Memphis Grizzlies

Marc Gasol y Memphis Grizzlies, una historia inseparable

No puede entenderse la historia de Memphis Grizzlies sin mencionar el apellido Gasol. Sin embargo, mientras que el paso de Pau estuvo marcado por su veloz ascenso y nula competitividad de la franquicia, con Marc hubo una sinergia que superó los límites del básquet. El pivote encontró en el FedEx Forum un lugar donde poder ser él mismo, formando parte de una cultura que encajaba a la perfección con su forma de ser, perfil bajo, cohesión, trabajo en equipo... Todo ello ayudó a conformar un proyecto que con el paso de los años se convertiría en uno de los más sólidos y compactos de toda la NBA, siendo más bien los eternos underdogs de la competición.

Marc ha sido una pieza clave en los años más brillantes de los Grizzlies, siendo un actor fundamental en su relativo éxito y que pasará a la historia como una de las leyendas de la organización, colgando de lo alto del estadio su mítico dorsal #33 más pronto que tarde.

MÁS | Una carrera de leyenda: los números, estadísticas y récords de Marc Gasol en la NBA

"Marc no lo reconocerá, pero es de Memphis", bromeó su compañero Mike Conley en 2013 para Bleacher Report. "Él encarna todo de lo que se trata esta ciudad: la dureza, la ética de trabajo obrera... Todas esas cosas sobre las que se trata esta ciudad es cómo se comporta Marc. Es un tipo discreto, no un tipo que quiere estar en el centro de atención y cosas así".

Una relación con la ciudad de Memphis que se inició mucho antes de desembarcar en la NBA pues gracias a que en 2001 Pau se incorporó a la franquicia, toda la familia Gasol se trasladó con él, incluído Marc. Eso hizo que desde adolescente se empapase de su cultura y empezara a hacerse un nombre en su instituto, Lausanne Collegiate School. Allí, el pivote catalán lograría ser nombrado Mr. Basketball en 2003, año en el que llegaron a la final estatal de División II. "Fue un impacto cultural al principio. No hablas inglés, te sientes fuera de lugar completamente, no te puedes comunicar. Mi forma de expresión era el básquet, eso es algo internacional. No necesitas hablar, con una mirada te entienden", dijo el propio Marc.

Llegado a la NBA en un traspaso de Los Angeles Lakers a Memphis Grizzlies sin tan siquiera vestir de dorado y púrpura, Marc pondrá fin a una carrera de 13 temporadas retornando a Tennessee desde California sin jugar un solo partido con ellos, cerrando así el circulo.

Explosión y prime

Tras explotar definitivamente como jugador con la Selección española y Akasvayu Girona, Marc decidió emprender la marcha hacia la NBA, iniciando su trayectoria en la temporada 2008-2009. Un año de completa transición para los Grizzlies, pues unos meses antes Pau había salido traspasado, Juan Carlos Navarro había decidido volver a España y el plantel tenía de todo menos experiencia. En definitiva, ese parecía ser el mejor contexto posible para que Gasol creciera, aportando desde el inicio en un conjunto que no iba a tener presión por resultados y que contaba con nombres como el novato OJ Mayo, la promesa Rudy Gay y con dos bases jóvenes como Mike Conley y Kyle Lowry. Por otro lado, la rivalidad en el puesto era prácticamente nula con un Darko Milicic que estaba de vuelta de todo, un veteranísimo Adonal Foye y un Hamed Haddadi cuyo éxito era haber llegado a la liga.

Tan pronto como puso un pie en la NBA quedó claro que Marc no era Pau y que tampoco lo necesitaba para ser diferencial. En su año de debut dio detalles de lo que podía ser, siendo el jugador con mayor impacto en las estadísticas avanzadas del plantel (win shares, VORP, ratio ofensivo, PER), lo que junto a su rendimiento general le valió para ser All-Rookie. Aunque no sería hasta la llegada de Lionel Hollins al banco de los Grizzlies, quien entendió mejor cómo motivarl a él y al resto del roster, instaurando una cultura de esfuerzo que llevaría a la franquicia a sus años dorados.

MÁS | El inicio de la carrera de Marc Gasol en la NBA: Su debut con Memphis Grizzlies en 2008

Con Hollins como técnico, Marc pronto comenzó a despuntar, convirtiéndose en el ancla defensiva del equipo en un juego interior conformado junto a Zach Randolph y que los llevó a pasar de un balance de 24-58 en 2009 a 40-42 en 2010, quedándose a las puertas de los Playoffs, objetivo que lograrían al siguiente año. Ese 2011 vio nacer a los Grizzlies del "Grit & Grind", con un Gasol cuyos números individuales no reflejaban en absoluto su verdadero impacto en el juego, siendo por entonces uno de los pivotes más determinantes en ambos lados de la cancha de toda la NBA. La visión de juego que poseía el catalán en ese momento de su carrera solucionaba muchos de los problemas en media cancha que aquel equipo podía llegar a tener, aprovechándolo como pasador en cualquier zona del campo y ampliando las opciones de anotar. "Jugábamos mucho a través de él", recordó Lionel Hollins en 2019 para ESPN. "Poste alto, poste bajo, algo así como Golden State usa a Draymond Green. Marc no trataba de anotar, él buscaba crear juego para el resto".

