);
NBA

La NBA mira a la Argentina: la influencia de Manu Ginóbili y la Generación Dorada

Manu Ginóbili Pepe Sánchez NBA Argentina
Manu Ginóbili y Pepe Sánchez, dos argentinos que hicieron historia en la NBA GettyImages

En la sala de prensa del AT&T Center, minutos antes de que San Antonio Spurs recibiera a Minnesota Timberwolves, el foco de los periodistas locales estaba en el Domo Bolivariano de Venezuela. Bahía Basket, el proyecto con aroma a NBA que Juan Ignacio Sánchez y Sebastián Ginóbili lideran en la capital del básquet argentino, se enfrentaba a Fuerza Regia de México por las semifinales del Final Four de la Liga de las Américas. Los bahíenses vencieron y clasificaron a una final en la que cayeron frente a Guaros de Lara. Un día después, en la antesala del duelo entre Spurs y Golden State Warriors, el equipo nacional se convirtió en el epicentro de la charla casual.

La anécdota es apenas una pequeña demostración de la influencia de Manu Ginóbili en particular y de la Generación Dorada en general en el cambio de percepción del certamen más importante del mundo con respecto al básquet argentino. De la utopía inalcanzable a una liga mucho más cercana en dos décadas, de celebrar como una hazaña aquellos primeros minutos históricos y pioneros de Pepe Sánchez con Philadelphia 76ers a sentir como extraña y anómala una temporada que interrumpe 16 años consecutivos de presencia albiceleste.

El golpe al Dream Team en la primera fase del Mundial de Indianápolis fue la presentación del renovado básquet argentino, consecuencia de la creación de la Liga Nacional, y el prólogo de la medalla de oro que Argentina conquistaría, dos años después y con otro triunfo sobre la selección estadounidense en el camino, en Atenas. Esas dos actuaciones desnudaron las falencias del elenco norteamericano y sirvieron como una lección que aprendieron rápidamente: que el talento individual sin sentido colectivo es estéril.

Entre sorpresa y sorpresa, Manu Ginóbili aterrizó en San Antonio y revolucionó a la NBA: cambió el concepto de sexto hombre y se convirtió en una pieza fundamental de los multicampones Spurs de Gregg Popovich. Su decisión de rechazar ofertas más tentadoras, con más millones sobre la mesa y mayor protagonismo dentro de la cancha, en pos del bien común sorprendió a una liga acostumbrada a lidiar con el ego de las estrellas. Ginóbili podría haber ganado más millones, podría haber sido más goleador y haber jugado más minutos en otra franquicia pero no hubiese tenido el éxito que tuvo con los Spurs. Es recíproco: San Antonio tampoco hubiese ganado los campeonatos que ganó sin Manu en su equipo.

Ginóbili se convirtió en una referencia absoluta, en el símbolo de miles de chicos que crecieron admirando su talento, su corazón, su inteligencia, su compromiso y su garra. Jugadores de la talla de James Harden, hoy convertido en estrella, reconocen que Manu los inspiró y que el bahíense fue el espejo en el que se reflejaban durante su progresión en el mundo del básquet. Convertido en ídolo de masas, Manu fue fundamental para que desde los despachos se le siguieran abriendo las puertas a los jugadores argentinos.

Andres Nocioni desembarcó en Chicago Bulls, Carlos Delfino en Detroit Pistons, Fabricio Oberto en San Antonio para hacer yunta con Manu, Walter Hermann en Charlotte Bobcats y Luis Scola en Houston Rockets. Los seis disputaron la temporada 2007/2008, cifra histórica para el básquet argentino. En 2012 fue el turno, postergado, de Pablo Prigioni, el rookie más veterano con 35 años, 5 meses y 13 días. Eran los últimos días de la Generación Dorada en la Selección y en la NBA, aunque rápida e inesperadamente aparecerían los relevos en la posta como un síntoma de la apertura de la NBA al Mundo y especialmente a la Argentina. Era sencillo para las franquicias apostar por jugadores consagrados que habían demostrado a nivel mundial su valía con la camiseta albiceleste pero preocupaba la sucesión, cómo sería el día después.

En la campaña 2015/2016, Nicolás Laprovittola y Patricio Garino se sumaron a los San Antonio Spurs y Nicolás Brussino fue fichado por los Dallas Mavericks. Cuando Dallas contrató a Brussino directamente desde Peñarol de Mar del Plata, Donnie Nelson, GM de la franquicia, explicó los motivos de su elección: "Manu, Luis, Andrés y muchos otros jugadores argentinos han establecido una gran base en la NBA para jugadores jóvenes como Nicolás. Su profesionalismo y su espíritu competitivo no tienen comparación en nuestro deporte. Claramente, su mensaje ha sido exitosamente transmitido a la próxima generación. Su corazón, cerebro y garra son la diferencia entre quienes lo logran y quienes no. En mi experiencia, rara vez los atletas argentinos han carecido de esas cualidades".

Sus experiencias fueron breves: Laprovittola fue cortado por los Spurs tras 18 buenos partidos, Garino jugó en la franquicia de la G-League antes de una breve aventura de cinco encuentros con Orlando Magic y Brussino completó una temporada con los Mavs (54 partidos con un promedio de 2.8 puntos, 1.8 rebotes y 0.9 asistencias en 9.6 minutos) antes de ser cortado y reclamado por Atlanta Hawks, en donde apenas dijo presente en cuatro oportunidades.

El retiro de Manu dejó a la Argentina sin representación NBA aunque no sería extraño que pronto un nuevo embajador plante la bandera albiceleste en territorio estadounidense. El básquet nacional demostró que goza de buena salud. Facundo Campazzo es una de las estrellas del poderoso Real Madrid que sumó a Gabriel Deck en julio. Brussino y Garino siguen rindiendo a nivel europeo mientras que los más jóvenes siguen apareciendo en la Liga Nacional. Es la Generación 2000 la que más ilusiones genera e incluso, sueño de los más ambiciosos, rememora a los inicios de la Generación Dorada. El Barcelona ya se llevó a Leandro Bolmaro, mientras que Francisco Farabello y Francisco Caffaro participan de las Academias NBA y ya están comprometidos con universitarios de la NCAA. Marco Giordano (base de Regatas Corrientes) y Juan De la Fuente (alero de Quilmes), junto a Juan Hierrezuelo (San Lorenzo) y Fausto Ruesga (Olimpo), fueron oro olímpico en el básquet 3x3 de los últimos Juegos de la Juventud celebrados en Buenos Aires y se destacan en el ámbito local en el que también sobresale Juani Marcos, de Peñarol.

Las probabilidades de encontrar a un nuevo Manu Ginóbili o de replicar los éxitos de la Generación Dorada son prácticamente nulas. Difícilmente un jugador argentino pueda alcanzar el éxito de Manu en la liga más importante del mundo pero, gracias a Ginóbili y a la Generación Dorada, la NBA ya no es una utopía.

Más en NBA.com

Luka Doncic y Michael Jordan
5 marcas que Luka ha roto en la temporada
Carlos Herrera Luyando
Rockets vs. Suns
Harden y Rockets le ganaron la partida a los Suns
Carlos Herrera Luyando
kevin love
5 posibles traspasos para Kevin Love
Nacho Losilla
Luka Doncic
Doncic: magia, historia y paliza de Dallas a NOLA
Leandro Fernández
Luka Doncic
Doncic no para: igualó una racha histórica de Jordan
Leandro Fernández
Luka Doncic, LeBron James, Russell Westbrook
Los líderes en triple-dobles en la 2019-2020
Leandro Fernández
Más noticias