);
San Antonio Spurs

NBA México Games 2019: San Antonio Spurs, en medio de una temporada atípica

Tumultuosa, atípica, extraña, anómala, ¿lógica?. Muchas palabras pueden ser utilizadas para describir el paso de San Antonio Spurs por la temporada 2019-2020 de la NBA. La franquicia de Texas, que participa en todos los Playoffs de la NBA desde 1998, se encuentra fuera de los diez primeros puestos de la Conferencia Oeste y por lo tanto, por el momento no estaría clasificando a la postemporada.

En ese contexto llegan los Spurs a su sexta visita a la Ciudad de México, para enfrentarse con Phoenix Suns el sábado 14 de diciembre en los NBA México Games 2019. Con récord de 9-15 tras una dolorosa derrota en casa frente a Cleveland Cavaliers en tiempo suplementario, San Antonio tiene un porcentaje de victorias menor al 40%. Sólo cuatro veces en su historia vivieron algo así: 1986-1987, 1987-1988, 1988-1989 y 1996-1997.

¿Era esto esperable después del retiro de Tim Duncan, Manu Ginóbili y Tony Parker y la despedida de Kawhi Leonard? Puede ser, pero el año pasado San Antonio fue un equipo sólido liderado por dos jugadores de nivel All-Star como LaMarcus Aldridge y DeMar DeRozan, uno de los mejores bancos de la NBA y un gran entrenador como Gregg Popovich. Ganaron 48 partidos y llevaron a Denver Nuggets, el #2 del Oeste, hasta el séptimo partido de la primera ronda de Playoffs.

MÁS | La Lukamanía ganó más seguidores en México

Sin embargo, parece que de golpe la realidad se puso dura para unos Spurs que se ilusionaban con ser mejores en esta campaña: recuperaron a Dejounte Murray, el base de 23 años que a los 21 ya fue destacado entre los mejores defensores de la NBA y sumaron a Trey Lyles y DeMarre Carroll, dos jugadores de rol probados, mientras que sólo sufrían de una pérdida: la de Davis Bertans, a quién descartaron para poder fichar a Marcus Morris antes de que el ala-pivote cambie de opinión y se vaya a New York Knicks.

Hoy San Antonio sufre debido a que posee una de las peores defensas de la liga: tiene el octavo peor rating defensivo (recibe 112,9 puntos cada 100 posesiones) y le anotan unos 115,5 tantos por juego. Solo Memphis, New Orleans, Atlanta, Washington y Minnesota encajan más puntos: son todos equipos que están fuera de puestos de Playoffs y con planteles menos experimentados.

Del otro lado de la cancha los Spurs no están tan mal: son un conjunto promedio en ataque, que anota 111,5 puntos por partido (13° en la NBA) y que genera 109 tantos cada 100 posesiones, estando ubicados en el top ten en efectividad de campo (46,6%) aunque esto se debe en gran parte debido a que prueban más con los lanzamientos de dos puntos que suelen tener más éxito que los triples por una cuestión de distancia.

Sigue toda la NBA en VIVO con el NBA League Pass

San Antonio, un equipo a contracorriente

Mientras que el juego en la NBA cada vez va más hacia el tiro de tres puntos como arma principal en ataque, San Antonio Spurs parece ir contra la corriente. Es que los del sur de Texas son el equipo que menos triples por partido intenta y el que más lanzamientos de dos puntos prueba.

Los Spurs tiran 25,7 triples y 65 dobles por juego. Tomando por ejemplo a Houston Rockets, uno de los parámetros principales de esta nueva "revolución" del triple, los rojos de Texas lanzan 46,1 triples y 44,8 dobles, ubicándose en el otro extremo de San Antonio. El problema para los Spurs es que no están siendo demasiado efectivos con ninguno de los dos lanzamientos: tienen un 35% de acierto en triples y 51% en dobles, estando en ambos casos fuera de los 12 mejores de la NBA.

Apenas Bryn Forbes (6,5), Patty Mills (4,9), Rudy Gay (3,2) y Marco Belinelli (2,9) lanzan más de 2,5 triples por juego. Excepto por Forbes, los otros tres suelen formar parte del equipo suplente. Esto deja al quinteto inicial de San Antonio con muy poca capacidad de tiro exterior: sus dos estrellas principales, LaMarcus Aldridge y DeMar DeRozan, apenas se combinan para dos intentos de triple por partido entre ambos (2,2).

Aldridge y DeRozan, intentando levantar cabeza

Al equipo de San Antonio Spurs no le falta jerarquía. Entre LaMarcus Aldridge y DeMar DeRozan, los dos jugadores franquicia, suman más de 34.000 puntos en temporada regular, 11 presencias en el All-Star Game desde 2012 y siete nominaciones All-NBA (5 de LMA y dos de DeMar).

Son dos anotadores implacables. LaMarcus está convirtiendo más de 17 puntos por partido por decimatercera temporada consecutiva (18,8), a la vez que DeRozan está en su séptima temporada con un promedio mayor a los 20 puntos por juego (21,2), mientras que ambos tienen una efectividad mayor al 50% en la campaña 2019-2020.

