);
The Last Dance

Phil Jackson después de "The Last Dance": su llegada a Los Angeles Lakers para una nueva dinastía

La discusión sobre quién fue el mejor entrenador de la historia de la NBA presenta un debate bastante abierto con muchos con un argumento convincente. Puede ser Red Auerbach, el líder de aquel Boston Celtics de los 50-60, Gregg Popovich, la mente maestra detrás de San Antonio Spurs, Pat Riley, sinónimo de éxito donde sea que vaya o Phil Jackson.

El dato principal en esta discusión respalda al "Maestro Zen". Jackson es el entrenador más campeón de la historia: logró 11 títulos en 20 temporadas. Los primeros seis llegaron en sus nueve temporadas al mando de Chicago Bulls, donde trabajó con Michael Jordan y logró encontrar a la mejor versión de Su Majestad. Con tanto éxito, Jackson bien podría haber seguido en los Bulls prácticamente hasta cuando él quisiera, durando tantos años como Auerbach en Boston o Popovich en San Antonio.

MÁS | El séptimo juego contra Indiana Pacers en 1998: el partido que más asustó a los Chicago Bulls de Michael Jordan

Pero como vimos en "The Last Dance", la relación de Jackson con los ejecutivos de los Bulls, especialmente el General Manager Jerry Krause, era muy tirante y ya no daba para más. Llegada la temporada 1997-1998 eso tenía punto final anunciado y tras el título logrado en 1998 no sólo Phil se marchó de Illinois, sino que a los 52 años parecía que se retiraría de la actividad. Nunca había estado alejado del básquetbol desde su infancia, cuando jugaba en una escuela de Dakota del Norte.

Pero ya había dado algún guiño. En una columna que tenía en ESPN The Magazine, Jackson escribió durante la temporada 1997-1998: "Si alguien como Los Angeles Lakers viene a buscarme y quiere que entrene a un equipo que está listo para ir por un campeonato, ¿qué puedo hacer?". Además, Jackson veía como un desafío el poder domar a Shaquille O'Neal, una súperestrella joven a la que ya había sufrido cuando jugaba para Orlando Magic, pero que en los Lakers no terminaba de consagrarse. "Shaq es el pivote ideal para el tríangulo. Si le pasas la pelota a este muchacho, ¿qué hará la defensa?".

Con el revuelo que se había generado por esto Phil tuvo que explicar que no estaba haciendo lobby, sino que simplemente le gustaba observar a otros equipos y ver como podría encajar el tríangulo ofensivo allí, como por ejemplo en Charlotte Hornets con Vlade Divac o en Denver Nuggets con LaPhonso Ellis. Pero las sospechas levantadas en su momento tuvieron respuesta rápida.

Tras la temporada 1998-1999, en la que el entrenador Del Harris duró solamente 12 partidos en una situación en la que ya no tenía el control necesario sobre jóvenes estrellas como O'Neal (26 años), Kobe Bryant (20 años) y Eddie Jones (27 años), todos All-Stars en 1998, los Lakers fueron a la carga por Jackson, aunque Jerry West, el manager del equipo, no estaba muy contento con esa decisión. Phil si lo estaba con los ocho millones de dólares por temporada que recibiría.

Jackson llegó a los Lakers y lo primero que hizo fue buscar de nuevo a Scottie Pippen. "Es perfecto para mi sistema", decía. Era alguien que ya conocía el tríangulo a la perfección. Pero Pippen se fue de Houston a Portland en aquel receso del año 1999. Por lo tanto la responsabilidad principal de Phil paso en enfocarse en Shaq: "La pelota va a ir a O'Neal y él va a tener la carga de tener que distribuir el balón. Va a ser bueno para el equipo y va a ser bueno para él".

MÁS | ¿Cómo funciona el triángulo ofensivo?

Shaq era feliz siendo el centro de atención y tendría una temporada sensacional: 29,7 puntos, 13,6 rebotes y 3,8 asistencias de promedio y su primer premio de MVP. El mejor Shaq hasta entonces. Pero por más que el tríangulo haya mejorado al pivote, no lo mejoró tanto como lo hizo con Kobe Bryant, que había llegado a la madurez justa: el escolta promedió 22,5 puntos, 6,3 rebotes y 4,9 asistencias.

