);
Utah Jazz

Fantasía o realidad: ¿fue Mark Eaton el mejor taponador de todos los tiempos?

Este martes 14 de abril marca el 35° aniversario de uno de los hitos defensivos más espectaculares que se hayan visto en la NBA: con la finalización de la Fase Regular 1984-1985, Mark Eaton, pivote que por entonces estaba en su tercer año con el Utah Jazz, acababa con un impactante promedio de 5,6 tapas, el cual lógicamente le garantizaba el premio a Mejor Defensor del Año (volvería a ganarlo en 1989).

La media taponadora de Eaton es la más alta que se haya visto en una campaña NBA, desde que se tiene registro de esa estadística (1973-1974). De hecho, apenas Manute Bol fue capaz de alcanzar las 5 tapas por encuentro, llegando exactamente a esa cifra en su año de novato (1985-1986) en Washington.

Del agua dulce a Salt Lake

La historia de Eaton y su llegada a la NBA es una de las más particulares de las que se tenga registro, especialmente para alguien que supo transformarse en figura. El gigante de 2,24 tuvo inicios alejados al básquet, al punto que jugaba al water-polo en su tiempo de High School.

En 1977, ya con 20 años, todavía no había tenido relación alguna con la naranja y llevaba tres años trabajando como mecánico.

Fue justamente en ese oficio donde lo conoció Tom Lubin, un profesor de química que hacía las veces de asistente técnico en el Cypress College. Por obvias razones, Eaton llamó la atención de Lubin, quien terminó convenciéndolo de sumarse a la universidad y a su pequeño programa de baloncesto.

Tras dos buenos años en Cypress, y a pesar de estar lejos de las luces de la NCAA, Eaton fue seleccionado por los Phoenix Suns en la quinta ronda del Draft de 1979 (pick 107°). Sin embargo, el oriundo de California rechazó esa opción y en su lugar, decidió terminar sus estudios universitarios en UCLA, donde pasó el resto de sus dos años de elegibilidad deportiva.

Lo cierto es que en los prestigiosos Bruins, Eaton estuvo lejos de destacarse: jugó apenas 196 minutos totales en dos temporadas y promedió 1,8 puntos y 2,4 rebotes. Aún así, en 1982 tuvo una segunda chance NBA: fue drafteado por Utah en la cuarta ronda (pick 72°) y esta vez, ya con 25 años, el pivote aceptó la oferta.

La carrera de Eaton en la NBA consistió de 11 temporadas, siempre con el Jazz, entre 1982 y 1993. Rápidamente se ganó un lugar como uno de los mejores defensores de la competencia, algo particularmente importante en una era donde el juego interior seguía marcando el ritmo de cada ofensiva.

A lo largo de 875 partidos, Eaton promedió 6 puntos, 7,9 rebotes y 3,5 tapas, en 28,8 minutos de media. Además de sus dos DPOY, en 1989 tuvo el honor de ser seleccionado al All-Star Game. Algo nada normal para un jugador que por entonces promediaba apenas 6,2 puntos.

De todas maneras, está claro que su gran legado ha quedado ligado a su producción taponadora. Es el quinto jugador con más tapas de la historia (3064) y el líder en cuanto a promedio por encuentro (3,5). Además, entre jugadores con al menos 800 partidos, lidera en tapas por 36 minutos (4,4) y tapas por 100 posesiones (5,8).

Viendo esos números, la conclusión puede ser obvia: estamos en presencia del mejor taponador de todos los tiempos. Sin embargo, los números esconden algunos detalles que valen la pena repasar.

¿El mejor de la historia?

Para empezar, hay que marcar que dos jugadores han promediado más tapas por 100 posesiones en cancha a lo largo de su carrera, que las 5,8 de Eaton: Manute Bol con un excepcional 8,6 y el poco recordado Jim McIlvaine (6,1), interno que en los años 90 pasó por Seattle, Washington y New Jersey.

