);
FIBA Basketball World Cup

Mundial Indianápolis 2002, el agridulce recuerdo del primer gran impacto de la Generación Dorada

Argentina Mundial 2002
Uno de los tantos festejos de Argentina en el Mundial 2002. Getty Images

La historia del Mundial de básquet ha tenido capítulos para el recuerdo, páginas que se escribieron con tinta imposible de borrar y que, con el paso del tiempo, siguen marcadas a fuego en la memoria de todos. FIBA comenzó hace un par de semanas una sección para transmitir a través de sus canales de YouTube y Facebook Watch partidos clásicos de la historia de los Mundiales. Y este jueves 25 (desde las 16) es el turno de aquel recordado Argentina-Yugoslavia para definir la Copa del Mundo Indianápolis 2002, el torneo que representó el primer gran impacto del grupo que se terminaría convirtiendo en la Generación Dorada.

Más: ¿Cómo se jugará el Mundial de básquet 2019? Equipos, grupos, partidos, formato y más

Sí, ese certamen marcó un antes y un después en la historia. En la propia del seleccionado nacional y también en los libros mundiales. Sobran los motivos para sostener la afirmación para un torneo que será -además- recordado por ese sabor agridulce que quedó en la boca de todos con la celeste y blanca. Porque haber visto a un conjunto que desplegó un básquet maravilloso, que superó por primera vez en la historia a un Dream Team de Estados Unidos formado por 12 jugadores de la NBA y que llegó hasta la gran final, choca con la manera de haber perdido aquella definición contra los balcánicos: un encuentro en donde Argentina estuvo a tiro de la gloria, pero se le terminó escapando por fallos propios y por claros errores arbitrales que dejaron un dolor profundo en el tiempo.

El oro que se escapó

Después de un recorrido maravilloso e impactante, el conjunto dirigido por Rubén Magnano llegó hasta la final ante los europeos, no sin antes sufrir un golpe importante: Manu Ginóbili, la estrella que había nacido ante la cara de todos en el torneo, se había lesionado un tobillo en las semifinales frente a Alemania, y por más que hizo el intento, esos 12 minutos que jugó en la definición fueron estando ni cerca de su plenitud física.

Sin su ancho de espadas, Argentina igual dio la cara. Bueno, más que dar la cara. Con la misma receta de un equipo granítico, compacto, solidario y con el sentido colectivo a flor de piel, la Selección fue llevando adelante un partido parejo pero generalmente con ventaja. Diferencia que, a un puñado de minutos del cierre, supo ser de 7. La gloria estaba ahí, a nada de la mano. Pero, como bien supo decir Andrés Nocioni en el Documental Jugando con el Alma: "Experiencia. Nos faltó experiencia. En ese momento no éramos nada. Perdimos porque nunca habíamos estado en ese escenario".

Dejan Bodiroga, por entonces una estrella a nivel mundial, resucitó a los europeos con una catarata de puntos que fue incontrolable para Argentina. Los errores se acumularon del lado nacional, y de golpe el marcador quedó igualado en 75-75. Ahí, dos claros errores arbitrales (una falta que no existió cobrada ante Scola, y una clarísima falta no cobrada a Sconochini) perjudicarían al seleccionado en un final infartante. Dos decisiones que fueron las gotas que colmaron el vaso de un equipo que se vio superado por la situación. Dos errores que, por más que duelan, no explican la derrota. Argentina se fue de partido, y la experiencia yugoslava hizo el resto en el tiempo extra.

"Nunca me van a escuchar hablar de robo, de mano negra. Nadie nos robó nada. Nosotros perdimos. Y ése partido tendríamos que haberlo ganado. Puede haber un fallo más discutible que otro, pero los partidos nunca los ganan o pierden los jueces. Es muy injusto pensarlo para el equipo que ganó", recuerda Luis Scola en Jugando con el Alma. Vaya si tiene razón...

