Juegos Olímpicos

Sergio Hernández, entrenador de Argentina, habló sobre la derrota con Eslovenia y anticipó el partido con España y su salida de la Selección post Juegos Olímpicos

Sergio Hernández
FIBA

Sergio Hernández, el entrenador de la Selección Argentina de Básquet, siempre es claro con sus palabras y conceptos y por lo tanto resulta imprescindible poner atención en su lectura posterior a la derrota del equipo nacional contra Eslovenia por 118-100 en el primer partido de los Juegos Olímpicos Tokio 2020. "Oveja" charló por casi una hora en el programa SoloBásquet Olímpico con los colegas Alejandro Pérez, Marcelo Nogueira y Fabián Pérez y analizó ese partido, el que se asoma contra España y lo que puede pasar con Japón, pero también hizo una reflexión general sobre la presencia de Argentina en el principal torneo internacional y casi que cerró su puerta a su continuidad en el equipo al terminar esta competencia.

"Somos uno de los 12 equipos que estamos en los Juegos Olímpicos viniendo de un continente en el que se juega mucho al básquetbol y es muy duro clasificar. Estamos acá una vez más, no de casualidad sino habiendo clasificado desde un Mundial donde entraban solamente los dos mejores de América, los demás tenían que ir a repechaje. Hay equipos que están afuera como Serbia o Lituania que están afuera y nosotros estamos acá por mérito propio. No yo como entrenador, Campazzo como base o Scola como jugador sino el básquet argentino. (...) Ni cuando ganamos hay que olvidarse de nuestras cosas a corregir o nuestra realidad deportiva como país ni cuando perdemos tocar botones de alarma", comenzó diciendo Hernández como para volver a los aires de moderación necesarios luego de uno de los golpes más duros sufridos por la Selección en los últimos 20 años.

"Nosotros estamos bien, entrenando todos los días para ser mejores. Estamos viviendo la despedida de la Selección de Luis Scola, no nos podemos olvidar de eso, Luis Scola es una leyenda de los Juegos Olímpicos, no del básquet, de los Juegos Olímpicos y nosotros tenemos la suerte de tenerlo como capitán. Estamos viendo aparecer jóvenes como Bolmaro, Cáffaro con 20 años que seguramente se van a quedar muchos años en la Selección. Estamos compitiendo contra potencias mundiales, países donde el básquetbol es el deporte número uno, países con estructuras increíbles, jugando contra jugadores NBA. Tenemos que disfrutar de eso", afirmó Hernández luego en la misma tónica.

"A veces lo hacemos bien y a veces no tanto pero el básquet argentino está muy bien considerado, se ganó un lugar en el mundo, está otra vez en esta cita. No nos volvamos tan locos. Nosotros somos los que más queremos ganar, pero no creamos que si no ganamos se terminó el mundo. Lo del Mundial no fue un espejismo ni la realidad tampoco. No somos el segundo mejor equipo del mundo, lo fuimos en ese Mundial, no lo somos, pero tampoco somos los peores si nos toca perder. Tenemos que cuidar al básquet argentino, defenderlo y obviamente también exigir. Pero hay que disfrutar y estar tranquilo de que los equipos argentinos siempre dan todo", reafirmó el entrenador que obtuvo la medalla de bronce en Beijing 2008 y que posee mucha experiencia en este tipo de competencias internacionales.

Más | El resumen de la jornada en los Juegos Olímpicos Tokio 2020: Estados Unidos, Francia, Australia y Alemania, ganadores

Eslovenia y un Doncic jordanesco

La caída de Argentina contra Eslovenia fue dura: por 18 puntos de diferencia tras haber ido 30 tantos detrás en el marcador, sin poder contener a un Luka Doncic histórico de 48 puntos, 11 rebotes y 5 asistencias y con un equipo argentino que lució muy lejos de sus características habituales, algo que ya había ocurrido en los partidos de preparación disputados en Estados Unidos. Hernández fue muy autocrítico luego de ella.

"Yendo al juego exclusivamente no estamos jugando bien, no lo hicimos en Las Vegas salvo un ratito contra Australia que tampoco quedamos muy conformes. Con Nigeria y Estados Unidos tampoco estuvimos bien, nos pasó algo parecido a lo de Eslovenia que nos dominan el juego de entrada y nos hacen perder el eje, pasamos de una intención de ritmo alto a un ritmo alocado, jugamos desordenados, mucho balón en el piso, poco pase. No somos el equipo que hace muchos años intentamos ser", comentó el entrenador argentino, luego más duro.

