NBA 75

Ranking NBA 75 Aniversario: los mejores jugadores de la década del 2000

La NBA celebrará en la temporada 2021-2022 su 75º aniversario, un momento de recuerdo, de memoria y para mirar para atrás hacia la rica historia que posee la liga norteamericana. Una competición surgida al calor de los cambios que se produjeron en la sociedad americana tras la II Guerra Mundial y que favorecieron el auge del deporte como un interés más dentro de la gran oferta de ocio de aquel momento.

MÁS | Los mejores jugadores de las décadas 1940 y 1950 | 1960 | 1970 | 1980 | 1990

Para cuando se creó la BAA en 1946, organización que acabaría resultando años más tarde en la NBA tras su fusión con la NBL, el básquet profesional había crecido enormemente, siendo uno de los principales intereses para los aficionados, así como el juego que ya contaba con nombres reconocibles y que dejarían su huella en el tiempo.

Es por ello que desde el staff de NBA.com en español hemos decidido elegir a los 10 mejores de cada década en la liga, los jugadores que marcaron un antes y un después, por su talento y éxito. Es importante matizar que esto no es un TOP ni los protagonistas están ordenados de mejor a peor, sino que todos ellos tienen el mismo valor. Tras las cinco primeras décadas llegamos a los 2000, la época de dominación de Los Angeles Lakers y San Antonio Spurs con la irrupción de anotadores brillantes como Kobe Bryant y Allen Iverson, así como el desembarco de LeBron James y Dwyane Wade.

Kobe Bryant

Ningún jugador se ha acercado más a lo que supuso Michael Jordan como lo hizo Kobe Bryant. El escolta representó la imagen más fidedigna del mito de los Bulls en los años posteriores a su retiro, convirtiéndose rápidamente en un anotador inalcanzable, un competidor incansable y alguien que no entendía el fallo como un freno, sino como combustible para seguir.

Tras asumir el rol de secundario a la sombra de Shaquille O'Neal durante el primer lustro de la década, a su marcha se desató como anotador, logrando 5 encuentros con 60 puntos o más y 19 entre 50 y 59 tantos. Ganador del MVP en 2008 y líder de los Lakers en las dos incursiones hasta las Finales en 2008 y 2009, Bryant no podía faltar en este ranking.

Tim Duncan

El sinónimo del éxito y de la humildad aplicada al básquet. Tim Duncan entró con paso firme en la NBA y mantuvo un altísimo nivel de rendimiento durante toda su trayectoria profesional, logrando alzarse como el ala pivote más notable de todos los tiempos. Una estrella atípica por su personalidad introvertida que colocó a San Antonio Spurs en lo más alto de la competición para hacerse con tres campeonatos en la década del 2000, de los cuales fue el MVP de las Finales en dos de ellos.

Su pico de carrera coincidió con la explosión del proyecto de San Antonio, llevándose dos MVPs consecutivos en 2002 y 2003. Un All-Star y All-NBA perenne que en sus 13 primeras temporadas logró promediar un doble-doble por partido, algo solo al alcance de otros 5 jugadores.

Kevin Garnett

Su explosión a comienzos del siglo XXI hizo de Garnett el prototipo perfecto de ala pivote, casi como el contrapunto a Tim Duncan en todos los sentidos. Un jugador enérgico, desafiante y que fue un adelantado a su tiempo, logrando desplegar su propio estilo de juego como interior, atacando de fuera-adentro hasta consagrarse como una de las estrellas de la NBA durante dos décadas.

Su primera etapa en Minnesota coincide con la época de mayor éxito de la organización hasta la fecha, llevándolos a los Playoffs durante 8 temporadas consecutivas y culminando el proyecto en las Finales de Conferencia de 2004, donde se quedaron a las puertas de luchar por el anillo (4-2 vs. Lakers). Sirva como ejemplo de su impacto en los Wolves que tras su marcha, la franquicia tan solo ha pisado la postemporada en una ocasión (2017-2018).

