);
The Last Dance

La Posesión: la simpleza y eficacia del movimiento más icónico de Michael Jordan

Bienvenidos a una nueva edición de La Posesión, sección en la que tomamos una acción específica de un juego y analizamos su importancia, con respecto a un contexto mayor. En esta edición, el famoso fadeaway patentado por Michael Jordan.

Contexto: Durante The Last Dance, analizamos ciertas jugadas de la temporada 1997-1998, demostrando porque diferentes jugadores de esos Chicago Bulls eran considerados entre los mejores de todos los tiempos.

Hicimos un análisis sobre las mejores jugadas de la carrera de Michael Jordan, pero seamos sinceros: es muy difícil resumir la carrera de quien es considerado el mejor de todos los tiempos, en una posesión. Así que con eso en mente, queríamos observar más de cerca otra parte de su juego: su movimiento preferido, que lo ayudó a transformarse en el anotador más temido en la historia de la NBA.

En este caso, sin embargo, no vamos a la temporada 1997-1998, sino a la 1994-1995, en un partido que recientemente pudimos revivir a través de la campaña NBA Together y que puede observarse en un glorioso HD en YouTube.

Fue en esta temporada de retorno en la que Jordan sembró las semillas para lo que terminaría siendo el movimiento más importante de su arsenal ofensivo, durante su segundo triplete en Chicago.

La Jugada: En el famoso partido del doble níquel, en el que anota 55 puntos en su sexto juego saliendo del retiro, Jordan anota un fadeaway sobre la defensa del escolta de los Knicks, John Starks.

Análisis: Con 10 segundos restantes en el reloj, en una posesión rota, Jordan recibe el balón en el tope de la línea de tres puntos, mientras es marcado por Starks, una vez miembro del segundo equipo defensivo ideal.

El alero de los Bulls, Toni Kukoc, no está lejos de Jordan cuando recibe el balón de parte BJ Armstrong, pero inmediatamente despeja el camino para darle a MJ el espacio que necesita para atacar a Starks en un aclarado, pasando de estar a un par de metros de la línea de tres, para posicionarse justo afuera del poste, en el lado derecho de la cancha.

Scottie Pippen hace algo similar. Hace un corte del lado débil al lado fuerte, probablemente tratando de establecer el triángulo. Pero se detiene cuando llega al poste y retrocede en sus pasos, para darle a Jordan aún más espacio para trabajar.

Con Armstrong, Pippen, Kukoc y Bill Wennington en el lado opuesto del campo, Jordan mide a Starks con cinco segundos restando en el reloj.

¡Miren esta isla! No hay nadie a tres metros de distancia.

Jordan intenta atacar a Starks desde el drible, pero el defensor logra colocar su cuerpo en frente y evitar que MJ llegue hasta el aro.

Sin preocuparse, Jordan se detiene, amaga a que va a girar para su hombro izquierdo y se levanta para un fadeaway sobre Starks, dándole su punto 28 de la primera mitad.

¿Por qué es importante?: Sencillamente, el fadeaway de Jordan es uno de los movimientos más indefendibles en la historia de la NBA.

Hay varias razones para eso.

Primero y principal, Jordan tenía buen tamaño. Midiendo 1,98 y con 2,08 de envergadura, podía lanzar por encima de la mayoría de los defensores perimetrales, especialmente cuando se inclinaba hacia atrás. Esto no significa que fueran tiros fáciles para él, (los fadeaways son normalmente defendidos de cerca, por naturaleza), pero no necesitaba demasiado espacio para sacar su disparo. La única esperanza de los defensores era taparle el tiro, lo cual no era fácil gracias a la estatura de MJ.

Este tipo de estadísticas solo están disponibles para cuatro de las temporadas de Jordan, pero para tener cierta perspectiva, solo el 1,8% de sus tiros a media distancia en las 1996-1997 y 1997-1998 fueron tapados. Eso es increíble, teniendo en cuenta su volumen de lanzamientos desde esa área (ya tocaremos ese tema).

Segundo, Jordan tenía muchos movimientos para contrarrestar a la defensa.

Si hubiera estado cómodo solamente inclinándose desde su hombro derecho, hubiera sido más fácil tener un plan de juego en su contra. Pero su habilidad para girar para cualquiera de los dos lados, lo hacía impredecible.

