);
Recordando a Kobe

Kobe Bryant y su intensa relación con Argentina a lo largo de los años

La carrera de Kobe Bryant fue prácticamente contemporánea con la edad de oro del básquetbol argentino. Cinco partidos oficiales contra la Generación Dorada, de la que supo ser verdugo, múltiples cruces con jugadores criollos en la NBA, series de Playoffs que tuvieron como protagonistas a Manu Ginóbili y Luis Scola y hasta su presencia, ya en la figura de embajador, en los últimos dos partidos de Argentina en el Mundial de China 2019.

Posiblemente por su manejo de varios idiomas y sus años de juventud en Italia, Kobe fue una súperestrella de la NBA que trascendió fronteras como muy pocas. A continuación, rememoramos todos los momentos en los que el astro estadounidense tuvo relación con nuestro país.

MÁS | Emanuel Ginóbili, Michael Jordan, Shaquille O'Neal, Diego Maradona, Lionel Messi y otras leyendas del deporte despidieron a Kobe Bryant

"¿Quién es el blanco?"

El 29 de octubre del 2002, Manu Ginóbili jugaba el primer partido de su carrera NBA. ¿El rival? Nada menos que el tricampeón Los Angeles Lakers, con Kobe Bryant a la cabeza. ¿El escenario? El mítico Staples Center. Difícil de imaginar un mejor debut, sobre todo si tenemos en cuenta que los Spurs terminaron imponiéndose por 87-82 y que el bahiense cumplió con una buena actuación.

Ginóbili pasó poco menos de 20 minutos en cancha y terminó con 7 puntos, 4 robos, 3 asistencias y 2 rebotes, quedando en varias ocasiones emparejado con el propio Bryant.

El buen rendimiento del novato argentino captó la atención de Kobe, según recordó Bruce Bowen, en una historia reflejada por el periodista Zach Lowe de ESPN: "Contame del chico blanco", le preguntó el hombre de los Lakers al alero de los Spurs. ¿La respuesta de Bowen? "Oh, ya vas a ver. Ese no es ningún chico blanco. Tiene bastante material ".

Dos años más tarde, en 2005, Bryant le comentó al Diario Clarín que Manu era uno de sus jugadores favoritos de la liga , justo cuando el bahiense estaba por disputar su primer All-Star Game: "Su juego parece ser impredecible. Es entretenido verlo jugar. Es excitante. Cada vez que toma la pelota en sus manos, es excitante verlo en acción. Es bueno en la ofensiva y también en la defensa. Disfruto al verlo jugar".

" Es una persona muy competitiva y no fue tímido en sus comienzos. Desde el primer momento, ¡pah! ", declaró Kobe en el 2016, sobre aquellos primeros choques con el argentino.

Para Bryant, lo de Manu fue admiración a primera vista. Y no pasaría mucho tiempo hasta que volvieran a encontrarse en instancias decisivas.

Duelo de potencias: Lakers vs Spurs, Kobe vs. Manu

"Si Manu Ginóbili no hubiera estado, tendría 10 anillos NBA", afirmó Kobe Bryant en una de sus últimas entrevistas, durante el Mundial de China 2019. Es que la NBA tuvo dos grandes dinastías en la primera década del siglo XXI: la de Los Angeles Lakers y la de San Antonio Spurs. Y los enfrentamientos entre el escolta nacido en Philadelphia y el oriundo de Bahía Blanca fueron históricos.

El primer choque llegó en los Playoffs del 2003, los de la primera temporada de Manu. Para entonces Ginóbili ya no era el "chico blanco", sino que se había afirmado como sexto hombre de los Spurs, disputando 25 minutos por partido en aquel cruce de postemporada con partidos entre San Antonio y Los Angeles que llegaron a ir por TV abierta en nuestro país. Con ventaja de localía, los texanos comenzaron ganando 2-0 en dos juegos en los que el rookie argentino sorprendió, siendo el segundo máximo anotador de su equipo por detrás de Tim Duncan.

Los Lakers empataron la serie en el Staples Center con Bryant convirtiendo 39 y 35 tantos, pero el equipo de Gregg Popovich se puso match point en casa y remató la serie al ir a Los Angeles para el sexto juego, con un triunfo por 4-2. Así, el campeón de 1999 terminó con el imperio Laker, vencedor en 2000, 2001 y 2002, y luego se quedaría con el anillo de 2003. Spurs o Lakers, sólo había dos campeones posibles en la NBA post Chicago Bulls de Michael Jordan.

