Boston Celtics

Cuatro traspasos para mejorar los Boston Celtics en esta temporada

Sobre el papel, los Boston Celtics parecían estar al inicio de la temporada en una situación mucho mejor para completar un buen año y mejorar lo realizado en la 2020-2021. Un nuevo entrenador, un general manager dispuesto a hacer cambios y muchas caras nuevas que venían a tapar las carencias del curso anterior.

Llegados al ecuador de la campaña 2021-2022 los verdes están en un punto crítico, alternando victorias con derrotas sin encontrar la regularidad y sin visos de que su núcleo de futuro esté dando pasos hacia adelante. Ahora mismo, los de Ime Udoka ocupan el décimo lugar del Este, el último que da acceso al Play-In, con un 47,5% de victorias y muy lejos de cumplir con las expectativas.

MÁS | El informe con lo mejor de la semana 12 de la NBA: cinco en alza, cinco en baja y Power Rankings

Con el final del mercado de traspasos en el horizonte es en este punto en el que la gerencia debe realizarse una pregunta, ¿deben ser vendedores o compradores? Es decir, ¿deben traspasar para armarse a futuro o apostarlo todo por esta campaña?

La respuesta a esta cuestión no nos concierne a nosotros, pero sí que es cierto que los Celtics tienen todavía el potencial suficiente para asentarse en un Este muy abierto y funcionar como cabría esperar. Por ello, buscamos ciertos movimientos que podrían hacer de ellos un equipo mejor rumbo al deadline.

Más tiro exterior

Vivimos en un momento en el que es absolutamente necesario contar con jugadores que puedan aportar en roles muy marcados de la anotación exterior. La presencia de tiradores puros desde la larga distancia es algo de lo que lleva echando en falta Boston desde hace ya demasiado tiempo. Los experimentos para ponerle remedio no han dado muy buenos resultados, buscando siempre puntos intermedios sin éxito.

Eso ha llevado a los verdes a ser ahora mismo el octavo peor equipo en cuanto a porcentaje desde el triple (33,6%), estando en la media de lanzamientos y conversiones por 100 posesiones, lo que hace de ellos un ataque poco eficiente (21º, 108,5).

La plantilla de Boston está copada de jugadores que no tienen hueco en la rotación y que pronto habrá que afrontar su renovación o bien perderles en el mercado gratis. Añadir a un Bryn Forbes que está lanzando al 39,7% desde la larga distancia con 3,5 intentos a cambio de un Langford que puede ser interesante para San Antonio y una segunda ronda sería un precio más que óptimo por el tirador.

A veces no hace falta revolucionar la plantilla para hacerla mejor, simplemente añadir pinceladas que den más consistencia.

Pensando a futuro

La llegada de Schroder a los Celtics fue más bien coyuntural y, obviamente, temporal. El base alemán se quedó sin hueco en el mercado para sus aspiraciones salariales, debiendo bajar notablemente su caché con el objetivo de revalorizarse.

Pese a que los verdes no están en su mejor momento sí que es cierto que el jugador de 28 años ha vuelto a ser la figura que realizó un trabajo correcto en OKC, sin evolucionar su juego, pero siendo productivo con el balón en las manos. Eso, unido a la situación de los Celtics significa que, rumbo al deadline, lo más inteligente para las dos partes sería encontrar una salida. Y esa podría ser Dallas Mavericks.

Desprenderse de un Schroder que viene promediando 16,2 puntos como suplente por prácticamente "nada" podría verse como algo negativo. Nada más lejos de la realidad. El segundo jugador con el que más tiempo ha pasado ha sido Marcus Smart, es decir, otro base al uso, lo que ha llevado a que en muchas ocasiones se pisen el uno al otro por cómo son ambos. Que el alemán saliese podría significar que todo el peso del ataque de Boston volviese a recaer en Smart, reduciendo las manos involucradas en el ataque y, quizá, haciéndolo más eficiente.

Lo importante del movimiento en realidad sería que los Celtics añadirían activos de Draft, de los cuales no van sobrados.

