embargo, en ese mismo grupo que quizá sorpresivamente lidera Embiid (29,3 puntos por cada 36 minutos) sobre MJ (28,3), aparece una referencia absolutamente sorpresiva: Freeman Williams.

¿Quién? Si nunca han escuchado hablar de Freeman Williams, sinceramente no los culpamos. Pero ahí está el nacido en Los Angeles... un intruso en una tabla de anotadores que fuera de él, queda reservada para leyendas.

Puntos por 36 minutos - Carrera
Jugador Partidos Pts. * 36
Joel Embiid 260 29,3
Michael Jordan 1072 28,3
George Gervin 791 28,1
Kevin Durant 884 26,5
James Harden 877 26,3
Freeman Williams 323 25,8
Stephen Curry 762 25,4
LeBron James 1310 25,4

Sí, Williams aparece con mejores promedios que Curry, LeBron y tantos otros astros. De hecho, teniendo en cuenta que Embiid, Durant y Harden son jugadores activos, que tranquilamente pueden bajar sus números en el final de sus carreras, no extrañaría que en unos años tengamos al bueno de Freeman buscando su lugar en el podio de ese ranking.

La diferencia entre Williams y el resto de esa lista es obvia: los otros siete nombres fueron súperestrellas, con un caudal de minutos altísimo. Mientras que el angelino promedió solo 20,5 minutos a lo largo de cuatro campañas y un puñado de partidos en otras dos. Sin embargo, en ese rol relativamente limitado se las arregló para dejar la liga con un promedio de 14,7 puntos, incluyendo dos temporadas en las que pasó de las 18 unidades: 18,6 en la 1979-1980 y 19,3 en la 1980-1981, en ambos casos representando a San Diego Clippers.

Claro que el poder anotador de Williams no se detuvo en esos años en la NBA. Previamente había hecho estragos en la NCAA representando a Portland State: tuvo tres campañas consecutivas promediando por arriba de los 30 puntos (incluyendo una de 38,8 tantos) y es hasta hoy el segundo máximo anotador de todos los tiempos en el básquet universitario: 3.249 puntos en cuatro años, solo por atrás de Pistol Pete Maravich (3.667).

Williams llegó a tener un partido de 81 puntos en la NCAA, pero curiosamente no se trató de la máxima de su carrera: luego de sus años NBA pasó por la liga de Filipinas y allí alcanzó los 82 tantos. Freeman era un escolta bajo (1,93 metro) pero con una capacidad atlética alucinante y un tiro exterior completamente adelantado a su época: intentaba constantemente de tres, en una era en la que el triple recién estaba ingresando a la liga y era un arma rara vez utilizada.

Todas esas virtudes hicieron que fuera elegido con el octavo pick del Draft de 1978 por los Boston Celtics, aunque rápidamente fue traspasado a los Clippers, donde como mencionamos, tendría sus mejores años NBA (también jugó en Atlanta, Washington y Utah).

Pero con tantas cuestiones en su favor, ¿cómo puede ser que el nombre de Williams sea uno que rara vez escuchamos hoy en día y que no haya tenido un mayor lugar dentro de la liga en los años 80? Una posible respuesta se encuentra justamente en la pregunta: años 80. Una era en la que el tiro exterior era poco menos que mala palabra (sobre todo a comienzos de esa década) y donde los jugadores que basaban su juego en ese disparo eran vistos como poco eficientes.

En un informe de Sports Illustrated sobre los mejores anotadores de la historia de la NCAA, publicado por aquellos años, se lee: "Año tras año Williams encontraba su peculiar noción de un buen tiro", citando luego a un GM NBA: "Si tuviera que ver jugar 82 partidos a Freeman Williams, me abriría una vena". Otra época, donde no había lugar para pistoleros de este estilo.

Aún así, Williams no era particularmente ineficaz: Basketball-Reference indica que el true shooting percentage (tiene en cuenta porcentaje de campo, triples y libres) de su carrera representa un valor ajustado de 97, donde 100 es el promedio de la época. Es decir, a pesar del altísimo volumen de intentos, su eficacia estaba prácticamente en la media de esos años tomando a todos los jugadores.

Claro que Williams también tenía defectos que no pasaban por su selección de lanzamiento. Hablamos de un escolta unidimensional, que aportaba muy poco para sus equipos fuera de la anotación. Sus números asistidores son pobrísimos, mientras que registró un defensive box plus-minus (DBPM) negativo en cada una de sus seis temporadas NBA, casi sin ayudar en el rebote (2,8 por cada 36 minutos) y dando apenas 18 tapones en sus 6.606 minutos en la competición.

Williams entraba para anotar. Y nada más. Pero en lo que a ese rubro específico se refiere, muy pocos en la historia han estado a su altura... ni siquiera muchos de los titanes que dominaron y dominan la liga.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Shamet Huerter Allen
Shamet, Huerter y Allen: tres renovaciones más
Agustín Aboy
Avery Bradley
Avery Bradley regresa a los Lakers
Agustín Aboy
Alize Johnson
Cinco sleepers para la tempordada del Fantasy
Juan Estevez
Malcolm Brogdon
Brogdon y los Pacers extendieron el contrato
Agustín Aboy
Achiuwa Hampton Stewart
5 "tapados" de segundo año a seguir
Agustín Aboy
Kevin Porter
La primera opción ofensiva de cada equipo
Juan Estevez
Más noticias