En la misma instancia que en 2003, la segunda ronda, hubo revancha para Kobe en 2004. Con un equipo de Lakers histórico, que juntaba a él con Shaquille O'Neal, Gary Payton y Karl Malone, los angelinos vencieron a San Antonio por 4-2. Nuevamente comenzaron cayendo en los dos primeros juegos, ambos en Texas, pero se llevaron los siguientes cuatro enfrentamientos de una serie apasionante en la que Kobe promedió 26,3 puntos y 5,8 asistencias, incluyendo una actuación de 42 tantos en el juego 4.

Un recordado tiro de Derek Fisher torció la historia en el quinto partido: fue un doble a falta de menos de un segundo para que Lakers gane por 74-73 en San Antonio, una plegaria del base Laker por encima de la marca de Manu que aún en video parece un milagro.

El súper equipo de los Lakers se desarmó tras caer con Detroit Pistons en las Finales de 2004 y Kobe no lograría superar la primera ronda de Playoffs hasta 2008, dejando el camino libre para que Manu y los Spurs triunfen en 2005 y 2007. Sin embargo, en aquel año bisiesto y con la incorporación del español Pau Gasol, los de California estaban de nuevo. Finales de Conferencia: los Lakers de Pau y Kobe contra los Spurs de Manu, Duncan, Tony Parker y el cordobés Fabricio Oberto, titular en todos los partidos.

Por primera vez en esta historia, la ventaja de localía pertenecía a Los Angeles y, primero ganando por 4 puntos y después por 30 pero ambas veces con Kobe como goleador, Los Angeles tomó una ventaja de 2-0, aprovechando dos partidos flojos de Ginóbili. Manu volvió con todo en el tercer partido, convirtiendo 30 tantos (una de sus tres mejores marcas ante los Lakers, detrás de los 33 de 2003 y los 32 de 2010) y empujando el 2-1 de la serie.

En el cuarto juego, con mucho por ganar, fueron los Lakers los que se impusieron por 93-91 después de que Brent Barry falle un triple en la última posesión. Bryant aportó un doble-doble aquel día, con 28 puntos y 10 rebotes. Los Angeles tenía todo servido para festejar en el Staples Center y así lo hizo: 100-92 con 39 puntos de Kobe, su segundo mejor registro anotador de esos Playoffs. Esa serie de Kobe fue su mejor performance ante San Antonio.

En 2013 pudo haber un último enfrentamiento, ya que un esfuerzo increíble de Kobe en los últimos partidos de la temporada permitió que Los Angeles se clasifique a Playoffs como el #7 del Oeste, por lo que se cruzaba con los Spurs, el segundo mejor equipo de la temporada regular. El problema fue que Bryant se rompió el tendón de Aquiles de su pie izquierdo dos partidos antes de comenzar la postemporada, por lo que no pudo ser parte del equipo que fue barrido por San Antonio por 4-0.

Promedios de Bryant y Manu en duelos de Playoffs
Jugador Puntos Rebotes Asistencias Robos Tapones %TC Minutos
Bryant 2003 32,3 5,0 3,7 1,0 0,2 43,4% 43,5
Ginóbili 2003 11,7 3,3 2,5 2,2 0,3 51,2% 24,8
Bryant 2004 26,3 6,3 5,8 1,7 0,2 43,6% 44,0
Ginóbili 2004 14,7 6,2 3,7 1,8 0 48,4% 28,8
Bryant 2008 29,2 5,6 3,8 1,6 0 53,3% 40,3
Ginóbili 2008 12,6 3,2 3,0 0,2 0,4 35,8% 32,0

Scola y un curioso debut ante Kobe

Como le sucedió a Ginóbili, Luis Scola también se estrenó en la NBA ante Kobe Bryant y Los Angeles Lakers, un 30 de octubre de 2007. A diferencia de lo de Manu, no fue una noche muy feliz, ni siquiera para Bryant. Houston Rockets ganó por 95-93 en el Staples Center ante el equipo que terminaría siendo finalista de la liga, pero que todavía no había realizado el traspaso por Pau Gasol que revivió a la franquicia de California. Por entonces se pensaba que el que se podía ir era Kobe, que fue abucheado por algunos fanáticos en aquella noche, mientras corrían los rumores de que el escolta había pedido un traspaso.

