Dallas Mavericks

La renovación de Luka Doncic abre un periodo clave para Dallas Mavericks

La renovación de Luka Doncic era un secreto a voces. Franquicia y jugador se encontraban en la misma página, es decir, la organización quería a toda costa retener al #77 y este no quería de ningún modo abandonar la ciudad texana y explorar el próximo verano la Agencia Libre. Pese a ello, una comitiva integrada por Mark Cuban (dueño), Nico Harrison (General Manager), Michael Finley (vicepresidente de operaciones) y Dirk Nowitzki (asesor de la organización) voló a Liubliana para sellar el acuerdo y ratificar la importancia de Doncic en el proyecto.

Un símbolo del compromiso que tiene Dallas Mavericks para con el esloveno, quien se comprometió a un contrato máximo de 207 millones de dólares hasta 2027, la cantidad más alta posible (35% del límite salarial) y una cifra récord en la liga.

MÁS | Luka Doncic renueva su contrato con Dallas Mavericks por 207 millones de dólares y cinco años

"Hoy un sueño se cumple. El básquet me ha dado tanto y me ha llevado a lugares increíbles. Estoy honrado y emocionado por permanecer en Dallas como parte de los Mavericks", declaró el esloveno en un comunicado a ESPN. "Me he comprometido con la organización y aprecio el apoyo de los fans. No puedo esperar a mi futuro dentro y fuera de la cancha".

La renovación era la parte sencilla de todo el proceso. Pocos o ninguno son los que deciden dejar encima de la mesa la máxima cantidad de dinero que puede ofrecer la franquicia que originalmente drafteó al jugador, principalmente porque mantienen sus derechos bird, lo cual les permite presentar ofertas por estas cantidades. Sin embargo, lo más complicado comienza en este momento y tiene como principal protagonista a Dallas Mavericks y, en especial, a la dirección deportiva, encarnada por Harrison y Finley.

Aunque el contrato de Doncic se extienda hasta 2027, a los 28 años, si algo hemos aprendido de lo vivido con las últimas estrellas (Anthony Davis, James Harden o Paul George) es que la firma de un vínculo al largo plazo con un equipo no es sinónimo de que vaya a cumplirse en su totalidad. Esto no sucede de la noche a la mañana y tiene que ver con el panorama competitivo que ofrece la franquicia de turno, es por ello que el objetivo de los Mavs en un futuro próximo es tratar de rodear a Luka de los mejores complementos posibles.

Una cuestión que, por el momento, parece no estar cerca de suceder. La offseason de los Mavericks ha sido cuanto menos decepcionante. Lejos de poder atraer algún agente libre que sumase en aspectos que han lastrado a los texanos, terminaron perdiendo activos. La principal apuesta de la organización respecto al mercado fue Kyle Lowry, pues el base vendría a solucionar muchos de los problemas que habían arrastrado en las dos últimas campañas como la creación de juego más allá de Doncic, un manejador secundario que puede impactar también sin la pelota así como un defensor de élite sobre el que estructurar todo el sistema de protección del aro. Para tratar de lograrlo se desprendieron de Josh Richardson y sus 11,6 millones a cambio de Moses Brown, quien tiene un contrato parcialmente garantizado. Pero la jugada no salió en absoluto, bien pues el base decidió unirse a Miami Heat, dejando como principal adición al plantel la renovación de Tim Hardaway Jr por 75 millones en 4 temporadas.

La extensión de Hardaway Jr., aunque lógica, sigue sin resolver el principal problema que arrastran los Mavs desde la explosión del esloveno en 2019. Aunque Doncic siempre va a necesitar estar rodeado de tiradores que abran el campo y puedan descargarle de balón, el escolta ha superado con creces su rol, lo cual puede significar que ya hayamos visto su mejor versión en los pasados Playoffs, condicionando una parte importante del límite salarial a una pieza que, en líneas generales, ha sido bastante inconsistente.

Esos dos movimientos han definido el mercado de Dallas, pudiendo añadir únicamente dos figuras de rol como son Sterling Brown y Reggie Bullock, al cual le dieron su excepción de nivel medio por valor de 9 millones.

¿Se han reforzado lo suficiente los Mavericks para formar el mejor equipo disponible para rodear a Luka Doncic? Probablemente la respuesta sea no.

Lo cual no tiene porqué significar que el rendimiento de los de Texas vaya a ser peor en la temporada 2021-2022, pues si algo ha quedado patente en los Juegos Olímpicos y en los pasados Playoffs es que el esloveno es capaz de liderar por sí solo a un equipo y de hacer de él un conjunto ganador. Una vía cuyo recorrido es muy cortoplacista y no favorece en absoluto al proyecto al largo plazo de la franquicia, y por extensión a la permanencia de Luka en la organización si los resultados no terminan siendo positivos.

La gran clave a resolver por parte de Harrison y Finley va a ser la cuestión Porzingis. Tras dos temporadas juntos, el esloveno y el letón han ofrecido dos versiones muy diferentes. Primero una en la que parecían haber nacido para jugar juntos, conectando una y otra vez en el bloqueo directo y siendo las dos patas del proyecto de los Mavs. Y, segundo, todo lo contrario, quedando KP relegado a un rol de simple ejecutor y donde Doncic no parecía tener la misma química con su base. A Dallas se le plantea un escenario complicado de resolver pues si mantienen a Porzingis corren el riesgo de que los resultados sean idénticos y la relación entre ambos no mejore en lo deportivo, afectando en definitiva al futuro. Mientras, si se desprenden de él será complicado que puedan obtener un lote de jugadores de igual rendimiento o cercano al del letón por su actual valor de mercado.

MÁS | ¿Pascal Siakam en el mercado? Tres ideas de traspaso por el alero de Toronto Raptors

Los Mavs tienen todavía una temporada de margen para tratar de acometer un movimiento importante antes de que se active la renovación de Doncic, quien pasará de cobrar 10 millones en 2022 a 35 en 2023. Liberar el salario de Porzingis (31M) es la pieza que desencadenará el resto de acciones en la franquicia.

Formar un plantel competitivo alrededor de Doncic, el cual conecte con su estilo de juego centrado en la creación con balón, resulta vital, añadiendo tiradores, interiores versátiles y, sobre todo, defensores que puedan sostener y dar consistencia al equipo. Mirando a aquellos que serán expirings en este curso nos encontramos a figuras como Robert Covington (11M), Marvin Bagley III (12M), Goran Dragic (18M) o Ricky Rubio (17M). Por otro lado, si quieren mirar a la Agencia Libre en 2022 primero deberán desprenderse de muchos de los contratos que cuentan, pues solo Willie Cauley-Stein, Dorian Finney-Smith y Jalen Brunson concluyen su vínculo, tres figuras clave.

Históricamente los Mavs han hecho muy buenas adquisiciones a través de traspasos, como fueron Shawn Marion, Jason Kidd o el propio Luka, pero con una nueva gerencia el reto que tienen delante será incluso mayor que el de sus predecesores.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Monte Morris
Morris y su trabajo para ser titular en Denver
Leandro Fernández
rj Hampton
RJ Hampton, la llave de la rotación de Orlando
Nacho Losilla
Julius raedle
Randle y el objetivo del título con los Knicks
Nacho Losilla
JJ Redick
Redick y su lugar histórico para el triple
Leandro Fernández
Korver
¿Qué jugadores anunciaron su retiro?
Juan Estevez
klay-thompson-111920-ftr-getty
¿Cuál será el regreso más destacado de la 2021-22?
Juan Estevez
Más noticias