Playoffs 2021

Russell Westbrook y cómo su figura cambió la cultura de Washington Wizards

Russell Westbrook es uno de los jugadores más polarizantes de la actual NBA. Sus monstruosos números, sus incontables récords referentes a triple-dobles y su enorme instinto competitivo se enuncian casi a la vez que su ausencia de títulos, su rendimiento en los partidos eliminatorios y el poco éxito del que ha gozado en los Playoffs. Y pese a todo esto, Brodie no se ha dejado influenciar por todo el ruido a su alrededor y ha continuado desplegando el mismo estilo de juego que lo llevó a ser MVP en 2017.

Las dos últimas campañas del base californiano antes de desembarcar en Washington Wizards estuvieron marcadas por un descenso en su rendimiento más que notorio en el cierre de las mismas.

MÁS | Washington Wizards pasó por encima de Indiana Pacers y es el último clasificado a los Playoffs del Este

La huída hacia adelante de Oklahoma City Thunder con Paul George al lado estuvo muy lejos de los resultados esperados, siendo superados en 5 partidos por unos Portland Trail Blazers en estado de gracia. Damian Lillard jugó a placer con Russ en aquella serie de Primera Ronda en 2019. Mientras uno se fue hasta los 33 puntos de media con un 46% en tiros de campo y 48% en triples, el otro no pudo superar el 36% y el 32%, con 22 tantos por duelo.

A ese fracaso le siguió su salida de OKC rumbo a Houston Rockets, donde se alió con James Harden para formar una dupla que, hasta la suspensión de la temporada en marzo de 2020, resultó sumamente difícil de frenar. En Texas, Westbrook encontró la mejor manera de explotar su estilo de juego, dejando de lado el tiro exterior y completando un mes de febrero en cuanto a anotación en la pintura superior a Zion Williamson, Giannis Antetokounmpo o Nikola Jokic, promediando 20,5 por noche.

El regreso de la competición en Disney coincidió con su recuperación tras haber superado el COVID-19, a lo que hubo que añadir una lesión en su cuádriceps derecho que mermaron su rendimiento y, en definitiva, su percepción pública.

La temporada 2020-2021 está aquí, el NBA League Pass es tu lugar para mirar la acción, y ahora lo puedes hacer gratis por aquí .7 días de prueba sin cargoPartidos en vivo y on demandLa oportunidad de mirar todo en tu dispositivo favorito.

El final del proyecto de los Rockets comenzó con la salida del propio Russ rumbo al único destino donde tenía sentido salarialmente hablando: Washington Wizards. Una franquicia a mitad de camino entre la reconstrucción y la lucha por los Playoffs que contaría en sus filas con un anotador de un talento único como Bradley Beal y a jóvenes sin experiencia como Rui Hachimura o Deni Avdija.

Las primeras semanas de competición en su nuevo destino parecían confirmar el tan anunciado ocaso físico de Westbrook, unido inexorablemente a un equipo llamado a ocupar la parte baja de la clasificación un año más.

Sin embargo, al interno de Washington estaban experimentando diferentes problemas extradeportivos que condicionarían su rendimiento en cancha. Un total de 6 partidos tuvieron que ser pospuestos por parte de los Wizards debido al considerable número de jugadores que se vieron obligados a entrar en el protocolo de seguridad y salud de la NBA en el mes de enero. A esto hubo que sumar bajas, intermitentes y de larga duración, como la de Thomas Bryant, llamado a ser el pivote titular y referente del juego interior que sufrió una rotura de los ligamentos de la rodilla izquierda al inicio y que afectó la organización del plantel.

Llegados al parate del All-Star ocupaban la 12ª posición de la Conferencia Este, con una defensa que hacía aguas por todos los lados, encajando 113,6 por 100 posesiones y un ataque igual de ineficiente. Fue a partir de ese momento cuando algo comenzó a cambiar en el seno de Washington, liderados por un Westbrook que tenía un único objetivo en mente: hacer de los Wizards un equipo de Playoffs.