El impacto de KG no se quedó durante esta década en ataque, promediando 21,6 tantos por encuentro, sino que destacó principalmente por ser un defensor increíble, llevándose el premio al Mejor Defensor en 2008 y entrando en todos los quintetos All-Defensive de los 2000

Allen Iverson

Alguien que, por su fisionomía, nunca habría tenido éxito en la NBA. Sin embargo, el talento no entiende de tallas y Iverson tenía de sobra. Un anotador de volumen como pocos, que sobrevivió en la complicada jungla física que puede resultar esta liga a base de cambios de ritmo, velocidad, desborde e insistencia. The Answer nunca fue el jugador con mejor porcentaje, ni el que mejor selección de tiro tuvo, pero sí quien mayor fortaleza mental demostró y al que el fallo no lo afectaba en absoluto.

Tan solo su declive físico por culpa de la exigencia a la que llevó su a cuerpo durante el primer lustro de la década mermó enormemente lo que podría haber sido una carrera más única todavía. Sirva como ejemplo que nadie anotó más puntos en el periodo 2000-2005 que Iverson, logrando este 11.909 tantos en tan solo 406 partidos, 395 más que el segundo clasificado, Tracy McGrady, en 46 encuentros menos.

Líder en anotación en tres ocasiones con más de 30 puntos de media en cada una de ellas, Iverson se coronaría en 2001 como MVP, llevando a los 76ers a sus últimas Finales.

LeBron James

Toda gran carrera tiene su comienzo y la de LeBron James arrancó con todo. El nativo de Akron desembarcó en la NBA como una estrella en 2003 y rápidamente confirmó los presagios, haciendo de los Cavs un equipo fijo en los Playoffs, lográndolo en su tercer año y devolviéndolos a la postemporada por primera vez desde 1998. El alero de Ohio se convirtió en un torbellino en todos los sentidos durante el segundo lustro de los 2000, pues este tenía todo lo necesario para triunfar: era joven, atlético y con talento.

LeBron se convirtió en el jugador más joven de la historia en promediar más de 30 puntos con 21 años, asentándose en esta primera etapa como un anotador sin rival alguno, lo que lo llevó a promediar 27,5 tantos con un 47% de efectividad a lo largo de la década. Este primer periodo del jugador de los Cavaliers estuvo definido por su vocación anotadora, creciendo desde la transición y como penetrador más que por su versión pasadora y creadora que se daría posteriormente.

Líder de unos Cavs que en condiciones normales jamás habrían alcanzado las Finales en 2007, cuando este solo tenía 22 años, James lograría su primer MVP en 2008, siendo el líder en anotación, asistencias y robos de su equipo.

Steve Nash

La revolución hecha jugador de básquet. Steve Nash representó en sí mismo un cambio de paradigma a la hora de comprender el juego. El canadiense fue el responsable directo del incremento, apertura y fluidez que viviría la NBA a partir de la segunda mitad de la década, haciendo de Phoenix Suns un lienzo sobre el que expresarse y colocarlos en disposición de alcanzar el éxito.

El base canadiense tuvo una explosión como estrella relativamente tardía, siendo All-Star por primera vez a los 27 años y alcanzando el punto más alto de carrera a los 30 cuando se hizo con el primero de sus dos MVPs consecutivos entre 2005 y 2006. Líder en asistencias durante tres cursos seguidos, Nash nunca lograría el éxito colectivo que su rendimiento le hizo merecedor del mismo, quedándose a las puertas de las Finales en dos ocasiones en esta década. Tan solo Jason Kidd repartió más asistencias que el base canadiense, quien fue All-NBA seis veces en este periodo.

Dirk Nowitzki

El ala pivote alemán, además de compartir equipo con Nash durante 6 campañas, fue el mejor representante de que algo estaba cambiando en el juego. El mejor ejemplo del cuatro abierto moderno, alguien de un gran tamaño y una rapidez endiablada que rápidamente se convirtió en un fijo en el All-Star y en los quintetos All-NBA. Nowitzki le tomó el relevo a Nash tras sus dos MVPs consecutivos, alzándose como el mejor jugador de la NBA en 2007 tras promediar 24,6 puntos, 8,9 rebotes y un 50% en tiros de campo.

