);
The Last Dance

Michael Jordan y su progresión con el triple, ¿el único punto débil de Su Majestad?

Encontrar defectos en el juego de Michael Jordan es una tarea titánica. Estamos hablando del que es mayormente visto como el mejor jugador de todos los tiempos, siendo dominante no solo en ofensiva, sino también en defensa.

¿Puntos? El promedio más alto de la historia de la liga (30,1). ¿Rebotes? 6,2 por partido, una gran marca para un jugador de su estatura. ¿Asistencias? 5,3 de media, con un tope de 8 en la 1988-1989. Nada mal.

¿Robos? El tercer promedio más elevado de la historia (2,3). ¿Tapas? 0,8 por juego, con dos campañas por encima de las 1,5 (apenas Vince Carter llegó a esas cifras como guardia). ¿Defensa? DPOY en la 1988-1989 y nueve veces seleccionado al Quinteto All-Defense.

¿Porcentaje de campo? 50%... ¿y de libres? 84%. Más que sólidos.

¿Capacidad atlética, mentalidad ganadora, liderazgo? Qué decir... probablemente el mejor en todos esos rubros.

Más | La Guía definitiva de "The Last Dance"

Entonces, ¿qué nos queda como el único punto flaco, de un jugador que supo rozar la perfección? El tiro de tres, claro está.

Un tirador humano

Jordan entró a una liga en 1985 en la que todavía el tiro externo era visto como un arma completamente secundaria. La regla llevaba apenas seis años desde su implementación y los equipos rara vez acudían a ese tipo de disparos.

En el año de novato de MJ, los Bulls tomaron apenas ¡2 triples de promedio por partido! Mientras que el equipo que más intentó, Dallas, llegó a 5,4. Era otro deporte.

En ese contexto, no sorprende que Jordan llegase a la competencia sin un tiro perimetral certero. En sus primeros cuatro años, promedió 0,7 triples por juego, con un pobrísimo 16% de eficacia. 31 de 189 en 264 partidos.

De más está decir que MJ no precisaba de esa ventaja como para dominar la competencia ofensivamente. Sus 37,1 puntos en la 1986-1987 son testigo claro de ello.

La 1988-1989 lo vio tener un avance desde el perímetro (27 de 98, 28%), pero seguía sin destacarse en ese aspecto. Fue recién en la 1989-1990 cuando pudo mostrar una evolución considerable, no solamente dando un salto de calidad con respecto a lo que venía haciendo, sino además consolidándose como uno de los mejores tiradores de la liga.

El escolta de Chicago anotó 92 triples en esa campaña, con un excelente 38% de eficacia. ¿Los únicos otros jugadores jugadores que cumplieron con ambos requisitos en la temporada? Mark Price, Reggie Miller, Magic Johnson, Craig Ehlo, Dale Ellis, Dana Barros, Trent Tucker y Byron Scott.

Con nombres como Jordan y Magic, empezaba a quedar en claro que el tiro de tres ya no era exclusividad de los especialistas, sino que podía transformarse en una herramienta más para los mejores jugadores del torneo.

Claro que esa 1989-1990, aún con su evolución, también trajo uno de los hechos más humillantes de la carrera de Jordan: participó del Concurso de Triples y apenas pudo anotar 5 lanzamientos, registrando hasta hoy la peor marca de todos los tiempos (empatado con Detlef Schrempf).

Si bien no vamos a asegurar que ese haya sido el motivo de su alejamiento de la línea de tres, lo cierto es que Jordan no tomó el impulso de la 1989-1990 y dio un paso atrás en los dos años próximos: pasó de tomar 3 triples por partido, a solo 1,2 en las 1990-1991 y 1991-1992. Además, ese 38% bajó a un 29% (no se lo mencionen a Portland).

Finalmente, antes de su primer retiro, en la 1992-1993, recuperó parte de su peligrosidad externa: tomó 2,9 triples y encestó un correcto 35%. En una época en la que los mejores tripleros ya estaban cerca de doblarlo en cantidad de intentos (Dan Majerle 5,3, Vernon Maxwell y Reggie Miller 5,1, Dennis Scott 5), él apenas superaba la media.

Más | ¿Cómo se formaron los Chicago Bulls tras la retirada de Michael Jordan en 1993?

En su regreso a los campos NBA, llegaron las mejores campañas tripleras de su carrera: sumando las 1994-1995, 1995-1996 y 1996-1997, MJ promedió 3,3 tiros de tres por juego, con un excelente 40% de eficacia.

Entre los 79 jugadores que tomaron al menos 500 triples en esos tres certámenes, el promedio de Jordan fue el 17° más alto.

Claro que a todos esos porcentajes hay que colocarles un asterisco. Entre la ausencia de una figura tan atrayente como lo era Jordan y un estilo de juego extremadamente físico, lento y defensivo, el goleo de la NBA había bajado considerablemente a mediados de los '90. Por eso, la NBA decidió que a partir de la 1994-1995, la línea de tres tuviera una distancia uniforme de 6,71 metros, en lugar de los habituales 7,24 que alcanzaba en su perímetro (con una reducción justamente a 6,71 en las esquinas).

Esta decisión duró exactamente las mismas tres campañas en las que Jordan brilló como triplero. Para la 1997-1998 se volvió a las distancias originales y el impacto para MJ fue enorme: bajó sus lanzamientos a 1,5 y su porcentaje a 24%.

Por último, ¿cómo le fue en Washington, tras su segundo retiro? Nada bien. Casi no tomó disparos externos (0,8 por partido) y cuando lo hizo registró un 24%.

Más | ¿Qué tan bueno fue el Michael Jordan de Washington Wizards y con qué jugador de la actualidad se compara?

Los números y la progresión de la carrera de Jordan no mienten. Teniendo en cuenta su insuperable éxito en los dobles largos y lo bien que le fue cuando la liga movió la línea medio metro para atrás, podemos afirmar que MJ tenía un alcance dominado dentro de los 7 metros, pero con considerables problemas para ser consistente más allá de ellos.

Después de todo, aunque muchas veces no lo pareciera, Michael Jordan también era humano...

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Russell Westbrook, John Wall
Westbrook, traspasado a Washington por Wall
Leandro Fernández
NBA
La NBA y los resultados de los testeos por COVID-19
NBA.com Staff
stephen curry
Curry: "Va a ser grandioso volver a jugar"
Juan Estevez
Luka Doncic Steph Curry LeBron James
Motivos para disfrutar de la Navidad NBA 2020
Agustín Aboy
Mundo NBA Podcast
🎙️Mundo NBA: ganadores y perdedores del mercado
NBA.com Staff
Connelly
Connelly y el fichaje de Campazzo: "Dureza e IQ"
Juan Estevez
Más noticias