NBA Draft 2021

NBA Draft 2021: ¿Cómo juega Carlos Alocén? Scouting y perfil del base español

Continuamos con nuestro repaso de los mejores proyectos de cara al NBA Draft 2021 y en este caso pondremos la lupa en el joven base del Real Madrid Carlos Alocén. Llamado a ser uno de los nombres propios del futuro a corto plazo del básquet español, el nativo de Zaragoza se ha hecho un hueco en el mundo profesional hasta ser un imprescindible en los esquemas de Pablo Laso y logrando entrar en la prelista de los Juegos Olímpicos de 2020. El jugador de 20 años inscribió su nombre para la edición del Draft de este año, siendo proyectado para el inicio de la Segunda Ronda y cuyo perfil encajaría a la perfección en la mejor liga del mundo.

Desde que debutase en Liga ACB a los 15 años y 10 meses, la carrera de Alocén no ha hecho más que crecer, quemando etapas a una velocidad vertiginosa y asentándose como uno de los nombres propios del baloncesto nacional en muy poco tiempo. Habilidades, inteligencia y competitividad no le faltan al base que en la temporada 2020-2021 ha vivido su primera experiencia en lo más alto de la élite europea, disputando Liga Endesa, Copa del Rey y Euroliga, lo que ha servido para comprobar cómo de preparado está para el siguiente nivel. A lo largo de los 70 partidos disputados en este curso, el zaragozano ha conseguido promediar 4,5 puntos, 2,4 asistencias y 1,3 pérdidas en 13 minutos de media con unos porcentajes del 39% en tiros de campo y 28% en triples.

MÁS | La Guía del NBA Draft 2021: formato, fechas, orden y jugadores disponibles

Una de las claves que hacen diferente a Alocén es su combinación de rapidez y calma dependiendo del momento de partido, es decir, tiene la habilidad suficiente para imprimir un alto ritmo de juego cuando el partido pide transiciones, contraataques y resolver por la vía más corta y, al mismo tiempo, posee la habilidad para meterse en media pista, jugar a través de bloqueos directos y leer lo que ofrece el oponente. Esta mezcla le ha permitido sacar mucha ventaja de emparejamientos más lentos aunque superiores físicamente al llevar el partido a campo abierto.

Las limitaciones que ofrece el baloncesto FIBA por el tamaño de la cancha y el tipo de juego que se profesa hace que el perfil de Alocén no haya conseguido hasta el momento mostrar todo de lo que es capaz. De poder desembarcar en la NBA y trasladar esa rápidez y vocación para el juego en llegada y sus consecuentes lecturas podría hacer de él un imprescindible en el equipo que le seleccione. De este modo, no es casualidad que la acción más eficiente y de la que más rédito ha sacado en esta temporada haya sido la transición, produciendo 1,18 puntos por posesión, un ámbito donde ha conseguido destacar en una plantilla de altísimo nivel.

Su velocidad para armar el contraataque tras rebote defensivo es una virtud que podría ser muy apreciada en la NBA, más teniendo en cuenta las líneas de carrera tan abiertas que se buscan, permitiéndole encontrar a compañeros abiertos en las esquinas o bien al continuador interior por la calle central. A pesar de no disponer de una musculatura similar a la de otros bases profesionales, el español puede marcar la diferencia:

De este punto nace una de las fortalezas que le caracterizan como es la lectura en llegada y su habilidad para dividir la zona y encontrar espacios adecuados, tanto para finalizar como para asistir a otro jugador. De hecho, como finalizador ha conseguido brillar a la hora de concluir en floaters, produciendo 1,4 puntos por acción de este tipo. En un mundo como la NBA donde los sistemas no suelen ser tan rígidos como en Europa, ser capaz de poder realizar este tipo de lecturas a un alto nivel es uno de los aspectos que más priman a la hora de seleccionar a un base:

No se puede analizar a Alocén sin mencionar su predisposición, habilidad y destreza para el bloqueo directo. Como buen base moderno el pick & roll es uno de los pilares que conforman su juego, lo que trasladado al siguiente estadio podría convertirle en un interesantísimo proyecto a desarrollar por una franquicia. La diversidad en sus lecturas dependiendo de cómo reacciona la defensa dejan claro su control de las situaciones y los recursos técnicos y tácticos de los que dispone a la hora de ejecutar.

El español se asocia a la perfección con su bloqueador, buscando el ángulo y la velocidad adecuada para ejecutar, de tal modo que pueda interpretar del modo más apropiado cómo se aprecia a continuación:

Pero no solo consigue hacerlo a media pista, sino que también puede hacerlo de un modo eficiente en transición:

A lo largo de esta temporada la eficiencia de Alocén en el bloqueo directo ha bajado considerablemente respecto a 2020, pasando de producir 1,02 puntos por posesión a 0,77 en 2021 con el Real Madrid, consecuencia directa de competir en Euroliga.

Defensivamente, aunque es un jugador inteligente y de manos rápidas, sufre todavía en acciones de 2 contra 2, ya sean bloqueos directos y manos a manos, permitiendo 1,07 y 1,03 respectivamente en este año. La capacidad de reacción sobre el manejador en el directo es algo en lo que tiene que seguir trabajando y que forma parte de su evolución y aclimatamiento a la élite.

Quizás su punto más crítico como potencial jugador NBA se puede dar en aquellas situaciones de cambio, especialmente contra aleros más grandes y físicos, donde ha sufrido considerablemente en diversos momentos del año. El switching es uno de los recursos más comunes y extendidos a nivel defensivo en la liga norteamericana por lo que dominarlo, o poder manejarse bien, es un imprescindible para dar el salto.

Aunque, sin duda, su mayor deficiencia a día de hoy sigue siendo el tiro. En el actual curso ha conseguido únicamente producir 0,9 puntos por posesión en situaciones de catch & shoot, con unos porcentajes del 28% desde el triple. No obstante, el zaragozano no teme al error si la lectura es buena, es decir, si el defensor pasa por detrás la pantalla o bien tiene el espacio suficiente para elevarse en suspensión. Pese a que el rendimiento desde el triple todavía esté lejos de lo óptimo, la media distancia aparece como un espacio desde el que crecer como bien demuestra su efectividad del 45% desde la bombilla, aspecto a tener en cuenta a la hora de defenderlo.

Una comparativa justa de Alocén sería con el base de los Detroit Pistons Killian Hayes, puesto que ambos comparten similitudes en el estilo de juego por su predisposición al bloqueo directo, la creación desde la división y lo bien que se desenvuelven a campo abierto.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Jokic
Volvió Jokic y Denver cortó la racha perdedora
Juan Estevez
Booker Young
Booker y Young, los mejores de la semana
NBA.com Staff
Kemba Walker
¿Por qué Kemba sale de la rotación de los Knicks?
Agustín Aboy
dejounte Murray
La estrella más infravalorada
Nacho Losilla
giannis antetokounmpo
📈 Power Rankings: Milwaukee se suma al top 5
Agustín Aboy
Michael porter jr
Michael Porter Jr. pasará por el quirófano
Nacho Losilla
Más noticias