"Mamba" los mandó a callarse con 45 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias y 4 robos, pero no estuvo muy preciso: metió 13 tiros en 32 intentos y erró 9 tiros libres de 27, jugando con una muñeca lastimada. Para Scola tampoco fue un buen partido: jugó nueve minutos y sólo agarró tres rebotes, además de cometer tres faltas personales y perder una pelota. Ni siquiera realizó un lanzamiento.

La serie contra los Rockets de Scola

Aunque la primera asociación que tenemos sobre Kobe y un argentino en la NBA pasa por Ginóbili, lo cierto es que una de las mejores series de Playoffs protagonizadas por la Mamba, la vivió contra otro compatriota: Luis Scola y sus Houston Rockets, en el año 2009.

Aquellos Lakers que terminaron la Fase Regular con marca de 65-17, recibieron su prueba más exigente en las Semifinales de Conferencia, justamente contra los texanos dirigidos por Rick Adelman.

Los Rockets abrieron la serie golpeando en el Staples Center, al llevarse un 100-92 con 28 puntos y 10 rebotes de Yao Ming, más 21 tantos de Metta World Peace. Kobe sumó 32 tantos para los angelinos, pero tuvo poca compañía: nadie más pasó de los 14. Los Lakers se tomaron revancha a las 48 horas, igualando la serie en uno, con un contundente 111-98, gracias a un Bryant magnífico: 40 puntos y 6 rebotes.

Una de las imágenes más recordadas de aquella noche tuvo a Scola como protagonista, al recibir un descalificador codazo de Derek Fisher, luego de haber discutido en una acción anterior con Lamar Odom. Serie caliente y pareja.

Los Angeles también se llevó el tercer punto (108-94), con 33 puntos de Kobe, aunque luego cayó en el cuarto: 99-87, con 11 puntos y 14 rebotes de Luis Scola, más 34 unidades de Aaron Brooks. Cruce 2-2 y a volver a California.

Los Lakers no dejaron ningún tipo de dudas en el Juego 5: 118-78 con 26 de Kobe y otro doble-doble de Scola (12 puntos y 13 rebotes). Pero cuando parecía que los de Phil Jackson tomaban el control de la llave, Houston reaccionó en el sexto: 95-80 en casa, con una tarea sensacional del argentino, sumando 24 puntos y 12 rebotes.

La serie se definía entonces en un séptimo partido y desde un principio, Los Angeles no dejó dudas: la ventaja ya era de 20 al llegar al entretiempo (51-31) y se mantuvo durante toda la noche, hasta el 89-70 final. Esta vez, el hombre del encuentro fue Pau Gasol, autor de 21 puntos y 18 rebotes.

Una vez superado a los Rockets, el camino quedaría allanado para los Lakers: 4-2 sobre Denver y 4-1 a Orlando, para que Kobe sumase su cuarto anillo.

Kobe vs. Argentina

Los NBA debutaron en el básquet internacional con el memorable Dream Team de 1992, el equipo que junto a Michael Jordan, Larry Bird, Magic Johnson y varias leyendas más y arrasó con todos sus rivales en los Juegos Olímpicos de Barcelona. Durante el resto de la década de 1990, Estados Unidos se hizo con el resto de los torneos disputados con su "Selección A" (al Mundial de Grecia 1998 fue sin jugadores NBA), pero con la nueva década, en Sydney 2000, el equipo norteamericano comenzó a tambalear. Los rivales se le animaban cada vez más y sus estrellas ya no tenían compromiso con la Selección, por lo que los que viajaban eran en mayor parte jugadores jóvenes en proceso de dar el salto al estrellato.

Finalmente, en 2002, Argentina logró lo impensado y derrotó a Estados Unidos en Indianápolis, en su casa. Para completarlo, lo volvió a vencer en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, siendo el único país en vencer a los estadounidenses en dos oportunidades. La Generación Dorada hizo historia e, indirectamente, también cambió la historia del básquet de Estados Unidos.

Después de caer en 2002, en 2004 y también en 2006 (eliminados en semifinales por Grecia), USA Basketball se replanteó varias cosas. Principalmente, vieron la necesidad del compromiso de todas sus estrellas y de jugar un estilo colectivo, ese mismo estilo que Argentina hizo marca registrada.

Así fue que en el Preolímpico de Las Vegas de 2007, un Kobe Bryant de 29 años que había sido el máximo goleador de la NBA en las últimas dos temporadas lideró a su Selección en su primera participación con USA Basketball, después de que distintas lesiones y problemas personales lo alejen de pasar recesos anteriores con su Selección.