Un jugador diferencial que condujo a Dallas a sus primeras Finales en 2006, cayendo frente a Miami Heat tras ponerse 2-0 por delante de estos. Pese a esto, el alemán respondió elevando todavía más su nivel individual, lo que no significó un éxito colectivo desgraciadamente (este llegaría en 2011).

Pese a esto, Nowitzki se convirtió en el principal internacional de esta década, quedando únicamente por detrás de Allen Iverson y Kobe Bryant entre los máximos anotadores de este periodo, sumando el alemán un total de 18.699 puntos.

Shaquille O'Neal

Tras despuntar durante la década anterior y lograr un puesto en el ránking de los 90, Shaq alcanzó su mejor momento de carrera coincidiendo con el cambio de periodo y siglo. O'Neal se erigió como la fuerza dominadora del primer lustro, haciéndose con el MVP del 2000 con 29,7 puntos y 57,4% de acierto en tiros de campo, ambos los máximos de la competición en esa temporada.

Un dominio que fue posible gracias a su control total de la pintura, estableciendo registros que solamente Giannis Antetokounmpo y Zion Williamson estarían en disposición de igualar prácticamente 20 años después. Lo que hizo único esto fue que Shaq lo llevó a cabo cuando todo sucedía alrededor del aro y en la media distancia, por lo que las defensas tenían que controlar un espacio de juego mucho menor.

El pivote sería la estrella del último equipo capaz de encadenar 3 títulos consecutivos como fueron los Lakers, a lo largo de los cuales promedió 29,9 tantos, 14,5 rebotes y un 55% en tiros de campo en esas ediciones de Playoffs. Shaq volvería a disfrutar del éxito en 2006 con Miami Heat, momento previo al comienzo de su declive físico con breves pasos por Phoenix Suns y Cleveland Cavaliers.

Paul Pierce

Si el partido estaba apretado y Paul Pierce estaba en el equipo contrario, todo podía suceder. La leyenda de Boston Celtics se consagró en este periodo como uno de los anotadores más prolíficos y fiables de toda la NBA, siendo especialmente notable su aporte en el clutch. Tan solo Bryant, Carter, Allen y Nowitzki anotaron más lanzamientos para ganar o empatar el partido durante esta década que The Truth, quien durante casi todo este periodo se vio obligado a remar solo en Boston.

Uno de los jugadores más elegantes de todos los tiempos por su combinación de tamaño y precisión, sumamente dado a la media distancia y al juego de espaldas, Pierce logró establecerse como un competidor único. Un líder en todos los sentidos que supo dar un paso atrás para integrar a Garnett y Allen en el vestuario en el objetivo de los verdes de lograr el anillo en 2008.

Dwyane Wade

La figura de la clase del 2003 que más rápido alcanzó el éxito. El escolta de Marquette despuntó como una pequeña bomba de relojería, un anotador sin freno y alguien que logró hacer de su tamaño una virtud. Wade se convirtió en sus primeros años en un virtuoso de las finalizaciones con contacto, eliminando la barrera física que podía tener ante sus rivales al máximo, haciendo habitual sus incursiones suicidas contra el aro algo exitoso y eficiente.

MVP de las Finales de 2006 a razón de 34,7 puntos de media a los 24 años, Wade inició un ascenso meteórico a la elite de la liga, culminando este en 2009 con su título de máximo anotador con 30,2 de media. Un año de consagración en el que pudo haberse hecho con el MVP, quedando tercero en la votación.

  • Menciones de honor: Jason Kidd y Tracy McGrady

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Ricky Rubio Facundo Campazzo
Tres historias a seguir del Nuggets vs. Cavaliers
Agustín Aboy
LP
League Pass: 5 partidos que no te puedes perder
Sergio Rabinal
Toscano Campazzo
El resumen de la semana de los latinos
Agustín Aboy
Giannis Antetokounmpo and Kevin Durant
📈 Power Rankings: los primeros líderes
Sergio Rabinal
lebron james Carmelo anthony
Vogel: "Nos sentimos muy bien con el grupo"
Nacho Losilla
jalen green
Green y una actuación histórica para un rookie en Houston
Nacho Losilla
Más noticias