Los Angeles Lakers

¿Qué es lo más preocupante del mal inicio de temporada de Los Angeles Lakers?

Los Angeles Lakers siempre estará en boca de todos, para lo bueno o lo malo. Y, en este caso, lo segundo es lo que está marcando la agenda. Y es que el conjunto de Frank Vogel no ha comenzado la temporada de la mejor manera, sino todo lo contrario. Apenas tres victorias en seis partidos, un LeBron James con algunos problemas físicos (ya se perdió dos partidos) pero, sobre todo, un nivel de juego realmente pobre, muy lejano a lo que se quiere ser en California: un equipo candidato al anillo.

Más | La jornada NBA en cinco datos: lo mejor del viernes

Sí, es cierto que es un equipo prácticamente nuevo, con apenas tres jugadores que siguen tras la temporada pasada. Tan cierto como que ese matiz no justifica todos los problemas que se están viendo sobre la cancha. ¿Qué es lo más precupante de este momento? El Staff de NBA.com en español abre el debate y opina.

La defensa y lo que genera su carencia

Claro, debería ser la no defensa. Tras su quinto partido, los Lakers registraban el sexto peor rating defensivo de toda la NBA, encajando 111,4 puntos cada 100 posesiones. En sus cinco presentaciones han permitido al menos 115 puntos a sus rivales, la peor racha de la historia de la organización comenzando una temporada. En tres de los cinco, arriba de 120. Demasiado para un equipo que fue campeón hace un año con la defensa como su sello de identidad.

Es cierto que el hacer encajar las piezas, sobre todo a Westbrook, es el principal foco de atención. ¿Pero por qué el factor defensivo es tan importante? Porque puede que sea la llave para potenciar ese encaje. Simple: Vogel pregonó antes de comenzar la temporada que quería ver un equipo que volara por la cancha, eléctrico y con un ritmo arrollador. Básicamente, una fórmula que potenciaría las virtudes de un Russ que, jugando en carrera, es letal como pocos (ni hablar si lo sumanos a LeBron, claro). El tema es que uno cosa lleva a la otra. Y para correr, hay que defender. Los Lakers no lo están haciendo (18º en puntos en transición, con apenas 12,6 por partido). ¿Pueden hacerlo? Ahí está la gran duda.

Anthony Davis está fuera de todo debate, ya que tiene el potencial de ser el mejor jugador defensivo de la competición. ¿Y el resto? LeBron puede ser una excepción cuando se lo propone, pero dependerá de cuánto físico le quede (sobre todo en la parte final del año). ¿Westbrook? Un defensor promedio y con algunos vicios preocupantes. ¿DeAndre Jordan? Algo de protección de aro y muchas lagunas (y dificultades ante atacantes movibles) ¿Howard? En caída en este rubro. ¿Carmelo Anthony? Nunca se destacó al respecto. ¿Monk? Ha tenido desatenciones de terror en este curso. ¿Ellington, Horton-Tucker o Nunn, tres de los lesionados? Todos con virtudes ofensivas. ¿Rondo? Inconsistente.

Al empezar a enumerar llegamos a casi toda la nómina de jugadores principales o que pueden tener presencia en la rotación. Los que rompen la regla pueden ser Kent Bazemore, de correcto para arriba; o los veteranos Avery Bradley y Trevor Ariza. El primero entró por la ventana al plantel. El segundo, lesionado (le quedan varias semanas) y sin tener impacto fuerte en los últimos años.

¿Tienen los Lakers los defensores que pueden llevar al equipo al potencial defensivo que necesitan para ser el equipo que quieren ser? No parece. Y así, la rueda seguirá girando y generando dudas, porque será cada vez más complejo el tema del encaje de una estructura, cuanto menos, llamativa (y no para bien).

Leandro Fernández (@FernandezLea)

La defensa en transición

Más allá de que ofensivamente también hay cuestiones notorias a corregir, el principal déficit de Lakers en este inicio de 2021-2022 está en el campo propio. Hablamos de un equipo que ha recibido al menos 115 puntos en sus primeras cinco presentaciones, apareciendo 24° en cuanto a rating y último en promedio de tantos en contra. Dentro de ese escenario negativo, hay uno que debería preocupar especialmente: el retroceso y la marca en transición.

Cuando acomoden las piezas, los Lakers tienen la suficente altura, potencia y experiencia como para ser un buen equipo defensivo en la media-cancha. O al menos uno de mitad de tabla para arriba. Sin embargo, entre la elevadísima edad de su plantel, los vicios particulares de algunos de sus jugadores a la hora de no esforzarse para bajar rápidamente a defender y su altísimo volumen de pérdidas (promedian 16,2 por partido), lucen demasiado vulnerables a los ataques rápidos.