Volvamos a su tiro sobre Starks por un segundo. Considerando todo, el jugador de los Knicks defendió a Jordan bastante bien, pero fue en este momento en el que todo se desmoronó para él.

De nuevo, Starks llegó a ser miembro de un segundo equipo defensivo ideal. Puede que no fuera uno de los mejores defensores de los '90, pero era un buen defensor. El hecho de que haya sido engañado tan claramente por el amague de Jordan, les dice todo lo que deben saber sobre lo devastador que era el fadeaway de Jordan, sin importar para que dirección se inclinara.

Sino miren lo que sucede en la próxima posesión de ese mismo partido. Una vez más Jordan es defendido por Starks, con pocos segundos en el reloj de tiro. Solo que esta vez gira hacia su hombro izquierdo, no al derecho.

"Tienes que ser capaz de ir hacia los dos lados", declaró una vez Jordan al analizar el arte del fadeaway. "Es un componente clave para un jugador ofensivo. Quieres ser capaz de utilizar todos los aspectos del tiro, no solamente un lado. No solo girar hacia tu hombro derecho, sino también al izquierdo".

"Es otra instancia en la que tratas de mantener a la defensa fuera de balance, para que no puedan limitar tus opciones".

Jordan no alternaba aleatoriamente el hecho de girar hacia la derecha o izquierda. Leía a la defensa en base a la presión que le ponían y tomaba el otro camino. Su primer tiro sobre Starks es un ejemplo de lo que llamaba el "limpia parabrisas", en el que amagaba ir hacia un lado y salía por el otro. Tenía una respuesta para todo.

Para poder realizar todo esto como Jordan se requería un juego de pies perfecto y por eso es considerado como uno de los jugadores con mejores fundamentos de la historia. Incluso hacía cosas como amagar salir por un lado, poner a su defensor en el aire con una finta por el otro y acercarse para una bandeja, aún cuando tenía 39 años.

Defender a Jordan en un aclarado era básicamente un partido propio adentro del partido.

Todo esto no hubiera significado nada si los fadeaways no hubieran sido una vía ofensiva efectiva para Jordan. Pero lo eran. De nuevo, la estadística es limitada, pero obtienes una idea de cuán dominante era Jordan en la media distancia al ver lo que hizo en su anteúltima temporada con los Bulls. No solo lideró la NBA al anotar 588 disparos desde esa área en la 1996-1997, sino que además solamente 11 jugadores tuvieron un porcentaje más alto al de MJ.

En otras palabras, Jordan era el tirador a media distancia más prolífico, manteniéndose además como uno de los más eficientes.

Es una locura pensar cómo evolucionó el juego de Jordan con el paso del tiempo. La versión que ganó tres títulos consecutivos entre 1991-1993 lucía completamente diferente a la que se llevó tres campeonatos entre 1996 y 1998. Si le preguntas a alguien que nunca lo haya visto jugar, le muestras las mejores jugadas de su primer triplete y le pides que escriba unos párrafos al respecto explicando lo que vieron ofensivamente, hay chances de que no haga ninguna mención del movimiento que luego definió su último baile.

El mismo jugador que se sostenía en el aire y cambiaba el balón de mano mientras volaba, era el mismo que giraba hacia los dos hombros y anotaba fadeaway tras fadeaway, aún cuando todos en el estado sabían lo que venía.

Seis años.

Seis anillos.

Seis títulos de anotación.

Un movimiento patentado ridículamente indefendible que le permitió a Jordan ganarle al paso del tiempo.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Anthony Davis, Montrezl Harrell y DeMar DeRozan
El seguimiento de todos los agentes libres 2020
NBA.com Staff
Heat
Previa de Miami rumbo a la 2020-2021
Juan Estevez
Argentina
Lo que dejaron los triunfos de Argentina
Agustín Aboy
Holiday
¿Cuánto resolvió Milwaukee de su gran punto débil?
Juan Estevez
Lakers
Previa de Lakers rumbo a la 2020-2021
Agustín Aboy
deandre ayton
Ayton, el gran ganador del arribo de Paul a Phoenix
Juan Estevez
Más noticias