);
San Lorenzo

Entrevista a Agustín Cáffaro: "Quiero disfrutar la experiencia y medirme contra jugadores de otro nivel"

Agustín Cáffaro
Cáffaro disfruta su presente en San Lorenzo. Prensa San Lorenzo

Llegó el gran día para San Lorenzo. Este lunes, desde las 19.00 (televisado por ESPN), el tetracampeón de la Liga Nacional volverá a escribir una página especial de su impresionante historia reciente, y también una para el básquet argentino. Como en 2016, Boedo se medirá ante un equipo de la NBA como parte de la pretemporada. Aquel duelo ante Toronto Raptors fue el primero de un equipo de nuestro país ante uno de la mejor liga del mundo. El segundo será otro vez con el Ciclón y frente a Cleveland Cavaliers.

Más | San Lorenzo y la NBA: un matrimonio que ratifica el lugar de jerarquía internacional de Boedo

Para animar la previa, NBA.com Argentina habló con Agustín Cáffaro, una de las nuevas caras del Cuevo para la 2019-2020, y un jugador especial del presente del básquet nacional. Es que el joven interno de 24 años fue parte de la Selección Argentina que logró el subcampeonato en el Mundial de China 2019, después de un año de crecimiento meteórico desde el punto de vista individual: pasó de su primera campaña con buenos minutos en la Liga junto a Libertad, llegó su debut en la Mayor y se ganó su lugar para la plata mundialista (y el oro previo en los Juegos Panamericanos).

Más | ¿Cómo llega Cleveland Cavaliers al partido contra San Lorenzo? 5 datos a seguir en la previa

Desde Ohio, Cáffaro disfruta un presente mágico y está listo para el duelo ante los Cavs.

-¿Cómo fueron estos días en la previa al partido, con entrenamientos, eventos y demás?

-Hace varios días que estamos acá, y lo positivo de todo esto es que pudimos meternos un poco en la vorágine de trabajo de acá. Estuvimos en el centro de alto rendimiento de los Cavaliers, y entrenar ahí es realmente impresionante. Tienen todo para la comodidad de los jugadores, y pudimos usarlo sin problemas. Jugamos en amistoso contra un equipo de la G-League, y recorrimos también unos High Schools para trabajar. Es todo realmente de primer nivel.

-¿Qué fue lo que más te sorprendió de todo lo que rodea al mundo NBA?

-La parte de infraestructura fue lo más sorprendente, el nivel del lugar es tremendo. El estadio de afuera es realmente impresionante y está todo renovado. Y la intensidad con la que se juega es altísima. El equipo de la G-League nos mostró eso, y es muy diferente a lo que vemos en nuestra Liga.

-¿Con qué expectativas llegás, desde lo grupal y lo personal?

-Lo primero es disfrutar de esta experiencia. Para el club es la segunda vez y para mí la primera. Creo que todos tenemos claro que debemos disfrutar el hecho de enfrentarnos contra un equipo de la mejor liga del mundo. Obviamente que tenemos que crecer también como grupo. Parece que hace mucho tiempo que estamos juntos, pero Maxi (Fjellerup), Dar (Tucker) y yo nos sumamos hace poco, después del Mundial. Hay que seguir sumando. En lo personal, quiero disfrutar y medirme contra estos jugadores que son de otro nivel.

-¿Cuál es tu relación con la NBA más allá del lado del jugador, sos de seguirla?

-Miro bastante, sobre todo cuando llegan instancias como los Playoffs. De la fase regular engancho partidos cuando los pasan por TV, todavía no soy un seguidor que usa el League Pass (risas). Pero cuando lo encuentro en la TV miro, y en los Playoffs miro mucho.

-¿Creciste viendo o siguiente a algún equipo o jugador en particular?

-Yo empecé a jugar a los 13 años y antes no sabía lo que era el básquet. Fui conociendo de a poco, y creo que por gusto y por ver algo de su última etapa, me gustaba mucho Kobe Bryant, y por eso he mirado también varios partidos de los Lakers.

-¿Y quién es el mejor jugador de la actualidad?

-Me parece que LeBron James. Hay un gran nivel en otros, pero él es diferente. Por ejemplo, no cualquiera puede llegar y salir campeón con un equipo que se armó alrededor de él como pasó en Cleveland.

