Acento argentino

El análisis de Pepe Sánchez sobre el primer año de Facundo Campazzo en la NBA y la llegada de Leandro Bolmaro

En Argentina hay pocas voces tan autorizadas como la de Juan Ignacio "Pepe" Sánchez para opinar sobre básquetbol. El bahiense, uno de los campeones olímpicos en el histórico logro de Atenas 2004, ha pasado por muchos roles distintos en este deporte. Hoy es un directivo, pero hace 21 años era el primer argentino en debutar de forma oficial en la NBA. Y antes y en el medio pasó por varios lugares más de relevancia. Suficiente para escucharlo con atención cada vez que habla.

En esta ocasión, en una rueda de prensa con motivo de una próxima clínica virtual del Jr. NBA Global Championship que lo tendrá como protagonista como también lo tuvo la inauguración de la renovación llevada a cabo por la NBA de una cancha pública en la ciudad de Rosario, Sánchez dejó sus conceptos sobre lo que fue el primer año de Facundo Campazzo en la NBA y lo que vendrá para Leandro Bolmaro, próximo a hacer su debut con Minnesota Timberwolves. Pepe fue elogioso con ambos, especialmente por su faceta mental, y se mostró optimista por lo que traerá la inminente temporada 2021-2022 para ellos dos.

Más | Manu Ginóbili regresa a San Antonio Spurs: se suma como asesor especial de operaciones de básquet

"Una vez más demostró ser brillante a nivel estratégico mentalmente hablando, con un poder de adaptación fenomenal que mentalmente lo pone en la élite de jugadores mentales", afirmó Pepe sobre Campazzo, el jugador que prácticamente fue su reemplazante inmediato en la selección nacional (Campazzo debutó en 2012 y el último torneo de Sánchez fue el FIBA Américas 2011). Luego Sánchez profundizó bastante más sobre ese concepto de la mentalidad de Campazzo y explicó que para él, Campazzo marcó la diferencia desde la defensa:

"Facu es ante todo una persona instintivamente muy inteligente con un poder de adaptación muy grande. Lo hizo en cada lugar al que fue y me parece que cuando llegó a la NBA hizo una lectura muy inteligente de cual es el rol en el cual podía adaptarse a las necesidades del equipo y del entrenador, de que forma podía ser útil. Aunque eso parezca fácil, creo que es una de las cosas más difíciles en el deporte porque la mayoría de los jugadores siempre intentan que el mundo se adapte a ellos y a lo que tengan ganas de hacer. Facu se diferencia del resto y se pone mentalmente al nivel de los mejores del mundo porque entiende que todo pasa por la adaptación que él haga al equipo".

"Claramente vio que su capacidad defensiva para ponerle presión a los rivales iba a ser una de las cosas que lo iban a diferenciar. Tomó el desafío y lo llevó a un nivel muy alto al punto tal de que hoy en la NBA ya tiene una identidad, los rivales, los entrenadores, entienden y saben que tipo de jugador es. Desde ahí construye su juego. En ofensiva de a poquito cada vez va a ir tomando más protagonismo pudiendo también mostrar todos los recursos que tiene pero entendiendo siempre que él ya se estableció en la NBA como un jugador defensivo y eso es muy pero muy valioso primero para su equipo y para su entrenador y después para la competencia", siguió Sánchez.

Luego fue el turno de hablar sobre Leandro Bolmaro, alguien al que Pepe conoce desde la adolescencia: Bolmaro tenía 16 años cuando llegó a Bahía Basket, el club que maneja Sánchez y del que Leandro es, con 21 años recién cumplidos, el mayor caso de éxito: apenas cuatro años después ya firmó su primer contrato multianual en la NBA después de haber sido drafteado por Minnesota Timberwolves en 2020.

Más | Las tres claves para la temporada de rookie de Leandro Bolmaro en Minnesota Timberwolves

"Él rompe el molde del jugador tradicional argentino por sus condiciones atléticas que no necesariamente tienen que ver con su explosividad o con el salto sino con la capacidad que él tiene para moverse en espacios reducidos, sus extremidades muy largas, flexibilidad en los tobillos que hace que pueda cambiar de dirección muy rápido. Cosas que a jugadores de nuestro tipo le toman dos o tres maniobras él las puede hacer en una. En la NBA casi todos los atletas tienen esa capacidad. Él va a estar a la altura a nivel atlético quizá como pocos han podido estar, creo que Carlos Delfino probablemente ha sido el mejor atleta que ha pasado de los nuestros por ahí. Eso es una gran ventaja, una grandísima ventaja. Para él es muy fácil jugar un juego vertical, en cuatro zancadas está en un campo y en otro. El hecho de que el juego de la NBA sea mucho más abierto le va a generar más facilidades" marcó Sánchez como uno de los puntos a favor que tendrá el cordobés a la hora de adaptarse a la NBA.

Igualmente hay que tener en claro que esto será un proceso de paso a paso en el que no se espera que Bolmaro tenga 20 minutos por partido desde el primer día. "Es un chico de 21 años que tiene que adaptarse a la competencia, a los físicos, a jugar día por medio, a otra cultura, todo eso va a llevar tiempo", remarcó Pepe. "Pero estadísticamente, siendo extranjero cuanto antes entras a la NBA más chances tenés de quedarte. Y la estadística es abrumadora a favor de los que entran jóvenes. Hay una cuestión muy lógica que tiene que ver con que para el momento en el que el equipo invirtió en el jugador, los dos o tres primeros años de la adaptación, el conocimiento del juego, el jugador recién tiene 22 o 23 años y tiene lógica seguir dándole oportunidades. Cuando vas a los 25 o 26, si no rendiste después del primer año ya no tiene mucho sentido retenerte. Cuanto más joven vas, más posibilidades tenés de quedarte. Son ventajas para que Lea pueda tener una carrera larga en la NBA, que no es fácil".

Hay una ventaja más a favor de Bolmaro según la visión de Sánchez: la experiencia que tiene el argentino a pesar de su corta edad, experiencia que le dio el roce profesional en Europa donde hace unos meses disputó la final de la Euroliga: "Tiene una mentalidad muy acorde a lo que se necesita para jugar en ese nivel. Siendo muy joven ya lo demostró en el Barcelona donde el año pasado empezó como casi un juvenil y terminó siendo titular y un jugador importante en el equipo. Hacerlo en Europa en ese nivel tiene quizá hasta una complejidad mayor que hacerlo en la NBA, jugar en Barcelona tiene una presión de ganar o perder mucho más día a día que en un equipo en desarrollo en la NBA como le toca estar ahora"

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Miles Bridges
Otra noche brillante de Bridges para los Hornets
Agustín Aboy
Lowry
Miami dominó a un Brooklyn nublado
Juan Estevez
Fabian Jaimes
Jaimes, el primer mexicano para Capitanes CDMX
Agustín Aboy
Natalia Meléndez
Natalia Meléndez, voz femenina en el League Pass
Agustín Aboy
heat
Miami y su primera prueba de fuego: Brooklyn
Sergio Rabinal
Dejounte Murray
Murray, triple-doble histórico y paso al frente en SAS
Leandro Fernández
Más noticias