A pesar de esto, las voces más críticas todavía sostienen que estos dos jugadores no son demasiado compatibles en ataque: el punto fuerte de ambos es el mismo, el tiro de dos puntos, y no generan demasiado espacio al jugar a media-cancha ya que no tienen un tiro de tres puntos muy temido por las defensas rivales. Además, a la hora de defender no están a la misma altura de su ataque: ambos son jugadores "del montón" en ese aspecto.

Son dos treintañeros, pero San Antonio necesita un poco más de ellos dos para ser competitivo en la pelea por los últimos puestos de Playoffs, batalla que parece que luchará con Phoenix Suns, Minnesota Timberwolves, Sacramento Kings, Portland Trail Blazers y Oklahoma City Thunder.

White y Murray, dudas en la base

La principal duda en San Antonio en la pretemporada giraba en torno a cómo administraría Popovich a los bases del equipo, la posición con mayor profundidad del plantel.

Tanto Derrick White, que brilló en los últimos Playoffs (15 puntos, 3 rebotes y 3 asistencias por partido) y se ganó un lugar en la Selección de Estados Unidos en el Mundial de China como Dejounte Murray, uno de los "jugadores del futuro" que sufrió la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha en la pretemporada 2018, cuando ya estaba asentado como el heredero de Tony Parker, son dos bases jóvenes que a cualquier franquicia le gustaría tener.

Murray, de un perfil más atlético y defensivo, comenzó la temporada como titular pero con minutos limitados después de estar más de un año y medio sin disputar un partido oficial, mientras que White pasó a tener el rol de sexto hombre del equipo. Popovich curiosamente optaba por no hacerlos compartir ni un sólo minuto en cancha pero esto no trajo resultado: los Spurs, después de comenzar la temporada con récord de 4-1, perdieron ocho partidos seguidos.

Decidido a hacer cambios para buscar salir de ese mal momento, Pop decidió apostar por el quinteto titular de los últimos Playoffs, con White y Poeltl ingresando por Murray y Trey Lyles. Así, desde que la titularidad recayó en Derrick, San Antonio ganó cuatro de los últimos ocho partidos, con triunfos importantes ante Los Angeles Clippers, Houston Rockets y Sacramento Kings.

Patty Mills, el símbolo de lo mejor del equipo

Lo más destacado de San Antonio en esta temporada es el aporte de su segunda unidad, que en muchos partidos genera más que los titulares. Dentro de ellos, el mejor es el australiano Patty Mills.

A los 31 años, el pequeño base está en la campaña más anotadora de su carrera, con 11,1 puntos por juego y un 42% de efectividad en triples. Con Mills en cancha, San Antonio anota 4,7 puntos más que los rivales cada 100 posesiones. El australiano, Jakob Poeltl, Marco Belinelli y DeMarre Carroll son los únicos con un +/- positivo, pero Mills es el único de todos estos que disputa más de 20 minutos cada noche.

Patty continúa siendo un revulsivo que cumple muy bien su rol y "despierta" a San Antonio varias veces.

Una leyenda y una pionera en el banco

Además de la presencia de Gregg Popovich, uno de los mejores entrenadores de la historia del básquetbol y uno de los más exitosos en la NBA con cinco títulos, San Antonio Spurs tiene a otras dos figuras de peso en su staff técnico. Dos de los asistentes principales de Pop son Tim Duncan y Becky Hammon, dos ex-basquetbolistas súper exitosos que comienzan a abrirse paso en los banquillos.

Becky Hammon ya va por su sexta temporada trabajando en la NBA: en 2014 se convirtió en la primera mujer en ocupar un puesto de asistente principal en la liga, a la joven edad de 37 años. Después de una carrera espectacular como deportista, pasando casi 15 años como profesional entre la WNBA y la Euroliga y ganando una medalla olímpica representando a Rusia (bronce en Beijing 2008), se espera que Hammon deje una marca aún mayor al costado de la cancha: cada vez toman más fuerzas los rumores de que distintas franquicias NBA piensan en ella como una de las entrenadoras del futuro.

En cuanto a Tim Duncan, pocas palabras sirven para introducir a un jugador 5 veces campeón NBA, dos veces MVP y 15 veces All-Star y All-NBA que marcó una era en el básquetbol y esta temporada está comenzando su camino como entrenador, tres años después de su retiro. La partida de Ettore Messina a Italia y de Ime Udoka a Philadelphia 76ers dejó el camino despejado para Timmy, que durante estos años asistía con regularidad a los entrenamientos de San Antonio para ayudar a sus ex-colegas.

Será la segunda presencia de Duncan en la Ciudad de México: ya estuvo en octubre de 2010, cuando San Antonio Spurs venció a Los Angeles Clippers en un partido amistoso.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Tony Parker, Gregg Popovich y Tim Duncan
Mejores rachas de clasificaciones consecutivas a Playoffs
Carlos Herrera Luyando
Caris LeVert Joe Harris Brooklyn
¿Cuál será la nueva cara de los Nets en Orlando?
Agustín Aboy
San Antonio Spurs 2014 Duncan Parker Ginobili
Las mejores y peores franquicias desde el 2010
Agustín Aboy
LeBron James Luka Doncic Lakers Mavericks
5 partidos para seguir de cerca en la preparación de la NBA
Agustín Aboy
Jamal Crawford
Crawford, emocionado por su regreso a la NBA
Agustín Aboy
pj tucker
PJ Tucker: "Quiero retirarme en Houston"
Nacho Losilla
Más noticias