"No solamente perdimos el juego sino que perdimos la línea. Tenemos absolutamente claro de que caímos en manos de un gran equipo, de un súper jugador y de que también tuvimos una gran responsabilidad porque por ejemplo tuvimos 97 posesiones. Y en el Mundial tuvimos de promedio 80 y en Las Vegas 88 porque habíamos entrenado casi exclusivamente el ritmo pero sabíamos que teníamos que bajarlas a 80, 82, 83 si queríamos jugar a buen nivel y fuimos a 97. No jugamos rápido, jugamos mal, jugamos apurados. En general estamos viviendo un sueño como siempre son los Juegos Olímpicos, en particular hasta ahora no hemos encontrado nuestro juego como queremos".

Para Doncic, a quien post partido catalogó como el mejor jugador del mundo, Hernández volvió a tener muchos elogios: "Sabíamos que nos íbamos a encontrar con un fuera de serie como Luka Doncic, preparamos una estrategia defensiva muy a lo Argentina, él le daba más puntos al equipo cuando conectaba con los demás que cuando definía así que en principio decidimos aislarlo del resto del equipo. Hasta ahí considerábamos que era un jugador bueno, muy bueno, no teníamos en cuenta que era tan determinante, al menos yo. Y cuando empieza el partido y él leyó la regla y automáticamente la castigó como nunca había visto. (...) Eso se sumó a que no pudimos llegar bien al juego, quedamos atrás y el orgullo argentino, la vergüenza deportiva, nos llevó a confundir el camino".

"Jugamos contra un jugador que hay que agradecer que lo podemos disfrutar porque es jordanesco. Me tocó jugar contra Kobe Bryant, la Generación Dorada le ganó a LeBron James. Luka Doncic te modifica cualquier escenario. Es capaz de hacer lo que quiere, cuando quiere y donde quiere. Sería peligroso analizar todo por un partido. Estamos en un Juego Olímpico, somos todos buenos".

La esencia de Argentina, los rebotes y la respuesta anímica

"Podemos aceptar que el rival nos gane. Perder la línea es grave, es trascendente, significa más dificultad para poder ganar el próximo", aseveró Hernández en lectura de lo ocurrido contra Eslovenia. "Es como que tenemos que volver a empezar para jugar con España, volver a recordar que somos, como queremos manejar el ritmo del juego, el valor de nuestra defensa" continuó "Oveja", que luego tocó un tema que siempre preocupa en Argentina y más luego de haber sido dominado 59-32 por Eslovenia en ese rubro: el apartado de los rebotes.

"Ya sabemos que nos cuestan los rebotes, nosotros jugamos la final del mundo así. Sabemos jugar con nuestras virtudes y defectos. Ahora medio como que perdimos ese norte y es como que porque lo logramos hacer en el Mundial yendo al rebote lo agarramos. Nosotros tenemos una regla en eso: Argentina no va al rebote. Es para reflejar que si vamos al rebote nos van a comer, tenemos que ir al jugador, el famoso boxout. No podemos ir al rebote como hacen Nigeria o Estados Unidos o mismo Eslovenia. Tenemos que bloquear al jugador. En ataque es lo mismo, no vamos a ganar ningún partido en el rebote en ataque. La regla es ir con un jugador o máximo dos, el resto van al balance defensivo. Tuvimos que recordar todo eso porque en algún lugar lo perdimos. Contra ningún equipo podemos disputar el juego aéreo. Somos el equipo menos atlético, menos pesado".

En cuanto a la respuesta mental del equipo tras semejante derrota, Hernández baja una línea de mucha seguridad y tranquilidad: "El equipo terminó dolido por la derrota, molesto por el mal juego, preocupado porque no hay mañana y el margen de error es casi cero pero nos dura lo que nos dura, nos dura hasta que llega el próximo entrenamiento. Ahí ya empezás a preparar otra batalla. La competencia es así. (...) Este es un equipo muy fuerte, muy unido, se quieren mucho, se conocen mucho, no se echan culpas, no buscan excusas. Eso también nos debe hacer sentir orgullosos del grupo humano y eso hace que rápidamente haya respuestas anímicas para levantarse. Yo estoy seguro de que lo van a hacer, después no se para que va a alcanzar. Que el grupo se va a levantar anímicamente para ir a jugar contra España con la misma mentalidad que hubiese ido si le hubiera ganado a Eslovenia, seguro".

España, la segunda prueba, "una guerra de ritmos"

El jueves 29 a las 9 de la mañana llegará la segunda prueba de Argentina, otro test muy complicado contra un equipo español que superó a la albiceleste por 95-75 en la final del Mundial de China 2019 y que va por su cuarta medalla olímpica consecutiva. Un equipo que siempre ha sido una piedra en el zapato para Argentina, pero con el que habrá un duelo muy interesante.

