);
The Last Dance

Michael Jordan vs. Kobe Bryant, el recordado e histórico duelo generacional en el All-Star Game 1998

New York, Madison Square Garden, 1998. El jugador que estaba arriba de todos, esa leyenda que se encontraba a meses de escribir la última página dorada, el último baile de su espectacular camino con Chicago Bulls, frente al chico que se estaba abriendo camino en una ciudad de película, el más joven de la historia en salir en esa escena y que había crecido idolatrando y emulando a la leyenda mencionada. La NBA parece guionada, o tiene giros del destino que potencian la magia...

Más | La Guía definitiva de "The Last Dance"

El All-Star Game de 1998 no fue uno más por muchos motivos. La Gran Manzana y el estadio más icónico de todos recibieron a los mejores de la NBA para una nueva edición de la cita de las estrellas, que con el tiempo envejecería como una legendaria. Es que aquel 8 de febrero fue, entre otras cosas, el último All-Star de Jordan con la camiseta de los Bulls antes del retiro al final de la 1997-1998, el curso que estamos viendo en "The Last Dance". También fue, al mismo tiempo, el primero de Kobe Bryant, quien en ese momento, con 19 años, se convertía en el titular más joven de la historia del evento. Fue, entonces, el primer gran duelo de la estrella legendaria y su mejor alumno... Algo que, parece, tendremos en el próximo episodio (el 5°) de la serie-documental del momento.

La voracidad pese a la fiebre; el deseo de presentación

Para poner un poco en contexto, vamos por partes. Con Jordan no hay mucho más para decir. En ese entonces, todos -mientras brillaba- podían ver que esa 1997-1998 sería la del final para sus Bulls, que buscaban el segundo tricampeonato de la dinastía en medio de esa disputa que se relata hoy en día en "The Last Dance" contra Jerry Krause, el GM que había sido clave para construir al equipo y que ahora había decidido buscar otro camino que llevaba a la separación.

Lo que sí se puede decir de aquella versión dominante de Jordan es que estuvo a punto de no salir a escena en el Garden, ya que una fuerte gripe lo tuvo en duda hasta último momento. MJ empezó a sentirse mal el jueves previo al All-Star en Las Vegas, donde iba a jugar al golf por dos días. Ni siquiera llegó a completar ese plan, y hasta pensó en quedarse en Chicago al regreso, pero arribó a NY el sábado por la mañana, y no se movió de ahí, con más de 38 grados de fiebre y tratamiento con antibióticos. "Si se jugaba el sábado, no hubiese estado. No me podía levantar, recién me pude mover un poco en la mañana del domingo", contó en su momento para el Daily News.

Más | Michael Jordan, en la cima: ¿cómo se compara con LeBron James y Kobe Bryant a la altura del año de "The Last Dance" para MJ?

¿Fiebre? ¿Partido que no era oficial? Cualquiera podría haber pensado que Jordan podría haberse 'tomado la noche libre'. Pero MJ no era cualquiera, sino que era un animal competitivo como pocos. Y no sólo que se trataba del potencial último All-Star para él, en un lugar que había dominado por completo tras dañar una y otra vez a los Knicks. Sino que enfrente estaba el joven que se venía abriendo paso, levantando comparaciones con él.

Para ese entonces, Kobe Bryant no era el Kobe Bryant que todos conocimos. O mejor dicho, estaba empezando a serlo. Tras un año de rookie bastante testimonial con los Lakers (7,6 puntos en 15,5 minutos), la segunda campaña de Bryant venía robándose todas las miradas, incluso cuando lo tenían como un sexto hombre. En los 42 partidos antes del All-Star, sus medias eran de 17,9 tantos, 3,3 rebotes y 2,4 asistencias en 26,7 minutos desde el banco. Más allá de eso, las sensaciones eran eléctricas cada vez que pisaba la cancha, y no hizo falta mucho para convertirse en un favorito de los fans. A tal punto lo fue que se ganó su lugar entre los titulares, siendo el segundo guardia más votado del Oeste (por detrás de Gary Payton).