-¿Hay algún tipo de deseo o fantasía entre los hermanos Cáffaro en relación a la NBA?

-Creo que el hecho de que Francisco esté haciendo ese camino lo acerca un poco. Él estuvo en Australia en la NBA Academy, y ahora está en la NCAA y en el último equipo campeón (Virginia). Si él hace las cosas bien, si trabaja mucho y le mete pila, puede llegar a tener una chance el día de mañana. Obviamente falta mucho y no se habla tanto, pero creo que él tiene una chance. Esteban está haciendo su camino también. Creo que todos los que juegan al básquet sueñan con estar en algún momento en la NBA, pero sabemos que hay que trabajar mucho para lograrlo.

El proceso mágico con la Selección

Cuando comenzó la 2018-2019, Cáffaro llegó a Libertad de Sunchales para hacer sus primeros pasos importantes en la Liga Nacional, tras algunos años sin muchos minutos en Boca. Aprovechó la situación al máximo, creció desde todo punto de vista y, un año después, se metió en la Selección que hizo historia en China. Vaya meses de enorme intensidad y emociones.

-¿Pudiste frenar en algún momento para dimensionar lo que fuiste logrando?

-Por suerte no tuve un momento de pausa. Hay momentos donde tengo un poco más de tranquilidad y me pongo a pensar, pero no tengo mucho tiempo para pensar y decir "uy, mirá que bueno todo esto que me pasó". Lo fui y lo voy disfrutando a medida que va sucediendo, y trato de no frenarme en ninguna situación en particular. Lo de Libertad fue una gran temporada colectiva e individual, después pude debutar en la Selección, salir campeón en los Panamericanos y terminé con el subcampeonato en el Mundial. Ahora pasé al mejor equipo de Argentina y de América en los últimos años. Sé que la vara está alta, pero yo busco estar acá para subirla, para seguir evolucionando y aprovechar la situación.

-¿Cómo definirías esos meses con la Selección?

-Fue algo realmente impresionante. Hoy lo miramos y se disfruta, pero si miramos hacia atrás era impensado. Quizás decían que podíamos ganar los Panamericanos, o que podíamos clasificarnos a Tokio 2020, pero nadie lo aseguraba. Si vos decías que íbamos a llegar a la final del mundo, la verdad es que era una locura. Nosotros tratamos de ir paso a paso, disfrutando momento a momento lo que sucedía. Pudimos romper ese techo, si es que lo había, e hicimos algo impresionante.

-¿Les cambió algo como grupo o personas después de semejante torneo y repercusión?

-Quizás hubo más exposición, sobre todo en los jugadores que tocaron puntos más altos. Pero todos tocaron un techo muy alto, y se logró otra exposición. Pero lo mejor es que el grupo fue el mismo y tuvo una gran química que se fue construyendo en todo el proceso, a lo largo de esos dos meses y también antes. Se formó un muy lindo grupo y se pudo disfrutar todo.

-¿Cuál es la mayor enseñanza de todo este tiempo?

-Que trabajando las cosas se pueden lograr. Hace un poco más de un año, nadie hubiera pensado que yo iba a estar en esta situación, pero seguí trabajando y esforzándome. Ahora que logré todo esto debo seguir haciéndolo, porque hay muchas cosas por delante y -a pesar de que ahora estoy en San Lorenzo y estuve en la Selección- uno siempre quiere mantener el nivel que tuvo. Yo pretendo más cosas, y quiero trabajar el doble de lo que lo venía haciendo. Nunca hay que bajar los brazos.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Ben Simmons, Donovan Mitchell y Kyrie Irving
Lo mejor de la segunda noche NBA
Carlos Herrera Luyando
Jokic
Una ráfaga de Jokic empujó a los Nuggets
Juan Estevez
Royce O'Neal y Donovan Mitchell
Mitchell obtuvo segundo doble-doble en la NBA
Carlos Herrera Luyando
Dejounte Murray San Antonio Spurs
San Antonio venció a New York
Agustín Aboy
Luka Doncic
Mavs ilusiona a sus fans con Doncic encendido
Carlos Herrera Luyando
Layman
Los Wolves de Prigioni sobrevivieron a Kyrie
Juan Estevez
Más noticias