);
Milwaukee Bucks

Milwaukee Bucks clasificado para Playoffs y rompe el récord de los Golden State Warriors de 2017

Todavía no ha finalizado el mes de febrero y Milwaukee Bucks ya ha conseguido su primer objetivo de la temporada: clasificarse para los Playoffs. Mientras algunos conjuntos siguen luchando por asentarse en la clasificación y ocupar uno de los ocho puestos de privilegio que dan acceso a la post-temporada, los de Wisconsin, gracias a la derrota de Washington Wizards frente a Chicago Bulls, han certificado matemáticamente su presencia en los Playoffs de 2020.

MÁS | LeBron James, tras el triunfo de Los Angeles Lakers sobre Boston Celtics: "Sabíamos que iba a ser como un partido de Playoffs"

Un hecho que convierte a los de Mike Budenholzer en el equipo más rápido de la historia de la NBA en clasificarse para la post-temporada, precisando apenas 56 encuentros para asegurar su presencia en el torneo por el campeonato. De este modo, los Bucks superan el anterior récord establecido por los Golden State Warriors en la temporada 2016-17 que lo lograron el 25 de febrero con un balance de 49-9.

Los de Antetokounmpo se encuentran ahora mismo en lo más alto de la clasificación de la Conferencia Este a 6,5 partidos de diferencia de Toronto Raptors (2º) y van en ritmo de alcanzar las 70 victorias con apenas 26 encuentros por disputarse. Una oportunidad inmejorable de hacer historia, conseguir récords y entrar en la post-temporada a un nivel competitivo inmejorable.

2017 contra 2020

Pocos equipos han resultado más destructivos e imparables durante la temporada regular como los Golden State Warriors del último lustro. Con o sin Kevin Durant, los californianos no bajaron de las 57 victorias con un estilo de juego propio y una capacidad de dominar y reaccionar bajo cualquier contexto que les llevó a alcanzar las Finales en cinco años seguidos.

A la caída de la Dinastía Kerr parece haberle sucedido unos incipientes Milwaukee Bucks que luchan por hacer posible su sueño de coronarse como campeones de la NBA por primera vez desde 1971.

No hay una fórmula única para el éxito en el baloncesto NBA, pero nada lo facilita más que la regularidad a través de la cotidianeidad, es decir, que un conjunto sea capaz de mantener un altísimo nivel de exigencia de manera continuada durante 82 encuentros. Ganar un número concreto de partidos no asegura en absoluto alzarse como campeón en el mes de junio (2016 es el mejor ejemplo), pero allana el camino y sienta las bases para poder hacer la transición más accesible.

MÁS | Toronto Raptors domina durante 48 minutos y aplasta a Indiana Pacers logrando la mayor anotación de su historia

En 2017 no hubo un equipo en toda la competición que pudiese hacer frente a los Warriors de Kerr. La incorporación de Kevin Durant y las ansias de demostrar que lo sucedido el año anterior fue más un colapso generalizado que una falta de espíritu ganador, hicieron de Golden State un conjunto sin rival a la vista con la temporada regular como mejor ejemplo.

Llegados a finales de febrero de ese año los californianos eran el mejor ataque (115,9) y la segunda mejor defensa (103,5) con unos porcentajes de tiro efectivo inmejorables (57,0% por 55,0 del segundo). Al contrario que los Warriors, Milwaukee no ha fundamentado su éxito a través de un ataque excesivamente superior y eficiente, sino en una defensa que marca las diferencias en lo físico y en su habilidad para mutar dependiendo del rival. Budenholzer ha conseguido hacer del equipo verde un grupo temible, permitiendo 101,6 puntos por 100 posesiones en defensa y dejando a sus rivales en un 41% de acierto en tiros de campo de promedio.

La clave del éxito de esos Warriors residía en la incapacidad del rival para plantar cara a una alineación ofensiva sin precedentes, con dos de los tiradores más versátiles y con un rango más amplio de la historia de la NBA y a, quizás, el anotador más letal que haya visto la liga en los últimos 30 años como Kevin Durant. Los Bucks han hecho de su pintura un feudo al mismo tiempo que invitan al rival a regocijarse en el tiro exterior, lo que les ha llevado a disponer de un margen de victoria de 12,4 puntos de media, muy similar a los 12,8 que Golden State promedió en ese mismo lapso.

Milwaukee poco o nada tiene que ver con ese equipo de leyenda, pero en la práctica su ejemplo sirve para marcar el camino de lo que puede suceder llegados al mes de junio. No hay ningún otro equipo ahora mismo en la NBA que tenga más argumentos para defender su candidatura al anillo que los de Wisconsin, capitaneados por un Giannis Antetokounmpo cuyo segundo MVP parece cada vez más cerca.

Un equipo para dominar la NBA

Los dos mejores balances de temporada regular registrados en la NBA pertenecen a los Warriors de 2016 (73-9) y a los Bulls de 1996 (72-10), dos picos históricos de rendimiento continuado que marcan una meta prácticamente inigualable para las generaciones venideras. Ahora mismo a Milwaukee Bucks le restan 26 partidos y atesora ocho derrotas (tres de ellas en el primer mes de liga). Durante todo el curso han sumado cinco rachas de 5 o más partidos consecutivos sin perder, lo que les proyecta a un récord de 68-14 aproximadamente.

Por delante un final nada asequible a decir verdad. Según Tankathon, Milwaukee tiene el sexto calendario más duro de toda la NBA con tres partidos ante Toronto Raptors, dos contra Boston Celtics y uno frente a Los Angeles Lakers, tres de los mejores conjuntos de toda la competición que podrían poner en jaque y desvirtualizar la increíble temporada que los de Budenholzer están firmando.

En contra, tampoco sería descabellado pensar que los de Wisconsin puedan estar cerca de igualar lo conseguido por Warriors o Bulls previamente. Sus aptitudes para marcar el ritmo de los encuentros, exprimir al máximo las debilidades rivales y el increíble nivel mostrado por Antetokounmpo podría ser más que suficiente para sumar entre 1 y 3 derrotas en lo que resta de temporada. Algo complicado, pero factible.

"72-10 don't mean a thing without a ring", clamaba el eslogan de los Bulls de 1996 rumbo a los Playoffs y, si algo aprendimos de 2016, es que los 82 encuentros disputados entre octubre y abril no computan cuando llega la hora de la verdad en la post-temporada.

Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente a la NBA o sus organizaciones.

Sigue la NBA en directo por NBA League Pass, haz click aquí

Más en NBA.com

Luka Doncic
Los Mavs y otra decepción en el cierre: perdieron con Phoenix
Agustín Aboy
Jonathan Isaac
Jonathan Isaac se lesiona de gravedad
Sergio Rabinal
Jeff Green Houston Rockets
Houston le ganó a los Bucks a puros triples
Agustín Aboy
Nikola Vucevic
Orlando demolió a Sacramento: 132-116
Agustín Aboy
lillard-tatum
5 observaciones del triunfo de Boston sobre Portland
Nacho Losilla
DeRozan
San Antonio venció a Memphis y quedó noveno
Juan Estevez
Más noticias