Cumpliendo su sueño de ser dirigido por el entrenador Mike Krzyzewski, Kobe enfrentó a Argentina en dos oportunidades en aquel torneo: ambas veces fue el jugador que hizo la diferencia, el imposible de defender para un Argentina que no tenía a Manu Ginóbili. Kobe anotó 27 puntos en el partido de fase de grupos y 31 y 14 asistencias en la final del torneo, que tuvo a los organizadores como campeones y a Argentina, liderada por Luis Scola (MVP del torneo), como subcampeón y dueño del otro pasaje a Beijing 2008. Luifa, por ese entonces estrella del básquetbol europeo, ya tenía todo acordado para debutar en la NBA. "Es el mejor jugador del torneo y no tengo dudas de que triunfará en la NBA", comentó Bryant, que también le pidió una foto a Luifa según narra el libro "Dorados y Eternos".

El operativo de la redención estadounidense había comenzado y tenía a Kobe como referente. Cuentan que las otras estrellas de Estados Unidos se sorprendían cuando, durante Beijing 2008, se despertaban para desayunar a las 8 de la mañana y veían al de los Lakers completamente transpirado, luego de haber realizado una sesión de entrenamiento individual al amanecer. Estados Unidos terminaría coronándose en China, después de haber vencido al último campeón, Argentina, en semifinales por 101-81 con 12 puntos de Bryant, en un partido en el que Emanuel Ginóbili salió lesionado a los seis minutos de juego.

La última función de Kobe representando a su país llegó en Londres 2012. Allí, dos veces más se cruzó en el camino de la Generación Dorada. En la fase de grupos, en un partido en el que Argentina dio pelea hasta el entretiempo (60-59) pero en el que los norteamericanos terminaron dominando (126-97), Bryant anotó 11 tantos.

Luego sumaría 13 en la semifinal, ganada por EE.UU. por 109-83 con un equipo que incluía, además de Kobe, a Chris Paul, James Harden, Kevin Durant, LeBron James, Russell Westbrook, Tyson Chandler, Kevin Love, Andre Iguodala, Carmelo Anthony, Deron Williams y Anthony Davis. Aquel de Londres fue el último título logrado por Bryant en su carrera deportiva.

Además de estos choques oficiales, Kobe también disputó un amistoso frente a Argentina: fue en la previa de Londres 2012, en el Palau Saint Jordi de Barcelona, el 22 de julio de aquel año. Estados Unidos ganó por 86-80 y Bryant anotó 18 puntos, siendo el segundo máximo goleador de su equipo después de Kevin Durant, pero más allá de haber sido un juego de preparación, ese enfrentamiento dejó una anécdota muy recordada.

La tapa de Campazzo

Dentro de esos enfrentamientos históricos entre Kobe Bryant y la selección Argentina, probablemente no haya jugada más recordada que la que tuvo como protagonista a la Mamba y a Facundo Campazzo. La misma se dio en un partido de exhibición jugado en Barcelona, el 22 de julio del 2012, previo a los Juegos Olímpicos de Londres.

Campazzo, en aquel momento base de Peñarol y con apenas 21 años, estaba dando sus primeros pasos con la camiseta de la Selección.

La acción se dio restando poco menos de 8 minutos en el segundo cuarto, con Estados Unidos al frente por 37-19. Kobe, defendido por Ginóbili, buscó uno de sus típicos lanzamientos a media distancia, solo para encontrarse con una enorme ayuda defensiva de Campazzo: tapón espectacular, recuperación y a correr el contragolpe.

La acción de Facu no se quedó solo en un highlight para el recuerdo, sino que ayudó a la reacción de Argentina, que acabaría perdiendo aquel partido por apenas seis unidades (86-80).

Presente en China 2019

Hubieron pocas estrellas tan globales en el mundo del deporte como Kobe Bryant. Desde Estados Unidos hasta Argentina, desde Camerún, donde Joel Embiid contó que lo veía a los 10 años y lo inspiró a dedicarse al básquetbol, hasta China, donde Kobe era recibido como un líder mundial cada vez que pisaba suelo del país asiático.

Por eso, y por sus constantes declaraciones en favor del juego internacional, fue que FIBA eligó al ex jugador de Los Angeles Lakers como embajador del Mundial de Básquetbol de 2019.

