Indiana Pacers

Rick Carlisle y el momento para Indiana Pacers de avanzar como proyecto

Cuando contrataron a Nate Bjorkgren como nuevo entrenador jefe la directiva veía en él al técnico ideal para dar el salto de calidad necesario. Más que necesario, obligatorio. Los Indiana Pacers habían jugado Playoffs en las cuatro temporadas con Nate McMillan, ahora entrenador de Atlanta Hawks, cayendo en todas las ocasiones en Primera Ronda. Incluso si nos remontamos a la campaña anterior, la 2015-2016, última de Frank Vogel con ellos, su techo también estuvo en Primera Ronda. Y ahora confían en un talismán del pasado para potenciar la situación del proyecto como nunca antes.

Más | El panorama de Indiana Pacers para la temporada NBA 2021-2022 tras sus movimientos en el mercado

Rick Carlisle llega con el objetivo de enderezar al equipo. En la 2020-2021 las lesiones maltrataron a los Pacers como pocos equipos las sufrieron en toda la liga, pero por supuesto no fue el único factor para quedarse fuera de los Playoffs. El ilusionante arranque dio paso a la peor de las irregularidades. Perdieron esencia en el camino de añadir nuevos matices, olvidándose de quiénes eran y señalando a Bjorkgren como principal responsable.

Una plantilla con Domantas Sabonis, Caris LeVert, Malcolm Brogdon, TJ Warren y Myles Turner no puede permitirse semejante rendimiento. El banco dispone de opciones, con ciertos aires de renovación para este curso, y en esta ocasión no puede haber fallo. Si hace unos meses cargar las culpas en el entrenador era posible, se trataba de un novato, en esta ocasión será inviable con Carlisle. Los Pacers deben responder, si no la directiva meterá mano dura en el núcleo. Es ahora o nunca.

Los Pacers sufrieron de problemas de química. El juego se empobreció con el paso de los meses, resultando en un conjunto previsible para el talento disponible, además de un soso despliegue ofensivo comparado con el plan inicial. Recordemos el motivo de despedir a McMillan: notable rendimiento en temporada regular, pero decepcionante en Playoffs. Buscaban un paso extra que con Bjorkgren traía la táctica, aunque faltaba el trato con los jugadores.

En Carlisle se junta todo. Un viejo conocido que tiene profundas relaciones en la organización; considerado uno de los grandes genios tácticos de la NBA; y un entrenador de la vieja escuela al que respetarán las figuras. Es más, el veterano técnico salió de Dallas en medio de la lucha de poderes interna, de la que se ha borrado tras, al parecer, una relación mejorable con Luka Doncic, incluso algo fría desde el inicio. ¿Está preparado Carlisle para conectar con las estrellas más jóvenes de la competición? Salir de una situación tensa con los Mavs y regresar a un sitio que llama hogar seguro que ayudarán. Es zona de confort.

Más | Rick Carlisle: su llegada a Indiana Pacers y elogios y agradecimientos a Luka Doncic

La apuesta por Bjorkgren fue diferente a las que acostumbran en Indiana. Un entrenador de 45 años, asistente de Nick Nurse en los Raptors, cuya misión desde la directiva era conectar con los jóvenes y traer un enfoque innovador a la ofensiva. Lo trajo. Incluso Sabonis comenzó a lanzar triples (32,1%), pero comenzaron las puñaladas en el vestuario, acentuadas por las lesiones. Brogdon estuvo fuera 16 partidos; Turner, 25 tras un fantástico inicio y jamás recuperó el tono; LeVert, conseguido por Victor Oladipo, necesitó una intervención de emergencia en el riñón; y TJ Warren solo jugó cuatro partidos.

La salud será básica para el bloque, que pese a todo consiguió superar a Charlotte en el primer duelo del Play-In, aunque fueron masacrados por los Wizards en el definitivo acceso a Playoffs. Así, tras una apuesta poco usual que terminó en colapso del sistema, vuelven a un rostro conocido. Porque Carlisle para muchos seguidores de los Pacers evoca a épocas mejores, cuando Reggie Miller era un veterano y Jermaine O'Neal y Ron Artest lideraban las aspiraciones de campeonato. Entonces Carlisle tenía más pelo, pero con la trágica noche del "Malice at the Palace" comenzó el final.

Tampoco ha sido fácil para los Pacers ver cómo, mientras el experimento Bjorkgren fracasaba, Nate McMillan lideraba el cambio radical de los Hawks para meterse en Finales de Conferencia, instancia que ellos desconocen desde los años de Paul George y Vogel, cuando se convirtieron en inesperados aspirantes al Este.

El plantel actual presenta ciertos cambios, pero hay un quinteto titular muy potente (Brogdon, LeVert, Warren, Turner, Sabonis) y una segunda unidad de recursos (McConnell, Lamb, Holiday, Craig, Bitadze + Duarte). Tampoco debería sorprendernos si buscan ciertos retoques durante la temporada, como mover a Jeremy Lamb. Todo esto mientras Carlisle ajusta sus X y O y encuentra el punto perfecto a un equipo con dos pivotes duros. Será interesante ver el uso ofensivo que les da, ya que en los Mavs comentó en diferentes ocasiones su renuncia a las situaciones de poste para Kristaps Porzingis.

La Conferencia Este presenta un panorama muy competitivo. Bucks, Nets, 76ers, Hawks, Heat, Knicks, Celtics, Bulls o Hornets serán los principales nombres de la encarnizada lucha para los Playoffs, y los Indiana Pacers tienen que dejar las excusas atrás. La salud será la base, pero con Carlisle en el banquillo se terminó el tiempo de alargar esa posición en tierra de nadie que ocupan desde hace años. Es el momento de avanzar con el proyecto.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Monte Morris
Morris y su trabajo para ser titular en Denver
Leandro Fernández
rj Hampton
RJ Hampton, la llave de la rotación de Orlando
Nacho Losilla
Julius raedle
Randle y el objetivo del título con los Knicks
Nacho Losilla
JJ Redick
Redick y su lugar histórico para el triple
Leandro Fernández
Korver
¿Qué jugadores anunciaron su retiro?
Juan Estevez
klay-thompson-111920-ftr-getty
¿Cuál será el regreso más destacado de la 2021-22?
Juan Estevez
Más noticias