);
Playoffs 2020

NBA Playoffs 2020: Boston Celtics y su trabajo para frenar a Miami Heat a través de la defensa

Boston Celtics se encontraba contra las cuerdas entrando en el tercer partido de su serie ante Miami Heat. Una derrota les podría dejar con pie y medio fuera de las Finales de la NBA sin tan siquiera haber mostrado todo de lo que eran capaces. Brad Stevens, un entrenador que ha acostumbrado a ser uno de los más activos a la hora de hacer ajustes entre encuentro y encuentro, apenas había cambiado su aproximación del primer al segundo choque en la serie y daba la sensación de que el conjunto de Florida era un equipo inquebrantable en ambos extremos del campo.

En realidad el desempeño de los verdes había sido más que positivo en esos dos partidos, donde habían estado por delante en el marcador durante prácticamente todo el duelo, pero una serie de errores encadenados así como el paso adelante dado por Miami en el clutch dejó a los de Massachusetts fuera de juego.

MÁS | El efecto Marcus Smart: Boston Celtics y su defensa sobre Goran Dragic

Pero el baloncesto se define por pequeños detalles, ya sea un triple errado por Jaylen Brown en el último suspiro o por un cambio en un emparejamiento. Y, finalmente, Boston consiguió sumar un triunfo que valió su peso en oro durante el Juego 3 y que tuvo doble valor. Primero porque fueron capaces de encontrar la grieta dentro de la defensa zonal del Heat, utilizando a Marcus Smart como poste alto y distribuidor, así como una verdadera ofensiva zonal que sacó del encuentro a los de Spoelstra, poniendo en bandeja el triunfo. Segundo, y más importante, porque los Celtics dieron con la tecla para reducir el influjo ofensivo del Heat colapsando de manera sistemática la pintura, protegiendo la zona e impidiendo que tanto Jimmy Butler como Goran Dragic sacasen ventaja en esas distancias.

La zona restringida es el lugar del campo cuya efectividad es siempre más alta, no solo por la distancia con respecto a la canasta sino por la dificultad defensiva para frenar una ventaja cuando se llega allí y Stevens encontró el modo de hacer sufrir a un Heat que tuvo una de sus peores noches de cara al aro de todo el curso.

Puntos en la pintura - Miami Heat

  • Game 1: 48 puntos
  • Game 2: 44 puntos
  • Game 3: 36 puntos

Todo el plan de partido de los Celtics en el apartado defensivo partió de una premisa muy clara: responsabilidad individual en los emparejamientos. El sistema ofensivo de Miami parte de dos pilares como son las lecturas que pueda realizar Bam Adebayo desde el pase y los cortes y movimientos sin balón del resto de sus compañeros. En caso de que uno de esos dos pilares se caiga, el Heat tiende a jugar más lento y crecer a partir de individualidades, por eso es tan importante la figura de Butler que ejerce como desatascador en momentos de este tipo.

En ese sentido, Daniel Theis realizó una labor excelente sobre el pivote rival, cerrando las potenciales líneas de pase de su par así como invitándole a que penetrase con balón desde el poste alto para que desde ahí jugadores como Jayson Tatum, Jaylen Brown o Marcus Smart saltasen a la ayuda del alemán como se ve a continuación.

Un movimiento continuo de jugadores sin balón que en el caso de Miami suele ser de lado a lado del campo genera un problema en caso de que no haya pase o no se consiga dar continuidad a esa jugada concreta como es una sobrecarga en una parte de la cancha. Esto facilita a las defensas que puedan defender a más de un emparejamiento pues son capaces de abarcar más espacio y reaccionar rápido.

En esta secuencia en concreto se ve cómo llegan a estar casi tres defensores sobre balón que fuerzan a la pérdida a Dragic en la que en otra situación habría sido una canasta sencilla de Adebayo.

La responsabilidad individual antes mencionada de cada uno de los defensores sin balón de los Celtics suponía realizar una persecución continua sobre los tiradores rivales, pasando pegado cada bloqueo y con el objetivo de puntear o hacer lo más complicado posible cada lanzamiento. En consecuencia, los de Spoelstra completaron la que fue la peor noche desde el triple de la historia de la franquicia con 12 de 44 tiros de 3 puntos.

Brad Stevens encontró otro modo de mitigar otro aspecto importante del juego ofensivo de los Heat como es el bloqueo directo. Durante los dos primeros partidos habían apostado por negarlo en una estrategia que se le conoce como ICE o Blue y que los Celtics de Rivers hicieron tendencia hace más de una década, algo con lo que intentaban forzar a Miami a no jugar esa pantalla y seguir moviendo la bola. Algo lógico teniendo en cuenta que son el tercer equipo que más ha anotado así desde las Semifinales de Conferencia (17,6 para manejador y 7,2 para continuador). No obstante, la estrategia no dio sus frutos.

En el tercer partido, los verdes cambiaron radicalmente su aproximación a través de dos vías. Primero una zona 3-2, lanzada en la primera mitad cuya finalidad era limitar al máximo acciones de pick&roll y cerrar en torno a la pintura.

MÁS | Miami Heat y la oportunidad perdida de poner el 3-0: "No jugamos lo suficientemente duro"

Y segundo el cambio en las pantallas. Este es el punto más importante pues se había visto que los Celtics tenían graves problemas para solventar situaciones en las que el interior defensivo se quedaba hundido tras el bloqueo al contar con grandes manejadores como Butler, Herro, Dragic y compañía por lo que saltar agresivo en la fase de gestación de ese pick&roll era fundamental.

De este modo, los interiores, especialmente Theis, realizaron un papel imprescindible para el éxito de los verdes pues frenaron el movimiento de balón y una posible penetración que tanto les castigó anteriormente.

Resulta curioso cómo los Celtics fueron capaces de vencer al Heat usando prácticamente las mismas armas que les habían llevado a ellos a conseguir una ventaja de 2-0 en la serie (cambio, persecución, zona, colapso...). Stevens salvó lo que era en verdad un match ball y que podría haber condicionado toda la temporada verde y empañar la que está siendo una fantástica campaña de Boston que viene de derrocar a los vigentes campeones y barrer a uno de sus rivales históricos.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Silas
Silas, quintos padre-hijo en dirigir un equipo NBA
Juan Estevez
Okoro
Cinco representantes del "Morey Ball" en el Draft
Juan Estevez
allison feaster
Allison Feaster: de trotamundos a pionera en Boston
Sergio Rabinal
Klay Thompson
Klay, en el training camp: "Fue divertido ser parte"
Leandro Fernández
Elleby
Draft 2020: CJ Elleby, externo con tiro y rebote
Juan Estevez
Brown
¿Cómo se creó la NBA?
Juan Estevez
Más noticias