);
Dallas Mavericks

Kristaps Porzingis y su debut con Dallas Mavericks tras 610 días sin jugar: "Me sentí bien"

Casi dos años afuera, 610 días sin disputar un encuentro, sin sentir la fuerza de los aficionados y los nervios de la competición. Kristaps Porzingis ha dejado atrás los fantasmas de los problemas físicos, las largas sesiones de fisioterapia y la soledad del trabajo individual para abrazar de nuevo la contienda diaria que ofrece la NBA. Un regreso que se ha saldado con una derrota en el segundo choque de pretemporada de los Dallas Mavericks, que cayeron por 124-117 ante Detroit Pistons, y en donde el letón finalizó como uno de los más destacados gracias a sus 18 puntos y 7 rebotes (7-18 campo, 2-7 en triples) en 19 minutos. Buenas sensaciones pese a la falta de ritmo que irán tomando forma conforme avance el curso.

La unión de Luka Doncic y Porzingis ha comenzado a forjarse en la noche de Detroit, una conexión que pareció casi natural pero que requiere de trabajo diario y química en cancha para alcanzar las metas marcadas. La primera acción destacada del ala pivote de los Mavs fue su clásico tiro a la media vuelta con la singularidad añadida de realizarlo en plena transición ofensiva. Dos puntos que rompían un vacío de casi dos temporadas en blanco desde que completase aquella fatídica volcada sobre Giannis Antetokounmpo que le costó una rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda.

MÁS | Los Mavs están de vuelta; 21 puntos de Doncic y derrota ante Pistons

Aquel momento marcó y marcará la carrera Kristaps, un aviso de la mortalidad de los unicornios, que frenó en seco un crecimiento sostenido en la "Gran Manzana", que le llevó de dar la sorpresa como rookie a convertirse en All-Star en tiempo récord. A partir de ese momento, el ostracismo. La desaparición de la escena pública, trabajo a la sombra, problemas con la gerencia de los Knicks por su renovación y su posterior salida por la puerta de atrás rumbo a Dallas. Un trance de más de 600 días que ha servido para darle otro prisma a la trayectoria del letón, un camino diferente al que se preveía en la noche del 6 de febrero de 2018.

El europeo cuajó una buena actuación a pesar de los fallos, propios de la falta de ritmo. Las sensaciones fueron positivas, encontró su lugar en el campo y ejecutó perfectamente el plan de partido marcado por Carlisle. Los tiros abiertos y las ventajas ofensivas están ahí, y ese 38% en tiros de campo y 28% en triples no es representativo de lo que Porzingis es capaz.

"Estuve fuera por un tiempo, así que estar de vuelta en la cancha se siente bien", dijo Porzingis al Dallas News, haciendo referencia a los más de 20 meses fuera de las canchas. "Se ha visto bastante natural, ¿sabés? Fallé bastantes tiros abiertos, pero estoy contento de volver a estar en el campo", aseguró el letón.

Una vuelta que significó también el inicio de una nueva época en la ciudad texana junto a su amigo Lika Doncic, que finalizó con 21 puntos (7-18 en tiros de campo), combinándose para 39 puntos en prácticamente 20 minutos en cancha. "Gracias a Luka tuve muchos de esos tiros abiertos", aseguró el interno. "Es fácil jugar con él, super fácil. Consigue atraer a las defensas y llevarse toda la atención, hace el juego mucho más fácil. Estoy emocionado de que sigamos adelante, que esa conexión funcione a un nivel aún mejor", agregó la estrella de los Mavs desde el vestuario del Little Caesars Arena de Detroit.

Los Dallas Mavericks disputarán su siguiente choque de pretemporada ante Milwaukee Bucks, el próximo 11 de octubre.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Bjelica
Los Kings sobrevivieron a la reacción de Dallas
Juan Estevez
Kawhi
Los Clippers dominaron con sus cuatro estrellas
Juan Estevez
Harris
Los tiradores le dieron la revancha a Philly
Juan Estevez
spencer dinwiddie
Dinwiddie impulsó la tercera al hilo de Brooklyn
Juan Estevez
Hayward Bradley
Hayward y Bradley, cerca de volver
Agustín Aboy
Luka Doncic
Dallas colecciona goleadas
Agustín Aboy
Más noticias