A pesar de tener más uso de balón (de 25,3% a 26,8%) Kobe perdió menos balones (de 3,1 pérdidas a 2,8) y a pesar de tomar más lanzamientos, mejoró un poco su efectividad (de 46,5% de campo a 46,8%). Si Jackson se había encargado de O'Neal, con el que más rápido conectó aquel Bryant aún casi adolescente pero ya con una mente extremadamente competitiva fue con el veterano asistente Tex Winter, el creador del Tríangulo, a quien Kobe terminó apodando "Yoda", como el sabio personaje de Star Wars.

Chip Schaefer, entrenador en esos Bulls al que Jackson también había llevado a Los Angeles, cuenta en el libro "Showboat" de Roland Lazenby que al equipo le costaba entender el tríangulo en el principio, pero que Kobe, un estudioso del juego de Michael Jordan, lo tenía muy claro: "¿No veían los partidos de los Bulls?", le preguntaba a sus compañeros.

Durante aquella temporada 1999-2000 hubo puntos altos y bajos, tanto dentro de la cancha (a pesar de las 67 victorias obtenidas en fase regular, los Lakers estuvieron al borde de caer ante Portland Trail Blazers en el séptimo partido de las Finales del Oeste) como fuera de ella (egos como los de O'Neal y Bryant no eran fáciles de manejar), pero finalmente terminó con éxito rápido: los Lakers se impusieron por 4-2 ante Indiana Pacers en las Finales y lograron el primer título de la franquicia en la era post Magic Johnson y en lo que sería la era Kobe Bryant.

Con Jackson en el banco y Kobe y Shaq en la cancha, los Lakers repetirían la gloria en 2001 y 2002. En 2003 finalmente cayeron, ante San Antonio Spurs en segunda ronda, mientras que en 2004 fueron sorprendidos por los Detroit Pistons en las Finales. Para entonces la relación entre Kobe, Shaq y Phil estaba muy desgastada y Jackson lanzó un libro llamado "La Última Temporada: un equipo en búsqueda de su alma" referido a esa campaña 2003-2004 en el que es muy crítico de Bryant.

Phil se marchó tras esas Finales de 2004 pero volvió un año después: Shaq ya no estaba en el equipo y el liderazgo de Kobe estaba confirmado. El éxito recién se daría de nuevo al incorporar a Pau Gasol, la pieza que faltaba para que el tríangulo vuelva a funcionar. Lakers finalistas en 2008 y campeones en 2009 y 2010. A casi 20 años de su primer título, Jackson se consagraba por undécima vez. Al año siguiente anunció su retiro como entrenador, que llegó en la 2010-2011 al ser eliminado por Dallas Mavericks en la segunda ronda del Oeste, mientras batallaba con un cáncer de próstata.

El "Maestro Zen" volvería a la NBA como ejecutivo en New York Knicks, pero nunca más a un banco de suplentes, al menos hasta el día de hoy. Sacó lo máximo de Michael Jordan, Kobe Bryant, Shaquille O'Neal, Scottie Pippen y Pau Gasol. Ganó 11 campeonatos, disputó 13 finales, nunca faltó a Playoffs. Unos pergaminos tremendos para el único entrenador que pudo construir dos dinastías en distintas franquicias.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

tom thibodeau
Reporte: Thibodeau-Knicks, reunión buscando DT
Nacho Losilla
raptors, nurse
🎥 Playbook de los Raptors: sistema, datos, filosofía...
Sergio Rabinal
DeMarcus Cousins, Kyrie Irving, Davis Bertans
Regreso NBA, al día: noticias, fichajes, bajas y más
Leandro Fernández
toronto raptors
La pizarra: La clave del éxito defensivo de Raptors
Sergio Rabinal
Marc Gasol Kyle Lowry Pascal Siakam Toronto Raptors
Las tres preguntas a responder por Toronto
Agustín Aboy
Pascal Siakam Andrea Bargnani
Los mejores y peores picks del Draft de Toronto
Agustín Aboy
Más noticias