);
NBA Finals 2020

Finales NBA 2020: 10 observaciones de la victoria de Los Angeles Lakers ante Miami Heat en el inicio de la serie

Sin equivalencias. El inicio de las Finales 2020 tuvo sólo un equipo en cancha y fue Los Angeles Lakers, que mostró su versión de elite para despachar sin problemas a Miami Heat. El aplastante 116-98 es un total reflejo del dominio impuesto por el equipo de Frank Vogel, que no sólo toma ventaja de 1-0 en la serie sino que potencia todas las señales que lo ponían como favorito.

Más | Finales NBA 2020: Los Angeles Lakers logró un triunfo muy holgado ante Miami Heat para empezar la serie

A continuación, 10 observaciones rápidas del primer partido de las Finales, que continuarán el viernes.

Anthony Davis, incontrolable

"Me parece que Adebayo no va a tener tanto dominio físico como tuvo contra Boston". En su análisis de la previa para NBA.com, Andrés Nocioni puso bajo la lupa el duelo de pivotes que se llevaba buenas miradas, dejando en claro que más allá del fantástico nivel que venía mostrando Bam, la historia podía ser muy diferente ante los Lakers, no sólo por la presencia de mayores cuerpos grandes en el lado de California, sino puntualmente por la aparición de un factor completamente diferencial: Anthony Davis.

Vaya primera presentación en Finales para el ex New Orleans, a tono con lo que venía mostrando en estos Playoffs: dominio absoluto en ambos costados del campo, pero sobre todo en ataque, donde resulta realmente imposible de contener por el arsenal de recursos descomunal para su cuerpo tan potente. AD tuvo ratos donde ni se inmutó ante Adebayo, y muchos donde hizo de Crowder (su marcador principal en el inicio) a un factor completamente nulo.

Terminó con 34 puntos (11-21 campo, 2-4 triples, 10-10 libres), 9 rebotes, 5 asistencias y 3 tapones en 38 minutos de acción. Fue su séptimo partido en esta postemporada por encima de los 30 puntos, cuatro de ellos en sus últimas seis presentaciones. Brutal.

LeBron, en control

James dejó en claro que los Lakers se mueven a su ritmo. Condujo con absoluto criterio para remontar el mal inicio angelino, hizo pagar cuando le enviaron doble marcas, buscó sacarle jugo a cada cambio defensivo (pobre Duncan Robinson, quien fue enviado a la escuela un par de veces por el Rey)... En fin, todo lo que podíamos esperar de un jugador histórico para estas instancias.

El Rey terminó con 25 puntos (9-17 campo, 2-4 triples, 5-6 libres), 13 rebotes, 9 asistencias, 2 robos y apenas una pérdida en 36 minutos de acción. Terminó a una sola asistencia de su 11° triple-doble en Finales, categoría donde es el líder de la historia. Otra noche en la oficina.

Un tramo matador en el primer tiempo

Finales de la NBA, dos equipos parejos, competitivos, con muchos argumentos para pensar en la igualdad... Bueno, los papeles se quemaron un poco en la primera mitad, cuando tras un inicio a todo ritmo de Miami, los Lakers se acomodaron y estamparon un parcial de ¡55-25! en poco más de 18 minutos. Sí, un tramo de ¡30 puntos de diferencia en un cuarto y medio!

Para el contexto, una anomalía absoluta. Para lo visto en cancha, un total reflejo de la realidad. El conjunto de Los Angeles fue un vendaval que los de Erik Spoelstra no supieron ni pudieron contener por muchas razones. El dominio físico, las ventajas conceptuales, el poder de las estrellas, el aporte de los complementos, la genial noche para el triple... Todo lo bueno que podía hacer LA, lo hizo. Y lo mismo, pero con lo mano, fue para los de Florida.

El poderío físico y la defensa de los Lakers

Una de las grandes diferencias de los Lakers que se veían en la previa era su ventaja física. En ese tramo matador de la primera mitad, que se estiró durante el tercer cuarto, el efecto fue realmente gigante. La potencia física y atlética de estos Lakers ante Miami es imposible de disimular para los de Florida. Y ojo que va mucho más allá de, por ejemplo, no tener un pivote más allá de Adebayo capaz de contener al combo Davis-Howard.

Cuando los Lakers hacen uso de esa superioridad para defender con intensidad, pueden levantar el ritmo y, sobre todo, alimentar la confianza y las mejores opciones ofensivas. El combo es completo y Miami lo sufrió. Si contamos los primeros tres cuartos (en el último Miami pudo maquillar el resultado), el Heat tuvo un pobre 37,9% de campo, con apenas 8-26 triples (30,8%). Además, cometieron 7 pérdidas que entregaron 14 puntos. Y la ventaja en los rebotes fue total (42-25, con 7 ofensivos para los Lakers). Demasiada diferencia.

