);
Chicago Bulls

¿Qué futuro le espera a Chicago Bulls tras la salida de Fred Hoiberg? Salarios, Draft, posibles traspasos...

Fred Hoiberg, Jim Boylen
Hoiberg y Boylen, el entrenador que se fue y el que se hace cargo de los Bulls. Getty Images

Este lunes los Chicago Bulls anunciaron el despido del que había sido su entrenador desde 2015, Fred Hoiberg. ¿La razón? El equipo, lejos de haber comenzado en puestos de playoffs, marchaba con un récord de 5 victorias y 19 derrotas, lo que ha acelerado la salidad del coach principal.

MÁS | Los Chicago Bulls inician una nueva etapa con el despido de Fred Hoiberg

La situación del equipo era francamente crítica, con una crisis evidente de juego y con un vestuario descompuesto en lo colectivo. Los Bulls habían perdido el rumbo. El encargado de dirigir la nave será Jim Boylen, quien cumplía funciones de asistente del propio Hoiberg. Tarea complicada la de revertir una situación que ya de por sí era complicada para Hoiberg, con una relativa experiencia como entrenador.

Pero, ¿cómo ha llegado a esta situación Chicago?, ¿en qué contexto se encuentra ahora mismo? Y lo más importante, ¿qué puede hacer ahora?

¿Cómo han llegado aquí?

La llegada de Hoiberg suponía la apuesta por otro tipo de estilo. Sus 5 años en Iowa State hablaban muy bien de un técnico que proponía un juego ofensivo dinámico, con el uso de jugadores móviles y sin el uso de interiores como estamos acostumbrados. Este fue el primer escollo que se encontró al llegar a los Bulls en la temporada 2015-2016. Por aquel entonces los Bulls estaban todavía inmersos en el ecosistema Thibodeau, con jugadores muy pesados como Pau Gasol, Joakim Noah o Taj Gibson, y con una idea de juego anclada en el ritmo lento (92.8 posesiones, 23º en la liga).

MÁS | La carrera por el Rookie del año: los mejores de noviembre

Los Bulls necesitaban un cambio y Hoiberg lo podía suponer. Con su llegada el equipo empezó a abrirse, no así a tirar más de tres, pero sí a jugar más rápido y aumentar sus tiros de dos puntos.

Estas dos primeras temporadas fueron el canto de cisne del proyecto que Thibodeau comandaba. Una aparición en los Playoffs in extremis dejaba claro que debía reestructurarse la idea del proyecto tras la catástrofe de reunir a Butler, Rondo y Wade en un solo equipo. Hoiberg seguía contando con la confianza de Gar Forman, que había liderado la época dorada de los Bulls del siglo XXI.

La reconstrucción a partir del traspaso de Jimmy Butler parecía la excusa perfecta para acumular talento y rondas de Draft. Llegaron Markkanen, LaVine y Dunn y con ellos la ilusión de un futuro a corto-largo plazo para la franquicia. Las lesiones se sucedieron al mismo tiempo que los enfrentamientos internos, como el caso de Portis y Mirotic , y de entre todo surgió la figura de Markkanen.

El proyecto parecía encaminado a crecer a partir de los Drafts y el espacio salarial. No había prisa, el equipo era joven y se confiaba en LaVine como arquitecto del juego mientras Wendell Carter y Lauri Markkanen se asentaban como hombres clave. El fichaje de Jabari Parker parecía una declaración de intenciones de cara a los Playoffs en un Este abierto.

La realidad ha acabado por destruir las esperanzas de este año para los Bulls y se ha cobrado a la víctima más débil: Hoiberg.

Táctica, juventud y un estilo a medio camino

En los cinco años de Hoiberg en los Bulls se aprecia una evolución en su propuesta ofensiva. De Noah como guard-center con el juego de indirectos se pasó al balón como protagonista, al juego directo sobre el bloqueo y al uso de las esquinas. Una progresión que se fue adaptando a la composición del equipo, con perfiles grandes y abiertos como Mirotic y Markkanen que posibilitaron que Hoiberg apostase por esto.

