);
Philadelphia 76ers

Joel Embiid, más gigante que nunca para rescatar a Philadelphia 76ers ante un disminuido Miami Heat

Joel Embiid sigue sumando argumentos para su caso como uno de los mejores jugadores de este comienzo de 2020-2021. Y es que más allá de enfrentar a un rival como Miami repleto de bajas (al igual que los propios 76ers), lo del camerunés fue un verdadero espectáculo en la victoria de Philadelphia ante el Heat por 137-134. No solo por lo que terminan contando sus números, sino por lo dominante que fue en el cierre del encuentro.

Para empezar, Embiid tuvo una línea estadística que no se veía en la NBA desde la década del 80: 45 puntos, 16 rebotes, 5 robos y 4 asistencias. Y todo con enorme eficacia: 16-23 de campo y 13-13 en libres. Sin embargo, lo más importante de su noche pasó por sus apariciones tiempistas en el clutch.

Los 76ers tuvieron una noche repleta de altibajos y parecían destinados a la derrota, abajo por 120-115 con 23 segundos en el reloj. Sin embargo, un triple del novato Isaiah Joe, sumada a una pérdida de Tyler Herro le dieron vida a los de Rivers. Green falló un par de triples para pasar al frente, pero Miami no pudo hacerse del rebote y allí apareció la primera estocada de Embiid: doble a media distancia con 3 segundos en el reloj y 120 iguales. El triple sobre la bocina de Kelly Olynyk no ingresó y nos fuimos a la prórroga.

En los cinco minutos extras, el pivote de los Sixers hizo lo que quiso. Anotó 11 puntos con un 4-5 de campo y un 3-3 en libres, dándole la delantera a los suyos de cara a los dos minutos finales.

Una jugada de cuatro puntos de Tyler Herro ayudó a que la visita retome la delantera, sin embargo, Philadelphia encontró una respuesta de parte del protagonista menos pensado: triple de Dakota Mathias, quien está viendo minutos de urgencia ante las ausencias y 134-132 con 26 segundos por jugar. Herro falló en el otro costado y el propio Embiid sentenció la historia desde la línea de libres.

El dato curioso: la conversión de Mathias fueron sus únicos puntos de la noche. Sacando ese triple falló sus otros tres intentos al aro, como así también dos tiros libres.

Más allá de la tremenda tarea de Embiid, otra de las historias positivas para Philadelphia fue el gran rendimiento de Danny Green, quien rebotó tras lanzar un 0-9 en la derrota ante los Atlanta Hawks. El ex Lakers tomó nada menos que ¡21 triples! y convirtió 9 de ellos, en camino a sus 29 puntos. Además sumó 10 rebotes, 6 asistencias, 2 robos y 2 tapones en 50 minutos en el campo.

En el debe por los 76ers volvió a quedar la tarea del recuperado de Ben Simmons, quien sigue teniendo una temporada bastante por debajo de lo esperado, sobre todo en ataque. El australiano volvió a estar completamente pasivo en ofensiva, al punto de tomar apenas dos lanzamientos en 32 minutos en cancha. Simmons terminó con 5 puntos y 6 rebotes, mientras que como siempre lo mejor lo dio como asistidor (12) y en defensa (2 robos). Su promedio en estos primeros 10 partidos es ahora de 12,4 puntos, por lejos el más bajo de su carrera.

Un esfuerzo valioso

Por el lado de Miami, mucho por destacar, empezando por el mérito de un equipo que apenas tuvo disponible a ocho jugadores, incluyendo dos contratos two-way como Max Strus y Gabe Vincent, quien tuvo una gran producción con 24 puntos.

El máximo anotador de todas maneras terminó siendo Tyler Herro. El ex Kentucky anotó 34 puntos y bajó 7 rebotes, consiguiendo 21 unidades entre el cuarto período y el suplementario. Si Miami estuvo cerca de dar la sorpresa, fue mayormente gracias a él. Su compañero perimetral, Duncan Robinson, no se quedó atrás: 26 puntos con un 6-14 de tres.

Por último, también vale marcar el muy buen partido del novato Precious Achiuwa, quien más allá de sufrir en defensa con Joel Embiid, estuvo más que a la altura de su titularidad, sumando 17 puntos, 13 rebotes y 7-10 de campo, incluyendo un par de conversiones en el último minuto del último cuarto, que en su momento parecían dejar al Heat al borde de la victoria.

El rookie sigue dejando muy buenas sensaciones para un Miami que con esta derrota quedó ahora con marca de 4-5. ¿Philly? Subió su récord a 8-4.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Brooklyn Nets
La mutación de los Nets que terminó en un Big 3
Leandro Fernández
Curry
Curry, crítico: "Podemos hacerlo mejor"
Sergio Rabinal
SIMMONS
Simmons, clave: "Nos lleva a un nivel diferente"
Sergio Rabinal
Doncic
El diario de Doncic: Duelo ante Giannis
Sergio Rabinal
Jayson Tatum
Protocolo de salud y seguridad: lista de jugadores
Juan Estevez
Sabonis, Brogdon
Sabonis y Brogdon, demasiado para Blazers
Sergio Rabinal
Más noticias