Pero claro, ni Bol ni especialmente McIlvaine tuvieron la carrera extensa de Eaton: el sudanés apenas vio minutos como profesional después de los 30 años, mientras que McIlvaine solo jugó 401 partidos NBA. Menos de la mitad que el hombre del Jazz. Por eso, vamos a limitar la comparación a colegas con un número de partidos similar o superior.

¿Cuál es la métrica más efectiva para determinar el verdadero valor en este rubro defensivo? Eliminemos las que lógicamente no lo son: no podemos recurrir a tapas por partido, ya que allí, entre otros factores, inciden los minutos pasados en cancha. Un jugador puede tener un promedio más alto simplemente porque juega más.

¿Tapas por 36 minutos, entonces? Tampoco, porque no estamos teniendo en cuenta el ritmo de juego. 36 minutos en una era o un equipo de muchas posesiones, pueden representar muchísimas más oportunidades de tapón, que 36 minutos en una época de juego lento. Es lógico: cuanto más rápido se juega, más intentos al aro. Cuantos más intentos, más chances de tapón.

¿Nos quedamos con tapas por 100 posesiones? Se acerca, pero tampoco, porque allí nos está faltando un dato clave: la relación triples vs dobles. En los '80, 100 posesiones en cancha representaban más de 80 lanzamientos de dos puntos. En los '90, con el crecimiento del tiro de tres, en 100 posesiones ya pasamos a encontrar menos de 70 dobles. Y a partir de los 2000, el número es exponencialmente menor.

De nuevo, es lógica pura: teniendo en cuenta que la mayoría de las tapas son sobre intentos de dos, no es lo mismo dar 5 tapas sobre 80 lanzamientos, que 5 sobre 65. La era influye y su selección de tiro, influye.

Pero afortunadamente, el avance de las estadísticas avanzadas nos ha dejado una métrica que soluciona todos esos problemas: el rating de tapas o Block Rate.

En este caso, lo que se mide es muy sencillo: cantidad de tapas dadas, sobre 100 dobles defendidos. Con esa fórmula se nivela el tema minutos, ritmo y doble vs triple, permitiendo comparar diferentes eras sin problema.

Y es allí donde el caso de Eaton como el mejor taponador empieza a desaparecer.

Entre jugadores con al menos 800 partidos, el líder histórico en rating de tapas es Shawn Bradley, con un 7,8%. Es decir, de cada 100 dobles que defendía, daba apenas por debajo de 8 tapas. Atrás aparece Theo Ratliff, con un 7,2%. Mientras que Eaton llega tercero (nada despreciable, por supuesto) con un 6,9%. Completando el Top 5 figuran Alonzo Mourning (6,6%) y George Johnson (6,3%). ¿El mejor en actividad? Serge Ibaka, 11° con un 5,6%.

Si usamos el rating de tapas, ni siquiera la 1984-1985 de Eaton se mantiene como la mejor temporada individual. Ni cerca está de serlo: cae al 16° puesto, con Manute Bol dominando los cinco primeros lugares y con jugadores actuales como Mitchell Robinson (2018-2019), Serge Ibaka (2011-2012), Hassan Whiteside (2015-2016) y John Henson (2014-2015) teniendo rendimientos superiores.

Lo de Eaton defensivamente fue enorme por donde se lo mire, pero ¿el mejor de la historia? Bueno, digamos que el avance de la estadística le puso una tapa a su caso.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Lakers, Heat
Nocioni y el valor de estilos diferentes en las Finales
Leandro Fernández
Miami LeBron
🎬 ¿Cómo funcionó la zona de Miami ante Lakers?
Juan Estevez
Finales NBA Andrés Nocioni
🎥La previa de Lakers-Heat, por Andrés Nocioni
Leandro Fernández
Lakers, Heat - NBA Finalists
¿Cómo ver NBA en Argentina? Fechas, horarios, canales
Staff NBA.com
LeBron James Jimmy Butler Lakers Heat
El calendario de las Finales 2020
NBA.com Staff
Miami Heat
El uno por uno de Miami Heat
Agustín Aboy
Más noticias