"Estábamos teniendo muchos problemas, todo el mundo estaba fuera y teníamos que encontrar una manera de ponernos manos a la obra y llegar a los Playoffs", dijo Westbrook acerca del mantra al intento del vestuario. "Tan simple como eso. No me importaba lo que sucedió en los partidos anteriores. Tuvimos que conocernos a nosotros mismos, mirarnos en el espejo, comenzando por mí. Les dejé en claro a los chicos que lo lograríamos".

"Ni siquiera recuerdo qué partido fue, pero dio una charla muy apasionada y muy directa al grupo", reveló Scott Brooks sobre el impacto de Westbrook. "Me dijo, no voy a vivir esta temporada y no llegar a los Playoffs. No es como él lo predijo, pero dijo que no iba a dejar que esto sucediese y no llegar a la postemporada. Vamos a dar un paso adelante y luchar por unos y otros. Fue como: es mejor que estén listos para lo que está a punto de suceder. Y todo cambió".

En el lapso de 32 partidos, Westbrook ha conseguido liderar a un conjunto que en el mes de abril tenía un 0,6% de probabilidades de clasificarse para los Playoffs a ritmo de triple-doble. El base de los Wizards ha elevado sus promedios a 23,6 puntos, 12,8 rebotes y 13,1 asistencias con tan solo 4,8 pérdidas y disputando más de 38 minutos por duelo sin perderse uno siquiera. De hecho, la última vez que Brodie causó baja sucedió el 8 de febrero, desde entonces ha estado presente en los siguientes 50 partidos de los Wizards.

Russ ha sentado un ejemplo de esfuerzo y compromiso en u plantel carente de un referente con la experiencia del base, el cual ha ayudado a que figuras como Garrison Mathews o Daniel Gafford hayan dado un paso adelante que ha acabado por ser clave en el desarrollo de los acontecimientos.

Westbrook es esto. Un competidor que rinde siempre al 100% que le permita su cuerpo, pensando únicamente en la siguiente jugada y apartando lo que haya podido hacer en las 3 anteriores. Siempre avanzando. Un ejemplo muy representativo de esto es la comparativa entre el choque ante los Celtics en la lucha por el 7º del Este donde Russ acabó con 20 puntos y un 33% de efectividad, y lo realizado ante los Pacers, donde se fue hasta los 18 tantos, 8 rebotes y 15 asistencias para un +30 en cancha.

"Estaba muy molesto con mi actuación", aseguró el base sobre su partido ante Boston. "Simplemente no me sentí bien cuando mi equipo más me necesitaba. Todo sucede por una razón. Me puse manos a la obra, cuidé mi cuerpo y me aseguré de que mi mente estuviera bien entrando en esta noche y asegurándome de que mi energía y esfuerzo estuvieran allí y mi equipo pudiera seguirme".

Finalmente Westbrook obtuvo su recompensa, traduciéndose esto en una clasificación para los Playoffs, algo que no habían alcanzado los Wizards desde 2018, todavía con John Wall y Marcin Gortat en el plantel. Es imposible determinar lo que sucederá con Russ en el futuro, a corto o medio plazo, pese a esto hay una cosa muy clara, el base seguirá compitiendo al máximo nivel mientras su cuerpo así se lo permita, esté su equipo peleando por los Playoffs, el Play-In o simplemente por ganar el cuarto.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Mitchell Leonard
Los Clippers volvieron a ser demasiado para Utah
Agustín Aboy
Trae Young
Trae Young brillante: 2-2 entre Hawks y 76ers
Agustín Aboy
#Gobert
Se presentaron los quintetos All-Defensive 2020-2021
Agustín Aboy
TOP 5 WNBA
La carrera por el MVP de la WNBA: vol II
Agustín Aboy y Carlan Gay
nba-plain--2804e72f-a65d-4164-bee9-ab55dcfddc4c.jpeg
Philadelphia y una baja que puede doler
Juan Estevez
#Mitchell
Mitchell y los mejores inicios de carrera en Playoffs
Juan Estevez
Más noticias