No sólo la cara de Kobe era visible en las publicidades durante los juegos clasificatorios y durante el propio Mundial, sino que Bryant se acercó a China durante los últimos días del torneo para presenciar una semifinal y la final. Ver a Kobe en un estadio mirando básquet fue toda una rareza desde su retiro, pero, casualmente, el astro estuvo presente en dos partidos de la Selección Argentina.

La imagen de Kobe mirando el choque entre Argentina y Francia al lado de Emanuel Ginóbili le sacó una sonrisa a todos los fanáticos en aquella mañana inolvidable en la que el seleccionado nacional superó con creces a los europeos y se aseguró un lugar en el podio mundialista.

"Fue divertido sentarme con Manu, porque ve el juego como yo, de manera muy analítica. Antes solíamos competir el uno con el otro y es bueno que ahora me hable y me diga qué piensa. Nunca nos enfrentaremos de nuevo, ahora solo será hablar de estrategia. Estuvo bien ponernos al día, porque hace mucho tiempo que no hablábamos" , contó Bryant luego de aquel encuentro.

Otro recuerdo inolvidable es el que le quedará a varios jugadores de la Selección, que crecieron viendo a Kobe y no pudieron llegar a enfrentarlo, pero se sacaron el gusto de saludarlo después del partido.

Máximo Fjellerup, hombre de San Lorenzo de Almagro y el jugador más joven de Argentina en el último mundial (nació en noviembre de 1997), despidió a Bryant con una foto de ese recuerdo imborrable.

QEPD Kobe . No lo puedo creer 💔 Fue un placer conocerte, gracias por tantas noches de basquet 🙏😢😔

Una publicación compartida por Maxi Fjellerup (@maxifjellerup) el

Incluso Gabriel Deck bromeó con que Kobe le dijo que quería ir a conocer Colonia Dora, el pequeño pueblo de Santiago del Estero que es hogar del jugador del Real Madrid.

En la final entre Argentina y España en Beijing, en el mismo estadio en el cuál Kobe había ganado su primer oro olímpico al derrotar a España en 2008, "Black Mamba" volvió a decir presente y saludó sobre el parquet al base español Ricky Rubio, el MVP del torneo.

No todo es básquet

Sabido es del fanatismo que tenía Kobe Bryant por el fútbol y de su admiración por Lionel Messi. La leyenda de los Lakers expresó en varias ocasiones cuanto disfrutaba de ver jugar al Barcelona y específicamente a la Pulga .

¿Messi o Ronaldo?, le llegaron a preguntar en una charla con NBA.com " Es muy complicado decidir qué jugador es mejor. Depende de qué fútbol quieras hacer. Para el tiki-taka, me quedo con Messi, pero si quieres jugar agresivo, entonces Ronaldo. A mi me gusta más el estilo de juego del Barça, es más divertido para mirar ", reconoció Kobe.

Más allá de las declaraciones y el respeto mutuo, Bryant y Messi llegaron incluso a compartir una serie de publicidades para una aerolínea turca, como así también de un famoso videojuego de fútbol.

" Siempre es triste escuchar que un deportista se va a retirar. Pero Kobe Bryant quedará en la historia como uno de los más grandes y quien hizo con su magia que me interesara este deporte. Toda la suerte del mundo en tu nueva etapa Kobe ", publicó Messi en su Instagram al anunciarse el retiro del escolta.

Claro que su mensaje del domingo, fue mucho más doloroso.

No tengo palabras... Todo mi cariño para la familia y amigos de Kobe. Fue un placer conocerle y compartir buenos momentos juntos. Se nos fue un genio como pocos.

Una publicación compartida por Leo Messi (@leomessi) el

Sigue toda la NBA en VIVO con el NBA League Pass

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Luka Doncic
¡Luka Magic! Triple-doble, récord y victoria vs. Bucks
Leandro Fernández
Devin Booker
Gran cierre de Booker y Phoenix sueña con Play-in
Leandro Fernández
Playoffs Race West, Carrera Playoffs Oeste
Detalles de la carrera a Playoffs del Oeste, al día
Leandro Fernández
TJ Warren
Warren no frena: 39 puntos para bajar a Lakers
Leandro Fernández
Jamal Murray
Murray volvió a puro brillo para el triunfo de Denver
Leandro Fernández
paul george
Lillard falla en el clutch y los Clippers ganan
Nacho Losilla
Más noticias