NBA

Houston Rockets 1980-1981, el único equipo finalista con récord negativo

En los últimos 17 años todos los equipos que llegaron a las Finales de la NBA lo hicieron consiguiendo al menos un 60% de victorias en sus partidos de Fase Regular: los New Jersey Nets de la temporada 2002-2003 son el único equipo del siglo XXI que llegó a las Finales tras quedar por debajo de esa marca (su récord fue de 49-33, un 59,8% de triunfos).

De hecho la gran mayoría de los protagonistas de la definición han llegado hasta allí tras conseguir, al menos, un 65% de victorias: es extraño ver finalistas que hayan sufrido 30 derrotas o más en Fase Regular sobre los 82 partidos que se disputan habitualmente. En toda la historia de la liga apenas seis equipos disputaron la última instancia de los Playoffs luego de ganar menos del 55% de los partidos de Fase Regular. Y uno solo lo hizo llegando con ¡récord negativo!: se trata de los Houston Rockets de la temporada 1980-1981.

Esos Rockets no acabaron siendo campeones: perdieron 4-2 ante Boston Celtics. Pero están en la historia grande de la franquicia por ser los primeros Rockets en participar de las Finales y también en la de la NBA por esta curiosidad como por haber sido protagonistas de la primera consagración de Larry Bird en la NBA.

Más | Salón de la Fama 2021: un recordatorio de la excelencia de Paul Pierce en los escenarios más competitivos

En una Fase Regular tan larga como la de la NBA no solamente es extraño ver a un equipo de récord negativo llegar a las Finales: ya es raro verlo acceder a la postemporada, a la que hoy en día clasifican 16 de los 30 equipos de la liga. Por ejemplo, a pesar de que hace dos años existe el play-in que abre más puertas, de las últimas seis temporadas han habido cuatro en las que todos los clasificados al menos ganaron la mitad de sus partidos, una en la que solamente un equipo entró por debajo del 50% y la campaña 2019-2020 como único año extraño (Brooklyn Nets, Orlando Magic y Portland Trail Blazers ingresaron por debajo del 50% aunque luego entre los tres solo obtuvieron un triunfo en la postemporada).

El contexto no era el mismo hace cuatro décadas: a Playoffs ingresaban solamente seis equipos por conferencia pero en la liga habían 23 franquicias. Los Rockets competían en un Oeste de 12 equipos al que regresaban tras ocho años siendo parte de la Conferencia Este: Dallas Mavericks ingresó a la NBA en la temporada 1980-1981 y forzó un realineamiento de equipos para poner a los tres equipos de Texas (San Antonio Spurs es el otro) en la misma división. En el Este Houston hubiese sido séptimo con 40-42, pero en el Oeste le alcanzó para clasificar por un triunfo de ventaja sobre Golden State Warriors.

El equipo texano, con Del Harris como entrenador, se inclinó por mantener su base de los años anteriores de cara a esa temporada teniendo solamente una baja importante, la de Rick Barry que se retiró en 1980. El equipo había perdido en primera ronda en 1979 y en segunda ronda (4-0 ante Boston Celtics) en 1980 en el Este y ahora le tocaba probar sus fuerzas en el Oeste: su gran ilusión para mejorar se apoyaba en la evolución de Moses Malone, ya un jugador All-NBA, y otros dos jugadores de la generación 1954-1955: Robert Reid y Mike Dunleavy, que iban tomando tanta importancia como los veteranos Calvin Murphy y Rudy Tomjanovich, ya de muchas temporadas en Houston. Luego no eran un equipo con mucha profundidad de plantel, algo que en la Fase Regular se paga caro.

Malone mejoró en cuanto a su producción numérica (de 25,8 puntos, 14,5 rebotes, 1,3 tapones y un 50,2% en tiros de campo a 27,8 puntos, 14,8 rebotes, 1,9 tapones y un 52,2% en tiros de campo) y lo propio hicieron Reid (de 13 puntos, 5,8 rebotes, 3,2 asistencias y 1,7 robos a 15,9 puntos, 7,1 rebotes, 4,2 asistencias y 2 robos) y Dunleavy (de 8 puntos, 4,1 asistencias y 46,4% en tiros de campo a 10,5 puntos, 3,6 asistencias y 49,1% en tiros de campo): tomaron carga que dejaron Murphy y Tomjanovich.

Por eso en los Rockets no hubo un gran cambio en los resultados: de 41-41 a 40-42, con un mal comienzo (4-7) y una racha de 3-9 durante diciembre (llegaron a estar 20-27 en enero) remontaron en el mes de febrero (9-5) y siguieron a eso con una racha de cinco derrotas en fila. Parecía que no sería año de postemporada para ellos: el 7 de marzo, a tres semanas de terminar la Fase Regular, eran séptimos en el Oeste dos partidos por detrás de Kansas City Kings con 11 encuentros por delante para cada uno.