Un par de volcadas espectaculares, unas cuantas acciones y quedó claro. Kobe había llegado para desafiar al maestro. Y Jordan, al borde de los 35 años, sabía que tenía que darle una lección, porque su voracidad competitiva podía más que todo. Y se lo pudo ver, sin dudas. Varias anotaciones por encima de Kobe, algunos gestos para dejar en claro que su voluntad se iba a imponer... Un ida y vuelta espectacular que ni siquiera la decisión de George Karl (entrenador del Oeste) de sentar a Bryant durante todo el último cuarto pudo frenar. Porque si todos habían ido a ver una suerte de pase de mando, el deseo estaba cumplido a partir de la voluntad de Kobe de presionar y exigir a Su Majestad al máximo.

"Cuando anotó esos dos turnarounds, pensé 'bueno, vamos a hacerlo", contó en su momento un motivado Bryant. "Fue divertido. Traté de rechazarlo lo más que pude, pero vino por mí desde temprano. Si yo veo a alguien que quizás está enfermo, tengo que atacarlo. Me gustó su actitud", reconoció MJ. El respeto había comenzado...

La Conferencia Este terminó ganando el duelo aquella noche por 135-114. ¿El MVP? Sí, aquella persona que 24 horas antes no hubiera podido salir a jugar. Jordan fue el más valioso gracias a sus 23 puntos, 6 rebotes, 8 asistencias y 3 robos en 32 minutos. Una función más en el estadio que lo vio brillar decenas de veces. Una actuación impulsada, de cierta forma, por ese joven que hacía su debut y de qué manera. Pese a no jugar ese último cuarto, Kobe terminó como el máximo anotador del Oeste, con 18 tantos (7-16 campo) más 6 recobres.

Más | Historias NBA All-Star: el último acto de Michael Jordan y un duelo memorable con Kobe Bryant

Una relación especial

El tiempo terminó construyendo una verdadera hermandad entre aquel maestro y el alumno que mejor lo personificó en una cancha de básquet. Y no es una exageración, sino que el propio MJ lo reconoció a su manera. "Creo que sólo perdería en un uno contra uno ante Kobe Bryant, porque él se robó todos mis movimientos", blanqueó.

La tragedia de fines de enero, aquel accidente que se llevó la vida de Kobe Bryant, hizo que MJ revelara el verdadero significado de aquella relación. "Era como mi hermano menor", dijo entre lágrimas en su discurso durante le memorial realizado para Kobe.

"The Last Dance", sin duda, nos llevará a la emoción en este aspecto. En la previa, el director Jason Hehir reveló que la entrevista realizada a Bryant para la serie fue unos días antes de la tragedia. "Escuchar a Kobe en esa escena decir que Michael era como su hermano mayor, y después escuchar a Michael en el memorial de Kobe, con su ya famoso discurso de 'descansa en paz, hermano pequeño', muestra lo genuina que fue su relación. La escena, sin dudas, ahora tiene muchísimo más significado", reconoció Hehir para "The Athletic".

Más | Kobe Bryant, su maravillosa historia con el NBA All-Star Game y la celebración de su legado en Chicago

A prepararse, entonces, para un capítulo por demás especial de "The Last Dance", que nos traerá a escena ese fantástico ida y vuelta entre dos leyendas, uno que tuvo su primer gran duelo en aquella noche de febrero de 1998 en New York.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Malone
Malone: "Si no defiendes, quizá no deberías jugar"
Juan Estevez
Jamal Murray y LeBron James
LeBron y su petición para defender a Murray
Carlos Herrera Luyando
John Stockton y Magic Johnson
Los jugadores con más asistencias en Playoffs
Carlos Herrera Luyando
Davis
Los Lakers 3-1 y a un triunfo de las Finales
Juan Estevez
Bam Adebayo
Adebayo dirá presente en el Juego 5
Leandro Fernández
LeBron James, Jamal Murray
¿Qué esperar del Juego 4 entre Lakers y Nuggets?
Leandro Fernández
Más noticias