MÁS | NBA Power Rankings: Semana 7

El sobreuso del balón en manos de los manejadores exteriores ha sido sumamente evidente en esta temporada donde Zach LaVine ocupa la tercera posición de la NBA en uso ofensivo (31,6% de las posesiones). Esta tendencia no ha resultado para nada negativa en lo que a resultados individuales se refiere, con 6 partidos de 23 por encima de los 30 puntos.

El problema residía en que el resto de compañeros no acompañaban el rendimiento de LaVine y las victorias solo se producían cuando este acometía actuaciones asombrosas, como los 41 puntos ante los Knicks. Jugadores como Parker o Portis no estaban dando el rendimiento necesario en un equipo plagado de bajas importantes como Markkanen o Dunn.

Justo en el momento en el que el propio Markkanen volvía y Dunn empezaba a ver la luz al final de su túnel personal, los Bulls decidieron poner fin al proyecto de Hoiberg.

Contexto salarial

Los Bulls tienen un buen horizonte salarial con un jugador franquicia por el que apostar y varios jóvenes que pueden rendir todavía bajo su contrato de novato. Este año tienen comprometidos 103 millones, muy por debajo de otros equipos en su misma situación como los Cavaliers (120M) o los Wizards (133M), siendo el segundo equipo con el salario global más bajo de la NBA, solo superado por los Kings.

MÁS | Carrera por el MVP: los mejores del mes de noviembre

Además, de cara al 2019-2020 su situación es bastante positiva, pues solo tienen 73 millones confirmados. De esta cantidad, la mayor parte la acumula LaVine (19M por temporada) y Cristiano Felicio (8M por temporada). Además, los Bulls tendrán en su mano renovar a razón de 20 millones por un año a Jabari Parker dependiendo de si les convence o no el rendimiento del ex de Duke.

El resto de los salarios garantizados pueden funcionar a la perfección como monedas de cambio para futuros traspasos tanto en este año como en el próximo verano. Un verano donde jugadores clave como Bobby Portis, Justin Holiday o Robin Lopez acaban contrato y pasan a ser agentes libres sin restricciones, y Chicago tendrá que tomar una decisión importante que no comprometa su futuro, al menos respecto a los dos primeros.

¿Qué podemos esperar este año?

La realidad es que el equipo solo puede ir a mejor. La incorporación de Markkanen y la progresión constante de Carter marcará el crecimiento del equipo, así como si Parker se convierte en el jugador que todo el mundo esperaba esta temporada.

La salud de los Bulls es la gran incógnita. Hay muchos jugadores que acumulan un historial médico poco prometedor, y que son propensos a caer lesionados.

No se avista un posible movimiento de aquí a febrero salvo de aquellos jugadores que acaben contrato y no entren en los planes de Forman, quien parece confiar en Boylen de aquí a finales de temporada.

Toca ser cautos y pacientes de nuevo con los Bulls. Hay mimbres para un equipo con potencial de cara a los próximos años y que puede dar el salto de calidad necesario para regresar a la posición que merece.

Más en NBA.com

DeAndre Jordan Jarrett Allen Brooklyn Nets
Atkinson no define al pivote titular de Brooklyn
Agustín Aboy
Kyrie Irving
Kyrie debutará de local con los Nets
Carlos Herrera Luyando
Larry O'Brien Championship Trophy.
¿Cuándo empieza la NBA?
Sergio Rabinal
Hakeem Olajuwon David Robinson
Cuádruple-doble, sólo para elegidos
Agustín Aboy
Alvin Gentry, Zion Williamson
Alvin Gentry, tranquilo pese a la lesión de Zion
Leandro Fernández
NBA Guía 2019-2020
Guía de la temporada 2019-2020 de la NBA
Leandro Fernández
Más noticias