Dos semanas después apenas habían recortado en un partido esa diferencia y a los dos equipos les faltaban jugar cinco partidos: ahí es donde Houston consiguió dos triunfos ante los Kings que valieron oro, uno en Kansas City por 114-108 con 32 puntos y 17 rebotes de Malone y otro en Houston por 91-84 con Malone y Reid combinándose para 40 puntos y 27 rebotes. Houston llegó a la última jornada ya clasificado luego de esa última victoria, pero igualmente una caída ante San Antonio Spurs hizo que en la primera instancia de Playoffs se deba enfrentar a Los Angeles Lakers, el campeón defensor con Kareem Abdul-Jabbar y Magic Johnson, en lugar de un Portland Trail Blazers sin grandes estrellas y de nueve triunfos menos.

La baja de Rudy Tomjanovich había parecido un problema para Houston al final de la Fase Regular, pero el equipo comenzó a ganar más con Billy Paultz en su lugar del quinteto inicial y eligió como camino para ganarle a los Lakers el sacrificio y el juego físico y duro. Moses Malone estuvo impecable para comenzar la serie arriba con 38 puntos y 23 rebotes y también para rematarla: Houston sorprendió al mundo de la NBA con su 2-1 generado con dos victorias en Los Angeles. Según Del Harris, el emparejamiento contra los Lakers fue ideal para ellos por enfrentar a otro equipo que también ponía dos pivotes en el quinteto inicial.

Más | Salón de la Fama 2021: Ben Wallace y un camino como ningún otro, de 'undrafted' hacia el estrellato

San Antonio Spurs costó un poco más: Houston avanzó con un 4-3 en el que también logró más triunfos fuera de casa (3) que de local (1) y que definió por 43 puntos de Calvin Murphy en el juego 7, firmando una de las mejores actuaciones de su carrera. Las Finales del Oeste fueron una revancha contra Kansas City (si, otro equipo de récord negativo) más tranquila: Houston ganó por 4-1 con un dominio absoluto de Malone en la zona interior (27,4 puntos y 14,6 rebotes de media) ante un rival sin peso cerca del aro.

Las Finales tenían a Boston como gran favorito, a pesar de que los Celtics habían tenido que remontar un 1-3 en la ronda previa ante Philadelphia 76ers y que Houston ya venía pisando fuerte. Boston llevaba 14 victorias en fila ante los Rockets. Pero Houston cada vez creía más en si mismo y con Malone como estandarte se llevó un triunfo en el mítico Boston Garden y logró poner la serie 2-2. El talento de Boston, con Bird, Cedric Maxwell (MVP de las Finales), Robert Parish, Tiny Archibald y Kevin McHale, terminó pesando en la balanza y el campeón fue Boston, aunque Houston, sin ganar anillos, había demostrado de que estaba hecho. De hecho casi remonta una desventaja de 17 puntos en el sexto encuentro sin Murphy presente. "Somos como un par de pequeños lobos luchando por sobrevivir y arrasando con todo", declaró Murphy durante las Finales.

El éxito no volvió a tocar a ese grupo de los Rockets: en 1981-1982, habiendo incorporado a Elvin Hayes, ganaron 46 partidos pero fueron eliminados en primera ronda. Malone fue escogido MVP pero saltó a la Agencia Libre y se marchó a Philadelphia 76ers. Reid eligió no jugar ese año por motivos religiosos y Dunleavy se fue como agente libre a San Antonio. El equipo apenas ganó 14 encuentros en 1982-1983, Murphy se retiró de la actividad y Houston comenzó a construir su futuro con Ralph Sampson y Hakeem Olajuwon para volver a las Finales en 1985-1986. La gloria total recién llegaría a los Rockets a mediados de la década del 90, pero 15 años antes ya habían construido un hecho histórico en la postemporada.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Monte Morris
Morris y su trabajo para ser titular en Denver
Leandro Fernández
rj Hampton
RJ Hampton, la llave de la rotación de Orlando
Nacho Losilla
Julius raedle
Randle y el objetivo del título con los Knicks
Nacho Losilla
JJ Redick
Redick y su lugar histórico para el triple
Leandro Fernández
Korver
¿Qué jugadores anunciaron su retiro?
Juan Estevez
klay-thompson-111920-ftr-getty
¿Cuál será el regreso más destacado de la 2021-22?
Juan Estevez
Más noticias