);
The Last Dance

"Michael Jordan to the Max": el documental que precedió a "The Last Dance"

El subtítulo que protagoniza la introducción de "The Last Dance" (ESPN/Netflix, 2020) en el que se matiza que durante la temporada 1997-1998 los Chicago Bulls y Michael Jordan accedieron a filmar con todo lujo de detalle cómo iba a ser su último año en el equipo no es algo inédito, al menos no al cien por cien. Ese metraje fue posible gracias a la idea y la insistencia de uno de los ejecutivos de NBA Entertainment del momento, Adam Silver, que convenció a la estrella durante el Open McDonalds de París en 1997 de realizar algo nunca visto hasta el momento.

MÁS | "The Last Dance" Episodio 1: los 5 mejores momentos

Las más de 10.000 horas de grabación que se acumularon de aquella épica temporada acabarían en el archivo de NBA Entertainment en Secaucus (Nueva Jersey) recluídas esperando el momento oportuno para que alguien les diera forma. La premisa por la cual la estrella de los Bulls accedió fue que tendría el control absoluto sobre cualquier producto que se realizara con esas imágenes. Esto derivó en primer lugar en un documental que ha sido, en cierto modo, enterrado por la historia por lo insatisfactorio que acabó siendo y que marcaría el camino a evitar por "The Last Dance".

El 5 de mayo del 2000 vio la luz "Michael Jordan to the Max" un documental de 45 minutos en el que se realizaba una retrospectiva al último año de His Airness en Chicago, con especial énfasis en sus orígenes en el Estado de North Carolina así como el trayecto hacia el anillo en los Playoffs. Este cortometraje utilizaría una buena parte de las imágenes recopiladas por NBA Entertainment y que ahora sirven de base para "The Last Dance".

La diferencia fundamental entre ambos productos audiovisuales (más allá de la duración) reside en el aproximamiento a la figura del mito, mientras en el primero se realiza una oda a la figura de Jordan donde se le presenta como un personaje infalible y desde un enfoque únicamente positivo, en la producción de 2020 hay muchas más aristas, sombras y claroscuros. Sin ir más lejos, en "Michael Jordan to the Max" el jugador de los Bulls tan solo falla dos lanzamientos en los 45 minutos de duración y el planteamiento es puramente informativo sobre el individuo jugador, sin incidir en la personalidad del 23.

MÁS | "The Last Dance": la guía con toda la información de la serie de Michael Jordan y los Chicago Bulls de la 1997-1998

El producto audiovisual dirigido por Don Kempf con la ayuda de James D. Stern, hermano de Steve Stern, co-propietario de los Bulls, tuvo un presupuesto de 7,2 millones de dólares y la singularidad del proyecto estaba en la puesta en escena que se realizaba usando la tecnología iMax, un tipo de grabación cinematográfica de mayor resolución y que requería una proyección en los cines de mayor tamaño.

"Estoy muy impresionado", dijo Jordan sobre el resultado final del documental. "La tecnología es realmente increíble. Estoy feliz de ser parte de ella". Una costosísima producción que se iniciaba con una secuencia en la que el jugador simulaba su famosa volcada desde la línea de tiros libres, que fue recreada por ordenador y grabada en un estudio ante un panel verde con más de 100 cámaras que recogieron cada uno de sus movimientos.

En términos económicos el resultado de la inversión fue positivo: en su estreno el documental recaudaría 500.000 dólares en Estados Unidos, extendiéndose a los 18 millones en el país con un total de más de 20 millones en el resto del mundo. Un éxito si se tiene en cuenta los requisitos técnicos que tenían que tener las salas de cine para proyectar la obra.

No obstante la crítica no lo acogió con los brazos abiertos. El New York Times lo calificaría de un infomercial donde el protagonista también es el producto, mientras que CNN lo resumía diciendo que era una recopilación de highlights. En definitiva, "Michael Jordan to the Max" solo rozaba la superficie de lo que podía llegar a ser, una puesta en escena fascinante a la vista gracias a la inmejorable labor técnica de NBAE acompañado de una banda sonora magnífica que presentaba al jugador de los Bulls como una pieza de museo que admirar y no como uno de los deportistas más grandes de la historia.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Allen Iverson y Ben Simmons
Iverson elogió a Simmons: “Soy un gran fan”
Carlos Herrera Luyando
WNBA
La WNBA 2020 será dedicada a justicia social
NBA.com Staff
JR Smith
JR Smith, nuevo Laker: "Quiero disfrutar del momento"
Agustín Aboy
Hughes
Draft 2020: Elijah Hughes, perimetral anotador
Juan Estevez
CJ McCollum
McCollum y la plataforma en la vuelta: “Podemos apoyar”
Carlos Herrera Luyando
Daryl Morey
Morey piensa que la nueva pretemporada ayudará a Houston
Agustín Aboy
Más noticias