);
Regreso NBA

Jamal Crawford y Michael Beasley, dos veteranos contrastados para relanzar a Brooklyn Nets

No está siendo una reanudación tranquila en las oficinas de Brooklyn Nets. A las consabidas bajas de sus estrellas, Kyrie Irving y Kevin Durant, ambas por lesión, progresivamente se le fueron uniendo otras importantes piezas por razones muy variadas como Spencer Dinwiddie, DeAndre Jordan, Wilson Chandler, Nicolas Claxton y por último Taurean Prince. Si bien los dos primeros apenas han tenido peso en el curso de la temporada (KD directamente ni ha jugado), el resto se habían consagrado como unos jugadores imprescindibles dentro del sistema de Jacque Vaughn (a excepción del joven Claxton) y podían ayudar al equipo a realizar un buen papel en la reanudación.

MÁS | Brooklyn Nets: ¿Cuál será la nueva cara del equipo más afectado por las bajas en la reanudación de la NBA en Orlando?

El regreso de la competición a finales del mes de julio deja un panorama desolador para el equipo neoyorkino, que tendrá que reinventarse para dar una buena imagen y evitar perder su posición de privilegio, actualmente ubicados en el séptimo lugar del Este, con medio partido de ventaja sobre Orlando Magic y con seis sobre Washington Wizards.

Para salir del bache, los Nets han realizado una apuesta, cuanto menos, interesante. Según informó Shams Charania de The Athletic, la franquicia neoyorkina estaría cerca de cerrar las incorporaciones de Jamal Crawford y Michael Beasley para que tomasen parte de la reanudación con Brooklyn. Este movimiento supondrá una inyección de veteranía a un equipo en donde ahora mismo solo Garrett Temple y Joe Harris acumulan más de cinco temporadas completas en la NBA. Además, se trata de dos jugadores con un talento especial para el básquet, conocidos por el aficionado medio y que pueden tener un impacto inmediato a pesar de haber estado alejados de las canchas durante un periodo prolongado.

La última bala de Jamal

Un talento individual único por su variedad de recursos y reacciones con el balón en las manos, Crawford llegará a los Brooklyn Nets y a la reanudación de la NBA como el jugador más veterano y de mayor edad de todos los que tomen parte. A sus 40 años, el nativo de Seattle ha disfrutado de una larga y fructífera carrera en esta liga, alcanzando su mejor juego en LA Clippers, donde consiguió dos de los tres galardones al Mejor Sexto Hombre del año. Todo ello sostenido por una capacidad anotadora sin igual que le llevó a promediar más de 15 puntos con un 41% de acierto en tiros de campo, convirtiéndose en uno de los favoritos por la afición del equipo.

Con 19 temporadas a sus espaldas, Crawford ha pasado el último año lejos de la NBA después de que ningún equipo le ofreciese un contrato después de finalizar su periplo en Phoenix Suns. En Arizona se despidió de la competición con el registro anotador más bajo desde su año de novato, con 7,9 tantos por partido, pero dejó más de una imagen para el recuerdo a pesar de su veteranía. Especialmente notoria fue su, presumible, última velada como jugador, donde se despidió anotando 51 puntos a lo que sumó 5 rebotes y 5 asistencias frente a Dallas Mavericks en el que fue, además, el partido final de Dirk Nowitzki con los texanos.

Así y tras pasar un año entrenando por su cuenta y desde que se anunciase la suspensión de la temporada el pasado 11 de marzo, el escolta intensificó las prácticas. "Estoy entrenando como si jugara", dijo a ESPN en marzo. "Trabajo cada día. Espero tener otra oportunidad para estar ahí fuera jugando". Esa oportunidad finalmente ha llegado y va a disponer del mejor escenario posible, con unos más que probables Playoffs para lucirse y disfrutar de un adiós en condiciones.

Beasley y una nueva oportunidad

El caso de B-Easy es un poco más diferente. Un talento sin igual para el baloncesto, un anotador compulsivo en las medias distancias y con una habilidad para el fadeaway única. Un cúmulo de talento que no ha encontrado a día de hoy su hueco en la NBA de manera estable. Elegido en el puesto número 2 del Draft de 2008 solo por detrás de Derrick Rose, el nativo de Maryland nunca llegó a cumplir con las expectativas puestas en él desde high school. Sus dos primeras temporadas en Miami Heat fueron positivas en lo individual, pero sus problemas extradeportivos terminaron llevándolo a ser traspasado a Minnesota Timberwolves, donde alcanzaría no solo su mejor juego sino que tendría un rol verdaderamente importante.

A partir de entonces, un ir y venir de equipos con tres etapas diferentes en la liga china donde ha invertido el último año, militando en las filas de los Guangdong Southern Tigers después de que en 2019 fuese traspasado de Lakers a Clippers sin llegar a debutar con estos últimos.

A sus 31 años, Beasley se ha reconvertido como jugador, ha alcanzado una madurez relativa que dentro de un rol concreto y unas condiciones como estas puede dar todavía un rendimiento acorde a lo esperado. El alero tiene calidad individual de sobra para firmar un buen papel dentro de los actuales Nets, más dado el sistema de bloqueos directos que nos han acostumbrado en las últimas tres temporadas.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

jaylen brown
Brown, líder de unos Celtics reunificados
Sergio Rabinal
Jayson Tatum, Jaylen Brown
Boston descontó ante Miami al ritmo de Brown y Tatum
Leandro Fernández
Frank Vogel y Dwight Howard
¿Howard de titular? Vogel asumió que lo considera
Carlos Herrera Luyando
LeBron James
LeBron, el mejor jugador en transición en Playoffs
Carlos Herrera Luyando
Gordon Hayward
Hayward, cuestionable para el Miami vs. Boston del sábado
Carlos Herrera Luyando
Jimmy Butler
¿Qué esperar del Juego 3 entre Miami y Boston?
Leandro Fernández
Más noticias