El golpe ante el imperio

Estados Unidos es el rey eterno del básquet. Su caudal de talento es incomparable a nivel mundial, y desde que los NBA regresaron a las competencias FIBA, la historia fue siempre para los norteamericanos. Pero claro, las rachas están hechas para romperse. Y una vez, un grupo de hambrientos jugadores que se comían al mundo, confiaron en sí mismo y jugaron un partido fantástico desde todo punto de vista, pero concretar lo impensado: ganarle a un Dream Team de Estados Unidos formado por 12 jugadores de la NBA.

El 4 de septiembre de 2002, en la última fecha de la segunda fase, Argentina domó a los galácticos y se impuso por un contundente 87-80 que mostró una de las mejores exhibiciones jamás vistas en un torneo de semejante magnitud. Un encuentro en donde todo el desarrollo, de principio a fin, fue celeste y blanco. Una presentación que tuvo a Ginóbili como goleador (15 puntos) dentro de una tarea colectiva total (ocho jugadores por encima de los 7 tantos).

"Ese día fue cuando pasamos de ser un grupo joven y con talento a un equipo top. Fue un punto en donde el equipo hizo click y se sintió el mejor del mundo", rememoró Scola.

Paul Pierce, Reggie Miller, Michael Finley, Baron Davis, Andre Miller, Jermaine O'Neal, Antonio Davis, Shawn Marion, Jason Williams, Ben Wallace, Elton Brand y Raef Lafrentz. Los 12 nombres de Estados Unidos que se toparon con una marea argentina que podía contra todo.

Un camino de lujo

El Premundial de Neuquén 2001 fue el aviso: aquel seleccionado argentina demolió a sus rivales en el camino al título, con un perfecto récord de 10-0 y un aplastante 78-59 ante Brasil en la final. Ese grupo joven y talentoso había domado la región, pero tenía que probarse a nivel mundial para ver dónde estaba. Vaya si en Indianápolis respondió al desafío. Tanto que Argentina ganó más partidos que nadie. Sí, hasta más que el campeón Yugoslavia. Los de Magnano llegaron a la final con un perfecto 8-0. El cierre es historia conocida.

Primera Fase - Grupo D

Segunda Fase - Grupo F

Campeonato

El plantel y las estadísticas

Jugador Puesto Edad Estadísticas
Pepe Sánchez Base 25 4,1 pt, 3,3 rb, 4,2 as (9 PJ)
Manu Ginóbili Escolta 25 14,1 pt, 2,4 rb, 3,6 as (9 PJ)
Alejandro Montecchia Base 30 6,0 pt, 2,3 rb, 2,6 as (9 PJ)
Fabricio Oberto Pivote 27 13,3 pt, 5,6 rb, 2,2 as (9 PJ)
Lucas Victoriano Base 24 3,2 pt, 1,0 rb, 1,2 as (5 PJ)
Gabriel Fernández Pivote 25 2,5 pt, 1,0 rb, 0,5 as (8 PJ)
Hugo Sconochini Alero 31 11,2 pt, 2,7 rb, 2,9 as (9 PJ)
Luis Scola Ala pivote 22 9,2 pt, 3,3 rb, 1,1 as (9 PJ)
Leo Gutiérrez Ala pivote 24 2,2 pt, 1,0 rb, 0,8 as (5 PJ)
Andrés Nocioni Alero 22 12,8 pt, 4,8 rb, 1,1 as (9 PJ)
Leandro Palladino Escolta 26 7,6 pt, 0,7 rb, 1,3 as (9 PJ)
Rubén Wolkowyski Pivote 28 8,4 pt, 4,4 rb, 1,1 as (9 PJ)

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

harden-westbrook-071219-ftr-getty.jpg
Las preguntas de los Rockets rumbo a 2019-2020
Matias Baldo
The Celtics have two potential stars in Brown and Tatum
Las preguntas de los Celtics rumbo a 2019-2020
Pablo Schatzky
Guía Mundial China 2019
Guía completa del Mundial de básquet 2019
Leandro Fernández
Dwight Howard
6 datos del paso de Howard por los Lakers
Matias Baldo
hayward-111518-ftr-nba-getty.jpg
Hayward se siente "completamente recuperado"
Pablo Schatzky
Dwight Howard, Joakim Noah, Marreese Speights
Los Lakers evaluarán a Howard, Noah y Speights
Leandro Fernández
Más noticias