"España ya juega un básquet más conservador, menos agresivo en la carrera pero con muchísima ciencia. Tiene jugadores que juegan en la NBA, muchos de ellos que son o han sido estrellas de sus equipos como Ricky Rubio, Marc y Pau Gasol. Después tenés jugadores que dominan la Euroliga todos los años como Rudy Fernández, Chacho Rodríguez, Sergi Llull, Alex Abrines que no domina la Euroliga pero es parte súper importante de un equipo como Barcelona, jóvenes como Usman Garuba o Willy Hernangómez. Otra vez estamos hablando de un súper equipo que siempre se juega un partido importante contra Argentina, que nos ha dominado casi siempre, que nos conoce muy bien, que conoce a nuestros jugadores a nivel individual", empezó analizando Hernández, que luego hizo más énfasis en lo táctico.

"Creo que va a ser un poco una guerra de ritmos. Creo que otra vez intentarán bajarnos mucho el ritmo cargando el rebote ofensivo y después jugar un básquet más de 5 vs. 5, son un equipo que se conoce hace mucho. Nosotros, intentando no caer en la misma locura que contra Eslovenia, vamos a intentar subir el ritmo y que España entre en un ritmo que no le queda cómodo a los Gasol y varios jugadores de ellos que necesitan un juego más estacionado. Tenemos que ser más precisos, ellos tienen más precisión que nosotros, son más ordenados por costumbre. Nosotros tenemos que buscar equilibrio. Desde el Mundial tenemos dos opciones: jugar a perder por poco o a ganar. A perder por poco no nos interesa, jugar a ganar implica un riesgo muy alto de matarnos con nuestro propio veneno. El equilibrio es muy difícil, en el Mundial lo encontramos y ahora no. España aún con algún desgaste y la baja de Juancho (Hernangómez) es candidato al oro por su experiencia, su oficio y la cantidad de jugadores que tiene en cada puesto".

Más | Juegos Olímpicos Tokio 2020: Argentina vs. España, tres historias a seguir de un partido clave por el Grupo C

Japón, el otro equipo del Grupo C

Tras la prueba contra España a Argentina le quedará un desafío más en la fase de grupos: enfrentar al equipo local, al seleccionado japonés dirigido por alguien bien conocido por Hernández como lo es Julio Lamas, que ya debutó contra España perdiendo por 88-77 haciendo una tarea mejor que la esperada en la previa aunque igual los europeos resolvieron rápido las cosas, sacando 24 puntos de diferencia a la mitad del tercer cuarto. Una victoria para Argentina en ese partido de la madrugada del domingo no será tan fácil y Hernández destacó los puntos más altos de los asiáticos.

"Mucha gente está subestimando a Japón y va a ser un equipo duro también. Tiene un par de jugadores jóvenes determinantes como Hachimura y Watanabe, un nacionalizado que le da juego interior, los perimetrales tienen claro lo que tienen que hacer y entendieron bien la idea de Lamas de alternar marcaje en zona con individual. España tuvo que trabajar mucho para ganar pero aprovecho algunos parciales por la falta de roce internacional de Japón que le hizo un buen planteo".

Más | Juegos Olímpicos Tokio 2020: ¿Cómo se clasifica a cuartos de final y cuáles son los escenarios y opciones de desempates?

¿La despedida de la Selección?

Por último Hernández pensó en el futuro y dejó una bomba: manifestó que no se ve como entrenador de Argentina en el camino al Mundial que se disputará en Japón y Filipinas en 2023. Su segundo ciclo en la selección, que comenzó en 2015, parece acabarse ahora. "La Selección necesita no se si un nuevo rumbo, ojalá que siga por este rumbo, pero si que esté en manos de otro entrenador principal. Tenemos muchos buenos entrenadores en Argentina para iniciar nuevos proyectos, nuevos caminos. Es muy temprano para hablar de estas cosas, ni siquiera he hablado con las autoridades al respecto, pero no me gusta no dar respuesta", afirmó el bahiense ante la consulta.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Monte Morris
Morris y su trabajo para ser titular en Denver
Leandro Fernández
rj Hampton
RJ Hampton, la llave de la rotación de Orlando
Nacho Losilla
Julius raedle
Randle y el objetivo del título con los Knicks
Nacho Losilla
JJ Redick
Redick y su lugar histórico para el triple
Leandro Fernández
Korver
¿Qué jugadores anunciaron su retiro?
Juan Estevez
klay-thompson-111920-ftr-getty
¿Cuál será el regreso más destacado de la 2021-22?
Juan Estevez
Más noticias