Argentina

Lo que dejaron los dos triunfos de la Selección Argentina de Básquet ante Chile y Colombia

pEl desafío deportivo no parecía extremadamente complejo para la Selección Argentina: eran dos partidos, en días consecutivos y en casa (aunque sin público), ante dos rivales poco tradicionales como Chile y Colombia por las eliminatorias a la Americup 2022, parte de un grupo de cuatro equipos en el que clasifican los tres mejores al máximo torneo continental.

Pero si habían otros puntos a seguir que generaban un contexto para prestar atención. Estreno del DT, Gabriel Piccato, que llevará el comando del equipo hasta que Sergio Hernández regrese de Zaragoza al finalizar la temporada 2019-2020 de la liga ACB de España. Debut en Selección para varios jugadores (cinco), muchos de ellos sub 23 (más de la mitad del plantel, siete de los 13 hombres). Conformación de un equipo con prácticamente nulo rodaje en cancha y que sería raro que vuelva a repetirse, ya que faltaron todos los exponentes que se encuentran en las ligas de Europa (más allá de que los que disputan la Euroliga estaban imposibilitados en estas ventanas) o las demás de Latinoamérica que en estos meses llevaron a varios de los principales jugadores argentinos, por lo que fue un plantel 100% de la Liga Nacional de Básquet.

Y lo principal, el resultado, se obtuvo: Argentina venció a Chile por 67-61 y a Colombia por 75-67 y quedó como líder de su zona con récord de 3-1, el mismo que Venezuela, a falta de disputar solamente dos encuentros (nuevamente ante Chile y Colombia en el mes de febrero, posiblemente en Uruguay). La clasificación a la Americup de 2022 ya parece sellada, con dos triunfos de ventaja sobre chilenos y colombianos.

MÁS | Entrevista con Facundo Campazzo, un nuevo NBA para Denver Nuggets: "No quería retirarme y pensar que no lo intenté"

Entonces lo que queda para el análisis es lo que dejó el desarrollo del juego, en el que no se puede ser demasiado puntilloso por ese contexto particular justamente, pero que mostró algunas cosas para destacar en dos encuentros que se esperaba que Argentina resuelva con algo más de facilidad, más allá de que Chile y Colombia también le realizaron partidos muy parejos a Venezuela, equipo que había superado a la Albiceleste en San Luis en el mes de febrero.

Lo primero es destacar al MVP de ambos juegos, Máximo Fjellerup. El jugador de San Lorenzo de Almagro, uno de los dos mundialistas en China 2019 que estuvo presente (el otro fue Agustín Caffaro), demostró una diferencia de nivel físico y técnico por sobre compañeros y principalmente rivales cada vez que apretó el acelerador. El tresarroyense de 23 años recién cumplidos es dueño de una capacidad atlética por sobre la media continental y con eso es demoledor en defensa, mientras que en ataque dejó algunos destellos importantes.

Con Chile Fjellerup fue el gran artífice del parcial final para remontar el partido; con Colombia le ganó el duelo individual al mejor de los cafeteros, Brian Angola, un hombre que pasó cerca de la NBA hace un par de años. Maxi fue el máximo anotador argentino ante Chile, con 14 puntos y 5 rebotes en 21 minutos, mientras que aportó 12 tantos, 4 rebotes y 3 robos en 26 minutos frente a Colombia, partido en el que la principal cuota de goleo fue obra de Leonel Schattmann con 14 tantos en misma cantidad de minutos.

El experimentado Schattmann, capitán de esta Selección con 33 años, fue fundamental para sacar la cabeza a flote en los momentos complicados de los dos partidos: ante Colombia estuvo muy bien con su especialidad, los triples (4-8) y contra Chile encestó uno clave en el clutch. Pero además su experiencia se notó por su menor cantidad de errores.