Ya hemos visto varias jugadas en los que uno o más jugadores del equipo no hacen la transición como corresponde, dándole puntos fáciles al contrario. Y las estadísticas sostienen eso: son el sexto equipo que más posesiones de ataques rápidos está permitiendo (21,6 por encuentro), mientras que aparecen 22° en cuanto a puntos recibidos allí.

El mal retroceso de los Lakers debería preocupar por encima de otras áreas corregibles. Con este armado de plantel, parece complicado que vayan a poder evitar que este sea un punto débil durante toda la temporada. Veremos si al menos dan ese paso adelante en cuanto a la defensa en ataques fijos como para compensar esa flaqueza.

Juan Estévez (@JuanEstevez90)

El rol de Russell Westbrook en el clutch

Entre las varias cosas que los Lakers tienen que corregir después de este inicio de temporada hay algunas que pueden acomodarse cuando dispongan de su plantel al 100%, pero hay un tema al que deberán adaptarse si o si pensando en la postemporada: ¿qué rol darle a Russell Westbrook en el cierre de los partidos? ¿Cuánta responsabilidad servirle estando LeBron James en el mismo equipo?

El comienzo de Russ en el equipo angelino ya ha despertado polémica por los malos resultados y su estilo de juego, pero en el tiempo de adaptación al lado de LeBron James (o mismo de otro manejador de balón como Rajon Rondo en minutos en los que LBJ descansó) puede entenderse que todavía no se pueda ver su mejor versión.

Lo que deben evitar son las malas decisiones de Russ en el clutch, generando pérdidas de balón (lleva 4 en 13 minutos de clutch) o principalmente tomando lanzamientos que están lejos de ser los mejores para él, que nunca ha sido una amenaza a pie firme. Ya ha fallado los tres tiros que intentó lejos del aro en el cierre de los partidos. Y cuando en la temporada pasada fue importante para Washington justamente en estos momentos, fue por definir la mayoría (el 55%) de sus jugadas cerca del aro (el segundo gráfico presentado a continuación es de la 2020-2021, el primero de esta campaña).

Intentos como este no deberían repetirse con un jugador que tiene un 29% de acierto en triples en los últimos cinco años, por más que se presente la oportunidad.

Agustín Aboy (@AboyAgustin)

Un ataque sin ideas

Los Lakers del año del título funcionaron de forma fantástica en ataque. Un equipo bien engrasado que, pese a solo contar con LeBron James como generador principal en temporada regular, exprimieron al máximo sus fortalezas. Frank Vogel diseñó pizarras inteligentes que situaban al Rey como pasador junto a dos grandes, uno de ellos, Anthony Davis, y dos aleros con funciones de tiro y cortes.

Después del éxito de Disney la ofensiva de los angelinos falló durante la 2020-2021. Es cierto que contaron con las lesiones de James y AD, pero, aun así, no vimos las mismas ideas en ataque que sí vimos en la campaña del anillo. ¿Qué ha cambiado desde entonces? Vemos pizarras escasas, planteamientos tácticos sin demasiado desarrollo y que se encomiendan en exceso a las virtudes jerárquicas de LeBron.

Si miramos la tendencia de ratio ofensivo, es claramente en descenso: 112,3 puntos anotados por 100 posesiones en la 19-20; 110,9, en la 20-21; y 108,7, en la 21-22. Más allá del dato, apreciamos un juego sin ideas, y ahí la misión principal pertecene a Vogel y a su staff técnico. Los Lakers necesitarán defensa, pero también un ataque con sentido. Precisan construir la química y sus mecanismos en ataque de cara a los Playoffs, momento en el que el ritmo baja y los ataques a media pista ganan relevancia.

Nacho Losilla (@Losilla_)

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

nba 2k22
Códigos NBA 2K22
NBA.com Staff
billups
La historia de cómo Billups se convirtió en entrenador
Sergio Rabinal
Cunningham
Cunningham y una tendencia con dos lecturas
Juan Estevez
Jae'Sean Tate
La curiosidad inédita de las rachas de Houston
Agustín Aboy
Pascal Siakam
Siakam tuvo la noche que necesitaba
Agustín Aboy
Más jóvenes en anotar
Los jugadores más jóvenes en anotar en la NBA
Agustín Aboy
Más noticias