);
NBA

JJ Barea, presente en una mesa redonda del programa #NBATogether sobre el impacto del Covid-19 y la desigualdad en la comunidad latina

La serie de mesas redondas virtuales de NBA Together continúo este martes 9 de junio y tuvo como protagonista a la comunidad latina. El anfitrión volvió a ser el ex jugador Caron Butler, campeón de la NBA con Dallas Mavericks, dos veces All-Star, actual analista deportivo y miembro de la junta del Instituto Vera de Justicia, y a la discusión se sumaron tres representantes de la comunidad latina en Estados Unidos.

Ellos fueron Janet Murguía, Presidente y CEO de UnidosUS, organización que tiene como meta el fortalecimiento de la comunidad latina en todo Estados Unidos; Paola Ramos, periodista corresponsal de Vice y colaboradora de Telemundo y MSNBC especializada en asuntos de la comunidad latina, y JJ Barea, el jugador puertorriqueño de los Dallas Mavericks, uno de los actuales representantes latinos en la NBA.

Ellos exploraron el impacto que el COVID-19 ha tenido en la comunidad hispana y Latinx y las raíces sistémicas de desigualdad que han exacerbado esos efectos, como el acceso limitado a la atención médica, la falta de recursos en español y otros desafíos únicos que deben enfrentar los negocios de propiedad hispana, los hispanohablantes, los inmigrantes y los trabajadores esenciales.

MÁS | Jugadores de la NBA hablaron de la injusticia racial en protestas por George Floyd

Murguía comenzó exponiendo su visión sobre los movimientos de protesta que ocurren en estos días en Estados Unidos y el resto del mundo: "Los brutales asesinatos de George Floyd, Ahmaud Arbory y Breanna Taylor son más entre tantos ocurridos por la brutalidad policial y los oficiales de la ley actuando fuera de la ley. Entonces ahora hay un sentimiento de enojo compartido no solo por la comunidad afroamericana sino por todos los que vieron eso en video, la inhumanidad y la impunidad. No reveló solamente que hay racismo en el sistema policial, sino que lo vemos reflejado en instituciones de todo tipo. Ese enojo lleva a pedir un cambio. En UnidosUS lo vemos como una responsabilidad compartida de entender que lo que afecta a nuestros hermanos y hermanas negros impacta a todos y que sin justicia por la comunidad de color no habrá justicia para todos. Estamos en esa pelea juntos desde hace años, pero creo que finalmente estamos viendo un paso en la dirección correcta, con legislaciones que permitan reformas policiales. (...) Estamos viendo un movimiento multiracial y multigeneracional unirse. No es una respuesta a un incidente, es al racismo sistémico que tiene que irse de una vez por todas."

Ramos subrayó la gran cantidad de afrolatinos (más de tres millones) que forman parte de la comunidad latina en Estados Unidos. "Cuando hablamos sobre la comunidad negra también hablamos sobre nosotros, por eso hay una ira diferente. Mi consejo ahora para todos, especialmente la comunidad latina, es que se tomen un segundo para aprender sobre la historia y entender porque protestamos".

"Como jugadores de la NBA tenemos que usar nuestros privilegios para promover la igualdad. Debemos enseñarle a los chicos desde el inicio, ellos escuchan, sobre la igualdad de oportunidades y el racismo. Cuando crezcan estarán listos para la vida y todo lo que pasa. Tenemos que aprender de este momento", afirmó Barea.

"Todo esto no es solo empatía con la comunidad afroamericana, es identificarnos. Compartimos la pelea contra el racismo profundo y de raíz", agregó Murguía, que destacó: "tenemos una misma pelea y sueño por la igualdad y justicia. Tu lucha es nuestra lucha. Nunca fue más importante estar juntos en esta lucha por el cambio".

No solo el abuso de poder afecta a las comunidades latinas y afro, sino que también son las principales víctimas de la pandemia del COVID-19.

"En cuanto al coronavirus, lo que vemos es una pandemia con un impacto desproporcionado sobre las comunidades de color. La población latina es la que peores condiciones tiene en respecto a la cobertura de salud. Además, los latinos trabajan en los empleos más afectados por los despidos y suspensiones y también en los trabajos esenciales en los que se debieron exponer para que el país siga funcionando. Es un círculo vicioso que revela una desigualdad que lleva años. No se le dio el mismo apoyo a los latinos y afroamericanos, el mismo acceso a distintos programas de asistencia", sentenció Murguia.

Nacido en Mayagüez, Puerto Rico y siendo uno de los principales referentes deportivos de su nación, Barea sintió la responsabilidad de colaborar con la gente de la isla cuando esta fue golpeada por el Huracán María en el año 2017.