La mediacancha la compartió con nombres jóvenes: sin los Facundo Campazzo, Nicolás Laprovíttola, Luca Vildoza o incluso Nicolás Aguirre o Franco Balbi, hoy figuras en ligas fuera del país, la base argentina fue para José Vildoza, Franco Baralle y Fernando Zurbriggen. Los tres jóvenes estuvieron inconsistentes, siendo para los dos últimos su debut en Selección. Baralle fue el más suelto contra Chile, con dos triples importantes (no logró repetir con Colombia), mientras que Zurbriggen, de mal estreno, creció ante Colombia y Vildoza sumó 10 puntos, 4 rebotes y 3 asistencias desde el banco en el segundo encuentro. Pero por lo que nos acostumbra Argentina históricamente, es raro ver un déficit en la base, pero comprensible en este contexto.

Igual el ADN de juego argentino se mantuvo: Piccato volvió a apostar a un equipo con mucha circulación de balón y una defensa que rindió cuando propuso una defensa asfixiante para el rival, la receta que le ha dado resultados a la Albiceleste en los últimos años. Pero el poco acierto con el tiro exterior ante Chile, con buena selección pero sin puntería (8-31, con 3-11 para Federico Aguerre y 0-4 para Vildoza), permitió que los trasandinos se hayan podido sentir cerca de lo que hubiese sido una victoria histórica para ellos, con una generación que promete subir de nivel al básquet chileno dentro de FIBA Américas.

El otro problema puntual con Chile fue el dominio que le realizó la Roja a Argentina en los tableros: los dirigidos por Cristian Santander se hicieron con 46 rebotes contra 36 de Argentina y esa diferencia incluso fue mayor durante pasajes del partido: Chile, que llegó a ir ganando por ocho puntos en el tercer cuarto, tomó 11 rebotes ofensivos y Argentina solamente cinco.

Salvo Lautaro Berra, que jugó poco y nada (cinco minutos contra Chile y tres ante Colombia) e igualmente ya había debutado en Selección contra Venezuela, el resto de los jugadores interiores si son de consideración en el equipo A de Argentina: Caffaro, Aguerre y Javier Saiz (Tayavek Gallizzi, otro medallista mundialista, fue desafectado por positivo de COVID-19). Son lo que hay detrás de Marcos Delía y Luis Scola. Y su actuación inicial no fue la mejor ante un Chile que su talento lo presentaba más que nada en el perímetro, pero que terminó con 21 puntos de Manny Suárez y 7 tantos y 14 rebotes de Nicolás Carvacho, jugadores de ligas europeas de muy bajo nivel (tercera división española y liga de Bulgaria respectivamente).

MÁS | El ambiente de la NBA despide a Diego Maradona

Con Colombia, un equipo a priori más sólido en el juego interior, Argentina se mostró un poquito mejor ahí pero igualmente permitió 16 rebotes ofensivos ante un rival que finalmente no contó con Juan Echenique ni con Juan Diego Palacios, dos interiores de muy buen nivel para Sudamérica. Al menos si creció la labor del cordobés Saiz, que finalizó con 11 puntos y 12 rebotes en 31 minutos.

Las palabras de Leonel Schattmann al sitio oficial de CABB tras la victoria de Argentina ante Colombia resumen bien lo que fue esta ventana: "Lo importante es que de nuevo supimos cerrar el partido, y para un grupo joven, eso es muy importante. Se trata de ir armando una generación nueva, con chicos que están haciendo las cosas muy bien en la Liga. Están mejorando en muchos aspectos. Que tengan este roce internacional es muy bueno".

Párrafo aparte para el homenaje del seleccionado nacional, representando al básquet argentino, al ídolo popular Diego Armando Maradona, que nos dejó en esta semana de sentido duelo para el país.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Campazzo
Argentina está en cuartos de final: 97-77 a Japón
Agustín Aboy
patty mills
Mills, de nuevo el gran héroe de Australia
Agustín Aboy
Kevin Durant
Durant, nuevo líder de anotación de USA en JJ.OO.
Leandro Fernández
Facundo Campazzo, Rui Hachimura
Argentina-Japón: la previa por un lugar en cuartos
Leandro Fernández
Kawhi Leonard, Chris Paul, Kyle Lowry
Los 10 mejores agentes libres de 2021
Leandro Fernández
Free Agency 2021, Kawhi Leonard
Todos los agentes libres de 2021
Sergio Rabinal
Más noticias