Consistencia para banquillo y quinteto inicial

La temporada de Portland está siendo sumamente decepcionante. Principalmente por las bajas de dos de sus piezas clave, las cuales han dejado a los de Chauncey Billups en una situación muy compleja a nivel deportivo, lo cual podría conducir a la gerencia a presionar el botón de reseteo. Una oportunidad magnífica para aquellos equipos que busquen mejorar de cara a la segunda mitad del curso, como podría ser el caso de Boston.

Horford y Robert Williams han compartido pista un total de 290 minutos, un tiempo más que notable en el que la pareja se ha demostrado del todo inefectiva. Este particular big ball ha dejado un net rating de -3,6, formando parte además de la alineación de cinco jugadores más común, la cual ha sido positiva sorprendentemente (15,5). Romper esta unión parece lo óptimo y apostar por Time Lord respecto al dominicano sería una decisión deportiva lógica.

Portland ofrece la posibilidad de dotar de consistencia al juego interior con una dupla de jugadores en roles más tradicionales como son Nurkic y Covington, un pivote anotador y un ala pivote defensivo. Esta decisión podría llevar a Udoka a mover a Williams a la segunda unidad en favor de Nurkic, quien se uniría a Grant Williams como cuatro titular, quien está rindiendo fantásticamente. Por otro lado, la fusión de Covington y RWIII sería un upgrade notable para los suplentes.

Mientras, para los Blazers, el contrato de Horford sería positivo pues es parcialmente garantizado, ya que deberían llegar a las Finales para que cobrase los 26 millones que debería percibir en la 2022-2023. En la práctica recibiría 14,5, mucho más gestionable y maniobrable para el futuro de Portland.

Reconstruyendo en tiempo récord

Vayamos por partes. Lo primero y más importante, esta operación solo podría realizarse a partir del 25 de enero ya que Marcus Smart renovó recientemente y hasta entonces no puede entrar en ningún canje. En segundo lugar, esta no sería una decisión sencilla para Boston, puesto que tendría que desprenderse de una figura clave en su vestuario así como de varios activos de Draft. Pero claro, a cambio de eso conseguirían un pivote en plenitud y capaz de solucionar los problemas a media pista del equipo como es Domantas Sabonis.

El lituano es uno de los mejores interiores pasadores de toda la competición, así como un fantástico bloqueador y un correcto defensor, justo lo que necesitan ahora mismo los verdes. Unir a Sabas a Tatum y Brown daría finalmente sentido a la pareja de exteriores sin necesidad de añadir un base creador que les quitase la bola de las manos y pudiese integrarse en secuencias en las que tomasen parte los tres. Además, añadirían un tirador a pies quietos como Harris que termina contrato y cuyo valor ha caído considerablemente.

Ahora bien, ¿quién dice que no aquí? El valor de Sabonis es alto ahora mismo y probablemente pudiesen recibir mejores ofertas que estas, bien por activos de Draft o por jugadores. Añadir a Smart sería un impulso defensivo que ayudaría a Brogdon y movería a LeVert al puesto de dos, apostando definitivamente todo por Myles Turner.

Orlando aparecería en esta operación como un facilitador, añadiendo a Horford y su contrato parcialmente garantizado como una pieza importante para el vestuario y evitando afrontar la renovación de Bamba. Además se llevarían varios jugadores jóvenes en contrato rookie que revalorizar o aprovechar así como dos rondas.

Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente a la NBA o a sus organizaciones.

Más en NBA.com

Duarte
Indiana y la mayor sorpresa del 2022
Juan Estevez
Chris paul
Phoenix apagó el ascenso de los Mavericks
Juan Estevez
lebron steph
LeBron y Steph, los más votados en el 3er recuento
Sergio Rabinal
doncic
Doncic y una noche para reencontrarse
Sergio Rabinal
Lonzo Ball (Chicago Bulls) takes on younger brother LaMelo Ball (Charlotte Hornets)
Lo que sabemos de la lesión de Lonzo Ball
Sergio Rabinal
Facundo Campazzo
Campazzo: "Si consumís lo que viene desde afuera es dañino"
Leandro Fernández
Más noticias