El periodo comprendido entre 2011 y 2013 de Marc fue su punto de rendimiento colectivo más alto de carrera, impulsando a un equipo que en condiciones normales no habría alcanzado unas Finales de Conferencia en el Oeste y se hubiese quedado a las puertas de otra en 2011 (aquel séptimo ante OKC no se olvida). En 2012 obtuvo el reconocimiento que venía mereciendo desde hacía tiempo, formando parte de su primer All-Star y llevándose el premio al Mejor Defensor del año, aunque curiosamente sin ser incluído en un quinteto All-Defensive.

Tras la salida de Hollins, Marc inició un proceso que lo llevaría a asumir cada vez más responsabilidades en ataque, creciendo enormemente a nivel individual como bien reflejaron los números, siendo aún más líder e importante. Todo aquello se vendría abajo en el momento que cayó lesionado en 2016, perdiéndose el resto de la temporada, los Juegos Olímpicos y siendo un punto clave en su trayectoria.

Reconversión total

A mediados de la década algo comenzó a cambiar en la NBA. Los pivotes tradicionales estaban cada vez menos valorados y aquellos más pesados y dados al poste bajo corrían el peligro de extinguirse por el aumento del ritmo, la apertura del campo y la preeminencia del triple. El tiempo que Marc estuvo fuera de las canchas por lesión y varias conversaciones con Dave Joerger lo llevaron a cambiar radicalmente su estilo de juego, alejándose cada vez más del aro.

Casi como una forma de sobrevivir y permanecer en la liga, Gasol se convirtió en el jugador más adecuado para el momento histórico en el que se encontraban así como liberar definitivamente su versión más determinante. Como point-center de los Grizzlies, ubicado por fuera del arco, el catalán elevó sus números en asistencias hasta un máximo de trayectoria de 4,6, uno de los guarismos más altos para un interior de toda la historia hasta ese momento.

Y no solo eso, puesto que después de haber intentado tan solo 66 triples en sus primeras 8 temporadas, en la 2016-2017 pasó a lanzar 268 solo en ese curso con una efectividad del 38,8%. A partir de ese momento, Gasol se convertiría en uno de los pivotes con mejor acierto desde la larga distancia, promediando un 37,0% de ese momento en adelante. Todo eso lo llevaría a sumar su tercera y última elección para el All-Star, con su máxima de trayectoria en anotación (19,5 puntos). "Lograr que disparara cuatro triples más por partido en ese momento sonaba un poco indignante", reconoció David Fizdale en 2019. "Pero una vez que se dio cuenta de que el tiro no era diferente, agregó otra dimensión a nuestro equipo, comenzó a abrazarlo. Traté de decirle, se trata de adaptarse o morir".

Fin de ciclo y regreso

Sin embargo, aquella excelencia individual no vino acompañada de un proyecto a la altura de Marc ni de Mike Conley, su eterno compañero, sino más bien lo opuesto. Con los retiros de Randolph y Tony Allen, el proyecto de los Grizzlies se fue desvaneciendo, siendo Fizdale incapaz de levantar el equipo. Todo eso fue generando una sensación de frustración en el catalán, que quería coronarse en Memphis como campeón, pero las opciones eran cada vez más remotas y su tiempo se agotaba.

Así, en 2019, entrando en un potencial último año de contrato, los Grizzlies decidieron traspasarlo a Toronto Raptors, siendo la pieza que justo necesitaban los canadienses para dar el siguiente paso en su camino al campeonato. Desde el primer momento Marc fue vital en el esquema de Nick Nurse, añadiendo ese extra ofensivo que le faltaba a Jonas Valanciunas y la capacidad de lectura y versatilidad que era precisa en defensa para optar al anillo, como sucedió finalmente. Aquel triunfo contra Golden State Warriors fue tan inesperado como justo con la carrera de Gasol, que alcanzó su objetivo último como jugador, poniendo el broche de oro a una trayectoria única.

Sin embargo, en el momento que fue traspasado a Toronto, Marc inició una maratón física que terminaría condicionando enormemente su último tramo de carrera. A los largos Playoffs le siguió la preparación y posterior Mundial de 2019 donde se logró el oro y un tiempo mínimo de descanso para iniciar la 2019-2020. Todo eso generó un exceso de carga física en las piernas de Gasol hasta que en diciembre de 2019 sufrió una lesión muscular en los isquios de la pierna izquierda. Un regreso demasiado rápido le hizo dar varios pasos atrás y para cuando iba a regresar la competición se suspendió por la crisis sanitaria, volviendo en julio y con un Marc que estaba lejos de su mejor versión física.

La marcha a los Lakers pareció el final soñado para su trayectoria y durante el primer tercio de temporada así lo fue, encajando a la perfección con LeBron James y Anthony Davis, pero las lesiones de estos y el positivo de COVID-19 del catalán cambiaron completamente el plan de los californianos, que desplazaron al español al banco en favor de Andre Drummond.

Hará falta un tiempo prudencial para que la carrera de Marc Gasol sea valorada en su justa medida, como un adelantado a su tiempo en su posición y uno de los mejores pivotes pasadores de todos los tiempos. Si este es el final del español en la NBA, ha sido un viaje inolvidable.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Flag
El único estado que jamás tuvo un jugador NBA
Juan Estevez
Melton
¿Quiénes brillan en el trabajo sucio en la NBA?
Juan Estevez
Russell Westbrook, Damian Lillard, DeMar DeRozan
Los mejores anotadores clutch en los últimos 5 años
Leandro Fernández
Bolmaro
Tres claves para la temporada de Bolmaro
Juan Estevez
Luca Vildoza
Vildoza, complicado rumbo a la pretemporada en NY
Leandro Fernández
Lisa Byington
Lisa Byington, nueva narradora de los Bucks
Sergio Rabinal
Más noticias