);
Boston Celtics

El (esperado) regreso de Gordon Hayward

Hayward
Hayward Getty Images

"Tenemos que aprovechar esto", comenta Hayward. "Mañana tendremos otro partido duro. Podría ser más difícil debido a las circunstancias". La conciencia y la responsabilidad de Gordon Hayward contrasta con el contexto en el que viven los Celtics. Rodeados de presión y de un resultadismo que ha estado lastrando las aspiraciones del equipo desde que el balón surcase el cielo a finales de octubre.

MÁS | Los Celtics renacen de sus cenizas en casa del campeón

A estas alturas de campaña no eran pocas las voces que se alzaban en contra del alero de Butler. Un año en el dique seco habían parecido acabar con aquel jugador que lideró la etapa post-Deron Williams en Utah. Una gesta para nada menor y que le llevó a donde está ahora: 127 millones a cuatro años con Boston.

Las grandes exhibiciones individuales siempre acaban por enterrar todas las dudas que rodean a cualquier jugador NBA. Espantan fantasmas y liberan presiones, pero en el caso de Hayward esto gana todavía más fuerza.

"Lo más frustrante de toda esta situación es cuando me preguntan si he vuelto", comenta Hayward para ESPN. "¿Volver a qué? Porque la situación es completamente diferente ahora". Y es que el jugador que le ha anotado 30 puntos a los Warriors en el Oracle Arena no es el mismo que se retorcía de dolor en la cancha de los Cleveland Cavaliers en el primer partido de la temporada 2017-2018.

Hayward ha tenido que cambiar radicalmente su juego y su forma de afrontar cada desafío, viendo un jugador diferente. Más lento, pero más calculador. Menos efectivo, pero más concreto. Brad Stevens le ha dado la confianza necesaria para volver a sentirse cómodo en una pista de baloncesto, disfrutar del deporte que le condujo a ser el último All-Star de Utah Jazz.

"Incluso si estuviera completamente sano, habría noches, en cuanto a producción, donde los números simplemente no van a estar allí", reconocía Hayward sobre un reinicio que le ha llevado a renovar completamente su juego. Físicamente Gordon está todavía lejos de poder alcanzar de nuevo su pico, pero Boston tiene armas suficientes para esperar a que encuentre su sitio.

Lo más positivo de toda esta situación es que los Celtics han aprendido a jugar sin él, lo cual no es intrínsecamente negativo, sino una situación diferente a la que se pensó en el verano de 2017.

MÁS | Crecen los problemas defensivos en los Warriors

Por otro lado, los Celtics son mucho mejores cuando Hayward está al 100%. Esto parece de perogrullo, pero es preciso evidenciarlo para que no se pase por alto. Boston acumula un balance de 4 victorias y ninguna derrota cuando Hayward supera la barrera de los 20 puntos. Wolves en dos ocasiones, 76ers y ayer Warriors han sido sus grandes partidos.

Mes Partidos Minutos Puntos %TC %TC3
Octubre 6 24.5 10.2 40.7 36.4
Noviembre 14 27.5 10.3 41.7 26.4
Diciembre 12 26.4 10.4 37.0 34.0
Enero 14 24.2 11.5 46.5 31.9
Febrero 10 26.5 11.9 51.3 44.4
Marzo 3 23.2 13.0 60.0 50.0

La muestra de marzo es muy limitada y concreta para establecer una relación progresiva de la mejora de Hayward. Pero la realidad es que los Celtics tienen en Hayward la clave para su mejora de cara a la parte más importante de la temporada.

"Queremos que Gordon sea Gordon. Le necesitamos con confianza", decía la voz del vestuario, Marcus Smart, condensando al mismo tiempo una necesidad y un deseo. Boston se ha reencontrado con Hayward y Hayward se ha reencontrado con el baloncesto.

Más en NBA.com

Selección Argentina
Debate: ¿El quinteto ideal de Argentina en la década?
Leandro Fernández
Mundo NBA Podcast
Audio: las categorías de equipos tras el primer mes
Staff NBA.com
Markelle Fultz
Fultz, salir de la sombra para sonreír en Orlando
Leandro Fernández
devonte graham
Devonte' Graham, 10 triples de récord vs. GWS
Nacho Losilla
rajon rondo
Rondo, el relevo del Rey que recupera sensaciones
Nacho Losilla
CJ McCollum
McCollum brilló para que festeje Portland
Agustín Aboy
Más noticias