NBA 75

¿Cómo ha evolucionado la lista de máximos anotadores de la historia de la NBA? Sus líderes a lo largo del tiempo

LeBron James está cada vez más cerca de convertirse en el máximo anotador de toda la historia de la NBA. Una circunstancia que el actual líder, Kareem Abdul-Jabbar, celebraría en caso de que termine sucediendo, pues según él, eso favorecería al deporte y a la competición.

Es ley de vida. El juego avanza año tras año, los jugadores se vuelven más rápidos, más talentosos y con más recursos, una norma que se aplica a todas las épocas previas de la liga.

MÁS | ¿Podrá LeBron James convertirse en el máximo anotador de la historia de la NBA?

La lista de anotadores es un buen reflejo de la evolución histórica de la NBA pero, ¿cómo fue cambiando a lo largo de los años el primer puesto? ¿Qué jugadores ostentaron el honor de ser los más prolíficos y a quiénes adelantaron?

Joe Fulks, el primer líder

El mítico ala pivote de Philadelphia Warriors fue la primera gran estrella de la por entonces BAA, que en 1949 se convertiría en la NBA tras la fusión con la NBL. Un anotador de volumen y que siempre era capaz de dar un paso adelante cuando el equipo más lo necesitaba, siendo célebres sus explosiones en Playoffs.

Fulks logró llevarse los primeros dos títulos de máximo anotador en 1947 y 1948 con 23,2 y 22,1 puntos de promedio, estando a punto de conseguirlo también al siguiente curso cuando elevó el número a 26,0, pero sucumbiendo ante el debutante George Mikan. Entre 1946 y 1952 el jugador de los Warriors acumuló 7.021 tantos a una media de 19,6 por encuentro en un momento donde no había línea de 3 ni reloj de posesión.

George Mikan, un dominador histórico

La irrupción de Mikan en la NBA supuso un cambio en el juego pues representó la primera ocasión en la que un jugador verdaderamente alto dominaba la competición y el deporte en general. Durante la temporada 1951-1952, después de haber conquistado todos los títulos de máximo anotador en sus 3 campañas, el de Illinois se quedó a prácticamente nada de ser el líder histórico de la liga.

Durante la primera jornada de la campaña 1952-1953, celebrada el 1 de noviembre, Mikan logró dar caza a Fulks en la ajustada victoria sobre los Celtics donde el pivote anotó 13 puntos, mientras que el de los Warriors tan solo 10 frente a los Nationals.

Momento de cambio

El ascenso de Mikan fue tan veloz como su final, retirándose con 29 años por culpa de las lesiones, aunque más tarde volvería para 37 partidos más en 1956. De este modo, el interior logró elevar sus guarismos hasta los 10.156 puntos. Con la introducción del reloj de posesión, el ritmo y la velocidad del juego aumentaron, y con ello las opciones de que los marcadores fuesen más altos.

Pronto, Ed Macauley, uno de los mejores jugadores de la década de 1950 según el staff de esta web, se erigió como el líder histórico de la NBA. Al inicio de la campaña 1957-1958, tras una prolífica carrera en los Celtics, el pivote adelantó a Mikan como nuevo jugador de los St. Louis Hawks al anotar 24 tantos.

La alegría le duraría poco pues Dolph Schayes, que en el anterior curso estaba ubicado en el tercer lugar con 9.973 tantos, experimentó un crecimiento enorme al lograr 1.791 puntos y superar a Macauley. El jugador de los Syracuse Nationals se convertiría en una leyenda de la época, siendo el primero en superar los 15.000 en enero de 1960.

El honor de ser el máximo anotador permaneció en poder de Schayes hasta la temporada 1963-1964, momento en el que Bob Pettit se estableció en la parte alta de la lista. A sus 31 años, Big Blue realizó una campaña de 2.190 puntos para colocarse como el primero con 19.756 tantos, ampliando esa cifra hasta los 20.880, el primero en romper esa barrera.

La era Chamberlain

Pocos han dominado la NBA como lo hizo Wilt Chamberlain. Nombrarlo suele venir acompañado de la eterna enumeración de todos sus récords, registros y estadísticas imposibles. Un jugador que tan pronto como entró en la liga consiguió establecer un listón altísimo en cuanto a anotación, firmando la mejor cifra para un novato con 37,6 por encuentro y alcanzando la excelencia en 1962 cuando promedió 50,4 puntos por noche.

En sus primeras 5 temporadas ya había anotado más de 15.000 tantos y a mediados de la campaña 1965-1966, poco después de ser traspasado a Philadelphia 76ers, el pivote se convirtió en el máximo anotador de la historia de la NBA. Los más de 20.000 puntos de Bob Pettit fueron pulverizados en ese curso por Chamberlain, quien sumó 2.534, consiguiendo su sexto título de máximo anotador consecutivo.

Aunque en los años posteriores el nativo de Philly bajaría sus promedios, estos seguirían por encima de los 20 por noche hasta concluir su trayectoria en 1973 con 31.419.

Abdul-Jabbar, líder absoluto

Kareem estaba llamado a ser el relevo generacional del propio Chamberlain y en su primera campaña ya logró promediar 28,8 puntos, la cuarta cifra más alta de un rookie, iniciando un ascenso meteórico que lo llevó a conseguir dos títulos de máximo anotador consecutivos en 1971 y 1972.

Abdul-Jabbar, más allá de tener una larguísima y productiva carrera, sin apenas problemas físicos, consiguió ser un jugador sumamente regular y fiable. Hasta su desembarco nadie había conseguido sumar tantas temporadas con más de 2.000 puntos en cada una de ellas, estableciendo el registro en 9, algo que más tarde sería superado por LeBron James (10), Michael Jordan (11) y Karl Malone (12).

Al neoyorquino le llevó bastante tiempo alcanzar a Chamberlain, concretamente 1.166 partidos, sucediendo finalmente el 5 de abril de 1984 ante Utah Jazz. En una acción al poste bajo contra Mark Eaton realizando su mítico skyhook para superar a Wilt y establecer la cima en 31.420 puntos. Abdul-Jabbar disputó cerca de 400 partidos más en su carrera en la NBA, alejándose año a año del resto de mortales hasta retirarse con 38.387.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Nets
¡En vivo: partidazo entre Nets y Heat!
Juan Estevez
Fabian Jaimes
Jaimes, el primer mexicano para Capitanes CDMX
Agustín Aboy
Natalia Meléndez
Natalia Meléndez, voz femenina en el League Pass
Agustín Aboy
heat
Miami y su primera prueba de fuego: Brooklyn
Sergio Rabinal
Dejounte Murray
Murray, triple-doble histórico y paso al frente en SAS
Leandro Fernández
Nikola Jokic
Malone y el estado de Nikola Jokic tras su lesión
Leandro Fernández
Más noticias