"Como ustedes saben, Puerto Rico esta peleando desde el Huracán María. Cuando sucedió no tuvimos contacto con Puerto Rico durante un par de días y con la comunidad en Dallas juntamos recursos para enviar, pero no teníamos como. Le hablé a Mark Cuban, dueño del equipo, y él puso un avión a disposición para enviar todo, con lo que me colaboró la comunidad latina. Junto a mi esposa y un grupo de amigos llevamos todo. Al aterrizar en Puerto Rico vi a mi isla y mi gente destruida. No había electricidad, no había comida. Tuvimos que hacer todo nosotros como comunidad, el gobierno no estaba preparado. Llevamos cinco aviones llenos de insumos a la isla, trasladamos gente que necesitaba acudir a un hospital. Hasta este día todavía nos estamos recuperando del Huracán, las cosas están un poco mejor, llegaron fondos federales pero todavía hay mucho que cubrir para poder utilizarlos y ya pasaron tres años. Los latinos de todo el mundo, especialmente Puerto Rico, todavía luchan por recuperarse, hay muchas familias que siguen sin tener una casa. El trabajo con mi fundación no para de crecer y no se detendrá para ayudar a la comunidad latina, especialmente a mi gente de Puerto Rico", contó el jugador de los Mavericks.

"Los puertorriqueños son ciudadanos estadounidenses y merecen la misma atención, no solo en una situación como la del Huracán María, sino ante la pandemia actual del coronavirus", agregó Murguía. "Todavía vemos acciones del actual gobierno de Estados Unidos y de otros que quieren tratar a los puertorriqueños como si no fueran ciudadanos de Estados Unidos. Son parte de lo que somos como país y merecen un igual trato y asistencia."

"Primero que nada, hay gente en Estados Unidos que no sabe que Puerto Rico es parte de Estados Unidos. Hay que comenzar por ahí. Todo se trata de educación. Educación para los niños. Apoyo para las escuelas, salud, deporte de Puerto Rico. Las escuelas públicas de Puerto Rico están mal y tenemos que empezar a arreglar eso. Con mi fundacion arreglamos las canchas de básquetbol de las escuelas públicas de Puerto Rico, ya hicimos unas 25 pero hay miles más por hacer, porque ni siquiera tienen una. Cuando voy y le hablo a los chicos, ellos escuchan, especialmente a nosotros, los jugadores de la NBA o personalidades. Ese es el primer paso para poner a todo en el camino correcto.", remarcó Barea.

Ramos, que conoce bien a la comunidad latina por su trabajo con ella, destacó que "muchos latinos comparan esto con el 11 de septiembre del 2001 por el dolor que se vive en la comunidad". También puso atención sobre la comunidad transgénero latina refugiada en la ciudad de Nueva York que se esta viendo empujada al trabajo sexual para sobrevivir debido a no tener oportunidades laborales. "Vienen a este país porque en Latinoamérica la expectativa de vida de las personas transgénero es de 35 años y aquí son empujadas al trabajo sexual porque no reciben ningún tipo de asistencia". Otra problemática es de las comunidades también en Nueva York que no pueden afordar el costo de una ceremonia digna de despedida a sus seres queridos fallecidos. "Muchos no pueden llevar siquiera el gasto de enterrar a sus seres queridos con la dignidad más básica".

"Es un momento duro para atravesar. Como dijo Paola, es una situacion de vida o muerte. Es importante seguir aprendiendo, ayudarnos el uno al otro, preocuparse por nuestros vecinos y seguir siendo positivos", cerró Barea, que añadió: "La NBA hace un gran trabajo, los jugadores hacemos un gran trabajo pero todavía podemos hacer más. Los chicos, el futuro, nos escuchan. Quieren aprender que hicimos para llegar donde estamos. Cuando nos ven ayudando a la comunidad, somos un ejemplo perfecto de lo que quieren ser cuando crecen. No solamente llegar a la NBA, sino lo que sea que quieren hacer, pero pueden ayudar. Por eso es tan importante para nosotros, la comunidad de la NBA, hablar, hacer lo que sea necesario para promover las cosas, enseñarle a los chicos a ser buenas personas."

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Allen Iverson y Ben Simmons
Iverson elogió a Simmons: “Soy un gran fan”
Carlos Herrera Luyando
WNBA
La WNBA 2020 será dedicada a justicia social
NBA.com Staff
JR Smith
JR Smith, nuevo Laker: "Quiero disfrutar del momento"
Agustín Aboy
Hughes
Draft 2020: Elijah Hughes, perimetral anotador
Juan Estevez
CJ McCollum
McCollum y la plataforma en la vuelta: “Podemos apoyar”
Carlos Herrera Luyando
Daryl Morey
Morey piensa que la nueva pretemporada ayudará a Houston
Agustín Aboy
Más noticias