El factor de los triples

Si hubiera que definir a los equipos, está claro que la ventaja para el triple está para el lado de Miami. Lo usa más, lo mete más y cuenta con más especialistas. Sin embargo, toda esa ventaja en la primera noche de las Finales fue para los Lakers, sobre todo en un primer tiempo mágico para el triple, donde terminaron con 11-17, un 64,7% que contrastó con el 7-16 del Heat.

Es más, en esa primera mitad, ocho jugadores de los Lakers anotaron al menos una conversación a distancia. Ojo, en el segundo tiempo metieron apenas 4-21, cerrando el encuentro con 15-38, que no deja de ser una marca buenísima (39,5%). Tan buena como la mejor de la historia de la franquicia para un partido de Finales, que hasta hoy era de 12 (frente a Philadelphia en 2001). ¿Miami? Terminó con 11-35.

El poder del banco

"Habrá que ver si eso no es un factor predominante en una serie larga para los Lakers, que han alargado su rotación y han incorporado varios jugadores a ella, mientras Miami ha hecho un poco lo contrario. Eso puede ser un factor favorable para los Lakers". En su análisis, Nocioni se metió en la batalla de los complementos y marcó la ventaja para los Lakers por cómo había estirado la rotación Frank Vogel. Otro factor que se vio cláramente a favor de Los Angeles.

La planilla final engaña, con una diferencia de 49-31 para los de Florida en puntos desde el banco. Sin embargo, en el primer tiempo, en definitiva la parte donde se marcó la gran ventaja, los Lakers ganaron esa bantalla por 20-10, con un Rajon Rondo que ingresó de la misma (buena) manera que lo venía haciendo en los Playoffs (7 puntos, 2 rebotes y 2 asistencias), y un Alex Caruso importante en ambos costados (7 tantos).

Miami no tuvo respuestas. Tyler Herro comenzó con 8 puntos rápidos y un par de triples, pero rápidamente se apagó (y lo apagó la defensa de los Lakers) y no fue el factor que venía siendo en la postemporada (14 tantos, con 6-18 campo). Y si bien Kendrick Nunn sumó 18 unidades, 14 fueron en ese último cuarto donde el partido estaba definido.

Jimmy Butler, contra su propio tobillo

Acá empiezan los problemas físico para Miami. Sobre el cierre del primer tiempo, Jimmy Butler sufrió un esguince en su tobillo izquierdo que, si bien no lo sacó del encuentro, lo limitó bastante. Se lo vio corriendo y moviéndose con dificultades, aunque su esfuerzo y sacrificio estuvieron siempre presentes. Fue la única luz del Heat, con 23 puntos (8-13 campo, 2-4 triples, 5-5 libres), 2 rebotes, 5 asistencias y 2 robos en 33 minutos.

Pero habrá que ver cómo evoluciona su tobillo en las próximas horas.

Goran Dragic, la gran preocupación

Cuando comenzó el segundo tiempo, sorprendió no ver al esloveno en cancha y rápidamente nos dimos cuenta el motivo. Miami informó que su vuelta era dudosa por una lesión en el pie izquierdo que, finalmente, no lo dejó regresar. ¿Qué pasó? La imagen no dejó una buena sensación por cómo se mueve la zona baja del pie con la cámara lenta. Los reportes posteriores al encuentro marcaron un desgarro en la fascia plantar. No está descartado de la serie por ahora, y habrá cómo ver cómo es el tratramiento y su evolución para determinar su continuidad.

Dragic había sumado 6 tantos y 3 asistencias en 15 minutos. Estamos hablando del máximo anotador de Miami en estos Playoffs, y de una fuerza diferencia por su capacidad anotadora y creatividad con el balón en el perímetro. Alarma encendida.

Bam Adebayo, también con problemas

Sí, los tres jugadores principales de Miami tuvieron problemas físicos. A Butler y Dragic hay que sumarle a Adebayo, que sufrió una distensión en el hombro izquierdo que lo sacó del encuentro en el tercer cuarto.

Si bien las pruebas médicas realizadas dieron negativo, es el mismo problema que tuvo en pasajes de la serie ante los Celtics y habrá que seguirlo con detenimiento. Antes de su problema, de todas maneras, Bam fue dominado por AD y no pudo pesar: 8 puntos (2-8 campo, 4-6 libres) y 4 rebotes en 21 minutos.

Duncan Robinson, desaparecido

Sin puntos y 0-3 en triples. La primera presentación del tirador del Heat fue realmente olvidable. Los Lakers contuvieron por completo su efecto en la ofensiva de Miami, y lo explotaron en cada cambio defensivo. El Heat necesita mucho más de él.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Okoro
Cinco representantes del "Morey Ball" en el Draft
Juan Estevez
allison feaster
Allison Feaster: de trotamundos a pionera en Boston
Sergio Rabinal
Klay Thompson
Klay, en el training camp: "Fue divertido ser parte"
Leandro Fernández
Elleby
Draft 2020: CJ Elleby, externo con tiro y rebote
Juan Estevez
Brown
¿Cómo se creó la NBA?
Juan Estevez
Bolmaro
Seigorman: "Bolmaro encaja en el básquet moderno"
Juan Estevez
Más noticias