Philadelphia 76ers

Terror en la pintura: el mejor Joel Embiid está de regreso

Los primeros días de la 2020-2021 no han visto a un jugador más dominante que Joel Embiid. El camerunés ha tenido un inicio de campaña espectacular, liderando a los Philadelphia 76ers a un récord de 4-0 cuando estuvo disponible (faltó en la derrota ante Cleveland), con una producción superlativa en ambos costados: está promediando 26,5 puntos, 12,3 rebotes, 2,5 asistencias, 1,5 tapas, un 52% de campo, un 39% en triples y un 83% en tiros libres en 32,5 minutos por juego. Todo, con los promedios de pérdidas e infracciones más bajos de su carrera, por un campo de distancia.

La 2019-2020 fue una temporada especialmente frustrante para Embiid, a quien se lo vio fuera de forma y por momentos desmotivado, dentro de unos Sixers con un encaje forzado. El resultado: una de las peores campañas individuales de su carrera y una barrida de 4-0 en la 1° Ronda de Playoffs ante los Boston Celtics. Y si bien el nuevo certamen recién está dando sus primeros pasos, las señales que ha dejado el pivote en diciembre son altamente positivas.

Ofensivamente, estamos viendo una versión mucho más prolija de su parte, ayudado por el contexto: el ataque de los Sixers sigue teniendo problemas cuando Embiid no está en el campo, pero cuando este juega, todo tiene mucho más sentido que en la última temporada. Sobre todo en cuanto a roles: Tobias Harris como ala pivote en lugar de Al Horford y un par de tiradores como Seth Curry y Danny Green que ayudan al spacing. Especialmente Curry, quien ya ha encontrado una química más que interesante con Embiid y se está consolidando como uno de los grandes fichajes de este inicio de competencia.

Más | Las 10 conclusiones reales del comienzo de la temporada NBA 2020-2021

Con Embiid en el campo, los 76ers anotan 112,4 puntos por cada 100 posesiones. Muy por encima de las 107,2 que promediaron en la 2019-2020. En ello hay méritos repartidos: lo mencionado de un quinteto donde las piezas encajan, pero también un pivote al que se lo ve más seguro y decidido con el balón en las manos. Su 39% en triples probablemente vaya a bajar eventualmente, pero que esté perdiendo la bola en apenas el 9,8% de sus posesiones (estuvo en un 14,7% en sus cuatro años anteriores) es una gran noticia para Philadelphia.

Una mejoría que por otro lado, no es casualidad: el mayor spacing ofrece más opciones de descarga de pases, además de la evolución constante que ha tenido Embiid en ese sentido, mejorando el tema pérdidas en cada una de sus temporadas NBA. Perdió la bola en el 17,9% de sus posesiones como novato, en el 15,6% en su segundo año, en el 13,2% en el tercero y en el 13,8% en el cuarto. Mientras que ahora aparece en el mencionado 9,8%. Un progreso marcado y sostenido.

Si a todo le agregamos que sigue siendo el mejor jugador de poste bajo de la liga por un buen margen de diferencia tenemos a un arma ofensiva completamente determinante. Aunque claro, el atractivo de Embiid no pasa solo por lo que hace en ataque, sino por su habilidad para impactar el juego en el campo propio.

La 2019-2020 del hombre de los Sixers también fue decepcionante en defensa, bajando un escalón con respecto a años anteriores. Sin embargo, estos primeros partidos han sido un regreso a las orígenes para Embiid, quien ha clausurado la pintura de Philadelphia, al punto que los 76ers tienen el mejor rating defensivo de la competencia y lideran en cuanto a porcentaje de dobles permitido (44,5%).

Embiid está en el centro de ese dominio... literalmente. Su habilidad para proteger el aro tiene pocas comparativas alrededor de la liga y a diferencia de otros pivotes, no está solamente ligada a su capacidad taponadora, sino también a su inteligencia para el uso del cuerpo, sus fundamentos y sobre todo, su poder de intimidación. Hablamos de un verdadero tiempista, que rara salta a destiempo... que un jugador de sus características esté cometiendo apenas 2,5 faltas por cada 36 minutos, lo dice todo.

Repasemos dos jugadas en el triunfo reciente ante Toronto para entender un poco mejor lo que fue capaz de hacer en diciembre. Primero, esta acción en la que aprovecha toda su longitud y precisión en el uso de las manos para recuperarse y tapar un disparo de Stanley Johnson, a pesar de que el alero recibe con varios pasos de ventaja.

Observen además lo que sucede luego de la tapa: Johnson queda en posición para una bandeja, pero se ve completamente intimidado por la presencia de Embiid y termina forzando un pase al perímetro.

La siguiente acción es todavía más espectacular.

Primero, cierra la penetración de Anunoby y queda en posición perfecta para sacar una falta ofensiva (ya ha sacado dos en cuatro partidos, cuando nunca en su carrera sacó más de nueve). OG descarga para Baynes, pero ahí está Embiid para recuperarse y tapar el intento del australiano, con una lectura de la jugada perfecta. A continuación, sucede lo mismo que en la jugada anterior: Baynes toma el rebote ofensivo, pero la presencia del camerunés, quien mantiene su posición y verticalidad, lo lleva a forzar un disparo sin chances de acierto... Embiid culmina la defensa con un tipeo que acaba en manos de un compañero.

El rendimiento de Embiid también se ha visto reflejado en las estadísticas avanzadas de este inicio. El camerunés aparece segundo alrededor de la liga, sumando 0,329 win shares por cada 48 minutos. Solo Trae Young (0,400) tiene números superiores, pero sabemos las gigantescas diferencias que existen entre uno y otro defensivamente. Cuando la observación y las estadísticas van de la mano, no hay mucho para discutir al respecto.

La 2020-2021 recién está atravesando sus capítulos de introducción. Pero si Embiid es capaz de mantenerse sano y en un nivel similar al que está mostrando, no hay razón para que no pueda volver a estar en la discusión por los premios más grandes de la campaña: Defensor del Año, Quinteto All-NBA... ¿y MVP? El potencial de luchar por todo eso, sobre todo si el equipo acompaña, siempre lo ha tenido y estos últimos días han sido un recordatorio del terror que es capaz de causar en ambas pinturas cuando está física y mentalmente a punto. El mejor Joel Embiid está de regreso.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Toscano
Juan Toscano y un verano diferente
Juan Estevez
john-wall-02262021-nbae-gettyimages
Wall y su situación: "La mejor decisión para ambos"
Juan Estevez
michael porter jr
Extensión por el máximo para MPJ en Denver
Juan Estevez
Facundo Campazzo
Campazzo y el objetivo de sacar ventaja de su experiencia
Agustín Aboy
Deck
Deck y su adaptación a la NBA: "Me sentí cómodo"
Juan Estevez
klay thompson
Más detalles sobre el regreso de Klay Thompson
Juan Estevez
Más noticias